lunes, 26 de octubre de 2009

LA "OPERACION PONIENTE" PONE EN ALERTA AL PSOE Y AL PP

PRIMERA PARTE

La activación de la Operación Poniente el pasado martes día 20 ha conmocionado a amplios sectores de la sociedad almeriense y andaluza. El encarcelamiento del presidente del partido que gobierna con el PSOE la Diputación de Almería, ex miembro del PP y alcalde de El Ejido, ha puesto en alerta máxima a los cuarteles generales de los dos grandes partidos y al propio gobierno de la Junta.
De prudente, tibia quizás, se puede calificar la respuesta del PSOE y el PP, sin meterse en honduras después de las detenciones, en tanto en cuanto el secretismo de las investigaciones y los despistes intencionados de la Policía Judicial, han convertido lo del Poniente en un melón por catar, con un sinfín de incógnitas lógicas y, quizás, inquietantes para muchos.
Legitimada IU como la primera fuerza política que denunció la trama ante la Fiscalía de Almería, a través de Rosalía Martín, (después lo hizo el PP con Rosalía Espinosa), ha sido la única formación que se ha lanzado en plancha sobre la trama, pidiendo la inmediata disolución del ayuntamiento de El Ejido y la creación de una gestora. Fórmula a la que se opone el PP y su presidente en Almería, Gabriel Amat, quien se ha apresurado a lanzar calor a los concejales no imputados del PAL, palabras interpretadas como una especie de guiño al futuro, (con Enciso en la cárcel y/o dimitido) para evitar que gobiernen con el PSOE, quien a su vez tampoco quiere gestora por el mismo motivo. La primera consecuencia política de la operación anticorrupción han tenido un efecto fulminante, a las cuatro horas, anunciando el PSOE la ruptura del pacto de la Diputación con el PAL, un divorcio a las bravas que un mes antes, el 27 de septiembre, avancé a mis lectores bajo el titulo “Almería: Peligra el pacto PSOE-PAL ”, hipótesis que en privado y en aquellos días rechazaron tanto socialistas como populares. Basaba aquel vaticinio en el conocimiento público del contenido de un acta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que confirmó, por vez primera oficialmente, todas las denuncias que a mediados de febrero de 2007 habían destapado conjuntamente a sus oyentes Onda Cero, y a sus lectores la edición almeriense de El Mundo, dirigida por Juan Carlos Serrano. Previamente hubo denuncias ante la autoridad laboral de CCOO en El Sur, denuncias que nunca fueron más allá de las ventanillas de la Consejería de Empleo de la Junta.
La publicación el pasado mes de septiembre de las actas de inspección contra El Sur y dos subcontratas “de usar y tirar”, propiedad de Jose Amate Rueda, (en prisión sin fianza) confirmando la existencias de aquellos posibles delitos, significaba tanto como que iba a resultar bastante improbable que la Fiscalía hiciese la vista gorda con un "archivo" a todo cuanto había sucedido con los dineros del ayuntamiento de El Ejido y la empresa El Sur.

Un “archivo” mojado con “Grand Crú”

Juan Enciso Ruiz, alcalde de El Ejido y José Alemán Bracho, interventor accidental del ayuntamiento, han pasado su segunda noche en el Centro Penitenciario de El Acebuche, edificio fantasmal, incrustado en un desolado y desértico paisaje almeriense, paralelo a la autovía, al norte de la ciudad.
La denominada Operación Poniente, cuya investigación fue iniciada “de verdad” a mediados de noviembre de 2007, tras la apertura de unas diligencias en la propia Fiscalía del TSJA, ha ofrecido un primer balance de 20 detenidos, con siete de los cabecillas más destacados de la trama en/o pasando por la prisión.
Momentos sin duda humillantes para quienes, hace tan solo dieciocho días, brindaban con carísimo champan francés (Grand Cru) en el lujoso restaurante La Costa de El Ejido, tras haberse “tragado” el último anzuelo lanzado por parte de los investigadores a través de distintas cañas. (Ojo, alguna con toga y puñetitas) Les hicieron creer que Fiscalía estaba redactando “el archivo de las investigaciones” seguidas desde hacía 23 meses. Y no solo se lo creyeron en privado celebrándolo por todo lo alto, era el propio alcalde Juan Enciso quién comparecía el lunes 10 de octubre en su radio municipal, conectada a la cadena provincial de la Diputación del PSOE, proclamando urbi et orbe que, por fin, “todo había quedado aclarado”, que “los fiscales no habían encontrado nada de nada” y que el asunto estaba, efectivamente, “archivado sin más”. Al mismo tiempo, Enciso, jaleado por sus palmeros mediáticos, se lanzó a pedir cabezas en los medios de comunicación que se habían venido haciendo eco de la investigación sobre la trama. Y pidió dimisiones y depuraciones entre los dirigentes del PP de El Ejido por denuncias falsas. Estaba tan envalentonado Enciso que no desaprovechó la oportunidad para definir a Javier Arenas, como “el socio de Amat” o como “uno de los jefes de la trama Gürtel”. Dijo también que el ayuntamiento de El Ejido era el más saneado de Andalucía y que por eso “era la envidia de todos”.

Dos años de investigación ¿para qué?

El primer interrogante que arroja la puesta en marcha de esta operación judicial tiene que ver con la larga duración de la investigación y los delitos finalmente imputados por la jueza Montserrat Peña a los detenidos, delitos que, grosso modo, coinciden con los que se conocieron públicamente en febrero de 2007. El 24 de octubre de 2005, el PSOE de El Ejido ya denunciaba que la empresa municipal El Sur “cobraba 572 Euros por poner una bombilla”. Enciso era todavía un personaje en el PP.
La pregunta, por tanto, resulta obvia, ¿tanto tiempo de investigación para quedarse en La Mojonera?. La lógica invita a pensar en que no. Y aquí es donde quizás arranque la inquietud de muchos ante lo que se pueda haber investigado y que se conocerá en los próximos meses, el día que Su Señoría levante el secreto del sumario.
Diversas fuentes han venido hablando en estos dos años de “complejidad” en esta investigación, siendo Cándido Conde Pumpido, Fiscal General, quien utilizó ese mismo término para definirla a preguntas de Inés Manjón de Onda Cero en una rueda informativa en Almería. Tan críptica e inconcreta definición del jefe de Fiscalía, llevaba implícita una amplia interpretación de lo que se pueda haber investigado. Quizás la definición más gráfica la daba uno de los funcionarios que ha trabajado en una de las fases del entramado fiscal: “está siendo como investigar en una fabrica de matriuskas, que abres una y te salen diez historias, más escandalosas y más graves que la anterior.”
No seria descartable que, al igual que ha sucedido en anteriores macro operaciones contra la corrupción, los detenidos el pasado martes no sean los últimos en resultar imputados en este sumario, donde no se pueden descartar piezas separadas y más detenciones. El rastro del dinero, se asegura, sale de los limites de El Ejido y Almería, con lo que tampoco es descartable que el clan de El Ejido haya invertido en negocios nacionales y posiblemente internacionales. Quizás de esa complejidad territorial de los delitos partió el rumor de que la Audiencia Nacional se haría cargo del tema, algo, de momento, descartado.


Qué teme el PSOE, qué teme el PP

La principal debilidad que este caso le presenta al PSOE es el haber sido socios del PAL en la Diputación de Almería en dos legislaturas. Una de forma vergonzante y la otra a la luz del día y con todos los avíos del pacto. A pesar de que el partido de Enciso y Jose Añéz esté encuadrado en lo que Zapatero definió como “la derecha extrema”, los socialistas almerienses, siendo Martín Soler Secretario general y autorizado por Chaves y Pizarro, no dudaron a la hora de apoyar a tres tránsfugas del PAL que le “robaron” literalmente la Diputación al PP. Aquel pacto no escrito, bajo la mesa y oculto, convirtió al PSOE y a las administraciones que de ellos dependen, en auténticos rehenes del clan de El Ejido, con todo lo que eso pueda llevar implícito. Al margen de este aspecto ético y estético, suficientemente grave desde el punto de vista democrático, hay quien no oculta cierto temor ante cuestiones relacionadas con el urbanismo. Desde la aprobación del PGOU de El Ejido, con todo lo que puede haber detrás de la redacción de ese plan (ensenada San Miguel etc), a la amistad que el ex ministro Pepe Barrionuevo tiene con varios de los encarcelados en la Operación Poniente, al desarrollar junto a su esposa hace años actividades relacionadas con el urbanismo. Para los aficionados del Poli Ejido, equipo propiedad municipal que jugó en Primera el pasado año, ha sido muy familiar en estos años la imagen del ex ministro del Interior en el palco de autoridades del estadio junto a miembros del clan como Enciso, Alemán, Galan, Aragón y otros.
Finalmente, entre las inquietudes detectadas, podrían estar el contenido de las centenares de horas de grabación de conversaciones realizadas por orden judicial a los imputados, conversaciones en las que seguramente aparecerán nombres de dirigentes y altos cargos socialistas de los que, Enciso y Alemán, han sido socios políticos durante los últimos años.
Por su parte los populares de Almería, Gabriel Amat entre ellos, no han recibido la intervención policial en El Ejido con la alegría que muchos esperaban en un partido al que le han "robado" dos veces la Diputación y al que han agredido hasta la saciedad y muchas veces con zafiedad. En el fondo, el PP, se enfrenta a la incertidumbre de no conocer la fecha hasta la que la Justicia ha investigado a Enciso, quien hasta hace solo cuatro años militaba en el PP, partido que abandonó tras la expulsión de Añéz. No conviene olvidar que Enciso llegó a plantearse el asalto a la presidencia del partido, en manos entonces de Luis Rogelio Rodríguez Comendador, opción que desechó al hacer cuentas y saberse derrotado. Crea también incertidumbre entre los populares el que se hayan conocido las amenazas públicas que Pepe Alemán les habría hecho llegar hace algo mas de un mes con tono elevado en medio de un restaurante:
-”Como a mí me toquen un pelo, se va a enterar el PP en Almería y que se vaya preparando Luis Rogelio”.
Hay quien atribuye a esta amenaza el que el alcalde de Almería enviase a uno de sus jóvenes concejales, Francisco Amicián , (sin conocimiento de Amat), a almorzar en El Ejido a solas con Pepe Alemán, a pedirle explicaciones sobre sus amenazas a Luis Rogelio. A posteriori el PSOE filtró que el PP estaba intentando un acercamiento con el PAL para echarlos de la Diputación, argumento que hasta ayer mismo utilizó Juan Antonio Segura Vizcaino desde el PSOE para implicar al PP con la trama. Los protagonistas también echaron balones fuera sobre la verdadera naturaleza del almuerzo, ya que a nadie le interesaba contar la verdad de lo hablado, camuflado bajo el pretexto de estar negociando la renovación de unos alquileres en Almería de Aleman en locales municipales. Faltaba mes y medio para la intervención de la policía.
La amistad del actual alcalde de Almería con el interventor accidental de El Ejido viene de lejos y hasta hace un par de años se mantuvo protocolariamente en puntuales actos sociales. Rodríguez Comendador ya no fue invitado a la pomposa y lujosísima boda que Pepe Alemán y su esposa Isabel, -en libertad bajo fianza de 90.000 euros tras pasar por El Acebuche-, celebraron en el Ritz de Madrid por todo lo alto, con Juan Enciso como oficiante de un simulacro de ceremonia civil. (Los del PSOE se confunden situándole en la boda) Uno y otro, Pepe y Luis Rogelio, llegaron incluso a ser socios en negocios que, según ha aclarado en varias ocasiones el alcalde, quedaron completamente disueltos tras la ruptura política entre ambos.
Y una ultima inquietud detectada entre los populares viene a cuenta del nombre que finalmente se le ha dado a al operativo policial. La que, cuentan, que en algún momento iba a ser denominada “Operación Mar de Plástico”, ha acabado llamándose “Operación Poniente”, una denominación más ambigua, pero que engloba una comarca que el PAL comparte políticamente con el PP en Roquetas. ¿Cruzará la operación los límites del término de El Ejido para llegar al vecino de Roquetas? Desconocer la respuesta a esa pregunta – “con los fiscales de Zapatero nunca se sabe”, piensa alguno- quizás justifique la prudencia y la ausencia de alegría mostrada por el PP almeriense tras el encarcelamiento de Enciso a quien, hace cuatro años, piropeaba por “su valentía”, entre otros, el diputado Rafael Hernando en un mitin electoral del PP en El Ejido “por haberse enfrentado, dijo, a un ministro que afortunadamente ya no está con nosotros”. Se refería Hernando a Manuel Pimentel, bestia negra de Enciso cuando los incidentes del año 2000 con los inmigrantes.


SEGUNDA PARTE


EL “INFORME PÍCARO”, UNA BRÚJULA DE LA TRAMA


A finales de febrero de 2007 alguien que no parece ser vecino de El Ejido llega a un determinado despacho de la ciudad capital del Poniente Almeriense. El forastero lleva en su cartera un abultado sobre que contiene información muy esperada por quien le recibe, un tocho de más de un centenar de folios, unidos por anillas de plástico. Alguien se había preguntado meses atrás si sería verdad lo que se decía en las barras de los bares del pueblo sobre las riquezas y bienes del alcalde y un grupo de sus habituales amigos. El sobre iba cerrado, algunos incluso apuntan que lacrado y por lo que reproducía las páginas que contenía dentro, su receptor, ya había adelantado la mitad del precio del encargo, 15.000 euros, la mitad restante la abonó al visitante nada más abrir el sobre en su presencia, echarle un vistazo, y leer la portada:


INFORME: Asunto: “Pícaro”. Contenido 117 hojas. Fecha: 9 de febrero de 2006. Recomendación: No difundir. De uso exclusivo para su destinatario”.


Era el “Informe Pícaro”, encargado anónimamente meses atrás por alguien que siempre permaneció oculto, a una empresa especializada en rastrear patrimonios, cuentas corrientes y actividades mercantiles. El “objetivo” fundamental del informe era Juan Enciso Ruiz (denominado en el “Pícaro” como JE), así como todas las propiedades y negocios de su círculo de amigos, familiares y socios: Juan Antonio Galán Martínez, Jose Antonio Alemán Bracho y Jesús Aragón García fundamentalmente. Todos ellos imputados, tres de ellos en la cárcel sin fianza, tras la Operación Poniente.

El informe no fue distribuido, llegando una de sus copias por terceras personas a manos periodísticas a finales de marzo, cuando hacía mes y medio que se habían empezado a publicar las primeras informaciones sobre la trama. La cúpula del PP en Almería, Gabriel Amat en concreto, fue uno de los primeros que se sorprendió tras conocer la existencia del informe, no tanto de lo que contaba el mismo, conociendo como conocía a sus antiguos compañeros de partido. A efectos prácticos, los cinco millones de pesetas que “alguien” gastó en el informe, solo sirvieron a esas alturas para confirmar que el camino de denuncias contra la red de sociedades que esquilmaban a la empresa semi pública ElSur y que aparecían en las primeras pirámides periodísticas era el camino correcto. Sirvió de confirmación y de brújula, de poco más.

Bueno, para no infravalorar en demasía el “Informe Pícaro”, convendrá reseñar que su lectura da una rápida idea de dos cosas: que Juan Enciso y sus socios eran inmensamente ricos a esas alturas del año 2005 cuando se acude a investigar en los Registros, con numerosos posesiones inmobiliarias que no solo se centran en el término de El Ejido. La trama, como la yedra, crecía con sus inversiones por otras latitudes geográficas del país. Y segundo dato, que esa riqueza, obviamente, procedía de la época en la que JE era un alcalde popular y, populista que ganaba mayorías absolutas, capaz de enseñarle los dientes, en su cara, al mismísimo vicepresidente del gobierno en el aeropuerto de Almería y en plena campaña electoral.

-”Si de mí dicen que soy xenófobo, de ti dicen que eres un ratero porque te llamas Rato” dicen que le dijo a Rodrigo Rato, dias después de aquellas jornadas de tensión vividas cuando El Ejido ardía bajo plástico en el 2000, con la revuelta de inmigrantes.

Manuel Pimentel, Amalia Gómez y Javier Arenas fueron en esas fechas dianas contra las que solía disparar dardos envenenados el edil ejidense por la politica de inmigración, llegando Enciso a presumir de haberse cargado a Pimentel como ministro y a Gómez como Secretaria General de AASS, nada más lejos de la realidad por cierto.

Por lo demás el informe concluye asegurando que “existe un entramado empresarial organizado”, siendo sus actores principales “Juan Enciso, Juan Antonio Galán, Jesús Aragón, Ambrosio Cuevas y Jose Antonio Alemán”.

Sin embargo, esta actividad de organización mercantil afirmaba que “no constituye irregularidad alguna” y por ello recomendaba “se considera preciso mantener los controles informativos sobre determinados aspectos de la trama, con el objetivo final de lograr evidencias de conductas improcedentes por parte de los objetivos o sus sociedades”. El “Informe Pícaro” aportaba un dato que, con el paso del tiempo, adquiriría gran relevancia en la telaraña empresarial del PAL: la mercantil Gestora Ejidense, la madre de todas las empresas de la trama y donde coincidían casi todos sus miembros ya en los albores de 2006, dispuestos a navegar en solitario y sin gaviotas azules sobrevolando el próspero negocio.

El lema de la campaña electoral del nuevo partido que crearon Enciso y Añez no dejaba lugar a dudas: “Vota PAL, tu pueblo en buenas manos”.

Juan Enciso tenia claro hacia tiempo con quien iba a pactar. Así explicaba Enciso el 21 de noviembre de 2005, antes de dejar el PP, cual era su filosofía del futuro pacto para la Diputación de Almería: “Yo, si saco tres o cuatro diputados provinciales en Almería, los pondré sobre la mesa de negociación el día después de las elecciones. ¿Quién manda en Sevilla y en Madrid? ¿El PSOE?, ¿no?, pues se los daré al PSOE que es el único que tiene dinero y puede darme cosas para mi pueblo”.

A Juan Enciso Ruiz, en efecto, no le importaban las ideas política ni el modelo social, solo le interesaba “el dinero” para su pueblo y... parece que también para él. Por eso duerme en El Acebuche desde hace tres noches.




“Se veía venir”


En estos días, cuando los periodistas han preguntado en El Ejido a la opinión de la calle sobre la trama investigada, se ha oído con demasiada frecuencia esta frase: “No, si esto ya se veía venir”.

Que nadie piense que es la típica salida para quedar bien ante una cámara y un micrófono de los ciudadanos de El Ejido, no. Los ejidenses son gente sencilla, sincera y también muy listos, efectivamente, lo veían venir. Los vecinos de El Ejido, la inmensa mayoría, han sido testigos directos del rápido enriquecimiento del hijo de “El Chato”, tambien conocido por se apodo, quien tras llegar a alcalde en 1991 amasó a lo largo de los años una considerable fortuna junto a sus familiares con propiedades diversas, extensas y valiosas. Y también han sido testigos los ejidenses de cómo un grupo de incondicionales de Enciso hacían lo propio comprando todo lo que se movía en el catastro de El Ejido y la provincia de Almería.

Han visto también, porque los hoy imputados se encargaron de decirlo y demostrarlo, un desproporcionado poder del jefe político del clan sobre áreas sociales e institucionales muy diversas, a través de personas con las que han pactado o a las que han agasajado y atendido en momentos claves cuando les han pedido algún favor como colocar un familiar etc. O en cuestiones menores como, por ejemplo, la consecución de entradas de gañote para el concierto de los Rollins en El Ejido, la más importante apuesta cultural de Enciso como alcalde. (¡Si las entradas de papel hubiesen hablado sobre sus recorridos!)

No es baladí por tanto afirmar que, la activación de la Operación Poniente, no ha obedecido a agentes externos a El Ejido ni “al oro de Javier Arenas”, como el clan ha pretendido vender en estos años para defenderse, tejiendo el manto de una supuesta conspiración político mediática contra ellos. Algo que parece que piensan seguir haciendo, pero esta vez desde la prisión incondicional dictada por la Justicia, ya que algunas fuentes próximas a los encarcelados, andan anunciando por ahí la existencia de dossiers que supuestamente demostrarían la confabulación contra el PAL y su líder Enciso; por supuesto incluida la financiación a los medios “y periodistas sicarios del PP”. Reacciones por otra parte naturales de los imputados, como los del la red Gürtel, culpando a funcionarios y mensajeros de supuestas conspiraciones y manejos oscuros. Eso sí, sin explicar sus manejos con bienes y dineros públicos y, como San Lucas recomienda en el Evangelio de estos días, y “devolviendo hasta el ultimo céntimo robado”. No obstante a ver quien les hace caso, la credibilidad de estos sujetos, parece que no pasa por sus mejores momentos.

Visto lo visto, debiera quedar en justicia aclarado que, ha sido la propia sociedad ejidenses, la que saliendo de sus limites geográficos fue capaz de denunciar a los integrantes de la trama del Poniente y sus actividades ilícitas. Unos dando la cara y la voz, otros desde el anonimato por miedo a represalias. En definitiva un puñado de ejidenses que han sido los verdaderos héroes de esta victoria del Estado de Derecho contra los habitantes de la corrupción. En primer lugar los trabajadores de El Sur que, jugándose muchos de ellos el puesto de trabajo, han ayudado a documentar las denuncias periodísticas y han colaborado indirectamente en la investigación con la Fiscalía. También casi dos docenas de ciudadanos anónimos, llamados discretamente de uno en uno por la Policía, que se han prestado a colaborar en estos 23 meses y contar todo lo que sabían de los manejos de la trama. Tampoco les faltó grandes dosis de valor a los seis concejales del PP que no se unieron al PAL y a los que Enciso machacó después durante años llamándoles “traidores”, siendo víctimas de amenazas, chantajes y vejaciones de todo tipo desde los medios del clan. CCOO y en concreto a sus dirigentes Juan López y Juan Pallarés, voces que siempre hablaron claro y alto contra la corrupción y en defensa de unos puestos de trabajo que peligraban seriamente por los manejos de la trama en ElSur, mientras UGT, quitando algunos gestos puntuales, se ha dedicado a contemporizar y ser un sindicato muy bien visto por Enciso y su gente. En IU ha destacado Rosalía Martín que, sin ser concejal , ejerció en la calle su labor de denuncia sin amedrentarse ante los ladridos e insultos machistas que tuvo que escuchar.

-”Ojo, si habláis de Resalía hay que poner música militar” proclamaba irónicamente uno de los voceros del alcalde dos días después de la intervención policial por la radio municipal.

Y , desgraciadamente, a pocos periodistas del lugar, pero buenos, honestos y valientes porque han sido objetivo permanente de los ataques del clan. Eva Liria, delegada de Onda Cero y los redactores Fran Fernández y Michel Pérez, apoyados desde Almería por José Luis López Villalobos e Inés Manjón y por Javier Martínez de la Horra y Carmen López, estos últimos de El Mundo de Almería, medio que editado por Luis Montoya apoyó durante unos meses el destape de la trama. Y también el abogado Francisco Sánchez Ramón, asesor del ayuntamiento de El Ejido desde los tiempos del alcalde socialista Juan Callejón y conocedor de los manejos de la trama, que, mientras actuaba la Fiscalía con sigilo, siempre ilustró a los periodistas con sus increíbles aunque acertados vaticinios jurídicos. Mientras llegaba la jueza, Paco Sánchez fue algo así como, una especie de “juez de guardia” que solo vigilaba al Poniente, sin perder de vista el Levante.


"Luto" en la radio municipal

Cuando murió Franco en 1975, la Radio Nacional de la época cortó la emisión y programó música sacra. Cuando la policía detenía en su casa al alcalde, sin cámaras ni fotos con Juan Enciso esposado, su radio municipal, su instrumento mediatico más poderoso, dejó de emitir por Internet, anuló su habitual programación y puso música. Era logico, les pilló desprevenidos la intervención y optaron por esta especie de "luto" tras cortarles la señal la red de la Diputación por haber roto el pacto PSOE-PAL a las cuatro horas de las detenciones.

Hacia diez días tan solo la emisora municipal y sus periodistas, sin buscar confirmación oficial, creyendo solo lo que les decía su jefe el alcalde, se lanzaron en la mañana del 10 de octubre pasado a encumbrarle y felicitarle en directo por el “archivo de la investigación de la Fiscalía” y , de paso, criticar con insultos a los medios y periodistas que han venido siendo críticos con el clan del PAL. Por cierto, la lista de medios hostiles ha aumentado con el paso del tiempo, tras la constatación de cómo funcionaban Enciso y su clan de amigos y socios.


3 comentarios:

Tricolor dijo...

Pepe, tu entrada sobre el tema es magistral, pero me gustaría hacer dos matizaciones respecto a un par de cosas que dices:

a)Hablar de "la revuelta de inmigrantes" en referencia a lo que pasó en 2000 El Ejido y su comarca es inexacto. Todo empezó con el asesinato de tres españoles a manos de marroquíes, sí, pero durante la semana siguiente los que sembraron el caos linchando a inmigrantes, quemando sus negocios y lugares de reunión, cortando carreteras y atacando a cualquiera sospechoso de pertenecer a organizaciones como Almería Acoge fueron grupos incontrolados de vecinos nativos del municipio y con claras intenciones racistas. Sería más apropiado hablar de "revuelta xenófoba" o "disturbios xenófobos", por ejemplo.

b) El Poli no jugó el año pasado en Primera División (¡¡Ójala!!), sino que estaba en Segunda B el año pasado, y sigue estando allí. A lo más que ha llegado es a jugar en Segunda División. Y esperemos que el año que viene ascienda de nuevo.

Por lo demás, te reitero mis felicitaciones por la entrada sobre el tema del Ejido. Y enhorabuena a tus compañeros de El Ejido, que han tenido que tragar con carretos y carretas durante todos estos años. Un saludo.

Pepe Fernandez dijo...

Gracias. Tiene Ud razón....

Filisteo dijo...

Creo que sería interesante que supieran que uno de los implicados en esta trama, Jesús Aragón García, es propietario de una importante bodega en la Ribera del Duero (Bodegas Cillar de Silos-Quintana del Pidio -Burgos-), para cuya ejecución se ha realizado una inversión millonaria, impensable para la renta de una familia de modestos agricultores castellanos.
Lo mismo se puede decir de la casa familiar que se han construido en la localidad de Cilleruelo de Abajo, pueblo natal de Jesús Aragón.
Deberían visitar los vecinos de El Ejido los lugares donde se ha invertido su dinero.