domingo, 27 de julio de 2014

GÓNGORA, TRES SOBRES Y UNA IMPUTACIÓN

A-92, Ideal de Almeria
Domingo 27 de julio de 2014

El 8 de febrero de 2011 era martes. Ese día, una mano anónima, distribuyó tres sobres bajo tres puertas distintas en El Ejido. Uno en una emisora de radio, la que se había destacado por destapar la Operación Poniente cuatro años antes. Otra en el despacho de un activista anticorrupción en la Red. Y un tercero bajo la puerta de la sede de Izquierda Unida, la coalición que primero empezó a denunciar las corrupciones del clan Enciso.
¿Que había en esos sobres? Pues una serie de documentos, fotocopiados, donde quedaba en evidencia la honradez política y la honestidad personal del entonces candidato del PP a la alcaldía Francisco Góngora Cara.
Pocos días antes, a finales de enero concretamente, en el batiburrillo político montado a cuenta del levantamiento del secreto sumarial de la Operación Poniente, empezaron a aparecer extrañas conexiones de políticos del PP con los "apestados" del PAL, cuyo líder ya había pasado por dos prisiones en ocho meses.
El 28 de enero publiqué una crónica en mi blog bajo el titulo "IU pide que se investiguen empresas dela O.P. vinculadas al candidato del PP en El Ejido". 

" La primera reacción procesal de una de las partes personadas en el sumario de la OP – Izquierda Unida- ha sido pedir esta mañana que se amplíen diligencias de investigación entorno a una serie de empresas, algunas vinculadas con la familia del candidato del PP, Paco Góngora y que aparecen en la abundante documentación liberada por la Juez.(...) No es la primera vez, en poco tiempo, que el joven candidato del PP debe responder a esta cuestión. Hace unos meses, el exeditor de ´El Mundo de Almería´, Luis Montoya, le colgó en su perfil de Facebook documentación sobre empresas relacionadas con su familia y con Jesús Aragón. Tras una áspera polémica el asunto quedó zanjado con la aportación de documentos “reales”, según dijo Góngora, en su propio perfil. Pero hoy ha sido, contra todo pronóstico político, la coalición IU-Los Verdes la que le toma la delantera al tándem PAL-PSOE y anuncia que pedirá formalmente que se investiguen esas relaciones familiares y societarias. Paco Góngora, el pupilo más destacado de Juan Enciso, -llegó a ser su responsable de Urbanismo-, desde el PP se convirtió en uno de los azotes más duros del alcalde encarcelado durante ocho meses, al que acabó pidiendo la dimisión bajo el balcón, dos días después de su puesta en libertad".

Aquello de IU levantó las iras del candidato que habló de "juego sucio". Hasta el punto de llamar a un programa regional de radio, en directo, para debatir y rebatir a Rosalía Martín y desmentir las "falacias" de las que, decía, había sido objeto. Era tal el nerviosismo de Góngora en esos días que llegó a insultar a un periodista cuando le preguntó por los extraños negocios familiares.

El destino de los sobres.

IU no cumplió con su anuncio y compromiso de acudir a los tribunales, como tampoco actuó tras recibir uno de los tres misteriosos sobres que se repartirían solo once días después del anuncio frustrado por su responsable en El Ejido.
El segundo sobre, enviado a la emisora de radio, acabó en manos de su director provincial y, posteriormente, en el cajón de su despacho, prohibiendo que se diese noticia sobre tan escandaloso contenido. Algo insólito que no había ocurrido en esa redacción cuando destapó la O. Poniente; pero Góngora era una "apuesta editorial de la cadena en Almería" se justificó el tipo que presumía de ser el adalid de la libertad de expresión en Almería.
El tercer sobre, remitido al activista anticorrupción en Internet, tuvo más recorrido. Yo mismo recibí en mi buzón de correo electrónico una copia escaneada de dicha documentación.
Tras leerla detenidamente comprobé que, con menos indicios documentales, habíamos elaborado años antes informaciones que resultaron auténticas bombas informativas contra el grupo de Juan Enciso y a Pepe Alemán.
Aquella misma noche de febrero llamé a Juan Cantón, presidente local del PP, al que le expuse el contenido del material recibido y pidiéndole su opinión. Cantón, apesadumbrado, no daba crédito a lo que le contaba, hasta que le reboté la documentación recibida. Fue larga la charla, en tono confidencial, no ocultando el bueno de Cantón su preocupación por "el pasado raro de Paquito". Me contó que hacía días que le llegaban rumores y datos preocupantes sobre oscuras operaciones de Góngora en su etapa junto a Juan Enciso; Cantón era de los que, en ese momento, pensaba dentro del PP que mejor sería optar por otro candidato, porque "aún estamos a tiempo". Me agradeció la información y hasta hoy.
Taponado mediáticamente el escándalo, pasarían semanas hasta que el PAL, -Enciso, Añez, etc-, tomó la decisión de venganza y judicializar el asunto.
Pero Paco Góngora y sus cómplices en el silencio, convenientemente remunerado desde el PP, olvidaron que, ya por aquel entonces, Internet y las RRSS se habían convertido en un arma letal contra la corrupción y los corruptos. En la Red queda constancia documental de los supuestos mangazos económicos del clan Góngora, los mismos que se ocultaron a la opinión pública desde los grandes medios. En ese contexto llega el asunto al Juzgado y, tras una instrucción rarita e inconclusa, una Jueza sustituta da el carpetazo y archiva a finales de 2011.
La representación jurídica del PAL insiste y recurre ante la Audiencia que, en marzo pasado, - ¡ casi tres años después de la denuncia!- dicta un Auto por el que ordena que prosiga la investigación, aunque exonera al alcalde de varios delitos por haber prescrito. Quedaban, no obstante, otros por investigar: tráfico de influencias y delito fiscal. El juzgado, con otro juez distinto, ha actuado esta vez con celeridad . Y el viernes pasado, Góngora, comparecía como imputado junto a su familia, ocultos y protegidos por la puerta trasera del Juzgado, obligados a depositar 2,3 millones de euros para hacer frente a las responsabilidades a que hubiere lugar.
De esta forma, el hombre que ganó la alcaldía de El Ejido prometiendo honradez, bailando sobre el cadáver político de su mentor, se ha visto en la Plaza Mayor señalado por vecinos que, cuando le votaron, quizás olvidaron que había sido el alumno más aventajado de Enciso, el líder político de la Operación Poniente. Una historia que empezó con tres sobres y ha acabado con una imputación que tendrá serias consecuencias políticas para el PP.


LA CUAJADERA

Otro alcalde ante el Juez

-¿Sabe Ud que todo esto está perjudicando mi carrera política Señoría? dicen que le dijo al juez el alcalde una vez en su presencia. Yo estoy para juzgar delitos, no carreras políticas, dicen que le respondió.

-Las RRSS permitieron el viernes que, en tiempo real, los ciudadanos conocieran lo que sucedía en el entorno de la Ciudad de la Justicia de El Ejido. Lo más llamativo y sintomático fue la entrada del alcalde y su familia por la puerta del garaje, burlando a los informadores. También un enorme despliegue policial para controlar a una docena de cuadros comunistas con una pancarta. (La convocatoria ciudadana fue un fracaso). Alguien, en el CGPJ y en el Gobierno, debería explicar estos privilegios que no tienen otros justiciables.

-Desde Sevilla, en el cuartel general de Juanma Moreno, se siguió muy de cerca la jornada judicial en El Ejido. Lo tenían claro : si se mantiene la imputación y las medidas cautelares, hay que obligar a Góngora a dimitir "para que pueda defenderse mejor sin perjudicar al partido". Para el PP-A es insostenible mantener su ofensiva contra la corrupción en la Junta, teniendo a un importante alcalde imputado por delitos social y políticamente inasumibles e impresentables. Y, pronto, le puede tocar a Amat al que han dejado solo.

-Ángel Escobar, número dos del Ayuntamiento, es la persona que podría asumir la alcaldía, aunque algunos apostarían por una mujer, Julia Ibáñez. A Góngora le habrían garantizado que si lo suyo queda en nada -como él defiende desde 2011- volvería a ser candidato el año que viene y por la puerta grande.

-Dos baterías de teléfono consumió durante ese día Juan Enciso. Los miembros del PAL, denunciantes de Góngora, no acababan de creerse lo que estaba pasando casi cinco años después del 20 de octubre de 2009. Un amigo de Pepe Alemán hizo llegar esta frase por WhatsApp: "La venganza es un plato que se sirve en frio". Ahora solo les queda esperar "a lo de Gabriel" y, ajustadas las cuentas, volver a unirse al PP.

-Lo más paradójico de todo: Paco Góngora es muy probable que se siente antes en el banquillo que su maestro y predecesor Juan Enciso procesado por la O.P.




domingo, 20 de julio de 2014

LA UNIDAD SOCIALISTA EN ALMERÍA, UN ESPEJISMO

A-92, Ideal de Almería,
domingo 20 de julio de 2014


La Agrupación del PSOE de Almería es una de las más convulsas de la federación socialista andaluza. La aparente unidad durante el proceso de Primarias, con un masivo apoyo de la militancia almeriense al candidato Pedro Sánchez , saltó por los aires el mismo día que se abrían las urnas en las agrupaciones del partido para votarle como nuevo Secretario General. La unidad socialista había sido un espejismo.
Las tensiones y diferencias internas volvieron a aflorar coincidiendo con la elección de delegados para el congreso provincial/federal en la Agrupación de la capital, con cerca de los 900 afiliados.
La consigna oficial desde Sevilla en los días previos tuvo dos mensajes concretos: apoyo a Sánchez y unidad, evitando que las tensiones aflorasen en unos momentos de reactivación del partido. Pero en Almería, lo segundo, resulta una misión imposible, un espejismo en la travesía del desierto del socialismo.
Tras la agrupación sevillana, la de Almería fue la que más destacó en Andalucía en su masivo apoyo a Pedro Sánchez. Por vez primera en muchos años, el PSOE almeriense, ofreció una imagen unitaria sin precedentes. La escena del sofá del veterano dirigente Alfonso Guerra con el aspirante Eduardo Madina, retratada y promocionada antes del 13 de julio, hizo saltar por los aires la cacareada y manida supervivencia del viejo "sector guerrista" en el socialismo almeriense. El 13 de julio quedó meridianamente claro que, la inmensa mayoría del partido en Almería, estaba con el nuevo líder y, sobre todo, con Susana Díaz. El guerrismo es historia  y un pretexto fantasmal.
Pero una cosa eran los intereses supremos de la organización que todos respetaron a rajatabla y otra muy distinta las tensiones internas latentes desde hace tiempo y de las que hacen responsables, como principales muñidores, al tándem Teruel/Segura.

-Viejos métodos.

Lo sucedido en la agrupación de la capital el pasado domingo, con dos listas enfrentadas a por los delegados para el congreso provincial de este sábado, supuso nuevamente la reedición de viejas luchas internas, promovidas por viejos y conocidos métodos de gestión del partido.
Tanto Sánchez Teruel como su mano derecha, Adela Segura, maniobraron lo indecible in extremis para lograr un listado integrador. Segura llegó a proponer en nombre de Teruel una lista de delegados al 50% y le permitían a Fernando Martínez, SG de la agrupación local, que la encabezase como gesto de buena voluntad. Martínez y su equipo se opusieron, entre otras cosas por desconfianza y porque sabían de antemano de sus apoyos mayoritarios, como también de la minoritaria influencia que Teruel y Segura tienen en las bases del partido en la capital. Los datos del congreso que ganaron en abril de 2013 avalaban esa posición de fuerza. Fernando Martínez obtuvo entonces la victoria con el 47,82%; Francisco Giménez el 28,97; Antonio Ruano el 12,30% y Javier Menezo el 10,91%. Votaron un total de 517 militantes.
Pero la oposición del ex alcalde y catedrático de Historia al pacto propuesto por Adela Segura tenía, además, motivos de calado político. No estaba dispuesto Martínez a prescindir de militantes del PSOE que, a pie de calle y como responsables de numerosas asociaciones ciudadanas almerienses, "se habían batido el cobre en el puerta a puerta" durante la última campaña europea en favor del partido. Los nombres propuestos por la dirección provincial eran militantes que no respondían al perfil anterior,  desarrollando muchos de ellos su labor institucional en despachos de la Junta, alejados del día a día con los vecinos, como por ejemplo la presidenta de la Autoridad Portuaria Trinidad Cabeo. (Algunos de ellos, por cierto, llegaron a pedir internamente semanas atrás la dimisión de Martínez por los resultados locales tras las europeas, olvidando que Almería fue la única provincia andaluza donde ganó el PP)
La militancia esta vez acabó dando la razón a Martínez con un apoyo espectacular frente a la lista oficial encabezada por  José Mª Garrido, que destacó en su día como integrante de la plataforma de apoyo a Susana Díaz. Martínez, con 323 votos, además de ganar por goleada, mejoró notablemente los apoyos respecto al año anterior, logrando el 65,52% de los votos frente a los 170 obtenidos por la candidatura avalada desde la Ejecutiva Provincial, un 34,48%. Esta vez votaron 538 militantes, 21 más.
Pero el batacazo político de la dirección provincial en la batalla local almeriense, con el consiguiente impacto político en la provincia, no sería ni el primer rifirrafe ni el último de esta nueva etapa del socialismo. Tres días después, el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Joaquín Giménez, anunciaba presentarse a primarias para ser el candidato a la alcaldía y que lo hacía desde la más absoluta independencia de las familias del socialismo almeriense. Lo anunciaba explicando que ya lo había hablado con Teruel y Segura. Curiosamente nada dijo de habérselo comunicado al SG de la agrupación local, responsable de la convocatoria de esas primarias. Un anuncio que, obviamente, sentó a cuerno quemado en la dirección local porque se interpreta como una nueva maniobra intervencionista de la dirección provincial en la vida interna de una agrupación clave. Parece, por tanto, que puede aventurarse que habrá nueva confrontación para las municipales y que, de mantenerse la actual correlación de fuerzas, Giménez puede  que no sea finalmente el elegido para enfrentarse a Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.
Lo sucedido ahora en la capital se suma a la reciente crisis por el control de la agrupación de Roquetas, pulso que perdió la dirección provincial también por amplia mayoría y al malestar existente en otras agrupaciones de la provincia como las de Vícar, El Ejido, Adra, Viator, Pulpí, Huércal Overa, etc.
Todo ello sin olvidar la debilidad política del diputado Sánchez Teruel, sobre el que pende una solicitud formal de imputación judicial por parte de la Guardia Civil, por su papel en 2008 en el contexto del denominado "Caso Marismas", siendo director general de regadíos de Martín Soler en Agricultura. Un sumario cuya investigación policial ha tomado últimamente velocidad de crucero en el juzgado Nº 16 de Sevilla y donde se vaticinan más imputaciones en breve. Teruel, que ha intentado personarse en la causa, ha recibido la respuesta del juez de que no procede aceptarla, "de momento".



LA CUAJADERA


Los errores de Sánchez Teruel

Varios son los errores políticos atribuidos internamente al actual SG del PSOE de Almería, impulsado al cargo por Pepe Griñán en lo que pareció un intento definitivo de borrar la era del martinismo. Esos errores, vistos desde el interior del partido por sectores críticos a Teruel, podrían ser los siguientes:

-Pese a estar aupado por casi todos los grupos del socialismo almeriense, Teruel quiso volar solo y gobernar el partido de espaldas a quienes le habían apoyado frente a Soler/Asensio.

-Al Secretario de Organización de su ejecutiva, el senador Pérez Navas, lo neutralizó dando peso y protagonismo a Adela Segura, su verdadera número dos.

-En base a esta estrategia, Teruel, se planteó una política de gestión del partido similar a la de Martín Soler, colocando en puestos claves a personas de confianza y leales a su persona. Muchos de esos cuadros tuvieron destacado protagonismo en la etapa de Soler.

-Ha hecho oídos sordos a las denuncias internas sobre casos de corrupción -por ejemplo en ADR Alpujarras- donde destacados cuadros de su confianza quedaban en entredicho por la irregular gestión de fondos públicos.
-Mantiene la "ley de silencio" con el PP, heredada de la etapa de Soler en los grandes asuntos de corrupción de la derecha en Almería y no personándose el PSOE en ninguna de las numerosas causas judiciales abiertas en estos meses.

-Se rodeó de un grupo de jóvenes politólogos cuestionados por las respectivas agrupaciones, que le asesoran en decisiones propias del papel orgánico de las estructuras locales del partido.

-Tomó decisiones, como nominar a Mari Carmen Ortiz candidata a las europeas, de espaldas a los dirigentes más importantes del partido, como el propio presidente Antonio Bonilla, alcalde de Vícar.

-Ha permitido o propiciado la confrontación interna más que el diálogo, la integración o el pacto, perdiendo apoyos en la provincia.

-Nula política de comunicación que ha sustentado fundamentalmente en puntuales comentarios en su muro de la red social Facebook o arremetiendo contra periodistas críticos con su gestión.

-La situación creada convierte en muy compleja y delicada la situación del partido en septiembre, con el arranque de los preparativos de la precampaña de las municipales.

-El Congreso provincial de ayer es la guinda a una gestión cada día más discutida y censurada internamente. Culpar "a la derecha" de querer las primarias en el PSOE fue digno del Club de la Comedia. En Sevilla preocupa cada día más lo que sucede en el PSOE Almería.









sábado, 19 de julio de 2014

MI PONENCIA EN LA OLAVIDE SOBRE "EL CONTROL Y LA PRESIÓN SOBRE LOS PERIODISTAS"

Atendiendo a la solicitud de muchos compañeros y compañeras de profesión a través de las RRSS, y para evitar posibles distorsiones o malos entendidos a mis palabras y opiniones por el "boca a boca", reproduzco a continuación el texto integro de mi intervención, ayer viernes 18 de julio, en la Escuela de Verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.
Dicha intervención se produjo en el transcurso de una mesa redonda en la que participé junto a dos grandes profesionales del periodismo español: Anabel Diez, Jefa de Sección del diario El País y Esther Palomera, prestigiosa corresponsal política, despedida recientemente del diario La Razón.
El titulo de la Mesa - El Control y la Presión sobre los Periodistas- justificaba sobradamente que por mi parte explicase, a grandes rasgos, dos años después, los motivos reales que se ocultaron tras mi salida - despido- de la Dirección Regional de Onda Cero en Andalucía, tras 19 años en el puesto.



"EL CONTROL Y LA PRESIÓN SOBRE LOS PERIODISTAS".

Pepe Fernández.


Muy buenos días y muchas gracias, a todos y a todas, por vuestra asistencia a esta mesa redonda en la "Sede Olavide en Carmona".
Se nos convoca esta mañana, en esta histórica ciudad, donde además se redactó el primer Estatuto de Autonomía de Andalucía, para cambiar impresiones sobre "El control y la presión sobre los periodistas".
Un enunciado atractivo, sin duda, en tanto en cuanto quienes ejercemos el oficio de ser notarios de la actualidad que nos rodea somos- no lo olvidemos- depositarios y administradores de un derecho fundamental de los ciudadanos como es el Derecho a la Información. Por nuestras manos, por tanto, a diario pasa un delicado material como es la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad. Y en tiempo de mentiras, dejó escrito George Orwell, contar la verdad es un hecho revolucionario. En esa frase puede que queden concentrados nuestros pecados y también nuestra penitencia.
El control y la presión sobre la información. Dos términos que en el mundo del periodismo actual hay que distribuir a partes iguales entre los medios y los periodistas que en ellos trabajamos. Control de los medios, a través de sus consejos de administración, desde sus cuentas de explotación, sus concesiones administrativas, incluso sus deberes fiscales o tributarios y, sobre todo, presión sobre los profesionales  que, a pie de tajo, comprueban habitualmente como se les obliga, no ya a contar que lo negro es blanco, sino algo más grave todavía: obviar o silenciar aquellas informaciones que, siendo verdad y de interés general, son incómodas al poder de turno; el mismo poder político que invierte dinero público, supuestamente con fines publicitarios y servir a la sociedad, para el control de los medios y sus contenidos informativos.
El control y la presión. ¿Es similar en la capital del reino que en el resto de comunidades o provincias? Seguramente las magnitudes serán distintas, aunque el fondo sea el mismo.
Permítanme que les cuente muy por encima mi experiencia personal en la penúltima etapa vivida profesionalmente.
Ayer jueves se cumplieron dos años exactos de mi despido en Onda Cero.
Un 17 de julio, sin previo aviso, ni siquiera tiempo para recoger mis pertenencias, acumuladas durante 19 años en el despacho de la Dirección Regional de la cadena en Andalucía -de la que fui uno de sus fundadores- el Director General de la cadena se plantó en Sevilla y me presentó la carta de despido y el correspondiente talón con el finiquito. Siempre pensé que, al igual que me habían sentado en aquel despacho, algún día alguien me diría que debería abandonarlo. Siempre lo tuve asumido, lo que supuso una gran ventaja sicológica. Nada es eterno.
Ni siquiera pregunté los motivos del despido porque los intuía, aunque en ese momento confieso que no tenia los datos y evidencias que, dos años después, sí poseo. Conste en acta que, siendo duro de asimilar aquel acto por inesperado, todo transcurrió en un clima correcto y en cierta medida afectuoso entre ambos.
Abandoné esa tarde las instalaciones por la misma puerta principal por la que entré el 1 de julio de 1993. Volví al cabo de varias semanas para empaquetar y recoger mis pertenecías acumuladas durante dos décadas.
Aquella misma tarde del 17 de julio me cortaron el teléfono corporativo y también el servicio de correo electrónico. Pagué de mi bolsillo, por tanto, las despedidas de rigor de mis compañeras y compañeros de la casa.
En realidad mi cese al frente de la segunda cadena de radio en Andalucía - me la encontré siendo la cuarta en audiencia y en pérdidas- estaba decidido un año y cuatro meses atrás. Y, desde luego, no por la marcha de la audiencia ni por cuenta de explotación, por la que cada año resulté gratificado con el correspondiente bonus complementario.
El 3 de marzo del año 2011, una visita similar del Director General de la cadena, me trasladó una orden muy concreta que él había recibido a su vez desde las alturas del Grupo Antena 3: "Olvídate de Almería, deja los temas de Almería, actúa como si no existiera Almería".
¿Que llevaba implícita esta orden o consigna sobre Almería?
Muy sencillo: desde el año 2007, junto a mi equipo de periodistas en El Ejido, Almería y Sevilla, habíamos empezado a destapar allí una trama de corrupción en el PP a gran escala y que, a la postre, la Justicia acabó denominando "Operación Poniente", dando la razón a nuestras denuncias periodísticas, apoyadas por la franquicia del diario El Mundo de Almería.
Millones de euros de dinero público robado, casi un centenar de imputados, el alcalde de El Ejido y varios empresarios en prisión, fueron los datos más reseñables, fruto de la acción de la Justicia y de aquella labor informativa entorno a un proceso que hoy, siete años después, sigue instruyéndose lentamente en un juzgado de Almería y sin fecha fijada para la vista oral.  Un dato, por cierto, verdaderamente alarmante en un Estado de Derecho.
Siempre consideramos, como se está viendo en la actualidad, que la corrupción almeriense no solo estaba en El Ejido, sino que se extendía a Roquetas y al resto de la provincia. Por aquella época, el líder regional del PP andaluz, Javier Arenas, ya había decidido desembarcar en Almería de la mano del líder local Gabriel Amat y, desde allí, intentar conquistar la Junta de Andalucía por enésima vez.
Déjenme decirles que en Almería, aún a día de hoy, la corrupción político económica goza de una especie de "Ley de silencio" entre los dos grandes partidos, PP y PSOE; una especie de omertá por la que ambos no se denuncian mutuamente en los juzgados. Solo pequeños altercados y sin mayor trascendencia. Algo que, como se ha visto, no sucede en el resto de Andalucía, leáse Caso Eres por ejemplo.
Como les decía mi mordaza llegó un 3 de marzo y tan solo quince días después, el 18 de marzo, sufrí un infarto múltiple que me condujo al quirófano del Hospital Macarena y a la implantación de tres bypass en mi maltrecho corazón. Ni que decir tiene que al estar varios meses de baja la guillotina se paró y, también, las soterradas presiones políticas para provocar un cambio claramente partidista en la línea editorial de la cadena en Andalucía. Algunos incluso creyeron que no volvería a ejercer por la dureza del golpe de salud, pero se equivocaron. Siete meses más tarde, en octubre de 2011, tras una rehabilitación exitosa, volví a mi puesto. Incluso con más ganas que antes, tras haberle visto de cerca el rostro a la parca.
En lontananza aparecían unas autonómicas y el irresistible ascenso del líder Arenas al que los sondeos situaban, erróneamente según se comprobó el 25 de marzo de 2012, en la presidencia de la Junta. !Cuantos trajes de consejeros se hicieron gentes del PP en esa etapa¡
Las presiones y las consignas aumentaron. Incluso se me pidió el relevo de mi Jefa de Informativos, cese al que por supuesto me opuse en tanto yo fuese el director. "Cesarme a mí antes" llegué a decirle entonces a mi presidente. De igual forma se nos obligó a ir de la mano editorialmente del diario La Razón que, sin formar parte oficialmente del Grupo, ejercía gran influencia editorial en la tele y en la radio a través de su presidente Mauricio Casals, el hombre que velaba editorialmente en el Grupo Antena 3 por los intereses de comunicación del PP. Un tipo, por cierto, muy amigo de Javier Arenas y ambos sabrán de qué y por qué.
Podría entrar en infinidad de detalles sobre las múltiples presiones y consignas recibidas, siempre para favorecer las necesidades informativas del PP, cuyos responsables en Andalucía nos puenteaban habitualmente y recurrían sistemáticamente  a Madrid para imponernos su criterio y sus manejos informativos en los contenidos de la redacción. No se fiaban de un director que, por sistema, siempre defendí la libertad de mis compañeros periodistas frente a los aparatos, presiones y criterios de los partidos o clanes de intereses. Unas consignas, todo sea dicho de paso, que nunca trasladé a mi equipo de redacción- y ahí siguen todos para atestiguarlo- en tanto que siempre avalé su trabajo profesional desde la calidad, la pluralidad y la independencia, las únicas consignas, por cierto, que escuché encantado de boca del dueño de la cadena, el editor José Manuel Lara Bosch en sus visitas a Sevilla.
Fue tanta la osadía del PP andaluz de Javier Arenas por intentar controlarnos que, a cambio de una pequeña inversión mensual en la cadena regional, me plantearon firmar un convenio- que me negué a suscribir, por supuesto- que en una de sus clausulas imponían la selección de contertulios a participar en nuestros programas regionales de opinión.
Confieso, sin embargo, mi única frustración a la hora de poder evitar, en junio de 2012, el caprichoso despido de la delegada de la emisora de El Ejido, Eva Liria, la periodista que años atrás había destapado la "Operación Poniente" en Almería y que fue despedida, por indicaciones políticas directas del PP almeriense, poco antes de mi cese. Por supuesto con financiación institucional abundante de por medio de los populares desde ayuntamientos y la Diputación de Almería. Una decisión que consideré injusta y que tensionó sobremanera mi relación con la cúpula de la cadena debido a mi oposición a un despido injustificado profesional y empresarialmente.
Grosso modo esta fue mi experiencia final en Onda Cero, a propósito de la temática que hoy nos reúne aquí.
Tras  abandonar la dirección regional, fue cesada la Jefa regional de Informativos, también por indicaciones del PP. Pero esas cosas no solo sucedieron en Onda Cero Andalucía, también en otros medios radiofónicos. La misma suerte que yo corrió el Jefe de Informativos de Cope Andalucía, que fue despedido a petición del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, entre otras cosas por dar voz a los trabajadores en una huelga de basuras en Sevilla.
Ni que decir tiene que a cambio de estas escabechinas entre los profesionales de los medios, las inversiones de publicidad institucional aumentaron desde administraciones del PP en proporción a la disminución de la libertad y el pluralismo en el derecho a la información de los oyentes.
Una práctica, desgraciadamente, que no es patrimonio de la derecha. También en el PSOE se han dado casos, pero por lo que yo he conocido en mis últimos veinte años de director, con mucha menos virulencia en el medio radio y, desde luego, menos crueldad para con los profesionales. En la época de Manuel Chaves al frente de la Junta, el PSOE, castigaba a las empresas de comunicación no invirtiendo en publicidad institucional que repartía de forma caprichosa junto a frecuencias de emisión a los medios que se portaban bien con los intereses del PSOE. Onda Cero fue una de las castigadas. También, en la etapa del alcalde socialista Monteseirín en Sevilla, algún editor de prensa entregó la cabeza del director de un periódico, tasada en medio millón de euros. Yo renuncié a una fuerte inversión municipal por no entregar "la cabeza" de un colaborador llamado Paco Robles.
No exagero si afirmo que, a día de hoy, el poder político en Andalucía ha conseguido domesticar y someter al periodismo. Entre otras cosas porque los autores materiales de estas tropelías se han permitido presumir posteriormente en público de sus hazañas, con el único objetivo de intimidar a la profesión, para que se sepa quien manda de verdad en los medios y en los periodistas.
Estos ejemplos entorno al ejercicio del periodismo en provincias, nos da pie para preguntarnos esta mañana por numerosas cuestiones que dejo sobre la mesa para que, tanto Anabel (Diez) como Esther (Palomera), si lo consideran oportuno, entren en materia.

-¿Este tipo de presiones se ejercen solamente en provincias o en Madrid también se cuecen habas y más gordas?
-¿Qué hacen o qué podemos hacer los periodistas para evitar el manejo  de nuestro trabajo por parte de los políticos?
-¿Por qué el periodista es el único trabajador que, normalmente, no es defendido desde el resto de los medios y, muchas veces, ni siquiera por los sindicatos o las asociaciones profesionales?
-Admitir y tragar con este tipo de prácticas de control de los periodistas ¿podría estar en el fondo del desprestigio ante la ciudadanía de nuestra profesión en la actualidad?
-Al igual que está sucediendo en el ámbito político, ¿el periodismo debiera hacer autocritica de todo aquello que nos ha alejado de nuestra labor de administradores de un derecho fundamental como es el de la información de los ciudadanos?

Cuestiones todas ellas que nos preocupan no solo a los periodistas, también a la sociedad a la que servimos.

Muchas gracias. 

domingo, 13 de julio de 2014

DEMOCRACIA REAL EN EL PSOE

A-92 Ideal de Almería
13 de julio de 2014
Jornada electoral este domingo para los socialistas españoles. Por vez primera, en la historia del partido que fundara hace 135 años Pablo Iglesias, cada militante tiene en su mano la posibilidad de elegir a quien ocupe la Secretaría General del partido, o lo que es lo mismo: a la persona que lidere el segundo gran partido de este país.
Aunque a estas alturas resulte una obviedad, convendrá recordar, una vez más, el valor que para la Democracia - con mayúscula - tiene este proceso que debieran imitar el resto de partidos políticos. Máxime cuando la ciudadanía no oculta en reiterados sondeos de opinión su hartazgo y su distanciamiento de unas instituciones necesarias para vertebrar el funcionamiento de nuestro Sistema político y el gobierno de España. En IUCA, su actual coordinador general, Antonio Maíllo, ha hecho lo propio para propiciar la elección del futuro candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía para la coalición de izquierdas. El que la participación haya rozado el 75% de la militancia, contando también con el voto de los simpatizantes, viene a certificar que el sistema empleado por la coalición de izquierdas parece que es el camino que la ciudadanía reclama. Y quien en la derecha crea que esto es patrimonio de la izquierda se equivoca.
No obstante, el proceso de Primarias, la democracia real que llega hoy al PSOE, ha estado rodeado de tiras y aflojas internos que dicen poco de la pureza democrática que la inmensa mayoría de la militancia hubiese deseado.
Andalucía ha sido, sin duda, la federación que más sospechas ha levantado en todo el proceso, particularmente en la primera parte del calendario, esto es la recogida de avales de los militantes en favor de los tres candidatos que se han presentado.
La militancia andaluza del PSOE se ha volcado mayoritariamente a favor del candidato Pedro Sánchez, quedando los otros dos, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapia, a gran distancia del aspirante que presume de recién llegado y sin historia orgánica.
Fue el bilbaíno Madina quien, tras comprobar el número total de avales recibidos, se atrevió a reclamar a la ejecutiva federal que se hiciese pública la procedencia territorial de los mismos. Algo que incomodó sobremanera al aparato del partido en Andalucía. Ello provocó airadas reacciones, como calificar de “chorrada” la petición por parte de Juan Cornejo, el ´Máster Chef´ de la gran cocina de Susana Díaz en la ejecutiva regional. También se apresuró Cornejo a proclamar que los militantes andaluces habían avalado en libertad “a quien les había dado la gana”. Una trifulca dialéctica para ocultar el problema de fondo: que Susana Díaz, su aparato regional, a pesar de haberse comprometido públicamente a una ´neutralidad activa´ -como Pepe Griñán antes del congreso de Sevilla entre Rubalcaba y Chacón- había señalado el camino en favor de un determinado candidato. Los datos finales lo corroboraron con el masivo apoyo a Sánchez que obtuvo 14.389 firmas andaluzas, frente a 2.698 para Madina y 2.129 para Pérez Tapia. En medio de la euforia de esos primeros datos, la presidenta de la Junta no reparó en valoraciones positivas respecto de la figura y la importancia política del aval, detalle que no pasó desapercibido para los ´madinistas´ andaluces que interpretaron sus palabras como la bendición final al operativo de debilitamiento del socialista vasco desde la poderosa federación andaluza. Pero una cosa son los avales, recogidos bajo la inspiración (o presión) de los aparatos regional, provinciales y locales, y otra bien distinta es lo que pueda suceder el día D, o sea, hoy.
El censo de militantes andaluces del PSOE ascendía en julio de 2013 a 45.732; sumando cerca de un millar más incorporados posteriormente por el ´efecto Susana´ estamos hablando de 46.675 militantes con derecho a voto. Teniendo en cuenta que han dado su firma un total de 19.216 militantes a los tres candidatos, restan 26.517 electores que no se sabe que pueden decidir hoy en secreto ante la urna. Algo que abre una incógnita que no conviene perder de vista, sobre todo por la incidencia  y efectos que la propia campaña haya podido tener en la mayoría silenciosa que no se ha señalado avalando.
Otra gran incógnita que ofrece el día de hoy es conocer si el comportamiento de la militancia en todo el Estado tendrá paralelismo con la uniformidad de la andaluza. Entre los partidarios de Madina y Pérez Tapia consideran que no, que la cosa estará muy reñida, casi un empate. Que el hecho de mantener el poder en el gobierno andaluz ha sido un factor determinante en la recogida masiva de avales en favor de quién ha señalado el aparato. “En el resto del país no gobernamos, salvo en Asturias, donde por cierto ganó Madina” asegura un excargo público.
Almería, después de Sevilla, ha sido la agrupación donde Pedro Sánchez obtuvo con diferencia muy notable una aplastante victoria al reunir 1921 avales, frente a los 128 de Madina y 112 de Pérez Tapia.  ¿Guardará proporcionalidad al final de esta jornada electoral los avales con los votos depositados en las urnas?  Otra incógnita que se despejará en horas. A nadie se le escapa que, de lo que suceda hoy en las urnas de las agrupaciones socialistas, tendremos sobre la mesa unos resultados que marcarán de forma decisiva no solo la política  española a corto, medio y largo plazo, también la andaluza. Sabremos, además, si la militancia participa activamente o se marcha a la playa sin votar y absteniéndose, la única gran amenaza que pende sobre este proceso de Primarias.
En cualquier caso sea bienvenida esta fiesta de la Democracia en el PSOE y habrá que confiar que, en el futuro, los ciudadanos/militantes de este país sean los que libremente decidan quiénes gobiernen todos los partidos políticos, al margen de la tradicional herencia de las oligarquías - “la casta” que diría el otro Pablo Iglesias-  que durante más de 30 años ha manejado la política española a su antojo, forma y manera.


 LA CUAJADERA


Tres Reyes

Las defensas del Caso Tres Reyes han presentado esta semana sus calificaciones correspondientes al Juzgado instructor. Todas manifiestan su desacuerdo con las acusaciones y con la Fiscalía. En una de ellas se pide la nulidad de las grabaciones ya que, dicen, las mismas no se ajustaron a derecho. Dejan en evidencia la labor de los guardias civiles actuantes que, tras recibir una denuncia concreta no la investigaron y dedicaron sus esfuerzos a buscar otros supuestos delitos que no hallaron, afirman.


Podemos Almería

Los políticos almerienses de “la casta” deben de estar encantados con los dirigentes del Círculo de Podemos en Almería ya que no están siendo objeto ni de criticas ni de denuncias. La actividad de este grupo en las redes, especialmente Twitter, no se refiere a asuntos que afecten directamente a los almerienses. La masacre que el ejército israelí desarrolla en la franja de Gaza se ha convertido en el tema principal de sus denuncias últimamente. Pero de Almería o no hablan, o hablan poco.

El Ejido


El ambiente político en El Ejido se caldea y, salvando tiempo y distancia, se percibe una reactivación del activismo en la red que recuerda la época en la que Internet se convirtió en un instrumento de desgaste y denuncia contra el régimen de Juan Enciso. Ahora vuelve a pasar lo mismo con infinidad de nuevos perfiles, particularmente en Facebook. Los hay a favor del actual alcalde, Paco Góngora y los hay contrarios que denuncian al nuevo régimen. El estar el edil sometido a investigación judicial (imputado) por varios delitos, está sirviendo incluso para que empiecen a circular nombres de posibles sustitutos en su propio entorno.