martes, 31 de marzo de 2015

LA JUNTA SE CAE DEL GUINDO EN EL “CASO MARISMAS”


José Luis Sánchez Teruel comparte divertidas confidencias
con Susana Díaz en uno de los recientes mítines de la campaña electoral
en Almería. (Foto: Agencia EFE)



La Junta de Andalucia, a través de su Gabinete Jurídico, decidió a mediados del pasado mes de febrero personarse en la causa abierta en el Juzgado Nº 16 de Sevilla a propósito del conocido como ´Caso Marismas´. Un escándalo de corrupción económica, con fondos europeos y andaluces de por medio, en una supuesta mejora de los regadíos en las Marismas del Bajo Guadalquivir, presupuestada en más de 60 millones y que afecta como perjudicados a más de 900 pequeños y medianos agricultores de la comarca. 
En este asunto están siendo investigados miembros de la directiva de Comunidad de Regantes que adjudicó la obra inicial, técnicos y ejecutivos de las constructoras implicadas, así como altos funcionarios y cargos políticos de la Consejería de Agricultura de la Junta. En concreto la Justicia intenta determinar las responsabilidades penales por el uso de unos 40 millones de euros procedentes de fondos europeos y Junta de Andalucía.  En el escrito elevado al Juzgado por la Junta, para que se le permita ser parte en el procedimiento, da la sensación de que el Gobierno se acaba de enterar de lo sucedido. “Nada más lejos de la realidad”, recuerdan los regantes.
La investigación policial, a cargo de la Guardia Civil, está siendo extensa y discreta. Incluso elogiada por el Fiscal Anticorrupción asignado al caso. Desde Europa, la Oficina Antifraude (OLAF), sigue con mucha atención el desarrollo de este procedimiento. Están especialmente sensibilizados en Bruselas tras emitir un durísimo informe sobre las irregularidades detectadas en su propia investigación sobre el terreno y, de paso, han pedido al Juzgado que, a ser posible, se les mantenga informados del alcance de las indagaciones y responsabilidades halladas.
La investigación judicial como tal arrancó hace más de un año, coincidiendo con la llegada a la presidencia de la Junta de Susana Díaz, tras haber deambulado la denuncia de la actual directiva de la CCRR, de juzgado en juzgado, sin que nadie quisiera meterle mano a esta patata caliente por la complejidad del asunto, con la Junta de Andalucia y la multinacional andaluza Abengoa  de por medio. Casi nada para un juzgado comarcal.
En estos meses, y tras decretar la Audiencia de Sevilla que debía ser el Juzgado Nº 16 de la capital el que se hiciera cargo de instruir la causa -frente al criterio que apuntaba al Juzgado de Utrera donde la Fiscal Jefe de Sevilla remitió la primera denuncia de los regantes- el magistrado Juan Gutiérrez Casillas, tras las primeras propuestas de imputaciones elevadas por la Guardia Civil en mayo, tomó la diligente decisión de ordenar la investigación desde la génesis del problema, que se sitúa allá por el año 2004/2005 y seguir, año tras año, hasta nuestros días, delito por delito y uno a uno sus posibles responsables. De momento lo investigado hasta ahora hay que situarlo entre el arranque del proyecto y el año 2007. Se sigue trabajando con los años sucesivos. El balance provisional de imputados se eleva a 21 personas, entre los que destacan, desde la perspectiva política, dos ex directores generales de  regadíos de la consejería de Agricultura la Junta de Andalucía.

Un politico en activo.

Fuentes conocedoras del caso estiman que, al final de la instrucción, casi medio centenar de personas podrían resultar sometidas a investigación o, más exactamente, imputadas judicialmente. De todos los ex altos cargos de Agricultura imputados o propuestos para serlo, solo uno aparece en la política activa en la actualidad. 
Se trata del actual Secretario General del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, ex alcalde de Chirivel, cabeza de lista en las últimas autonómicas y uno de los cinco diputados almerienses que, en breves fechas, tomará posesión del escaño en el Parlamento de Andalucía, quedando nuevamente aforado. Sánchez Teruel, que ocupó la dirección general de regadíos en 2008 como cargo de confianza del consejero, también almeriense, Martín Soler, ya fue propuesto al Juez por la Guardia Civil como imputable en mayo de 2014, semanas antes de que el Magistrado reordenarse la instrucción y decidiese arrancar desde el inicio. Al líder socialista almeriense, los denunciantes, las pruebas acumuladas y las diligencias practicadas, le señalan como responsable de haber cometido supuestamente varios delitos. Quizás lo más vistoso de todo sean las supuestas presiones y amenazas ejercidas contra la CCRR, bajo la advertencia de que perderían sucesivas subvenciones de la Junta, todo ello para forzarles a que adjudicasen la finalización de la obra a una UTE liderada por el Grupo Abengoa, cuyos altos cargos también están siendo investigados en esta fase. Teruel, además, llegó a certificar con su firma la existencia de unos 19 millones de euros para - si se le adjudicaba a la UTE  integrada por Befesa del Grupo Abengoa- una ampliación extraordinaria del presupuesto, a todas luces ilegal, según determinó la OLAF en su demoledor informe.
A finales de 2013, cuando comenzaron a ver la luz periodística las primeras denuncias de los regantes, Sanchez Teruel fue quizás el único cuadro socialista que no solo intentó desmarcarse y eludir responsabilidades públicamente, sino que hizo lo que pudo y más para censurar informaciones de prensa - matar al mensajero- que le citaban en el escenario de la corrupción del Caso Marismas. Pese a todo, Susana Díaz, le ha mantenido al frente de la Agrupación de Almeria y, además, ha permitido que liderase la última lista almeriense al Parlamento. Porque, a todo esto, en este último año tanto el Gobierno de la Junta como el PSOE , noqueados por los Eres, han mirado para otro lado en este asunto, como dando a entender que no era importante  y, por supuesto, que en poco o en nada podría afectar a personalidades relevantes del socialismo andaluz con mando estos últimos años en la Junta de Andalucía.
No obstante, el informe de la OLAF a primeros de año, supuso un punto de inflexión para que empezasen a encenderse pequeñas luces rojas de alarma en el gobierno de Susana Díaz. Una primera consecuencia sería la orden dada a los Servicios Jurídicos de la Junta para solicitar la personación y, de esta forma, conocer en profundidad el calado de un procedimiento que crece como la espuma y que algunas fuentes aseguran que “podría tener, al final, tanto o más calado político que el de los Eres o la Formación”. (Parece que se refieren a nuevas lineas de investigación surgidas de o en conexión con el Caso Marismas).

La Junta se hace de nuevas

De forma directa y sin que mediase ofrecimiento del Juzgado, la Junta decide personarse con el pretexto - lógico a priori- del interés de velar por los intereses de los dineros públicos empleados en la obra. Da la sensación, leyendo los cinco folios donde se argumenta la solicitud de personación que, de la noche a la mañana, los responsables de la Junta se han caído del guindo, especialmente tras leer el informe de la OLAF y comprobar que esto es serio y va muy en serio.
Una actitud que, de inmediato, obliga a retrotraerse a los últimos años  para recordar la de veces que los actuales directivos de las CCRR han elevado a la propia Junta denuncias concretas y documentadas con los mismos papeles que, ante la inacción de la administración autonómica, acabaron llevando a la oposición (PP e IU), a la Justicia, al Ministerio de Agricultura, la OLAF y al mismísimo Parlamento de Andalucía de la mano del dirigente comunista Diego Valderas  (antes de estar gobernando IU en coalición con el PSOE) y la diputada popular Dolores Calderón que, por supuesto, mantuvo informados a Javier Arenas como líder del grupo popular y aspirante a Presidente y su mano derecha, Antonio Sanz, hoy Delegado del Gobierno de Rajoy en Andalucía. “Javier Arenas también tuvo en sus manos la documentación que acusaba a la Junta y al Grupo Abengoa de lo sucedido en las Marismas del Guadalquivir”, afirman los agricultores perjudicados. Unas denuncias de las que han tenido puntual conocimiento, también según los regantes, los exconsejeros Clara Aguilera, Luis Planas e incluso la actual Elena Víboras. Y que, previamente en pleno conflicto , fueron comunicadas a las administraciones agrícolas dirigidas por los anteriores exconsejeros  Isaias Perez Saldaña y Martín Soler, a cuyos directores generales respectivos se les comunicó en persona y por escrito las irregularidades.
En base a todo esto, los denunciantes del Caso Marismas, estudian oponerse a que se acepte la personación de la Junta de Andalucia ya que, de todas  las comunicaciones y denuncias habidas en estos años ante la administración autonómica, dicen tener pruebas más que suficientes. “La Junta siempre lo ha sabido y nunca ha hecho nada por evitarlo o investigarlo. ¿A que viene ese paripé ahora?” se preguntan.  Y como guinda a todo este pastel, el Diario de Sesiones del Parlamento de Andalucía, en una de cuyos actos la entonces consejera Clara Aguilera - hoy eurodiputada del PSOE- llegó a manejar un informe con graves falsificaciones de la realidad, realizado por técnicos de la empresa pública de la Consejería de Agricultura denominada Desarrollo Agrario y Pesquero (DAP).
A la vista de todas estas circunstancias, no resulta muy aventurado vaticinar que el ´Caso Marismas´ va camino de convertirse en el primer novedoso escándalo - junto al ya conocido de la Formación- que estrene una Legislatura, donde la oposición mayoritaria al PSOE parece dispuesta a no dejar pasar  por alto ni una sola Comisión de Investigación parlamentaria. Este asunto, por lo que se ve y por lo que se intuye, la está pidiendo a gritos. La Comisión de investigación Parlamentaria, claro.


domingo, 29 de marzo de 2015

LA JUSTICIA, PARA QUIEN SE LA TRABAJA

A-92, IDEAL de Almería,
domingo 29 de marzo de 2015.

Varios sucedidos procesales que afectan al presidente del PP de Almería, Gabriel Amat, han encendido las luces rojas y cierta alarma social a propósito de la obligada independencia de las instituciones que trabajan para el buen fin de la Justicia. Noticias que, en fuentes políticas opositoras, resumen con este lema: “la Justicia, para quien se la trabaja”
Por un lado un informe de Fiscalía, a cuenta de la pieza separada de la ´Trama Amat´, conocida como ´caso La Fabriquilla´, en el que solicita el archivo y sobreseimiento de la pieza por lo que el líder de la derecha almeriense quedaría desimputado - ojo, si así lo decide la Juez- junto a su equipo de gobierno en Roquetas. Por otro, el muy esperado Informe de la UDyCO que, durante cerca de veinte meses, ha estado elaborando la policía malagueña - con dependencia orgánica del Ministerio del Interior- por orden del Juzgado de la ´Trama Amat´. Decenas y decenas de sociedades mercantiles, vinculadas a la familia y socios del alcalde de Roquetas, con intereses supuestamente beneficiados desde la corporación municipal durante años, según la denuncia de la asociación anticorrupción AMAyT.

La Fiscalía recula.

A las 13 horas del jueves 26, tras confirmar en fuentes solventes un rumor mañanero, publiqué en mi cuenta de Twitter lo siguiente: “Última hora: Fiscalía de Almería pide el sobreseimiento de la pieza separada del Caso La Fabriquilla por el que está imputado Gabriel Amat”. Dos horas después, la agencia Europa Press ampliaba la información, basada efectivamente en que Fiscalía no había hallado “ilícitos penales” en la actuación Amat y su equipo. Esa mañana, en el pleno de Diputación, el presidente Amat tenía mejor cara que otras veces. Incluso deslizó, como suele, algunos comentarios crípticos y amenazantes contra la oposición de IU. La noticia, que desde primera hora era conocida también por algunos dirigentes socialistas, según todos los indicios aún no había llegado a manos de la instructora que, evidentemente, se enteró de la gran novedad de Fiscalía al mismo tiempo que la opinión pública. Obviamente tampoco las partes en la causa, algo que resulta fuera de norma.
La decisión de Fiscalía sorprendía e inquietaba porque en el transcurso de la larguísima instrucción de esta pieza separada llevada a cabo durante años, dilatada por jueces ascendidos y que precedieron a la actual instructora en Roquetas, el fiscal adscrito al caso había mantenido y sustentado las mismas peticiones de imputación que las acusaciones.
Independientemente de lo que ahora haya podido argumentar en cuatro folios la Fiscalía, la decisión levanta lógicas sospechas en los ámbitos políticos. “No sabemos si esta decisión y el cambio de actitud del Ministerio Público, puede tener relación con la presencia en campaña de Rajoy y su ministro de Justicia en Almería, pero da que mucho que pensar” asegura una fuente socialista. Efectivamente, en su visita electoral a Almería, Rafael Catalá titular de Justicia, mantuvo diversas reuniones institucionales, además de celebrar actos electorales. Una de las cosas que prometió fue reforzar los juzgados de Roquetas y El Ejido.

La UDyCO y sus 8 folios.

Casi al mismo tiempo que Fiscalía filtraba su cambio de posición en ´La Fabriquilla´, en el juzgado de instrucción de Roquetas se procedía a entregar a las partes el muy esperado informe de la UDyCO sobre la ´Trama Amat´, que ha tardado casi dos años en ejecutarse. El documento, que tiene 2.093 folios, dedica escasamente unas ocho páginas a las  “conclusiones”. El resto son fotocopias de documentos públicos extraídos de los registros Mercantil, Propiedad, Tráfico, Catastro etc y reproducción de las conexiones aportadas en la denuncia. Ninguna aportación sobre el cruce de intereses denunciados.
Da la impresión, leyendo las conclusiones de la Policía , que no han entrado al fondo de los detalles económicos de la supuesta “trama” y sus vinculaciones, tal y como ordenó el Juzgado en  Auto de 12 de julio de 2013.  No obstante la UDyCO escribe: “Efectivamente, la existencia de un entramado de empresas dedicado fundamentalmente a actividades inmobiliarias (…) tiene una relación directa con Amat Ayllón, especialmente a través de vínculos familiares y de personas relacionadas con unos u otros de dichos familiares, tratándose, como puede observarse, de un círculo muy amplio que abarca 103 sociedades, no descartando la existencia de algunas otras, habiéndose determinado la relación con otras 12 en la que no constan vínculos tan estrechos y que, en conjunto, podría ampliarse a relacionar todas con otras 300 o más empresas, si tenemos en cuenta vínculos comerciales”. Y deslizan que el hecho en sí “no parece ser motivo suficiente para argüir la existencia de actividades delictivas”. Pero a renglón seguido sorprende y se contradice la Policia al aventurar que “probablemente exista o haya existido trato de favor, uso de información privilegiada etc”. Y tras veinte meses de investigación policial concluyen: “pero en caso de iniciar actuaciones policiales previas se necesitan indicios claros y concretos que permitan, en primer lugar, realizar investigaciones a fondo y, posteriormente, elevar las mismas a las autoridades judiciales o fiscales competentes”. Y esto lo firman quienes tenían la orden de la Juez de hacer justamente eso desde julio de 2013.
Las conclusiones policiales son, en gran medida, una inusual hoja de ruta aconsejando a la Juez, precisamente la misma ruta dictada en el Auto del verano de 2013. En estos veinte meses, la Policia, jamás contactó con los denunciantes para recabar ampliación de datos.
Recuérdese, finalmente, que desde el 17 de febrero pasado la Sala Segunda de la Audiencia está esperando que Fiscalía califique las novedades documentales sobre el Caso Auditorio de Roquetas - sobrecoste del 120%, unos ocho millones de más, declarado ilegal por el TSJA- para analizar la reapertura del sumario penal iniciado a principios de siglo a instancias del PSOE de Roquetas.
A la vista de lo cual, todo apunta a que Gabriel Amat puede recuperar cierta tranquilidad para afrontar su enésima campaña electoral. Desde luego es lícito  pensar que la Justicia, es para quien se la trabaja.


LA CUAJADERA

-El 12/7/2013, el Juzgado de Roquetas que investiga la ´Trama Amat´ ordenó a la UDyCO investigar a los miembros de centenares de sociedades “al objeto de determinar aquellas que puedan estar articuladas con el fin específico de conservar el patrimonio y reducir la presión fiscal o bien aquellas cuya finalidad sería ocultar a los verdaderos propietarios de bienes o derechos y eludir impuesto; es decir, localizar sociedades patrimoniales o instrumentales” También “incrementos patrimoniales injustificados” y “ la posible existencia de sujetos que realicen funciones de testaferros”. Nada de eso se ha hecho en casi dos años por la Policia.

-Fuentes policiales aseguran que la UDyCO- Costa del Sol está sobresaturada de trabajo, investigando actualmente unos 22 grandes asuntos y que solo disponen de unos 50 funcionarios especialistas en blanqueo y corrupción.

-El pasado 19 de marzo se celebró en Almeria la vista oral contra el Fiscal Decano de Huércal-Overa Juan Sánchez, acusado  de usurpación de despacho y, sobre todo,  de “coacciones” a la ex Juez de Huércal Marina Hidalgo. El asunto, que se remonta a hace cinco años, quedó en absolución al no comparecer la denunciante. Previamente había renunciado por escrito a las acciones penales y civiles, según fuentes próximas a la Sra Hidalgo “harta y asqueada de una historia negra de su pasado que prefiere olvidar”. La Juez, actualmente ejerciente en Murcia, padeció numerosas coacciones como dejarla encerrada en la sede judicial, carteles ofensivos, ruedas de su coche rajadas, cortes de luz y un largo calvario de acosos.


-El Fiscal Jefe de Almería no solo no ha archivado la denuncia del PP de Albox por el Caso Alcaína  en la adjudicación de las obras de la Rambla, sino que la ha remitido ya al Fiscal decano de Huércal-Overa para que proceda a investigarla a fondo. “Esta denuncia sobre las obras de la Rambla de Albox sí está suficientemente documentada, no como la anterior” aseguran fuentes de la Fiscalía refiriéndose a la que supuestamente presentó Rogelio Mena y que fue archivada en su día. Esta semana, también, quedaba fijado el 4 de junio como fecha para la celebración de la vista oral contra Mena por negar expedientes bajo sospecha a la oposición.

-La muy cuestionada última redada de la juez Alaya tuvo en su vertiente almeriense la particularidad siguiente. A la ex delegada de Empleo, Francisca Pérez, no se la detuvo en su domicilio. Fue literalmente paralizada en una rotonda por patrullas de la Guardia Civil, como si de una atracadora de bancos se tratara. Delicada de salud, fue trasladada en furgón a Sevilla y metida en un calabozo mientras Alaya decidía interrogarla. Esta medida ha levantado malestar no solo en el PSOE, también y por razones competenciales entre los jueces y fiscales que en el resto de Andalucia investigan el caso la  Formación.

-Si un candidato es imputado y llamado a Juicio, crea otro partido y Santas Pascuas. Si sale el 24M apoyará a su antiguo partido para Diputación. Tramposos. No tienen arreglo.



jueves, 26 de marzo de 2015

LA SUMISA DERECHA ANDALUZA NO TIENE FUTURO

Juanma Moreno Bonilla junto a Javier Arenas
 en un acto de campaña en Huelva.
Foto: Efe/Raúl Caro


Un par de visitas más de Mariano Rajoy a la última campaña andaluza y la máquina del tiempo del PP andaluz se hubiese situado en el siglo pasado. Exactamente en el mes de junio de 1990, cuando el PP liderado por Gabino Puche, heredero de Hernández Mancha, obtuvo 26 escaños, 611.903 votos, un 22,18% de apoyos. Este 22M los populares andaluces han obtenido el 26,76% de los votos emitidos.
El arrope dado por Mariano Rajoy en persona, junto a su vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría, al candidato que hace un año ambos nominaron digitalmente, sin duda ha sido un factor determinante para que la derecha andaluza pierda el apoyo de más de medio millón de votos respecto de 2012. Una consulta, recuérdese, donde empezó a desmontarse el mito de una sociedad subvencionada - “red clientelar” que diría la jueza Alaya- porque hace tres años el PP con Javier Arenas le ganó al PSOE las elecciones en su eterno cortijo andaluz.
Rajoy, en esta campaña, estaba tan estigmatizado por la sociedad andaluza (y española) como lo estuvo Rodríguez Zapatero en su segundo mandato. Tantas ganas se le tenía a ZP que el electorado español prestó un cheque en blanco al PP para que gestionara el país, la crisis y, sobre todo, cumpliese con su programa electoral, algo que como bien se sabe empezó a incumplirse a los treinta días de ocupar La Moncloa.
El presidente del PP, venido arriba por los datos macroeconómicos, los piropos de los Mercados internacionales y la Troika, convencido del error cometido al nominar a un débil candidato como Moreno Bonilla porque se lo susurró Arenas para debilitar a Maria Dolores Cospedal y a su antiguo amigo Juan Ignacio Zoido, decidió echar toda la carne electoral en el asador andaluz, asumiendo el insólito papel de principal adversario de Susana Díaz. Porque esa es la principal conclusión que se obtiene de esta consulta andaluza: la lideresa andaluza del socialismo, sola y a pulmón, le ha ganado la batalla a quien asumió el liderazgo de la derecha, rodeado de ministros, en los múltiples mítines por él protagonizado junto a un Juanma Moreno Bonilla convertido en víctima impotente y disciplinado de la situación. Todo ello trufado por un ramillete de maravillosas promesas que, visto lo visto, la gente no se ha creído esta vez. Prometer  Rajoy un millón de puestos de trabajo, o sea acabar prácticamente con el paro en Andalucía en una legislatura, ojo, si ganaba Moreno Bonilla, fue una de esas promesas que irritaron, por lo menos, al 34% de los andaluces en las colas del paro. Una tomadura de pelo. 
Vistos los resultados del 22M, van a faltar sicólogos para poder atender la depresión que embarga a los cuadros y militantes del PP andaluz. 

El informe de Loles

Pero ellos, la actual dirección andaluza del partido, han apretado los dientes e intentan hacer creer a su gente que más se perdió en Cuba y que “el PSOE  también ha perdido, más de cien mil votos”. El informe que la Secretaria General del PP Andalucía, Loles López Gabarro, elevó a los miembros de la ejecutiva regional del partido esta semana, es una antología del disparate político, carente de rigor y, desde luego, increíble para quienes lo escucharon pasmados y en silencio, con ganas de salir corriendo y, de inmediato, contarlo a la prensa o retuitearlo. Optaron por lo primero.
La alcaldesa de Valverde del Camino (Huelva), donde por cierto el PP ha pasado del 36,56% de los apoyos al 24,80, expuso su argumentario en seis puntos comenzando por proclamar que habían hecho una magnifica campaña, según la versión que ha contado el periodista del Grupo Joly, Carlos Navarro Antolín y de la que, me consta por distintas fuentes, su absoluta fiabilidad. He aquí su descripción del informe de Loles López:

“Primero: la candidatura ha conseguido ser trending topic en varias ocasiones. Segundo, el candidato ha logrado ser entrevistado por Ana Rosa Quintana. Tercero, el candidato hizo un papel magnífico en el programa “Un tiempo nuevo” de Sandra Barneda, donde Susana Díaz fue invitada y no se atrevió a asistir. Cuarto, los selfies que se ha hecho el candidato por toda Andalucía han sido innumerables. Quinto, los speakers corners del candidato (mitinear sobre un cajón de cervezas en una esquina callejera) han sido una experiencia extraordinaria, se palpaba el éxito cada vez que Moreno Bonilla se paraba en una esquina a charlar con los andaluces al estilo de Zoido en 2007, pero perdiendo después en las urnas. Y sexto, no se vayan todavía porque hay más, la candidatura del PSOE ha caído en votos. Activen los emoticonos ojipláticos”.
Este es el nivel político  y el rigor de la autocrítica aplicado por la derecha andaluza, internamente, tras el batacazo del pasado domingo. Pero ese mismo tono de euforia lo impulsó el propio Moreno Bonilla quien, tras conocerse los resultados el domingo por la tarde, ordenó  emitir un tuit que decía exactamente esto: “@ppandaluz: El PP ha mejorado sus resultados en Andalucía desde las últimas elecciones, que fueron las europeas, @JuanMa_Moreno #PP22M”

¿Por qué tres décadas de PSOE?

Que el PSOE del millón de parados y la corrupción de los Eres, Formación, Marismas, Invercaria etc etc, siga después de 33 años al frente de la Junta de Andalucia, no es mérito de los propios socialistas. Alguna responsabilidad política debe tener su supuesta alternativa de gobierno que, a día de hoy, solo ha logrado el control de los grandes ayuntamientos y la mayoría de Diputaciones andaluzas. (Que esa es la próxima estación del vía crucis del PP donde, por cierto, se avecinan noticias sonoras).
El PP andaluz ha sido y es la sumisión personificada al mando de la calle Génova.  Merced a esa obediencia ciega a Madrid, un habilidoso Javier Arenas logró situarse en la Secretaría General del Partido, junto a su ex gran amigo Luis Barcenas de Gerente y, posteriormente, en el gobierno como ministro y vicepresidente de Aznar. Así, el PP andaluz ha sacrificado su autonomía, en beneficio de los intereses y la ambición personal de quien lo ha dirigido durante casi dos décadas. Esa, y no otra, es la causa principal para que la derecha andaluza no levante cabeza, haber sido, seguir siendo, una franquicia plegada a los intereses de Génova 13. Una estructura organizativa, manejada por el líder Arenas, que pone sus votos, a cambio de nada o muy poco para los intereses del partido en Andalucía, al servicio de Aznar o Rajoy tal y como se visualizó en el congreso de Valencia.
Javier Arenas, que una vez más salió corriendo en 2012 para Madrid, tras comprobar que no iba a sentarse en San Telmo como presidente de la Junta, pretendió repetir la jugada de dejar un manijero de confianza en Sevilla al que seguir dirigiendo desde la capital, de la misma forma y manera que hizo en su primera fuga. Pero Juan Ignacio Zoido, crecido por su amplia mayoría en Sevilla, le salió rana y, tras vetar a Antonio Sanz en la Secretaría General y colocar a José Luis Sanz, acabó pactando con Cospedal. La factura por esa traición tiene nombre y apellidos: Juanma Moreno Bonilla, el malagueño nacido en Barcelona, que sustituyó a Luis Barcenas con el acta de diputado cunero por Cantabria. Un chico buena gente, crecido en el aparato del partido desde las NNGG, sin ninguna nómina fuera de la política del PP - al igual que Susana Díaz-  y al que el núcleo de poder del PP estatal - Arenas, Moragas, Soraya etc-  impusieron a la organización andaluza como presidente regional y como candidato. Y, como viene siendo tradicional, el PP andaluz acató disciplinadamente la orden que Rajoy acabó firmando y sellando, tras una larga, larguísima espera y ninguneos al alcalde de Tomares José Luis Sanz, Secretario General entonces del PP-A. Por cierto, el bajonazo electoral sufrido en Sevilla por el PP, tiene mucho que ver con la imposición del malagueño frente al candidato sevillano que proponía Zoido y Cospedal. Así las cosas, el PP andaluz parece condenado - de momento- a seguir cuatro años más en los fríos bancos de la oposición, camino de las cuatro décadas de no tocar bola en Andalucía.

Gracias a Pimentel.


Por cierto, el PP deberían de estar inmensamente agradecido a un personaje que, tras ser la mano derecha de Javier Arenas, fue insultado, denostado y vilipendiado porque dimitió como ministro en rueda de prensa, tras descubrir que Aznar había ordenado una investigacion sobre su patrimonio, con el conocimiento de su “amigo” Arenas. Me refiero a Manuel Pimentel Siles, ex ministro de Trabajo, un tipo socialmente respetado, de gran nivel y prestigio personal y al que Albert Rivera le ofreció liderar, de hoy para mañana, la candidatura de Ciudadanos en Andalucía. De haber aceptado el reto, Pimentel hubiese mandado al actual PP andaluz a los tiempos en los que Manuel Fraga y AP dijeron no al 28F. El pecado original de la derecha, decir no a la autonomía en febrero de 1980, que ha permitido que durante más de tres décadas los socialistas se hayan incrustado en la sociedad andaluza, convertido el PSOE en algo más que un partido.

Publicado en Publicoscopia el 26 de marzo de 2006.

martes, 24 de marzo de 2015

ANDALUCIA VOTÓ: ALGUNAS CLAVES DEL 22M


"Es más, la foto de la vicepresidenta en Almeria, flanqueada por el presidente provincial del PP Gabriel Amat y Francisco Gongora alcalde de El Ejido, ambos imputados por la Justicia, fue algo así como el icono gráfico de la soberbia que proyectó el lema que para el PP hay imputados de primera - los del PSOE- y de segunda, los propios".
Foto: Europa Press


El electorado andaluz ha votado y parece que lo ha hecho con inteligencia o al menos demostrando que sabía exactamente lo que quería. Quien mantenga que, una vez más, ha funcionado el voto subsidiado o cautivo no estará diciendo toda la verdad. Los andaluces han querido que siga gobernando la izquierda, liderada por el PSOE, pero no le ha dado la mayoría absoluta para que haga y deshaga a su capricho como hasta ahora y durante 33 años. Los electores le han puesto controles a su izquierda y a su derecha, de tal forma que, a partir de esta décima Legislatura, Andalucía deja de ser un cortijo manejado exclusivamente por la hegemonía de un solo partido.
Vista la historia política reciente de Andalucia, cualquiera de las llaves parlamentarias surgidas del 22M - Podemos o Ciudadanos- se cuidará muy mucho de no cumplir con el mandato de las urnas en favor de la transparencia, contra la corrupción y, desde luego, acabar con el clientelismo y el descontrol de los fondos públicos que aún existe en las administraciones públicas en la región.
Los datos que arroja la jornada electoral de este pasado domingo son elocuentes y merece  la pena profundizar en ellos.
Andalucía votó por la izquierda este domingo 22 de marzo. Casi un millón de electores - exactamente 839.824- separan en el nuevo Parlamento de Andalucía las candidaturas de izquierdas con las de centroderecha. Sumando el número de votos obtenido por PSOE, Podemos e Izquierda Unida alcanzan un total de 2.272.980 papeletas, frente  a 1.433.156 que han obtenido entre el PP y Ciudadanos. Traducido en escaños la izquierda obtiene 67 frente a los 42 del centro derecha. La mayoría está en los 55.
Los partidos tradicionales más importantes y que ya habían concurrido a anteriores elecciones autonómicas - ¿la casta?-  han perdido la confianza de un total de 878.808 electores respecto al respaldo recibido hace tres años. Así el PSOE perdió 118.881, el PP 506.665, IU 164.445, UPyD 52.754 y el PA 36.063 votos.
Sin embargo, con un 3,16% menos de abstención respecto a 2012 - 39,22 frente a un 36,06-,
los nuevos partidos emergentes y que por vez primera concurrían a las autonómicas andaluzas, han logrado un total  de 977.016 votos : Podemos: 590.011, Ciudadanos 368.988 y Vox 18.017.


Susana reforzada

Susana Díaz, en solitario, casi sin siglas y casi sin la ayuda de Pedro Sánchez y Ferraz, ha sido capaz de mantener los 47 escaños que ya obtuvo el PSOE en 2012 con Pepe Griñán de candidato. Los grandes casos de corrupción parece que no han influido demasiado en la decisión del electorado. Los electores más bien han premiado “que otra política es posible” frente al austericidio de la derecha, personalizado en Mariano Rajoy y su política económica.
El PSOE ha ganado en todas las provincias andaluzas, excepto en Almería tal y como sucedió hace tres años. Allí Susana Díaz tiene un grave problema interno en el partido donde no reina precisamente la unidad que ella considera fundamental, frente a una derecha dura, investigada por corrupción, que ha perdido miles de sufragios con el paracaidista Javier Arenas de número cuatro. 
Los resultados del 22M le van a permitir a Susana Diaz gobernar en solitario aunque en minoría, fiscalizada por su derecha y por su izquierda, de tal forma que en estas elecciones al PSOE se le ha situado, paradójicamente, en el centro del escenario político. No habrá pactos de gobierno como hasta ahora, pero se da por seguro el apoyo discreto y sistemático de Ciudadanos con cuyo cabeza de cartel, Juan Marín, el PSOE ya gobierna Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) desde hace ocho años.
A muchos que sostenían lo contrario ya deben tener claro que Susana Díaz no se marcha a Madrid, pese a que estas elecciones se las ha ganado a Rajoy y no a Moreno Bonilla. Otra cosa es que su autoridad en Ferraz haya aumentado considerablemente, pese a que Pedro Sánchez intente capitalizar con cierto descaro este resultado en favor de las siglas del partido y, por tanto, a su dirección. La tensión, no obstante, va a continuar y desde luego Susana Diaz intentará influir, si hay primarias para la Moncloa, para que alguien que no sea Sánchez acceda a la nominación. Llegado el caso el nombre de Carme Chacón no conviene olvidarlo.


El PP paga la crísis

La caravana del PP, con Rajoy y sus ministros arropando al improvisado candidato del dedazo, Juanma Moreno Bonilla, han provocado el hundimiento sin paliativos de la derecha política andaluza, devolviéndola casi a los tiempos de Gabino Puche. El electorado ha castigado más la política de brutales recortes del PP y los efectos catastróficos de su Reforma Laboral que sus escándalos de corrupción, que también. De forma especial los que han chirriado con estridencia en plena campaña, amén de que el PP no ha hecho ascos para llevar en sus listas a personas imputadas judicialmente. Es más, la foto de la vicepresidenta en Almeria, flanqueada por el presidente provincial del PP Gabriel Amat y Francisco Gongora alcalde de El Ejido, ambos imputados por la Justicia, fue algo así como el icono gráfico de la soberbia que proyectó el lema que para el PP hay imputados de primera - los del PSOE- y de segunda, los propios.
A Moreno Bonilla, que fue nombrado a dedo por Rajoy líder y candidato del PP andaluz a propuesta de Arenas y Soraya  y en contra de la opinión de Maria Dolores Cospedal, le ha faltado un año de liderazgo del partido y una semana más de campaña para quedar algo mejor que el torero Cagancho en Almagro.
El PP, que perdió tiempo y energías concentrando toda su artillería en atacar a Podemos pasando por Venezuela, se dio cuenta tarde de la irrupción de Ciudadanos, al que atacó finalmente de forma despiadada dando por hecho el futuro bisagrista de la formación y, lo más grotesco, permitiendo que el Delegado del Gobierno de Rajoy en la comunidad, Antonio Sanz, se permitiera un exabrupto de catalanofobia que no se recordaba en Andalucía desde que el andalucismo de Rojas Marcos presentó candidatura al Parlament de Catalunya hace décadas con el PSA.
Todo eso y, además, prometer un millón de puestos de trabajo -si ganaba el PP- por parte de quien, alguna responsabilidad debe tener en que Andalucia esté por encima del 34% de paro. Una promesa que a muchos les sonó a tomadura de pelo del Sr Presidente del Gobierno.
Moreno Bonilla, pese a los resultados, no ha pensado en dimitir. Quedan las municipales donde el PP controla los grandes ayuntamientos de las ciudades más importantes de la comunidad. Perder las municipales supondría, desde luego, un nuevo relevo en el liderazgo del PP andaluz y vuelta a empezar.

IU, marcada por Podemos

Se hunde Izquierda Unida, víctima de su error táctico y estratégico de haber pactado y gobernado  tres años con el PSOE. El conocido como “abrazo del oso”, tal y como ya le sucediera en dos legislaturas al PA de Rojas-Marcos y Antonio Ortega, les ha pasado factura en beneficio de Podemos. Para colmo, los esfuerzos de Antonio Maillo por desmarcarse de Podemos, se fueron al traste en el último minuto con el discurso final de Julio Anguita en Málaga, planteado la unidad de acción con el partido de Iglesias y renegando del PSOE.
Pero no solo el abrazo socialista durante tres años ha sido decisivo en el derrumbe de la coalición, también ha influido el hecho de no haber sabido - o podido- desmarcarse de Podemos, de tal manera que los electores de izquierda han preferido lo bueno por conocer. La vieja guardia del PC andaluz no acaba de ver la nueva linea que proyecta un Alberto Garzón que, como otros líderes estatales, se ha prodigado y mucho junto a Maillo en esta campaña.


Podemos, éxito pero menos

Indudable éxito de Podemos con 15 escaños, pero no se han cumplido las expectativas generadas por las encuestas en los últimos meses. Una candidata sin carisma, Teresa Rodriguez, la improvisación más que evidente de las candidaturas, la falta de estructura organizativa y la ausencia de un programa con medidas concretas y convenientemente explicadas, han sido claves determinantes para que la formación de Pablo Iglesias no lograse el zarpazo de los veinte escaños que acariciaban y que les hubiese permitido “un paso más largo” en su camino a por el gobierno de España. Podemos, a corto plazo, tiene un reto fundamental en el Parlamento de Andalucía: trasladar al más de medio millón de andaluces que le ha confiado ilusionadamente su voto que ese importante apoyo en las urnas servirá para algo más que constatar la dura realidad que sufren amplios sectores populares. Al no ser decisivos, salvo una impensable pinza con el PP, les toca hacer política y negociar desde la oposición. Asignatura que está por ver como la aprueban los inexpertos nuevos políticos de Podemos en Andalucía.


Ciudadanos, la llave.

Ciudadanos ha sido, sin duda, la sorpresa y el fenómeno más sobresaliente de la jornada. Lograr nueve escaños, con solo un mes de preparativos, resulta una gran proeza electoral a la que, sin duda, ha ayudado y mucho el propio Mariano Rajoy y, desde luego, su delegado en Andalucia con un brote de catalanofobia que pasará a figurar en los anales. El Partido de Albert Rivera, quien por cierto ofreció hace tiempo a Manuel Pimentel encabezar la lista, declinando el ofrecimiento el ex ministro de Trabajo de Aznar, se ha hecho con la llave de la gobernabilidad de Andalucía.
De momento han puesto sobre la mesa una petición que difícilmente Susana Díaz está en condiciones de aceptar: las actas de diputado y senador de Manuel Chaves y Pepe Griñán, así como revisar de nuevo el escándalo de los Eres, un asunto más que substanciado políticamente. (Un presidente de la Junta, Griñán, dimitió asumiendo calladamente su responsabilidad política) Otra cosa sería que planteasen comisiones de investigación sobre la Formación o el llamado Caso Marismas, que promete una irrupción judicial muy sonora en abril/mayo próximo. Pero Ciudadanos, con las condiciones impuestas, lo primero que está demostrando es que la batuta de su concierto está lejos de Andalucía, pensando más en clave estatal y en las generales del otoño.  


UPyD, el magenta se destiñe.

UPyD, con Rosa Diez a la cabeza, ha sufrido una gran derrota en Andalucia, perdiendo respecto a las elecciones de 2012 un total de 52. 754 electores. Les han pasado factura dos circunstancias. Una externa y otra interna. La primera la gestión personalista de la propia Diez de la frustrada operación de unión con Ciudadanos y, sobre todo, el maltrato dispensado a los discrepantes o disidentes. Por otra, su candidato - Martín de la Herrán- que ha querido convertir lo blanco en negro a la vista de los andaluces. Proclamarse único martillo contra la corrupción en Andalucia, cuando en realidad no ha sido así, han convertido la campaña de los magenta en una sucesión de performances poco serias, divertidas eso sí, y a las que el electorado ha dado la espalda. Pero de igual forma que Rosa Diez ha machacado a sus disidentes en UPyD, en Andalucía Martín de la Herrán ha hecho lo propio manteniendo una estructura entorno a su persona y controlado con mano de hierro cualquier atisbo de renovación o cambio que le llegase de cualquier provincia. Cabeza de lista por Malaga, viviendo en Jerez, allí el partido ha perdido diez mil votos respecto a los resultados de 2012 que, paradójicamente, tampoco permitieron que UPyD obtuviese representación parlamentaria con Herrán al frente.

PA, la agonía del andalucismo.

Con pocos medios y mucha voluntad el andalucismo ha vuelto a fracasar en las autonómicas. Incluso han sacado menos votos que hace tres años. El partido que logró a finales de los 70 cinco escaños en el Congreso de Diputados, con Rojas Marcos, Luis Uruñuela y Miguel Angel Arredonda como líderes principales, hoy no es ni sombra de lo que fue. Les queda la marca de la mano abierta y mucho voluntarismo que las urnas no han reconocido. Porque la blanquiverde, que el andalucismo rescató en los 70 de los viejos baúles de Blas Infante, ya es patrimonio de todos. Cádiz era la plaza donde más posibilidades históricas tenía el PA para obtener un escaño, pero sacar en Algeciras al jubilado fundador Rojas Marcos (la mano que ha mecido la cuna de todas las crisis del partido) y tener en prisión a un ex dirigente simbólico como Pedro Pacheco, ex alcalde de jerez, no han sido circunstancias que haya ayudado a Antonio J. Ruiz. De nada les ha servido proclamar en campaña que ellos, los herederos del nacionalismo andaluz, eran el único partido que tomaba sus decisiones en Andalucía.

23M: más inestabilidad 

Así las cosas, Susana Díaz ha salvado los muebles socialistas con esfuerzo personal, pasión, buena dosis de populismo y cierto decoro, pero eso no quiere decir que se haya cumplido el objetivo principal que se marcó para echar a IU del Gobierno, disolver y convocar elecciones. Habló entonces de un gobierno inestable y, a la vista de los resultados, la inestabilidad de su ejecutivo comienza precisamente ahora. 
Cuando Griñán optó hace tres años por cerrar un acuerdo de gobierno con IU, jaleadas las dos formaciones por UGT y CCOO que habían movilizado el voto de izquierdas frente al PP, Susana Diaz fue la principal artífice en la mesa de negociación de aquellos acuerdos de gobierno. ¿Quien es, a día de hoy, la figura del entorno de Susana Diaz con la capacidad suficiente - cintura política- como para perpetuarse en una mesa de negociación durante toda una legislatura? Difícil responder a esa pregunta a la vista de los perfiles que rodean a la presidenta in pectore. Sobre todo porque, a partir de ahora, la interlocución no estará presidida por un solo color - el rojo-  sino que se añade el naranja y el morado.
En todo caso lo más positivo que nos deja, desde la perspectiva política este 22M a los andaluces, es que vamos a dejar de tener un Parlamento en forma de panteón de hombres ilustres apretando un botón para votar, para dar paso a un debate abierto, transparente y, esperemos, de utilidad a los problemas de la sociedad. Eso y el hecho de que, por vez primera desde 1982, una mujer haya ganado las elecciones a la presidencia de la Junta de Andalucía. Un titular alentador para una sociedad  que busca y pelea por la igualdad.

Publicado en: Publicoscopia el 23 de marzo de 2015




domingo, 22 de marzo de 2015

A LAS URNAS, SIN DEBATES Y SIN PROPUESTAS


A-92, IDEAL de Almería,
22 de marzo de 2015


Hoy es el día del gran sondeo. La única y verdadera encuesta de unas elecciones cuya campaña, paradójicamente, ha estado marcada por los estudios de opinión, o sea farfolla. Más bien poco se ha hablado de las soluciones que las formaciones políticas ofrecen a los grandes problemas de la región con más alto índice de paro de la UE. Casi desde el arranque de la campaña, al margen de los mensajes de manual, los presumibles pactos post electorales han sido la comidilla. Sin olvidar otro detalle que también ha marcado este 22M: el carácter de primarias o de laboratorio electoral que esta consulta tiene para el resto del Estado.
Incluso a la hora de pactar mañana lunes, las distintas formaciones políticas, van a estar condicionadas por las inminentes municipales, autonómicas y generales de este 2015.
Una circunstancia, salvo adelantos imprevistos, que trae de positivo el hecho de que a partir de ahora, cada cuatro años, tendremos a España convertida en una gran urna electoral donde se concentrarán todos los procesos a lo largo de doce meses. Así, tres años de trabajo y uno de grandes promesas. Y, si se mantiene este calendario, Andalucía será previsiblemente la primera que rompa cada cuatrienio el fuego electoral en primavera.
La ausencia de verdaderos debates ha sido, junto a la polémica sobre los previsibles pactos, el segundo gran asunto a destacar. El hecho de que hayan querido disfrazar como “debates”, una sucesión de micro espacios de propaganda política - tal y como mandan las normas de una caduca Ley Electoral que pide a gritos su reforma- ha restado calidad democrática que hubiese necesitado el actual momento político andaluz. 
No obstante, los dos grandes encuentros televisivos de los tres candidatos con representación parlamentaria -uno en Canal Sur TV y otro en RTVE- han tenido su importancia en el sustrato de la propia contienda. 

Dos “debates”.

Dos encuentros donde la actual Presidenta en funciones y candidata socialista ha sido capaz de proyectar dos imágenes bien distintas y distantes. En el primero apareció la nueva Susana institucional de España. Y en el segundo sacó el ímpetu y el verdadero carácter de la veterana militante socialista de Triana, bien conocido en el PSOE de Sevilla donde nació a la política. En ambos encuentros, Susana Diaz, contentó especialmente a su hinchada, mientras que la opinión publicada y su oposición la dio como perdedora. Su mensaje básico fue siempre el mismo: solaparse con Andalucía, ella sola y casi sin siglas, queriendo vender que “otra política es posible” en favor de Andalucía a la que Mariano Rajoy - reiteró mil veces- ha maltrato en estos tres años de esqueléticas vacas.
Por contra, Juanma Moreno Bonilla, al que le ha faltado un año de liderazgo al frente del PP-A y una semana más de campaña, fue capaz  de venirse arriba psicológicamente tras los micro mítines televisivos y concentrar en su discurso la retahíla de reproches de tres años de oposición del PP en el Parlamento. Tuvo Bonilla mayor fortuna en la crítica que en el planteamiento de soluciones y propuestas de gobierno, muchas de las cuales sonaron a música celestial de quien sabe que no va a gobernar y promete lo imposible. Máxime estando empotrado y arropado en una caravana de ministros, liderada por Rajoy, el hombre de los recortes sin piedad. Las formas de Moreno Bonilla, pese a su tono empalagoso y dulzón, fueron siempre excelentes y sin estridencias.
Antonio Maillo, que sabe Latin porque es profesor de esa lengua, partía de unos resultados adversos en las encuestas para su formación, demoscópicamente fagocitada por el fenómeno Podemos. Con el mismo look de Alexis Tsipras y casi con el mismo discurso, supo capitalizar lo poco hecho de lo mucho prometido por el bipartito hasta que Díaz les expulsó del gobierno. Especialmente de lo realizado en las consejerías de Vivienda, Turismo y Comercio. Aprovechó, además, para capitalizar planteamientos podemistas, hasta que al final reapareció Anguita y desveló las cartas. Si IU le da la vuelta hoy a sus encuestas será gracias al tesón de Maillo, que ha sabido aprovechar al máximo una campaña donde casi no se habló de propuestas, pero él supo colar las suyas entre los dos grandes.

Los emergentes.

Las formaciones emergentes, Podemos y Ciudadanos, han desarrollado una campaña muy singular, entre otras razones porque les han ayudado tanto el PP como el PSOE con ataques desaforados, como el del Delegado del Gobierno contra el líder de C´s  Albert Rivera; el mismo Antonio Sanz que hace unos días prometió ejercer con pulcritud su papel institucional.
Teresa Rodriguez, al frente de Podemos, no ha estado a la altura de las expectativas en los sondeos. Negarse a acudir al “debate” a 7 fue una decisión tan incomprensible como la de Arenas en 2012. Sabedora de capitanear un proyecto de indignadas sensaciones ciudadanas, se ha quedado en la espuma, sin profundizar en propuestas, dispuesta a ser la beneficiaria por la izquierda de la factura que el electorado - esta vez sí- parece que quiere pasarle a la corrupción. Una gran preocupación social a la que también se ha aferrado el líder de Ciudadanos, Juan Marín, conocedores los dos que tanto socialistas como populares no tienen legitimidad suficiente como para vender soluciones a una lacra sistémica que ha acabado con la credibilidad social y política de ambos partidos. Otro tanto ha intentado hacer Martin de la Herrán desde UPyD, pero su tardía entrega a la causa contra la corrupción en Andalucía le han restado credibilidad. La permanente presencia a su lado de Rosa Diez, sin embargo, le ha dado una pátina en este terreno que no tenía. El PA hizo lo que pudo, incluso sacar al histórico Rojas-Marcos.
Durante quince días los políticos se han hartado de hablar de lo que a ellos les interesaba. Hoy le toca pronunciarse a los ciudadanos. Mañana a la política andaluza no la reconocerá ni la madre que la parió.




LA CUAJADERA

-El ex ministro de Trabajo con José María Aznar, Manuel Pimentel, fue tentado hace tiempo por Albert Rivera para que aceptase encabezar la candidatura de Ciudadanos en las elecciones de hoy. El que fuera número dos de Javier Arenas declinó el ofrecimiento porque no entra en sus planes, a corto plazo, volver a la política activa.

-Según un estudio publicado hace días sobre perfiles falsos usados desde Twitter para la campaña andaluza a favor del PSOE, se ha sabido que la cuenta institucional de la Delegación del Gobierno de la Junta - @AlmeriaJunta- ha sido utilizado para dicho fin. Sonia Ferrer ha guardado silencio al respecto.

-El cabeza de lista del PSOE por Almería, Sánchez Teruel, pocas horas antes de que concluyese la campaña el viernes, anunciaba en su muro de Facebook el ingreso del dinero de las nóminas de los trabajadores de la Escuela de Mármol de Fines, que llevaban esperando cobrar más de un año. Teruel ilustró la buena nueva con una imagen de Teresa de Calcuta y una frase de la recordada monja.

-La juez de Roquetas, ha rechazado esta semana las pretensiones del presidente Amat para que no se investigase por la Udyco la ampliación de denuncia planteada por AMAyT sobre la denominada Trama Amat, negocios societarios de familiares y amigos del edil de Roquetas. La policía lleva 18 meses investigando este complejo asunto.

-Las cabezas de lista de IU y del PP por Almeria, Rosalía Martín y Carmen Crespo, sacaron en el debate provincial de Canal Sur Tv el Caso Marismas en el que se encuentra salpicado el tercer debatiente José Luis Sánchez Teruel. Martín fue directa: ¿Está Ud imputado o investigado? El candidato socialista no respondió. Tampoco Crespo dijo nada cuando le preguntó por la situación procesal de Gabriel Amat en el Caso La Fabriquilla.

-Esta semana se han confirmado la petición por parte de Fiscalia Anticorrupcion de la imputación de 21 personas en el caso Marismas a la que accederá el Juez según todas las previsiones procesales. Para el mes de abril/mayo próximo se prevé una segunda tacada de imputaciones en este escándalo con ramificaciones en Almería. Al parecer esta vez las imputaciones tendrán mayor trascendencia política y empresarial. De momento las propuestas de imputación que realiza la Guardia Civil están siendo atendidas tanto por el fiscal como el juez.

- Un conocido empresario de Albox está citado a declarar en breve en un juzgado por estafa en el que recientemente estuvo declarando un ex alcalde socialista. ¿Se tragará ese empresario el marrón en solitario tal y como pretende la parte política del asunto o contará toda la verdad que conoce y que sería un escándalo?

-¿Qué asunto está investigando la Fiscalia de Almería en relación con Tabernas y que ha salpicado al delegado de Agricultura de la Junta en Almería?






domingo, 15 de marzo de 2015

¿DECIDIRÁN LOS INDECISOS?

A-92, IDEAL de Almería,
15 de marzo de 2015.


Si el próximo domingo el electorado abstencionista andaluz se comporta de la misma forma que hace tres años, el 25 de marzo de 2012, fecha de las últimas elecciones autonómicas, la caza y captura del voto indeciso, principal objetivo de las fuerzas políticas en la recta final de la campaña, habrá resultado un completo fracaso.
Efectivamente, hace treinta y seis meses, un total de 2.507.485 andaluces con derecho a voto optaron por quedarse en casa o marcharse de fin se semana. Todo ello a pesar de que las últimas autonómicas se convirtieron en una muy reñida batalla en la que se discutía, nada más y nada menos, que la pérdida de la hegemonía socialista durante tres décadas.  Y, también, que se daba por segura la ascensión al gobierno  andaluz, por vez primera, de la derecha política liderada entonces por Javier Arenas. Pues ni con esas la participación logró superar el 61% - exactamente el 60,78%- absteniéndose casi el 40%, concretamente el 39,22% de los electores.
Habría que remontarse a las dos anteriores consultas para hallar las cotas más bajas de abstención, como la de 2004 con un 25,34% o la de 2008 con un 27,33%.
Traspasado el ecuador de la actual campaña electoral, los partidos y de forma muy especial el bipartidismo PP y PSOE, han centrado todos sus esfuerzos en intentar convencer a los indecisos en este alocado 2015 electoral y que, según las estimaciones de las diversas encuestas, estaría rondando el 40%.
Se dijo en 2012 que, el PP, no logró los cinco diputados para la mayoría absoluta que les hubiese permitido gobernar porque su electorado se había confiado, creyéndose con las encuestas de entonces que el PP había ganado las elecciones. Además, la no comparecencia de Arenas en los debates televisivos, ayudaron bastante a que cundiese esa idea entre los posibles votantes de la derecha. Pero hubo algo más. Frente al PP estaba un candidato socialista, Pepe Griñán, con medio partido desactivado a cuenta de su forzada redistribución del poder interno y que solo contó con el apoyo extra de las dos grandes centrales sindicales, CCOO y UGT, a las que Mariano Rajoy había dado argumentos más que suficientes para la movilización general, gracias a una Reforma Laboral de incalculables consecuencias negativas, ya entonces previsibles, para los trabajadores como se ha comprobado.

El voto oculto que no es.

De ahí que el PP andaluz, que encabeza Juanma Moreno Bonilla, esté haciendo lo imposible para intentar convencer a ese 40% de indecisos -voto oculto le llaman- con una panoplia de promesas estupendas y maravillosas de las que recela, y con razón, el ciudadano medio. Sobre todo porque recuerda lo que sucedió con las promesas electorales de Rajoy y que empezaron a incumplirse a solo un mes de llegar a la Moncloa en 2011. Existiendo, por tanto, esa sensación de fraude en el subconsciente popular, no parece que esté siendo una buena idea el despliegue gubernamental de esta campaña en Andalucia con don Mariano a la cabeza, “en plan turista” como le ha definido Susana Díaz. El PP, además, ha perdido tiempo y energías atacando ferozmente a Podemos, cuando en realidad su gran adversario en la disputa de votos es Ciudadanos. (“Ciudadans” como erróneamente les llamó Antonio Sanz en vez de “Ciutadans”, agrediéndoles con la catalanofobia por bandera).
Por contra, la presidenta en funciones de la Junta no ha querido que Ferraz meta las narices en la campaña andaluza, basada fundamentalmente en su figura. “Yo con Susana” es el lema, conscientes los socialistas de que la marca del puño y la rosa, a día de hoy, está excesivamente identificada, quemada y unida a los dos grandes escándalos de corrupción andaluces como son los Eres y la Formación, la red clientelar del PSOE-A.

La corrupción pasa factura.

Una de las grandes incógnitas de lo que suceda el próximo domingo estará en determinar en qué medida la corrupción, en esta consulta, va a pasar factura al bipartidismo, que como dijo Antonio Maillo (IU) en el debate a tres, les llega a ambos partidos “ hasta arriba”.
Llegado el momento y si se confirman los vaticinios demoscópicos, quizás pueda determinarse que el voto que reciban tanto Podemos como Ciudadanos , tendrá mucho que ver con el cobro de una factura pendiente hace años por parte de los ciudadanos ante los desmanes y el descontrol del dinero público por parte, fundamentalmente, de las dos más importantes formaciones políticas.
Esa y no otra es la razón por la que los electores andaluces se pueden volcar con estas dos nuevas formaciones no contaminadas por la pringue, la prevaricación, el robo o el cohecho. Porque, visto lo visto, a nadie se le ocurrirá creer que la inmensa mayoría de sus posibles electores les presten su voto a Podemos y Ciudadanos en base a sus improvisados programas de gobierno y las soluciones filosóficas que plantean a los problemas de los andaluces. Con su no contaminación y sus promesas de regeneración y transparencia bastan. De tal forma que unos se pasan con sus increíbles promesas y otros no llegan o se quedan en difusos planteamientos con generalizaciones programáticas utópicas a las que no estamos habituados.
No se preve, por tanto, que la campaña vaya a cambiar mucho en su recta final y, por tanto, no es tampoco previsible que los líderes con sus discursos cansinos y repetitivos sean capaces de ilusionar a ese 40% de indecisos que no responden a los encuestadores.
En cualquier caso, en solo siete días, sabremos como será el futuro político de Andalucía donde lo único que parece estar claro es que se romperá el bipartidismo, que nadie sacará mayoría absoluta y que habrá que pactar para gobernar. 
En este punto se abre paso una hipótesis nueva: la posible alianza entre el PSOE y Ciudadanos, una posibilidad a la que no hacía ascos esta semana su candidato Juan Marín quien - ojo- lleva ocho años gobernando Sanlúcar de Barrameda de la mano del PSOE. Y tampoco se ha oído a Díaz decir que no pactará con Ciudadanos. Susana ha sido rotunda, sin embargo, a la hora de pronunciarse en contra de posibles pactos con Podemos y con el PP. Veremos el domingo por la noche. Tic tac, tic tac.



Notas en campaña

-Por si les faltaba una puntilla a los populares almerienses, la ministra Ana Pastor se la ha colado esta semana hasta la cruceta desde Murcia. Allí anunció un gran soterramiento, mientras que el que separa la ciudad de Almería del Mediterráneo lleva más de dos décadas esperando. Eso y el taponamiento de los túneles del AVE, son dos promesas incumplidas por el PP, de libro, con los almerienses. De poco o de nada les ha servido dar cobijo en sus listas como cuneros a Javier Arenas y a Rafael Hernando.

-La presencia de Pedro Sánchez en Vícar y las dos visitas de Susana Díaz en campaña a Almeria han tenido como objetivo reforzar la única provincia donde perdieron los socialistas en 2012 y donde los sondeos - menos el del CIS- vaticinan un nuevo descalabro.

-Está sorprendiendo en las filas del PP almeriense la escasa actividad en campaña de su número cuatro en la lista Javier Arenas. Tanto como el verle en televisión participando junto a Juanma Moreno en la campaña por otras provincias andaluzas.

-Una lectura política de lo sucedido en la UAL: finalmente han llegado vientos de cambio. Tantos años de control sectario del PSOE de la universidad han acabado hartando a la inmensa mayoría. Ahora toca regenerar y, entre otras cosas, auditar y acabar con el enchufismo que deja Molina en herencia.

-La decisión del nuevo juez del Nº 6 de archivar la denuncia de la constructora HALSA por un supuesto robo de documentos -de lo que parece ser una contabilidad B- dará un vuelco muy notable a la instrucción en otro juzgado a la denuncia de Amayt y la Fiscalia del TSJA por presunta financiación de la empresa de la familia Morales al PP de Gabriel Amat. La documentación aportada, al no ser producto de robo, adquiere plena validez jurídica para que prosigan las investigaciones.

-Un pasquín, distribuido puerta a puerta por el PP de la localidad de Serón, denuncia un total de seis nombres de empleados municipales (o vinculados al Ayuntamiento) cuyo denominador común es que todos son parientes del alcalde, el socialista Juan Antonio Lorenzo. 
La única de las mencionadas que ha salido a la luz para defenderse es la Arquitecta Municipal, Noemí Lorenzo Martinez, prima del edil, quien a través de Twitter ha aclarado que ella obtuvo su plaza por concurso y que fue la única candidata. También justificó que es algo normal que en un pueblo tan pequeño coincidan varios parientes trabajando para el Ayuntamiento. Tras esta aclaración la Sra Lorenzo borró sus mensajes.

domingo, 8 de marzo de 2015

LAS ENCUESTAS, TAN INCIERTAS COMO EL FUTURO

A-92, IDEAL de Almería,
8 de marzo de 2015.


A la vista del panorama, habrá que insistir en una obviedad: la gran encuesta, la verdadera y definitiva, se celebrará el domingo 22 de marzo, a pie de urna. 
Sin embargo, visto lo visto, la clase política, se ha instalado estas semanas en un sin vivir a cuenta de multitud de sondeos demoscópicos. Son tan variados dichos estudios en sus resultados al detalle que los dirigentes de las formaciones no son capaces de ocultar sus estados de ánimo. Los hay que producen euforia en unos, desazón en otros y viceversa. Normal.
Las encuestas de la primavera de 2012 lograron desacreditar en Andalucia el poco o mucho prestigio de la ciencia encargada de auscultar el estado de opinión de la ciudadanía con derecho a voto. Recuérdese que hace tres años, Javier Arenas aparecía no solo como virtual ganador de las elecciones - algo que sucedió-, muchos le señalaban como seguro presidente de la Junta de Andalucia. Calaron tanto entre la opinión publicada aquellas encuestas que hasta el propio Arenas acabó creyéndoselo y por ahí andan muchos caídos a los que les prometió cargos de consejeros, viceconsejeros  o directores generales de la que iba a ser primera Junta de Andalucía gestionada por el PP. Estaba tan convencido Arenas de ganar el partido que, sin bajarse del autobús y sin sudar la camiseta, hasta se permitió la chulería de renunciar a debatir en la televisión pública, error del que a día de hoy aún se arrepiente, porque final Griñan tuvo razón cuando vaticinó aquello de “vamos a darle la vuelta a las encuestas”. Por cierto, dato importante, con la ayuda de UGT, CCOO y la Reforma Laboral de Bañez/Rajoy.
Y no es que las distintas empresas demoscópicas hagan mal su trabajo, ni mucho menos. La clave para que no acierten en sus pronósticos hay que buscarla en los ciudadanos a los que se les les pregunta por el teléfono fijo, ese al que solo nos llaman para cambiar de operador telefónico. Hombres y mujeres que no dicen la verdad o, lo más determinante en estos casos, no tienen decidido - o no quieren decirlo- si acudirán a votar el día de la encuesta definitiva. Años antes, las encuestas, afinaban más en sus predicciones, pero quizás se debería contemplar la variante, instaurada de un tiempo a esta parte, en la que los sondeos se han convertido en un instrumento de agitación y propaganda que, normalmente, sirven a los intereses de quienes las encargan, ya sean partidos o medios de comunicación con una linea editorial muy definida con el ánimo de influir en la opinión pública.

El CIS, como la Biblia

Sin embargo, la última prospección realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), un organismo aparentemente neutral aunque dependa del gobierno, ha sido tomada por algunos como La Biblia, algo así como un acta notarial adelantada de lo que sucederá el 22 de marzo. Craso error, entre otras razones porque cerca de un 40% de los encuestados, no saben o no contestan a la pregunta de si acudirán a votar. Y ese es un porcentaje muy alto, donde entran en juego una porrada de escaños por distribuir.
No obstante, de este tipo de estudios hay que quedarse con la tendencia, algo en lo que no suelen fallar. Y de lo conocido hasta ahora conviene extraer algunas conclusiones que, a mi juicio, sí que marcarán la primera cita electoral de este año plagado de urnas en España.
En primer lugar parece claro que nadie obtendrá mayoría absoluta para gobernar y que el PSOE-A ganará las elecciones pero sin lograr los 55 escaños que clama Susana Díaz. También, que el PP-A no repetirá su éxito del 25M de 2012, más bien al contrario, sufrirá un serio retroceso. Así mismo queda meridianamente expuesto que Andalucía, mayoritariamente, votará izquierdas. Otro factor en evidencia es que dos nuevas formaciones, Podemos y Ciudadanos, han llegado para ocupar sitio destacado en el Parlamento. Y, finalmente, que el 23 de marzo por la mañana se instalará en la Andalucía política una inestabilidad infinitamente superior a la que teníamos antes de que Susana Díaz rompiese por su cuenta el pacto con IU y convocase elecciones.
Esas son las tendencias que se desprenden de los sondeos hasta ahora conocidos, insisto, sin olvidar que por lo que parece estos quince días de campaña electoral serán más decisivos que en otras ocasiones, máxime cuando existe un porcentaje altísimo de indecisos.

¿Qué sucederá el 23M?

Escaño arriba, escaño abajo, la pregunta que todos se hacen es ¿que sucederá con un parlamento con cinco grupos como Cinco Llagas el 23 de marzo?
Esta podría ser una hipótesis de trabajo de confirmarse las tendencias conocidas a día de hoy. Susana Díaz volverá a ser presidenta de la Junta votada solo por su minoría mayoritaria. Podemos e IU se abstendrán, pero impondrán un control parlamentario insufrible para el PSOE, prisionero como nunca desde su izquierda. El PP-A afrontará una nueva y dura travesía del desierto, permaneciendo en la oposición e intentando crear un frente de centro derecha, de escaso impacto entre los 109 escaños, con los “naranjitos” de Cs. Y así hasta que pasen las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo. Después, y en función de resultados, el bipartito hegemónico durante décadas - PP y PSOE- sufrirá un terremoto interno de incalculables consecuencias en función de los resultados obtenidos. Y, en Andalucía, Susana Díaz intentará pactar con Podemos e IU un programa puntual de gobierno asumible. Sino lo logra, a la presidenta no le quedará más remedio que confeccionar un argumento más creíble que el de enero, cuando rompió unilateralmente con IU y proceder nuevamente a disolver y convocar elecciones que, posiblemente, coincidirían con las catalanas o las generales. De tal forma que, si se confirmara esta hoja de ruta, el PSOE-A y Susana Díaz habrían hecho, con este inesperado adelanto electoral, un pan como unas tortas. La hipótesis, también posible, de una alianza PSOE-PP conllevaría, a medio plazo, la desintegración del PSOE, algo que espanta en Ferraz.
¿Lo más positivo de todo? pues que el Parlamento de Andalucía dejará de ser un panteón y, por vez primera en muchas legislaturas, adquirirá vida propia, no apto para pensionados o funcionarios de los partidos que quedarán retratados en una cámara donde, necesariamente, se volverá a cultivar el arte de la política posible.


NOTAS DE CAMPAÑA



-Una campaña donde no se habla de programas, solo de sensaciones y promesas imposibles, solo conducirá a más desencanto y más frustración.

-Casi todos basan sus actos en el culto a la personalidad del líder. Las siglas, quemadas, se ocultan vergonzosamente tras las bambalinas.

-Todos empiezan la campaña por Almería. Les traiciona del subconsciente, porque da la sensación de que empiezan por lo más lejano y abandonado. Y un trámite menos.

-Claves para el hundimiento demoscópico del PP: un líder impuesto que no lo es y las ganas de ajustarle cuenta a Rajoy, tal y como pasó con ZP en 2011.

-Tiempo para arribistas y oportunistas que, nuevamente, se han “colado” en las nuevas formaciones como si acabaran de nacer en política.

- Nadie se explica como en los sondeos, mayoritariamente, la gente reconoce que Andalucía sigue estando mal o muy mal y la mayoría dice que va a votar al PSOE.

-Susana Diaz se ha encargado de pedir que  “ese”  alcalde, imputado y camino de la vista oral, “ni aparezca a mi lado” en el mitin del Cervantes.

-Tendría guasa que, de confirmarse las encuestas adversas para el PP en Almería, corriese peligro el escaño número cuatro de Javier Arenas.

-En el PP están contentísimos con el Fiscal Jefe de Almería por el atasco de Caso Auditorio, cuya reapertura aún no ha podido analizar la Sala de la Audiencia inicialmente prevista para el 17 de febrero pasado y que podría poner a Gabriel Amat en delicada situación política y judicial. “Ojalá y llegue la prescripción", le pidieron al Cristo de Medinaceli.

-Torpeza mayúscula la de ese alcalde, ultracatólico y de derechas, que ha denunciado a un tuitero por escribir - mal hecho- que el edil obligó a una colaboradora a abortar. Ahora se van a enterar del chisme en media España.

-Acusar al adversario de haber comprado el voto a un ciudadano nacido hace más de un siglo a cambio de un trabajo, es uno de los ridículos políticos  más espantosos que se han visto en el Levante. Cree el ladrón…

-Al PP y al PSOE de Almería parece que les preocupa más el control futuro de la Diputación que lo que suceda el 22M. Y es que la tendencia es la tendencia y todo por la pasta.

-Algunos de los futuros diputados por Almería no concluirán la Legislatura con el acta en su poder por cosas que hicieron mal en el pasado.