domingo, 7 de septiembre de 2014

LA PRESCRIPCIÓN, ESE BÁLSAMO

A92 IDEAL de Almería
7 de septiembre de 2014



Es un ungüento milagroso y se denomina "Prescripción". No está disponible en las farmacias, sino en determinadas sedes judiciales. Suele ser un producto caro, especialmente para el sufrido contribuyente. La RAE describe así su principio activo: "modo de extinguirse un derecho como consecuencia de su falta de ejercicio durante el tiempo establecido por la ley". Vamos, algo más que un genérico.
La poción mágica no está al alcance de la mayoría de ciudadanos justiciables. Solo se prescribe a una élite de pequeños ´dioses del universo´ político y económico, con notables patrimonios y para ello recurren a caros bufetes jurídicos. Difícilmente un abogado de oficio podría recetar a su (pobre) cliente una dosis de "Prescripción".  Un bálsamo, por tanto, exclusivo para poderosos.
Media España, con el ministro Cristóbal Montoro a la cabeza, parece que se han dado cuenta ahora -con Jordi Pujol pillado como un caganer - de que aquí se roba y se defrauda. Lo mismo que en ´Casablanca´, donde el cínico y corrupto comisario Louis Ranault, harto de trincar comisiones por permitir el juego ilegal en Rick´s Café, acaba proclamando aquello de "¡qué escándalo, que escándalo, aquí se juega!".
El Caso Pujol no es más corrupto que otros. Es más de lo mismo, pero a lo bestia. En la corrupción sureña el dinero robado está más repartido que la Lotería, especialmente en las barriadas de la red clientelar socialista. De Despeñaperros para arriba, el fruto del latrocinio, se oculta en paraísos fiscales, en un gesto de patriotismo sin precedentes. Aquí, de momento, solo el exconsejero Ángel Ojeda parece que ha usado el pasaporte a Luxemburgo, motivo por el que ha sido expulsado ipso facto del PSOE.
Pero volvamos a ese bálsamo llamado "Prescripción". Los fabricantes del producto solo pueden ser funcionarios de la Administración de Justicia, llámese jueces, fiscales, policías, secretarios o agentes judiciales. Solo ellos disponen de la fórmula magistral y en demasiadas ocasiones dispensan el producto amparados en el pretexto del colapso real y alarmante que padece nuestro sistema judicial. El garantismo jurídico que preside la actuación de los órganos jurisdiccionales, como debe ser por otra parte, suele ser el principio básico usado por abogados de los más cotizados bufetes, que acaban solicitando la nulidad de las actuaciones porque éste o aquel papel, ésta o aquella diligencia, no se aportó en fecha y forma al procedimiento. Así se explica que muchos corruptos (y corruptores) se marchen de rositas sin pisar siquiera un calabozo preventivo antes de declarar ante Su Señoría. Y, lo más irritante, con la dispensa social de la inocencia.

Bálsamo indálico

El problema es general en todo el país, pero también es cierto que en las circunscripciones judiciales pequeñas, este problema, se agrava con gran alarma e impotencia social, ante una ciudadanía acostumbrada al "aquí nunca les pasa nada". Almería es una de esas plazas.
Hace meses vengo levantando acta informativa del colapso, técnico y parece que también político, que determinados procedimientos padecen en los Juzgados almerieses. Ahí sigue la lista, ampliada, de los sumarios de nunca acabar, empezando por el simbólico de la Operación Poniente y sin fecha asignada para la vista oral. Después de la investigación iniciada en 2007, sobre los manejos de la derecha en El Ejido (amparada entonces por el PSOE), decenas de causas han sido abiertas en los tribunales almerienses con resultados poco visibles para la opinión pública. La lista es enorme y los más llamativos afectan a dirigentes políticos, instituciones por ellos manejadas y a hombres de negocios "raritos" vinculados en las sombras con gentes de la política. Y sigue el "aquí nunca les pasa nada".
La ecuación, a más poder más corrupción, también se sustancia en Almería. El PSOE, pero sobre todo el PP, son los partidos más afectados por esos sumarios eternos y sobre los que, de momento, tan solo la Fiscalía del TSJA ha dado el paso para dilucidar si las denunciadas dilaciones que conducen muchas veces a "recetar" la prescripción son casuales o causales en el Ministerio Público almeriense. El TSJA y el CGPJ, de momento, ni se han coscado ante la denuncia al respecto de AMAyT. Pero las evidencias son las evidencias y los procedimientos marchan a un ritmo desesperadamente lento que hacen temer que se puedan estar fabricando toneladas de bálsamo para los investigados por corrupción. Es cuanto menos curioso que algún sumario, como el "Caso Facturas 1" contra el PSOE, se haya instruido a tal velocidad que el magistrado parece que se ha olvidado de imputar a un vicepresidente del PP que ordenó pagos irregularmente, amén de tardar más de un año en denunciar los delitos. Porque esa es otra, si se fijan, los grandes procedimientos que afectan a la derecha van infinitamente más lentos que los que afectan a políticos de izquierdas en Almería. El "Caso Auditorio" de Roquetas está rulando por los juzgados desde ¡2003! No es una opinión, es una clamorosa evidencia que alguien, con toga decana, debiera explicar algún día.

¿Bálsamo para Góngora?

Revisando el sumario del "Caso Góngora", alcalde imputado de El Ejido, he hallado un ejemplo de ¿accidentes procesales? que podrían explicar que la fabricación del bálsamo no siempre está en manos de jueces o fiscales.
En el folio 245 de la causa, el Secretario Judicial, realiza una "Diligencia de constancia" para dar fe que el 17 de mayo de 2012 se encontró un escrito de la Agencia Tributaria de fecha 8 de febrero de 2012 "y que el mismo no constaba ni unido ni incorporado a los autos, al igual que no tiene el referido escrito anteriormente reseñado de la AT ningún sello de entrada conforme corresponde en derecho". Y deja también constancia que el citado documento "aparece en el negociado de la Sección penal de este Juzgado Mixto Nº 2 de El Ejido, en el negociado y en la mesa de la funcionaria encargada de la causa". ¡Dios mío, que despiste!
Recuérdese que, en su día, una juez sustituta archivó la causa contra Góngora, reabierta tras ordenarlo la Audiencia Provincial. Milagrosamente, esta vez, le duró poco el efecto balsámico al alcalde Góngora.



LA CUAJADERA

1.- Puertas giratorias

Mucho se habla de esa fórmula cuando la utilizan los políticos. Muy poco cuando la protagonizan jueces o fiscales. Esta semana supimos que el magistrado Jorge Muñoz Cortés, uno de los tres jueces que han legalizado recientemente El Algarrobico, pide excedencia en la Carrera y se incorpora al prestigioso bufete Martínez-Echevarría. No es el primer fichaje sonoro de este despacho que nació en Málaga, con delegación también en Almería. Hace años se incorporó al mismo el ex Fiscal de la AN Ignacio Gordillo.
Muñoz Cortés, que esta semana se ha despedido de sus compañeros del TSJA en Granada, se ocupará de grandes asuntos penales. Y a buen seguro que, algún sumario almeriense de calado, le tocará estudiar. Uno de los muchos clientes del mencionado bufete en Almería podría ser Israel Martínez, testaferro de Miguel Rifá e imputado, entre otros sumarios, en el macroproceso que se sigue desde hace más de un año en un juzgado almeriense y en el que el Servicio de Vigilancia Aduanera acusa a Rifá, entre otros muchos delitos, de haber defraudado a Hacienda más de 58 millones de euros.


2.- Rafael García Toledano

El magistrado Ponente de la sentencia que legalizó en el TSJA el hotel Algarrobico, junto a sus dos compañeros de Sección, han vuelto a ser querellados ante el TS por los grupos ecologistas anti hotel. Pero esta vez se aporta un dato relevante en la denuncia: García Toledano firmó un auto el 28 de octubre de 2010 totalmente contradictorio con lo expuesto ahora en la sentencia que legaliza la licencia y construcción. La ausencia de motivación de este cambio, según fuentes jurídicas, podría convertirse en el talón de Aquiles de esta denuncia que, con anterioridad, fue rechazada por altas instancias judiciales.

2.- Acantilados de Aguadulce

Es el Algarrobico del PP, de Gabriel Amat en concreto. Otro atentado grave al entorno natural de los almerienses. En este caso con decisiones del TSJA claras y nítidas en contra por su ilegalidad. ¿Cuando y cómo devolverá Amat a su estado natural los acantilados que ahora parecen una cantera? ¿Hay Justicia? ¿Funciona?

4.-Juan Enciso

El ex alcalde procesado en la OP, compareció esta semana en El Ejido ante el juez que investiga los delitos de su sustituto en la Alcaldía y en otro tiempo delfín político Paco Góngora. Enciso se ratificó en la denuncia y salió contento al conocer que Góngora "está bien trincado" por la imputación de delito fiscal. Y dijo que en su ánimo no está el espíritu de la venganza.

5.-Susana Díaz

La Presidenta y SG del PSOE-A , según fuentes muy cercanas, no entiende por qué su partido en Almería no ha movido un dedo en estos años para luchar, política, jurídica y judicialmente, contra la corrupción del PP de Amat en la provincia. ¡Bienvenida al club de los extrañados y sorprendidos Sra. Presidenta! 

domingo, 31 de agosto de 2014

SÁNCHEZ TERUEL, UN PROBLEMA

A92, IDEAL de Almería
31 de agosto de 2014


Nuevo pulso esta semana desde el socialismo almeriense "contra Sevilla". Esta vez meditado y planificado a conciencia y que ha encendido todas las luces rojas de alarma entre la agrupación provincial y la cúpula regional del PSOE-A. Todo ello en una singular y tensa relación latente desde que Susana Díaz llegó a la presidencia de la Junta y a la SG del partido. 
Esta vez no ha sido una polvorienta campaña local por no haber nombrado a Sánchez Teruel consejero. Tampoco la movilización por Adela Segura de alcaldes socialistas de la provincia contra los recortes de la Junta, a cuenta de los Agentes Locales de Promoción de Empleo (ALPES). Ni siquiera ha tenido que ver la prometida política de nombramientos de socialistas almerienses en el segundo nivel ejecutivo del gobierno, algo por cierto que no se ha materializado. Ni la "coladura" de Mari Carmen Ortíz a Sevilla como persona "de consenso" para ir en la lista de las europeas. No, esta vez ha sido un auténtico choque de trenes a cuenta de un asunto políticamente sensible y estratégico para Susana Díaz como es la apuesta política y jurídica por demoler el hotel Algarrobico.
La Agrupación del PSOE de la localidad de Carboneras es una de las pocas de la provincia que, de forma incondicional, está con el polémico secretario provincial José Luis Sánchez Teruel. Este dato lo avala la presencia de dos destacados militantes carboneros en el núcleo duro de gobierno del partido a nivel provincial. El Secretario de Ideas, Antonio Amérigo Fernández (uno de los siete sobrinos del alcalde impulsor del Algarrobico, Cristóbal Fernández,  hermano a su vez del SG de la agrupación local, portavoz socialista en el ayuntamiento de Carboneras y ejecutor material de la afrenta a Sevilla). Y también Ramón Soto Carrillo,  SG de las Juventudes Socialistas en la provincia y miembro de la ejecutiva municipal de Carboneras.

Tensiones y mas tensiones.

Las tensiones larvadas en el seno del partido provincial en estos meses, para muchos militantes, tienen a dos únicos responsables: Sánchez Teruel y Adela Segura, la número dos de facto. Ahí han quedado las recientes batallas por la CEM de Roquetas o los sistemáticos intentos de asalto a la agrupación local de la capital, batalla en la que la Secretaria de Política Municipal, Segura, se sigue empleando a fondo apoyada por Teruel y su guardia de corps, conocidos ya como los "adelos".
"José Luís se ha convertido en una mala fotocopia de Martín Soler - asegura un  veterano del partido que hasta hace poco ha apoyado a Teruel- que basa su efímero poder en la ausencia de diálogo y consenso, en el divide y vencerás, en marcar a buenos frente a malos, en apostar por el estás conmigo o estás contra mí. Así no se puede construir un partido y, por supuesto, ganar unas elecciones a la derecha". Y desde luego, añade por su lado una conocida militante en posiciones críticas, "lo que no se puede es estar obsesionado por su protagonismo personal, luchando por la foto, dando codazos, junto a Susana o Pedro Sánchez, para que no le quiten plano y no mover un solo dedo contra la corrupción del PP en Almería". Uno de los "politólogos" de cabecera del SG ha definido, ahora, en su blog a la agrupación del PSOE de Almería como "una selva". Y todos recuerdan que en los juzgados almerienses se tramitan varios sumarios por corrupción de la derecha y en ninguno se ha personado el PSOE. Tampoco se han hecho siquiera declaraciones de denuncia, como en el denominado "Caso Halsa" sobre presunta financiación irregular del PP.
Amén de las críticas internas por un más que discutido liderazgo, Sánchez Teruel, asesorado por su madrina política, la sigilosa y escurridiza senadora Fuensanta Coves, está obsesionado con las informaciones publicadas y que no son de su agrado. Hasta el punto que, imitando al líder de la derecha, es de los que no dudan en pedir que se levanten artículos veraces o "pedir cabezas" de periodistas incómodos.
Pero si existían dudas en Sevilla sobre el cuestionado liderazgo, esta semana han podido confirmar que Sánchez Teruel no solo no controla ni lidera el partido. Han constatando algo peor: podría ser cómplice directo, por acción u omisión, del pulso lanzado desde Carboneras contra Susana Díaz y el PSOE-A a cuenta del polémico hotel. Todo ello apoyado en las sombras por dos miembros de la Ejecutiva Regional propuestos en su día por él: Rogelio Mena y Rodrigo Haro, muy cercano este ultimo al ex alcalde de Carboneras con quien almorzaba el pasado viernes en un conocido restaurante de la localidad.

Teruel lo sabía todo

Y como fondo El Algarrobico, del que Teruel debe saber mucho en tanto fue colaborador directo de dos dirigentes claves en la historia, Martin Soler y la exconsejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, como jefe de gabinete. También les resultaba extraño a la dirección regional que los socialistas de Carboneras, tan unidos al líder provincial, no le hubiesen dado a conocer previamente el texto o líneas generales de la más que anunciada moción aprobada pidiendo el reinicio de las obras.  Una moción en la que, para rematar su crueldad política, "felicitan" a los tres magistrados del TSJA que declararon legal la licencia del hotel concedida en su día por Cristóbal Fernández. Al final, los propios dirigentes carboneros, han contado públicamente que informaron a la Presidenta la noche de feria de que Sánchez Teruel ha estado al cabo de la calle de todo.
La dirección regional tomó 24 horas para responder tibiamente al órdago lanzado desde Almería en un asunto políticamente sensible y en el que Susana Díaz se juega algo más que una mera decisión de gobierno. El Algarrobico se ha convertido en un símbolo de la lucha política del PSOE por la defensa de un enclave natural y ahí siguen, sin moverse "ni un milímetro" en palabras del dirigente regional Francisco Conejo.
Pero tanta tardanza en tomar decisiones contundentes sobre este nuevo pulso almeriense, para algunos, significa que el problema no se circunscribe solo a una agrupación rebelde y tradicionalmente respondona, que siempre defendió el hotel. El problema del PSOE-A en Almería es de más calado y tiene nombre y apellidos: José Luis Sánchez Teruel. Un político, que tras ser alcalde de Chirivel, siempre ocupó puestos discretos, de segunda fila, y sobre el que, además, pende una petición de imputación judicial de la Guardia Civil por el "Caso Marismas" en Sevilla, por sus gestión al frente de la DG de Regadíos con Martín Soler de consejero. Todo apunta a que si se llega a producir esa imputación judicial como aforado ante el TSJA, será un oportuno pretexto para que Sevilla aplique el bisturí en la organización socialista almeriense. Aunque hay quien no descarte que lo de esta semana haya precipitado los acontecimientos por venir.



LA CUAJADERA


Susana Díaz.

El pasado miércoles los socialistas que recibieron en Almería a la presidenta, como otras tantas veces, pudieron observar que su eterna y permanente sonrisa había desaparecido en gran medida. No era para menos. Esa misma tarde los despachos de agencia y las RRSS escupían la noticia sobre la moción aprobada por la mañana, en un pleno de tres horas, por el ayuntamiento de Carboneras. Una moción que reclamaba, entre otras cosas, la solicitud a la empresa promotora Azata del Sol para que continuase con las paralizadas obras del Hotel Algarrobico. Pero lo que a Susana Díaz le había nublado la sonrisa es que la moción había salido adelante exclusivamente con los votos del PSOE en la oposición, frente al equipo de gobierno de la derecha que se abstuvo.
La lideresa socialista pidió explicaciones al Secretario General del partido, Sánchez Teruel, que más que de Chirivel pareció de origen sueco. Las órdenes fueron muy concretas. Teruel quedaba encargado se sentarse frente a su leal agrupación de Carboneras y solicitar las oportunas explicaciones, haciendo cumplir de paso lo que marcan los estatutos del partido para estos supuestos de rebelión frente a decisiones de las más altas instancias del partido. De esta manera, la máxima dirigente del PSOE-A, dejaba en manos del responsable provincial del partido, en teoría quien debiera haber controlado con antelación la situación política generada, el inicio y aplicación de un procedimiento estatutario cuya conclusión es fácil presumir. 

Adela Segura

Cualquier gesto o movimiento de los máximos dirigentes políticos del socialismo almeriense es interpretado de inmediato por la militancia en clave de lucha y disensión interna. Es lo que ha sucedido esta semana con un almuerzo pretendidamente multitudinario convocado por la mano derecha de Sánchez Teruel, reunión que ha sido considerada como un movimiento más frente a la agrupación local de Almería. Dicen que Segura negó la mayor y contextualiza el encuentro en las jornadas feriales, hasta el punto que insistió hasta la saciedad para que acudiese a la misma la presidenta Susana Díaz que argumentó motivos de agenda para no acudir. "Una cortijada tipo Amat" la define un militante. Lo curioso es que, esa misma noche, Adela Segura no fue vista junto a la presidenta en la caseta de feria del PSOE.

domingo, 24 de agosto de 2014

LA ESCOPETA REGIONAL

A 92, IDEAL de Almería
Domingo 24 de agosto de 2014



Luis García Berlanga dirigió en 1978 "La escopeta nacional", la primera cinta de una memorable trilogía sobre la aristocrática y singular familia del Marqués de Leguineche. Un retrato crudo, divertido a rabiar y sobre todo ácido, de la clase empresarial y de la política del tardofranquismo.
La política cortijera en los cortijos ha sido y sigue siendo una práctica que algunos dirigentes han empleado desde tiempo inmemorial en Andalucía para abordar con cierta tranquilidad, entre buenos caldos y suculentos manjares de campo, asuntos alejados de los focos de la publicidad y las miradas incontroladas de los periodistas.
Los negocios adjudicados a medida, el oscuro dinero de las comisiones, incluso asuntos de alcoba, fueron ingredientes que siempre confluyeron en esos escenarios camperos de fin de semana, donde gentes de todo pelaje político y condición se reunían en franca camaradería.
En Sevilla, sin ir más lejos, durante años, ha sido la comidilla en ciertos cenáculos las andanzas de un destacado gobernante socialista- actualmente en el candelero- muy aficionado a las monterías, como personaje habitual de esos aquelarres de zurrón y escopeta. Se ha contado, sin que lógicamente se pudiese demostrar nunca, una anécdota que en manos de Berlanga hubiese hecho las delicias de los espectadores de sus películas.
Era invierno, hacía frío, y uno de los participantes en la montería pidió que le prestasen un abrigo para salir al puesto asignado. Cuentan los que saben de estos temas que existe un código no escrito en estas actividades donde la propiedad privada desaparece. Todo se comparte sin mayor problema, menos el arma -y la amante-. Eso parece que es ley en las monterías. Fue cuando alguien le sugirió que cogiese un chaquetón colgado en una de las perchas de las amplias dependencias del lujoso cortijo. Pero cual no sería la sorpresa del friolero cazador cuando, una vez en el puesto, notó algo abultado en el bolsillo izquierdo de la prenda, junto al corazón. Metió la mano y encontró un enorme fajo de billetes grandes y de curso legal. No sabía quien era el propietario del anorak, pero al final de la jornada, invadido por la curiosidad, comprobó que el dueño de la prenda era el dirigente político socialista. A esa persona sorprendida por el hallazgo, que luego contaría discretamente la extraña anécdota y por eso trascendió, no le pasaría desapercibida la gran amistad entre el político del abrigo, con mando en plaza entonces en la Junta, con el empresario dueño del cortijo y del coto de caza, a quien le facilitó numerosos negocios en la época gloriosa de las vacas gordas y del descontrol presupuestario.
Yo mismo he sido testigo, en otros cortijos andaluces, de como a principios de la primera década del siglo, se congregaban empresarios y políticos de derechas o de izquierdas, en encuentros supuestamente "gastronómicos" y de relaciones públicas, donde lo que menos importaba eran las viandas y los caros vinos a degustar. Pero ostensibles "apartes" vaticinaban operaciones económicas que, meses más tarde, se materializaban en los boletines oficiales. O, transcurridos muchos años después, en los papeles sumariales de la jueza Mercedes Alaya.

Amat y su cortijo.

Esta semana, un cortijo, propiedad del político más rico de la derecha almeriense, ha vuelto a la escena informativa. En secreto o, por lo menos con la mayor discreción, Gabriel Amat, alcalde de Roquetas, presidente de la Diputación y del PP de Almería, ha logrado reunir en su cortijo particular a un puñado de empresarios entorno a la figura del nuevo líder regional del PP andaluz, Juanma Moreno Bonilla. Contó el viernes en este periódico  el corresponsal de IDEAL en Roquetas, Julio Valdivia, que "el encuentro fue organizado de forma discreta por parte de Amat (...) Al mismo asistieron comerciantes, hosteleros, armadores del sector pesquero, empresarios agrícolas y representantes de asociaciones de mayores y mujeres, así como de Cruz Roja y Cáritas". Ni que decir tiene que los asistentes le plantearon al jefe de filas del PP andaluz los grandes y eternos problemas que padece la economía del lugar en materia de comunicaciones, el turismo, el cierre temprano del Aeropuerto o el "todo incluido" que algunos ya traducen como el turismo del mileurismo o lo que antiguamente se llamó "turismo de mochila y alpargata".
Desde luego en esta reunión cortijera lo que más tranquiliza es el aval de dos oenegés de prestigio como Cáritas y Cruz Roja, seguramente como observadores independientes, para dar fe de que nada oscuro se tramó en el encuentro campero de Roquetas.
Pero el asunto tiene su vertiente política, sin duda. Y afecta de lleno a la imagen de Moreno Bonilla, que acaba de estrenar Director de Comunicación - Dircom- y al que innecesariamente se le ha metido de hoz y coz en el cortijo particular de Amat. Esa es la clave política de este asunto en un dirigente que tiene la boca seca de clamar por la transparencia en la acción política de los adversarios. ¿Se puede pedir transparencia cuando se protagonizan reuniones en cortijos privados para abordar asuntos que interesan al conjunto de la sociedad?. Bonilla, por lo que parece, ha sido políticamente secuestrado en Almería por Amat, "el hermano mayor" de Javier Arenas, un hecho que debiera interpretarse en clave interna popular donde parece que se afilan las navajas -o se municionan las escopetas- a la hora de la irremediable sucesión del veterano dueño del cortijo del PP almeriense.
A todo esto, Bonilla, se ha comprometido a buzonear propuestas de solución a los problemas en el Parlamento de Andalucía o ante el Ministerio de Fomento. Pero ha seguido callado a la hora de opinar sobre la imputación del segundo alcalde más importante de la provincia, Paco Góngora en El Ejido por supuestos delitos fiscales, o por la petición de imputación de Fiscalía del propio Amat en el caso La Fabriquilla. Allá Moreno Bonilla con su estrategia política en Almería, pero debiera saber que el PSOE-A ha decretado su acoso y derribo. Que el jefe de filas del socialismo almeriense, Sánchez Teruel, se haya limitado a llamarle "señorito" en Twitter -un nivelazo en la critica política- no le eximirá de la sal gruesa que le tiene preparada Susana Díaz y su partido en la reentré política de septiembre.


LA CUAJADERA

Turismo en Roquetas

Unidades móviles de TV en directo, crónicas radiofónicas, artículos en prensa, despachos de agencia, videos caseros con baños como zahúrdas... En solo dos días, un hotel, un solo hotel, se ha cargado la millonaria inversión publicitaria que Gabriel Amat ha destinado en los últimos dos años a la promoción turística de Roquetas de Mar. Como hay imágenes que valen más que millones de palabras, la rebelión de la clientela del Hotel Bellavista Mar, propiedad del socio de la familia Amat, Miguel Rifá y gestionado por Vita Hotels- con su presidente en prisión-, ha echado por tierra la imagen turística de la localidad, esa misma que, a buen precio, han cantado en estos meses ilustres comunicadores de este país. Y no solo este puntual incidente. El malestar del comercio roquetero, denunciando las consecuencias del "todo incluido", ha puesto sobre el tapete algo más grave: que la política turística en Roquetas del equipo de Amat la ha convertido en un destino turístico de baja calidad, cuyos resultados para el sector pueden ser aterradores y demoledores a medio y largo plazo.

Inspectores que no inspeccionan

A todo esto, el conflicto del Bellavista Mar, también ha dejado en evidencia en materia turística la política inspectora de la Junta de Andalucía en Almería. Que solo tras la algarada de los clientes apareciesen los inspectores de Turismo, levanta sospechas y genera interrogantes. Por ejemplo ésta: ¿Está participando el consejero de Turismo, Rafael Rodríguez (IU), de la tradicional omertá reinante en el bipartidismo almeriense para no haber actuado antes desde su delegación?

Periodismo incómodo.

A Gabriel Amat no le gusta el periodismo que no controla. O sea, el periodismo que no puede someter a control a cambio de las inversiones publicitarias en medios con dinero de todos. Esta semana vetó en una convocatoria con Moreno Bonilla al diario IDEAL y, con menos vergüenza política que un gato en una matanza, lo justificó con estas palabras:  "Puede que no la recibieran (la invitación) o puede que no les gustara recibirla y han dicho que no la habrían recibido". Y encima mentirosos, le dijo el cazo a la sartén.


domingo, 17 de agosto de 2014

LA PIRÁMIDE DE LA SUBVERSIÓN

A92, Ideal de Almería
Domingo 17 de agosto de 2014


La exposición razonada que la Jueza Mercedes Alaya ha elevado al Tribunal Supremo para justificar la propuesta de imputación de dos ex presidentes de la Junta y siete miembros destacados de sus respectivos gobiernos - una de ellas Mar Moreno, Presidenta del Parlamento en su día- es una crónica política en toda regla, se mire por donde se mire.
Sustentada, eso sí, en un aporte documental en forma de instrucción sumarial, pero una crónica acerada que desde hace tres años largos la popular magistrada del trolley viene tejiendo y destejiendo, despacito y con buena letra, desde que en uno de sus primeros autos habló de la pirámide. Una gran pirámide, según su criterio, a cuya cúpula ha logrado, por fin, preimputar.
El informe razonado de la juez, cuya filtración a los medios ha causado como es lógico gran malestar entre los aforados afectados, es demoledor desde el punto de vista político. Ya veremos si también en el resultado final de la mano de la Sala Segunda del TS.
Es posiblemente el documento más destructivo que se haya redactado jamás sobre las última décadas de gobiernos socialistas en Andalucía, en este caso la que va desde el 2000 al 2012. El argumentario no es nuevo, pero por vez primera, negro sobre blanco, una autoridad judicial escribe que la cúpula del socialismo que ha gobernado la Junta de Andalucía, diseñó un plan - las transferencias de financiación- encaminado a regar una extensa red clientelar que va desde el Cabo de Gata hasta Ayamonte, pasando por Santa Elena (Jaén) y que “habría supuesto la ilegal aplicación de fondos públicos por importe de 855 millones de euros”.  Siempre, asegura la juez, para favorecer los intereses políticos del PSOE-A y sus compañeros de viaje, como las dos grandes centrales sindicales UGT y CCOO. Asevera que difícilmente a los ex presidentes Chaves y Griñán, este último además como responsable de Hacienda, les podía pasar inadvertido el procedimiento empleado ilegalmente, "una auténtica subversión del ordenamiento jurídico" expresa gráficamente en su relato, y les acusa de “eludir el procedimiento legalmente previsto para el otorgamiento de subvenciones, los  controles de la Intervención y facilitar una clara y palmaria discrecionalidad en el uso de los fondos públicos".
A partir de ahora, todas las miradas se concentrarán en el Supremo, la máxima instancia judicial del Estado, a donde acaba de recalar la traca más ruidosa, por su alto voltaje político, del caso de los Eres.
Pero que nadie se llame a engaño y menos quiénes, en do menor, se han hartado de reclamar en estos meses desde el PSOE que Alaya se deshiciera, para enviarla al Supremo, de la parte más política del abultado sumario que reúne, además de estos nueve aforados, a 192 imputados de segundo y tercer nivel. El frú frú de las togas continuará.

Otros frentes judiciales.

El socialismo andaluz tiene otros frentes judiciales abiertos tanto o más escandalosos y peliagudos que el de los Eres. Asistimos desde hace meses a una encadenada explosión de escándalos, todos judicializados, y muchos de ellos en manos de magistrados a los que difícilmente se podrá desacreditar como se ha hecho con Alaya. Como denominador común a todos los sumarios, los fondos públicos, empleados sin control y con una arbitrariedad que llena de espanto a cualquier observador imparcial.
Conviene recordar, no obstante, que la corrupción sistémica instalada desde hace años en las estructuras políticas de la Junta, tiene poco que ver con otro tipo de corrupciones que se han dado en otros lugares de la geografía española. Aquí, salvo el caso del exconsejero Ángel Ojeda por lo que se ha visto hasta ahora, ningún socialista de primer nivel - que se sepa- ha atesorado patrimonio y riquezas en cuentas de paraísos fiscales. En Andalucía, siguiendo la estela del barquero de Cantillana, el dinero ha estado más repartido que la Lotería. Eso sí, por lo que parece siempre a los afortunados amigos del poder socialista o, más exactamente, a aquellos que han garantizado durante años un engrase social y electoral de reiteradas y sucesivas victorias.
Tras el caso Eres, y por orden de trascendencia, encontramos el de los fondos de la Formación que se sigue investigado en numerosos juzgados y con derivadas como la Operación Oscar donde ha sido detenido Ojeda Avilés que, hace 27 años, llegó a ser miembro del gobierno andaluz. En este capítulo de la formación salen salpicados los agentes sociales, patronal y sindicatos, perceptores de miles de millones durante años en los acuerdos de Concertación Social. También se investiga el Caso Invercaria, una empresa pública en la que parece que el descontrol del dinero del presupuesto ha sido más que evidente. Y de este caso aún sabemos la mitad de la mitad. Capítulo aparte merece el sindicato "hermano" UGT cuya cúpula regional ha saltado ya por los aires de las imputaciones. En otro juzgado sevillano se investiga el denominado Caso Marismas, poco conocido aún, otro asunto donde parece que se han manejado, con demasiada alegría y sin control, fondos europeos para la mejora de regadíos en el bajo Guadalquivir. De momento la policía judicial de la Guardia Civil ya ha propuesto la imputación de una docena de personas, entre ellas el hoy Secretario General del PSOE de Almería y diputado autonómico José Luis Sánchez Teruel. A estos macro sumarios hay que añadir el del caso Bahía Competitiva y obras fantasmas en Cádiz. El de los discapacitados en Granada. Los Astilleros de Huelva, los avales de IDEA, la UTEDLT y otros sumarios de menor calado político pero que también revelan la ausencia de gestión y, sobre todo, el gran descontrol y discrecionalidad en el uso de fondos públicos en la Andalucía Imparable de la etapa de Manuel Chaves.
Con la Junta de Andalucía convertida en un juzgado de guardia, donde cientos de funcionarios no hacen otra cosa desde hace meses que trabajar para aportar papeles que demanda la Justicia, el PSOE está sometido a una presión y a un acorralamiento nunca antes visto. Un reto en el que Susana Díaz se juega casi todo. En el PP, su flamante líder, Moreno Bonilla sino sabe aprovechar esta oportunidad es que definitivamente no vale para la misión que la historia le ha encomendado al frente de la derecha andaluza. Los socios de IU se debaten en si romper el pacto de gobierno y pasar a la ofensiva, como en los viejos tiempos, o dejarse comer el terreno por Podemos. Algunos ya han llegado a la conclusión de que pisar tanta moqueta corre el riego de convertirles en miembros de pleno derecho de "la casta". Un adelanto electoral  se baraja seriamente como hipótesis del borrón, cuenta nueva y sálvese quien pueda.


LA CUAJADERA


1.- Juzgado exprés

Semana y media después de que la Guardia Civil se presentase por orden el juzgado Nº 2 de Almería en los estudios de Indalo TV, reclamando copia de un programa emitido sobre la corrupción en Almería, nadie sabe de quién ha partido la iniciativa de denunciar el contenido de la emisión. Ni siquiera lo saben el director del programa, el abogado y militante socialista Antonio Ruano, ni uno de los contertulios mencionados en el oficio judicial, el colaborador de AMAyT Luis Montoya Palencia. La decisión del juez, tomada tan solo cuatro días después de la emisión del programa, han convertido a ese órgano jurisdiccional en una especie de "juzgado exprés" que contrasta con la lentitud que padecen infinidad de causas abiertas en ese y en otros juzgados de Almería. A falta de conocer quien es el denunciante, todo apunta al hecho de querer intimidar a dicho canal de TV y en concreto al programa de Ruano que, en ese mismo espacio investigado, prometió volver a hablar en septiembre sobre corrupción política en Almería.

2.- La rebelión carbonera

La agrupación socialista de Carboneras está abiertamente enfrentada a la dirección regional del PSOE en relación con el Algarrobico. La reciente concentración ante el hotel esta semana, reveló que fue secundada fundamentalmente por militantes socialistas al frente de los cuales se situó el portavoz municipal socialista José Luis Amérigo. Este no se recató en criticar abiertamente al actual gobierno municipal por no haber plantado cara a la Junta de Andalucía por ejercer el derecho de retracto.


3.- Y el silencio del PSOE

Pero lo que más sorprende en Sevilla es el silencio que viene manteniendo el SG del PSOE almeriense, Sánchez Teruel, a propósito del desgaste al que se está sometiendo a la presidenta Susana Díaz a cuenta de su posición favorable al derribo del hotel. Como un fantasma del pasado vuelven a la memoria de muchos socialistas aquellas otras declaraciones de Diego Asensio que acusó y denunció al entonces presidente de la Junta, Pepe Griñán, de perjudicar los intereses de los almerienses. Unas palabras, por cierto, que el PP convirtió en spot electoral y ganó las elecciones.







domingo, 10 de agosto de 2014

LA POLÍTICA, LAS TOGAS Y EL ALGARROBICO

A 92, Ideal de Almería
10 de agosto de 2014


El Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, no solo está en abierta oposición contra el hotel Algarrobico sino que "ha animado a Susana Díaz a seguir hasta el final en su ofensiva jurídica y política a favor de la demolición del edificio". Así lo aseguran fuentes socialistas que dicen conocer "muy de cerca" la posición del nuevo líder socialista que en estos días veranea en la costa levantina almeriense.
El gobierno de Díaz no dará, por tanto, ni un paso atrás y tras la extraña y polémica sentencia de la Sección Tercera de la Sala del Contencioso-Administrativo de Granada, legalizando la licencia otorgada en su día por el indultado alcalde socialista de Carboneras, ha decidido dar el paso definitivo para ejercer el derecho de retracto y recuperar la propiedad pública de los terrenos donde se asienta tan polémica como horrenda construcción.
La consejera de Medio Ambiente, la cordobesa María Jesús Serrano, ha anunciado la fecha del 12 de septiembre próximo como la formalización de los trámites para la recuperación de la propiedad por parte de la Junta.
Pero Serrano, además de fijar fecha para el inicio de un viaje sin retorno en la fase final del conflicto, ha anunciado algo políticamente importante. La apertura de una investigación para analizar las circunstancias que rodearon  la concesión de una ayuda de 2,7 millones de euros en 2002, con Chaves de presidente y la parlamentaria almeriense Fuensanta Coves de consejera de Medio Ambiente, como parte de un plan de desarrollo sostenible del Levante.
"Estamos ante un nuevo tiempo -ha dicho María Jesús Serrano- y eso corresponde a decisiones del pasado, pero si hay que depurar responsabilidades se van a depurar, no les quepa duda, ya que hay tolerancia cero ante cualquier atisbo de corrupción o acción mal ejecutada" ha dicho la consejera, trasladando así a la opinión pública respuesta a una de las muchas preguntas que concurren entorno a este desaguisado político, administrativo y urbanístico del protegido litoral andaluz.
La firme posición del gobierno y su presidenta, además de Secretaria General del PSOE-A, no ha sido entendida ni aceptada por la agrupación socialista de Carboneras y, en cierta medida, tampoco por algunos de los dirigentes provinciales del partido que se han puesto de perfil, sospechosamente silenciosos, en cuanto ha comenzado el tiroteo de las grandes decisiones de la Junta a favor del derribo.
El PSOE de Carboneras, agrupación controlada en sus puestos claves por la extensa familia del exalcalde socialista Cristóbal Fernández, con alguno de sus miembros con cargo políticamente destacado en la dirección provincial, no solo se oponen abierta y públicamente a la postura gubernamental y del partido, sino que han impulsado la petición de un pleno extraordinario del Ayuntamiento para solicitar el reinicio de las obras, basándose en la última sentencia favorable dictada por los magistrados del TSJA. Parece que les ha importando poco lo dicho por el TS y lo que aún tenga por determinar.
Históricamente, en la dirección regional del PSOE en Sevilla, siempre sostuvieron como justificación que la actitud del socialismo carbonero y gran parte del almeriense favorable al hotel, obedecía a razones estratégicas electorales frente a los adversarios de la derecha. Sin embargo, puestas como se han puesto las cosas, hay quien empieza a dudar y a no entender la virulenta contraofensiva y, mucho menos, que algunos hayan caído en la tentación de desacreditar políticamente a la máxima líder del partido en la comunidad en los ruidos telefónicos y de redes sociales de estos últimos días. Y se entiende mucho menos cuando, por activa y por pasiva, se les ha hecho llegar que el ejecutivo de Susana Díaz tiene un "plan B" para la creación de "muchos más empleos que los que generaría la apertura del hotel, pero dentro de un plan de acción verde y sostenible, acorde con lo que se desea para el Parque Natural" según me asegura la consejera Serrano. De igual forma que, para los defensores del hotel abierto, que utilizan el drama del paro en Carboneras para justificar su numantina posición, ha caído en saco roto en anuncio de inversión de unos 200 millones de Endesa en la central ubicada en su término y que generará antes de fin de año unos 500 nuevos puestos de trabajo, según la titular de Medio Ambiente.

Las togas

Pero si enrevesado está el asunto en los ámbitos políticos, mucho más complicado parece estar en los judiciales. La sorprendente sentencia de los jueces de la Sección Tercera, de la que fue ponente el magistrado Rafael Toledano Cantero, apoyado por sus compañeros  María Torres Donaire y Jorge Rafael Muñoz Cortés, ha levantado todas las alarmas y recelos entre los movimientos ecologistas y ante quienes se han acercado jurídicamente en estos años al proceso de El Algarrobico.
Fuentes conocedoras del procedimiento aseguran que la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Sala del Contencioso-Administrativo del TSJA, en un 70% está dedicada a desmontar y "machacar" la resolución que en su día dictó el magistrado almeriense Jesús Rivera, usando términos contra él para descalificarle como "incoherente", algo nunca visto en una resolución judicial de este tipo. Rivera es actualmente miembro de la Sección Primera de citada Sala, la misma Sección a la que, por cierto, le habría correspondido entender sobre estos recursos y que, por unas complejas decisiones de reparto sobre la competencia en materia medioambiental, acabó recalando en la Sección Tercera.
Esta circunstancia, mientras puedan llegar explicaciones lógicas y definitivas desde el Supremo unificando doctrina, quizás expliquen las dos resoluciones favorables al hotel de la Sección Tercera en contra de las otras anteriores emanadas en estos años desde el juzgado de Almería, las cuatro de la Audiencia Nacional y tres desde el propio Tribunal Supremo. (Este último avalando en gran medida en 2008 la argumentación jurídica del juez Rivera, el primero que paralizó la obra desde Almería). 
Ello provoca que más de uno y más de dos juristas se pregunten si, en el fondo de esta llamativa discrepancia con importantes repercusiones medioambientales, políticas, económicas y administrativas en el Cabo de Gata, podríamos encontrarnos algún tipo de disputa interna entre magistrados de la misma Sala y entre dos Secciones distintas. Si ello fuese cierto desde luego estaríamos ante un hecho bastante insólito, por usar un término suave. 
En todo caso el tiempo será el que determine lo que pueda haber ocurrido con el asunto de El Algarrobico en el TSJA de Granada, en tanto que deberá ser el Tribunal Supremo el que tenga la última palabra y el que determine, unificando criterios y doctrina, si han existido o no "ajustes de cuentas jurídicas o personales" entre ilustres togas, a la vista de decisiones judiciales tan contradictorias.  Unas resoluciones que, como se ha visto, han levantado una excepcional alarma política y social.
Finalmente un dato curioso: la Sección Tercera mencionada tiene fama de acumular en su historial numerosos reveses en casación desde el Tribunal Supremo. Veremos que pasa ahora con El Algarrobico.




LA CUAJADERA



Fuensanta Coves

La parlamentaria por Almería y senadora socialista, durante ocho años Consejera de Medio Ambiente de la Junta - 2000/2008-, es uno de esos testimonios que se echa de menos en estos días a cuenta de la polémica historia de El Algarrobico sobre la que todos reclaman una decente explicación política y administrativa. Su testimonio sería especialmente válido para corroborar de que forma se gestionó durante esos años el polémico proyecto, visto desde la consejería encargada de velar por el medio ambiente andaluz. Si Coves hablase seguramente explicaría con detalle el poder político, por encima del propio gobierno de la Junta, ejercido en esos años por el entonces Secretario General del PSOE de Almería, Martín Soler, apoyando el proyecto. Por cierto que Soler estuvo a punto de ser nombrado en el año 2000 titular de Medio Ambiente, pero su candidatura quedó descartada in extremis al necesitar Chaves el nombre de una mujer para equilibrar la paridad. Fue cuando el propio Soler propuso el de Coves, profesora universitaria de Almería que, de momento, no ha abierto la boca para opinar sobre los últimos avatares del hotel.


Antonio Amérigo

"El hotel lo veremos abierto más pronto que tarde". Con esta lapidaria frase, escrita en su muro de Facebook, el carbonero, Secretario de Ideas de la Comisión Ejecutiva Provincial del PSOE y responsable del "Laboratorio de Ideas José Luis Cruz Amario", respondía esta semana al anuncio de la Junta de Andalucía de ejercer el derecho de retracto sobre los terrenos del Algarrobico.
Al mismo tiempo Amérigo cambiaba la foto de su perfil por una del hotel donde podía leerse sobreimpreso "Hotel legal".


Misterio sin resolver

Cuatro días, cuatro, ha tardado el juzgado Nº 2 de Almería - el mismo que lleva meses investigando, entre otros, el Caso HALSA- en abrir diligencias para investigar el contenido de un programa de Tv sobre las tramas de corrupción en Almería. Ha sido tanta la celeridad de Su Señoría en ordenar indagaciones a la Guardia Civil que los afectados desconocen la autoría del denunciante, sospechando que puede haber partido desde el PP o bien desde algún magistrado mencionado en el programa. Muy pronto se sabrá el cómo y el por qué.
é﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽tetar su posicial". De igual formaabajo, segun la titular de Medio Ambiente.para los defensores, que utlizan el drama