domingo, 17 de agosto de 2014

LA PIRÁMIDE DE LA SUBVERSIÓN

A92, Ideal de Almería
Domingo 17 de agosto de 2014


La exposición razonada que la Jueza Mercedes Alaya ha elevado al Tribunal Supremo para justificar la propuesta de imputación de dos ex presidentes de la Junta y siete miembros destacados de sus respectivos gobiernos - una de ellas Mar Moreno, Presidenta del Parlamento en su día- es una crónica política en toda regla, se mire por donde se mire.
Sustentada, eso sí, en un aporte documental en forma de instrucción sumarial, pero una crónica acerada que desde hace tres años largos la popular magistrada del trolley viene tejiendo y destejiendo, despacito y con buena letra, desde que en uno de sus primeros autos habló de la pirámide. Una gran pirámide, según su criterio, a cuya cúpula ha logrado, por fin, preimputar.
El informe razonado de la juez, cuya filtración a los medios ha causado como es lógico gran malestar entre los aforados afectados, es demoledor desde el punto de vista político. Ya veremos si también en el resultado final de la mano de la Sala Segunda del TS.
Es posiblemente el documento más destructivo que se haya redactado jamás sobre las última décadas de gobiernos socialistas en Andalucía, en este caso la que va desde el 2000 al 2012. El argumentario no es nuevo, pero por vez primera, negro sobre blanco, una autoridad judicial escribe que la cúpula del socialismo que ha gobernado la Junta de Andalucía, diseñó un plan - las transferencias de financiación- encaminado a regar una extensa red clientelar que va desde el Cabo de Gata hasta Ayamonte, pasando por Santa Elena (Jaén) y que “habría supuesto la ilegal aplicación de fondos públicos por importe de 855 millones de euros”.  Siempre, asegura la juez, para favorecer los intereses políticos del PSOE-A y sus compañeros de viaje, como las dos grandes centrales sindicales UGT y CCOO. Asevera que difícilmente a los ex presidentes Chaves y Griñán, este último además como responsable de Hacienda, les podía pasar inadvertido el procedimiento empleado ilegalmente, "una auténtica subversión del ordenamiento jurídico" expresa gráficamente en su relato, y les acusa de “eludir el procedimiento legalmente previsto para el otorgamiento de subvenciones, los  controles de la Intervención y facilitar una clara y palmaria discrecionalidad en el uso de los fondos públicos".
A partir de ahora, todas las miradas se concentrarán en el Supremo, la máxima instancia judicial del Estado, a donde acaba de recalar la traca más ruidosa, por su alto voltaje político, del caso de los Eres.
Pero que nadie se llame a engaño y menos quiénes, en do menor, se han hartado de reclamar en estos meses desde el PSOE que Alaya se deshiciera, para enviarla al Supremo, de la parte más política del abultado sumario que reúne, además de estos nueve aforados, a 192 imputados de segundo y tercer nivel. El frú frú de las togas continuará.

Otros frentes judiciales.

El socialismo andaluz tiene otros frentes judiciales abiertos tanto o más escandalosos y peliagudos que el de los Eres. Asistimos desde hace meses a una encadenada explosión de escándalos, todos judicializados, y muchos de ellos en manos de magistrados a los que difícilmente se podrá desacreditar como se ha hecho con Alaya. Como denominador común a todos los sumarios, los fondos públicos, empleados sin control y con una arbitrariedad que llena de espanto a cualquier observador imparcial.
Conviene recordar, no obstante, que la corrupción sistémica instalada desde hace años en las estructuras políticas de la Junta, tiene poco que ver con otro tipo de corrupciones que se han dado en otros lugares de la geografía española. Aquí, salvo el caso del exconsejero Ángel Ojeda por lo que se ha visto hasta ahora, ningún socialista de primer nivel - que se sepa- ha atesorado patrimonio y riquezas en cuentas de paraísos fiscales. En Andalucía, siguiendo la estela del barquero de Cantillana, el dinero ha estado más repartido que la Lotería. Eso sí, por lo que parece siempre a los afortunados amigos del poder socialista o, más exactamente, a aquellos que han garantizado durante años un engrase social y electoral de reiteradas y sucesivas victorias.
Tras el caso Eres, y por orden de trascendencia, encontramos el de los fondos de la Formación que se sigue investigado en numerosos juzgados y con derivadas como la Operación Oscar donde ha sido detenido Ojeda Avilés que, hace 27 años, llegó a ser miembro del gobierno andaluz. En este capítulo de la formación salen salpicados los agentes sociales, patronal y sindicatos, perceptores de miles de millones durante años en los acuerdos de Concertación Social. También se investiga el Caso Invercaria, una empresa pública en la que parece que el descontrol del dinero del presupuesto ha sido más que evidente. Y de este caso aún sabemos la mitad de la mitad. Capítulo aparte merece el sindicato "hermano" UGT cuya cúpula regional ha saltado ya por los aires de las imputaciones. En otro juzgado sevillano se investiga el denominado Caso Marismas, poco conocido aún, otro asunto donde parece que se han manejado, con demasiada alegría y sin control, fondos europeos para la mejora de regadíos en el bajo Guadalquivir. De momento la policía judicial de la Guardia Civil ya ha propuesto la imputación de una docena de personas, entre ellas el hoy Secretario General del PSOE de Almería y diputado autonómico José Luis Sánchez Teruel. A estos macro sumarios hay que añadir el del caso Bahía Competitiva y obras fantasmas en Cádiz. El de los discapacitados en Granada. Los Astilleros de Huelva, los avales de IDEA, la UTEDLT y otros sumarios de menor calado político pero que también revelan la ausencia de gestión y, sobre todo, el gran descontrol y discrecionalidad en el uso de fondos públicos en la Andalucía Imparable de la etapa de Manuel Chaves.
Con la Junta de Andalucía convertida en un juzgado de guardia, donde cientos de funcionarios no hacen otra cosa desde hace meses que trabajar para aportar papeles que demanda la Justicia, el PSOE está sometido a una presión y a un acorralamiento nunca antes visto. Un reto en el que Susana Díaz se juega casi todo. En el PP, su flamante líder, Moreno Bonilla sino sabe aprovechar esta oportunidad es que definitivamente no vale para la misión que la historia le ha encomendado al frente de la derecha andaluza. Los socios de IU se debaten en si romper el pacto de gobierno y pasar a la ofensiva, como en los viejos tiempos, o dejarse comer el terreno por Podemos. Algunos ya han llegado a la conclusión de que pisar tanta moqueta corre el riego de convertirles en miembros de pleno derecho de "la casta". Un adelanto electoral  se baraja seriamente como hipótesis del borrón, cuenta nueva y sálvese quien pueda.


LA CUAJADERA


1.- Juzgado exprés

Semana y media después de que la Guardia Civil se presentase por orden el juzgado Nº 2 de Almería en los estudios de Indalo TV, reclamando copia de un programa emitido sobre la corrupción en Almería, nadie sabe de quién ha partido la iniciativa de denunciar el contenido de la emisión. Ni siquiera lo saben el director del programa, el abogado y militante socialista Antonio Ruano, ni uno de los contertulios mencionados en el oficio judicial, el colaborador de AMAyT Luis Montoya Palencia. La decisión del juez, tomada tan solo cuatro días después de la emisión del programa, han convertido a ese órgano jurisdiccional en una especie de "juzgado exprés" que contrasta con la lentitud que padecen infinidad de causas abiertas en ese y en otros juzgados de Almería. A falta de conocer quien es el denunciante, todo apunta al hecho de querer intimidar a dicho canal de TV y en concreto al programa de Ruano que, en ese mismo espacio investigado, prometió volver a hablar en septiembre sobre corrupción política en Almería.

2.- La rebelión carbonera

La agrupación socialista de Carboneras está abiertamente enfrentada a la dirección regional del PSOE en relación con el Algarrobico. La reciente concentración ante el hotel esta semana, reveló que fue secundada fundamentalmente por militantes socialistas al frente de los cuales se situó el portavoz municipal socialista José Luis Amérigo. Este no se recató en criticar abiertamente al actual gobierno municipal por no haber plantado cara a la Junta de Andalucía por ejercer el derecho de retracto.


3.- Y el silencio del PSOE

Pero lo que más sorprende en Sevilla es el silencio que viene manteniendo el SG del PSOE almeriense, Sánchez Teruel, a propósito del desgaste al que se está sometiendo a la presidenta Susana Díaz a cuenta de su posición favorable al derribo del hotel. Como un fantasma del pasado vuelven a la memoria de muchos socialistas aquellas otras declaraciones de Diego Asensio que acusó y denunció al entonces presidente de la Junta, Pepe Griñán, de perjudicar los intereses de los almerienses. Unas palabras, por cierto, que el PP convirtió en spot electoral y ganó las elecciones.







domingo, 10 de agosto de 2014

LA POLÍTICA, LAS TOGAS Y EL ALGARROBICO

A 92, Ideal de Almería
10 de agosto de 2014


El Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, no solo está en abierta oposición contra el hotel Algarrobico sino que "ha animado a Susana Díaz a seguir hasta el final en su ofensiva jurídica y política a favor de la demolición del edificio". Así lo aseguran fuentes socialistas que dicen conocer "muy de cerca" la posición del nuevo líder socialista que en estos días veranea en la costa levantina almeriense.
El gobierno de Díaz no dará, por tanto, ni un paso atrás y tras la extraña y polémica sentencia de la Sección Tercera de la Sala del Contencioso-Administrativo de Granada, legalizando la licencia otorgada en su día por el indultado alcalde socialista de Carboneras, ha decidido dar el paso definitivo para ejercer el derecho de retracto y recuperar la propiedad pública de los terrenos donde se asienta tan polémica como horrenda construcción.
La consejera de Medio Ambiente, la cordobesa María Jesús Serrano, ha anunciado la fecha del 12 de septiembre próximo como la formalización de los trámites para la recuperación de la propiedad por parte de la Junta.
Pero Serrano, además de fijar fecha para el inicio de un viaje sin retorno en la fase final del conflicto, ha anunciado algo políticamente importante. La apertura de una investigación para analizar las circunstancias que rodearon  la concesión de una ayuda de 2,7 millones de euros en 2002, con Chaves de presidente y la parlamentaria almeriense Fuensanta Coves de consejera de Medio Ambiente, como parte de un plan de desarrollo sostenible del Levante.
"Estamos ante un nuevo tiempo -ha dicho María Jesús Serrano- y eso corresponde a decisiones del pasado, pero si hay que depurar responsabilidades se van a depurar, no les quepa duda, ya que hay tolerancia cero ante cualquier atisbo de corrupción o acción mal ejecutada" ha dicho la consejera, trasladando así a la opinión pública respuesta a una de las muchas preguntas que concurren entorno a este desaguisado político, administrativo y urbanístico del protegido litoral andaluz.
La firme posición del gobierno y su presidenta, además de Secretaria General del PSOE-A, no ha sido entendida ni aceptada por la agrupación socialista de Carboneras y, en cierta medida, tampoco por algunos de los dirigentes provinciales del partido que se han puesto de perfil, sospechosamente silenciosos, en cuanto ha comenzado el tiroteo de las grandes decisiones de la Junta a favor del derribo.
El PSOE de Carboneras, agrupación controlada en sus puestos claves por la extensa familia del exalcalde socialista Cristóbal Fernández, con alguno de sus miembros con cargo políticamente destacado en la dirección provincial, no solo se oponen abierta y públicamente a la postura gubernamental y del partido, sino que han impulsado la petición de un pleno extraordinario del Ayuntamiento para solicitar el reinicio de las obras, basándose en la última sentencia favorable dictada por los magistrados del TSJA. Parece que les ha importando poco lo dicho por el TS y lo que aún tenga por determinar.
Históricamente, en la dirección regional del PSOE en Sevilla, siempre sostuvieron como justificación que la actitud del socialismo carbonero y gran parte del almeriense favorable al hotel, obedecía a razones estratégicas electorales frente a los adversarios de la derecha. Sin embargo, puestas como se han puesto las cosas, hay quien empieza a dudar y a no entender la virulenta contraofensiva y, mucho menos, que algunos hayan caído en la tentación de desacreditar políticamente a la máxima líder del partido en la comunidad en los ruidos telefónicos y de redes sociales de estos últimos días. Y se entiende mucho menos cuando, por activa y por pasiva, se les ha hecho llegar que el ejecutivo de Susana Díaz tiene un "plan B" para la creación de "muchos más empleos que los que generaría la apertura del hotel, pero dentro de un plan de acción verde y sostenible, acorde con lo que se desea para el Parque Natural" según me asegura la consejera Serrano. De igual forma que, para los defensores del hotel abierto, que utilizan el drama del paro en Carboneras para justificar su numantina posición, ha caído en saco roto en anuncio de inversión de unos 200 millones de Endesa en la central ubicada en su término y que generará antes de fin de año unos 500 nuevos puestos de trabajo, según la titular de Medio Ambiente.

Las togas

Pero si enrevesado está el asunto en los ámbitos políticos, mucho más complicado parece estar en los judiciales. La sorprendente sentencia de los jueces de la Sección Tercera, de la que fue ponente el magistrado Rafael Toledano Cantero, apoyado por sus compañeros  María Torres Donaire y Jorge Rafael Muñoz Cortés, ha levantado todas las alarmas y recelos entre los movimientos ecologistas y ante quienes se han acercado jurídicamente en estos años al proceso de El Algarrobico.
Fuentes conocedoras del procedimiento aseguran que la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Sala del Contencioso-Administrativo del TSJA, en un 70% está dedicada a desmontar y "machacar" la resolución que en su día dictó el magistrado almeriense Jesús Rivera, usando términos contra él para descalificarle como "incoherente", algo nunca visto en una resolución judicial de este tipo. Rivera es actualmente miembro de la Sección Primera de citada Sala, la misma Sección a la que, por cierto, le habría correspondido entender sobre estos recursos y que, por unas complejas decisiones de reparto sobre la competencia en materia medioambiental, acabó recalando en la Sección Tercera.
Esta circunstancia, mientras puedan llegar explicaciones lógicas y definitivas desde el Supremo unificando doctrina, quizás expliquen las dos resoluciones favorables al hotel de la Sección Tercera en contra de las otras anteriores emanadas en estos años desde el juzgado de Almería, las cuatro de la Audiencia Nacional y tres desde el propio Tribunal Supremo. (Este último avalando en gran medida en 2008 la argumentación jurídica del juez Rivera, el primero que paralizó la obra desde Almería). 
Ello provoca que más de uno y más de dos juristas se pregunten si, en el fondo de esta llamativa discrepancia con importantes repercusiones medioambientales, políticas, económicas y administrativas en el Cabo de Gata, podríamos encontrarnos algún tipo de disputa interna entre magistrados de la misma Sala y entre dos Secciones distintas. Si ello fuese cierto desde luego estaríamos ante un hecho bastante insólito, por usar un término suave. 
En todo caso el tiempo será el que determine lo que pueda haber ocurrido con el asunto de El Algarrobico en el TSJA de Granada, en tanto que deberá ser el Tribunal Supremo el que tenga la última palabra y el que determine, unificando criterios y doctrina, si han existido o no "ajustes de cuentas jurídicas o personales" entre ilustres togas, a la vista de decisiones judiciales tan contradictorias.  Unas resoluciones que, como se ha visto, han levantado una excepcional alarma política y social.
Finalmente un dato curioso: la Sección Tercera mencionada tiene fama de acumular en su historial numerosos reveses en casación desde el Tribunal Supremo. Veremos que pasa ahora con El Algarrobico.




LA CUAJADERA



Fuensanta Coves

La parlamentaria por Almería y senadora socialista, durante ocho años Consejera de Medio Ambiente de la Junta - 2000/2008-, es uno de esos testimonios que se echa de menos en estos días a cuenta de la polémica historia de El Algarrobico sobre la que todos reclaman una decente explicación política y administrativa. Su testimonio sería especialmente válido para corroborar de que forma se gestionó durante esos años el polémico proyecto, visto desde la consejería encargada de velar por el medio ambiente andaluz. Si Coves hablase seguramente explicaría con detalle el poder político, por encima del propio gobierno de la Junta, ejercido en esos años por el entonces Secretario General del PSOE de Almería, Martín Soler, apoyando el proyecto. Por cierto que Soler estuvo a punto de ser nombrado en el año 2000 titular de Medio Ambiente, pero su candidatura quedó descartada in extremis al necesitar Chaves el nombre de una mujer para equilibrar la paridad. Fue cuando el propio Soler propuso el de Coves, profesora universitaria de Almería que, de momento, no ha abierto la boca para opinar sobre los últimos avatares del hotel.


Antonio Amérigo

"El hotel lo veremos abierto más pronto que tarde". Con esta lapidaria frase, escrita en su muro de Facebook, el carbonero, Secretario de Ideas de la Comisión Ejecutiva Provincial del PSOE y responsable del "Laboratorio de Ideas José Luis Cruz Amario", respondía esta semana al anuncio de la Junta de Andalucía de ejercer el derecho de retracto sobre los terrenos del Algarrobico.
Al mismo tiempo Amérigo cambiaba la foto de su perfil por una del hotel donde podía leerse sobreimpreso "Hotel legal".


Misterio sin resolver

Cuatro días, cuatro, ha tardado el juzgado Nº 2 de Almería - el mismo que lleva meses investigando, entre otros, el Caso HALSA- en abrir diligencias para investigar el contenido de un programa de Tv sobre las tramas de corrupción en Almería. Ha sido tanta la celeridad de Su Señoría en ordenar indagaciones a la Guardia Civil que los afectados desconocen la autoría del denunciante, sospechando que puede haber partido desde el PP o bien desde algún magistrado mencionado en el programa. Muy pronto se sabrá el cómo y el por qué.
é﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽tetar su posicial". De igual formaabajo, segun la titular de Medio Ambiente.para los defensores, que utlizan el drama



domingo, 3 de agosto de 2014

EL ALGARROBICO, UN LARGO PARTO

A92, Ideal de Almería
3 de agosto de 2014


Con agosticidad, como último acto antes de las vacaciones judiciales, los Magistrados de la Sección Tercera del Contencioso-Administrativo del TSJA dieron el campanazo y se fueron a la playa. El hotel Algarrobico, exactamente la licencia concedida en su día por el exalcalde socialista de Carboneras, Cristóbal Fernández, han dicho los jueces que es legal. La decisión causó sorpresa general, excepto a los ecologistas que, desde hacía días, venían vaticinando que algo inquietante se estaba cociendo bajo las puñetitas de Granada en favor de la horrorosa mole de cemento, la más famosa del litoral mediterráneo español.
Resulta muy complejo abordar la enrevesada historia de un proyecto que lleva ejecutándose décadas y ocho años paralizado. Parado exactamente desde que el magistrado almeriense Jesús Rivera, al frente del Juzgado Contencioso-Administrativo, tomó la decisión de ilegalizarlo. Una resolución, conviene recordarlo, que a la altura del año 2006 fue interpretada como un duro golpe judicial contra la Administración Chaves que defendía BOJA en mano, a capa y a espada, el proyecto desde su planificación y arranque. Y también contra el ayuntamiento de Carboneras, gobernado por el PSOE, cuyo alcalde entonces fue capaz de engatusar a todo un pueblo con un proyecto que a punto estaba de concluir y ser inaugurado. Es más, los promotores de la fea pirámide blanca y truncada del Cabo de Gata, a esas alturas, ya estaban negociando con ejecutivos de la ONCE, dueños de la cadena hotelera Confortel, para que se hiciesen cargo de la gestión del establecimiento.
En esta ocasión de poco o de nada pudo influir en el magistrado Rivera el clamor popular de los carboneros a favor del hotel. Algo que sí sucedería posteriormente con los roqueteros, a cuenta de otra polémica decisión judicial suya contra la Junta, como fue decretar la legalidad de la apertura del Centro Comercial Gran Plaza de Roquetas. Un emblemático proyecto de Gabriel Amat  que la Junta quería cerrar, si o sí, pese a encontrase funcionando a pleno rendimiento y con miles de puestos de trabajo directos e indirectos.

Una sentencia bomba

La sentencia de esta semana sentó como una bomba en el seno del gobierno de Susana Díaz, que prometió llegar hasta el límite legal permitido para lograr el ansiado derribo definitivo del hotel. El ejecutivo andaluz, por activa y por pasiva, ha venido manifestando públicamente de un tiempo a esta parte su abierta oposición al atentado urbanístico que supone la obra para un litoral protegido. Una oposición especialmente contundente y sonora desde que el PSOE gobierna en coalición con IU. Porque no conviene olvidar, a la vista de las múltiples declaraciones gubernamentales favorables al derribo de la veintena de plantas, que el proyecto de El Algarrobico fue, desde sus inicios, un proyecto impulsado, bendecido y autorizado por gobernantes socialistas. (Proyecto, por cierto, contra el que tampoco actuó el gobierno del PP de José María Aznar ). Es el propio PSOE el que cambia sobre la marcha su posición cuando comprueba la fuerte oposición de los grupos de defensa medioambiental y, sobre todo, cuando empiezan a llover resoluciones judiciales contra el proyecto. Las administraciones socialistas, en Madrid y Sevilla, por este orden, no tuvieron empacho a la hora de recular y ponerse al frente con la pancarta opositora en un gesto claramente oportunista que a mucha gente no les pasó desapercibido aunque olvidado.
A esas alturas de la manifestación casi nadie en el PSOE quiso acordarse del papel jugado por políticos socialistas almerienses y andaluces, como el poderoso ex consejero Martín Soler, apoyando El Algarrobico desde que ocupó la delegación de Medio Ambiente en Almería.
De hecho las primeras andanadas que recibió el polémico hotel llegaron desde Madrid, de la mano de la ministra Cristina Narbona, veraneante habitual en el Cabo de Gata, que acabó tarifando en público con el líder Soler a quien llegó a dedicarle una durísima "carta abierta" tras ser nombrado consejero de Agricultura por Manolo Chaves.
Cuatro ministros de Medio Ambiente -el presidiario Jaume Matas entre ellos- y tres presidentes de la Junta han tenido en sus manos responsabilidades políticas en estos años en el asunto Algarrobico.

-PSOE y PP de acuerdo.

En el nivel político almeriense no solo el PSOE defiende, aunque en tono menor, el mantenimiento y la apertura del hotel. Ese trabajo Sánchez Teruel se lo deja a su politólogo de cabecera, Antonio Amérigo Fernández, Secretario de Ideas de la Ejecutiva Provincial, portavoz del PSOE en Carboneras y sobrino del ex alcalde indultado. También el PP y su máximo líder provincial, Gabriel Amat, vienen manteniendo la misma posición pero sin complejos. Algo que el socialista Cristóbal Fernández, eufórico esta semana por la sentencia, ha acabado reconociendo en tono positivo como un gesto de coherencia, por encima de las siglas, por parte del jefe de filas de la derecha almeriense. Solo IU se mantiene donde siempre estuvo: radicalmente en contra.
Pero Fernández ha dicho algo más que viene a demostrar el peso de la ambigua y truculenta historia política que confluye en este atentado urbanístico. Ha contado que, tras la sentencia, ha recibido infinidad de llamadas de felicitación desde administraciones supuestamente favorables al derribo.  "Dicen lo contrario de lo que piensan, solo buscan el rédito político", ha sentenciado, parece que señalando a sus compañeros del PSOE.
Con tres resoluciones del Tribunal Supremo y cuatro de la Audiencia Nacional contrarias al hotel -solo dos del TSJA favorables- los defensores de la apertura no debieran consumir todos los cohetes en estos días. Parece que queda trecho jurídico por delante en el Supremo. La promotora Azata del Sol se ha mostrado cauta y dialogante, con una propuesta inteligente de naturalizar el mastodonte. Los ecologistas siguen en pie de guerra, anunciando acudir a Europa y querellarse contra los jueces de Granada. La Junta dice que peleará hasta el final por el derribo. Y el actual alcalde de Carboneras, Salvador Hernández, proclama salomónicamente que aquí no hay ni vencedores ni vencidos.  En realidad los que vamos a perder somos los contribuyentes, los mismos que acabaremos pagando con nuestros impuestos- poco o mucho, depende- un cúmulo de errores políticos y administrativos cometidos - incluidas sentencias judiciales contradictorias- desde que comenzó el largo y difícil parto de El Algarrobico y que muchos siguen queriendo abortar.


Post scríptum

Fuentes conocedoras del procedimiento judicial sobre "El Algarrobico" me aseguran esta mañana que la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Sala del Contencioso-Administrativo del TSJA, "en un 70% está dedicada a desmontar y machacar" la resolución que en su día dictó el magistrado almeriense Jesús Rivera, actualmente miembro de la Sección Primera de la Sala del Contencioso-Adminsitrativo del TSJA en Granada. La misma Sección a la que, por cierto, le habría correspondido entender sobre estos recursos y que, por unas complejas decisiones de reparto sobre la competencia en materia medioambiental, ha acabado recalando en la Sección Tercera.
Esta circunstancia, mientras puedan llegar otras explicaciones lógicas desde el Supremo, quizás expliquen las dos resoluciones favorables de la Sección Tercera en contra de las otras emanadas en estos años desde el juzgado de Almería, la Audiencia Nacional y desde el propio Tribunal Supremo. (Este ultimo avalando en gran medida la argumentación jurídica del juez Rivera). 
Ello provoca que más de uno y más de dos juristas se pregunten si, en el fondo de esta llamativa discrepancia con importantes repercusiones medioambientales en el Cabo de Gata, podemos encontrarnos algún tipo de disputa interna entre magistrados de la misma Sala y entre dos Secciones distintas. Si ello fuese cierto desde luego estaríamos ante un hecho bastante insólito, por usar un término suave. 
En todo caso el tiempo será el que determine lo que pueda haber ocurrido con el asunto de El Algarrobico en el TSJA en Granada, en tanto que deberá ser el Tribunal Supremo el que tenga la última palabra y el que determine si han existido o no "ajustes de cuentas jurídicas" o personales entre ilustres togas, a la vista de decisiones judiciales tan contradictorias. 


LA CUAJADERA


1.- Indalo TV.

-La única emisora privada de TV de Almería, propiedad del empresario José Luis Moreno Caparrós, montó hace una semana un programa debate sobre la corrupción en Almería presentado y dirigido por el abogado (socialista) Antonio Ruano. Participaron la vicepresidenta de AMAyT, la periodista Eva Liria, el colaborador de dicha asociación Luis Montoya y el escritor y politólogo Marcial Vázquez. El programa irritó especialmente al PP, logrando evitar bajo "presiones indirectas", la redifusión del mismo como viene siendo habitual. El programa, no obstante, está colgado en el canal de Indalo TV en YouTube y en las RRSS, con gran audiencia por cierto.

2.- Juan Enciso.

El exalcalde procesado en la OP de El Ejido ha sido convocado por el juez del Caso Góngora en calidad de testigo para septiembre. Nadie sabe explicar que se le preguntará a Enciso, aunque alguna hipótesis señala que la citación tiene que ver con la necesaria ratificación del PAL en su denuncia contra Paco Góngora, algo que se producirá afirmativamente porque el partido del exedil quiere llegar hasta el final en su venganza judicial contra el que fue su delfín.

3.- Paco Góngora

La desimputación en el delito de trafico de influencias de Paco Góngora, conocida a las pocas horas de su declaración ante el juez, ha supuesto un balón de oxígeno político para el alcalde de El Ejido que poco menos que ha "vendido" su total exculpación. No obstante quedan sobre él otras imputaciones graves por delitos fiscales. En este punto la línea de defensa, según fuentes conocedoras del caso, podría estar dirigida en el sentido de que sea su hermano el que acabe como responsable de todo. La desimputación por tráfico de influencias, por otro lado, ha restado presión en sectores provinciales y regionales del PP que entendían que la dimisión de Góngora era necesaria por coherencia del partido en temas de corrupción.

4.- Gabriel Amat

En el contexto de la querella de Gabriel Amat contra AMAyT, se ha confirmado esta semana que la Udyco sigue investigando dos asuntos judicializados a instancias de la Fiscalía. Por un lado el Caso Facturas 2 y, por otro, el escándalo de los recibís de la constructora Hispano Almería con supuestos pagos al PP. Amat deberá comparecer el 15 de septiembre a prestar declaración como denunciante, a petición de los denunciados, que basan su defensa en el contenido de varios procedimientos judiciales en marcha contra el edil roquetero y su gestión.

5.- Juez de apoyo.

La sala de Gobierno del TSJA ha decidido la toma en consideración de la petición de AMAyT de nombrar un juez de apoyo al titular del Juzgado Nº 1 de Roquetas que, entre otras cosas, instruye los macro sumarios de La Fabriquilla y la Trama Amat, procedimientos que padecen un considerable retraso en dicho órgano judicial.

6.- Noemí Cruz

El PSOE de Almeria ha vendido, tras el Congreso Federal extraordinario del pasado fin de semana, como un éxito de su agrupación provincial la inclusión de la joven Noemí Cruz en la nueva Comisión Ejecutiva de Pedro Sánchez. Nada más lejos de la realidad a tenor de las evidencias. La Sra Cruz no solo no fue incluida por Sanchez Teruel en la lista de delegados al Congreso. Ni siquiera fue llevada en la lista de las decenas de "invitados" que la dirección del partido en Almeria se llevó a Madrid. Noemí Cruz estaba en su pueblo y fue llamada con urgencia para que viajase a Madrid. Como ella misma explicó después fueron las JJSS las que propusieron su nombre. Por tanto, vender ante la militancia una fuerza y una inclusión en la CEF que no es tal, ha vuelto a dejar en evidencia al Secretario General del PSOE de Almería.






domingo, 27 de julio de 2014

GÓNGORA, TRES SOBRES Y UNA IMPUTACIÓN

A-92, Ideal de Almeria
Domingo 27 de julio de 2014

El 8 de febrero de 2011 era martes. Ese día, una mano anónima, distribuyó tres sobres bajo tres puertas distintas en El Ejido. Uno en una emisora de radio, la que se había destacado por destapar la Operación Poniente cuatro años antes. Otra en el despacho de un activista anticorrupción en la Red. Y un tercero bajo la puerta de la sede de Izquierda Unida, la coalición que primero empezó a denunciar las corrupciones del clan Enciso.
¿Que había en esos sobres? Pues una serie de documentos, fotocopiados, donde quedaba en evidencia la honradez política y la honestidad personal del entonces candidato del PP a la alcaldía Francisco Góngora Cara.
Pocos días antes, a finales de enero concretamente, en el batiburrillo político montado a cuenta del levantamiento del secreto sumarial de la Operación Poniente, empezaron a aparecer extrañas conexiones de políticos del PP con los "apestados" del PAL, cuyo líder ya había pasado por dos prisiones en ocho meses.
El 28 de enero publiqué una crónica en mi blog bajo el titulo "IU pide que se investiguen empresas dela O.P. vinculadas al candidato del PP en El Ejido". 

" La primera reacción procesal de una de las partes personadas en el sumario de la OP – Izquierda Unida- ha sido pedir esta mañana que se amplíen diligencias de investigación entorno a una serie de empresas, algunas vinculadas con la familia del candidato del PP, Paco Góngora y que aparecen en la abundante documentación liberada por la Juez.(...) No es la primera vez, en poco tiempo, que el joven candidato del PP debe responder a esta cuestión. Hace unos meses, el exeditor de ´El Mundo de Almería´, Luis Montoya, le colgó en su perfil de Facebook documentación sobre empresas relacionadas con su familia y con Jesús Aragón. Tras una áspera polémica el asunto quedó zanjado con la aportación de documentos “reales”, según dijo Góngora, en su propio perfil. Pero hoy ha sido, contra todo pronóstico político, la coalición IU-Los Verdes la que le toma la delantera al tándem PAL-PSOE y anuncia que pedirá formalmente que se investiguen esas relaciones familiares y societarias. Paco Góngora, el pupilo más destacado de Juan Enciso, -llegó a ser su responsable de Urbanismo-, desde el PP se convirtió en uno de los azotes más duros del alcalde encarcelado durante ocho meses, al que acabó pidiendo la dimisión bajo el balcón, dos días después de su puesta en libertad".

Aquello de IU levantó las iras del candidato que habló de "juego sucio". Hasta el punto de llamar a un programa regional de radio, en directo, para debatir y rebatir a Rosalía Martín y desmentir las "falacias" de las que, decía, había sido objeto. Era tal el nerviosismo de Góngora en esos días que llegó a insultar a un periodista cuando le preguntó por los extraños negocios familiares.

El destino de los sobres.

IU no cumplió con su anuncio y compromiso de acudir a los tribunales, como tampoco actuó tras recibir uno de los tres misteriosos sobres que se repartirían solo once días después del anuncio frustrado por su responsable en El Ejido.
El segundo sobre, enviado a la emisora de radio, acabó en manos de su director provincial y, posteriormente, en el cajón de su despacho, prohibiendo que se diese noticia sobre tan escandaloso contenido. Algo insólito que no había ocurrido en esa redacción cuando destapó la O. Poniente; pero Góngora era una "apuesta editorial de la cadena en Almería" se justificó el tipo que presumía de ser el adalid de la libertad de expresión en Almería.
El tercer sobre, remitido al activista anticorrupción en Internet, tuvo más recorrido. Yo mismo recibí en mi buzón de correo electrónico una copia escaneada de dicha documentación.
Tras leerla detenidamente comprobé que, con menos indicios documentales, habíamos elaborado años antes informaciones que resultaron auténticas bombas informativas contra el grupo de Juan Enciso y a Pepe Alemán.
Aquella misma noche de febrero llamé a Juan Cantón, presidente local del PP, al que le expuse el contenido del material recibido y pidiéndole su opinión. Cantón, apesadumbrado, no daba crédito a lo que le contaba, hasta que le reboté la documentación recibida. Fue larga la charla, en tono confidencial, no ocultando el bueno de Cantón su preocupación por "el pasado raro de Paquito". Me contó que hacía días que le llegaban rumores y datos preocupantes sobre oscuras operaciones de Góngora en su etapa junto a Juan Enciso; Cantón era de los que, en ese momento, pensaba dentro del PP que mejor sería optar por otro candidato, porque "aún estamos a tiempo". Me agradeció la información y hasta hoy.
Taponado mediáticamente el escándalo, pasarían semanas hasta que el PAL, -Enciso, Añez, etc-, tomó la decisión de venganza y judicializar el asunto.
Pero Paco Góngora y sus cómplices en el silencio, convenientemente remunerado desde el PP, olvidaron que, ya por aquel entonces, Internet y las RRSS se habían convertido en un arma letal contra la corrupción y los corruptos. En la Red queda constancia documental de los supuestos mangazos económicos del clan Góngora, los mismos que se ocultaron a la opinión pública desde los grandes medios. En ese contexto llega el asunto al Juzgado y, tras una instrucción rarita e inconclusa, una Jueza sustituta da el carpetazo y archiva a finales de 2011.
La representación jurídica del PAL insiste y recurre ante la Audiencia que, en marzo pasado, - ¡ casi tres años después de la denuncia!- dicta un Auto por el que ordena que prosiga la investigación, aunque exonera al alcalde de varios delitos por haber prescrito. Quedaban, no obstante, otros por investigar: tráfico de influencias y delito fiscal. El juzgado, con otro juez distinto, ha actuado esta vez con celeridad . Y el viernes pasado, Góngora, comparecía como imputado junto a su familia, ocultos y protegidos por la puerta trasera del Juzgado, obligados a depositar 2,3 millones de euros para hacer frente a las responsabilidades a que hubiere lugar.
De esta forma, el hombre que ganó la alcaldía de El Ejido prometiendo honradez, bailando sobre el cadáver político de su mentor, se ha visto en la Plaza Mayor señalado por vecinos que, cuando le votaron, quizás olvidaron que había sido el alumno más aventajado de Enciso, el líder político de la Operación Poniente. Una historia que empezó con tres sobres y ha acabado con una imputación que tendrá serias consecuencias políticas para el PP.


LA CUAJADERA

Otro alcalde ante el Juez

-¿Sabe Ud que todo esto está perjudicando mi carrera política Señoría? dicen que le dijo al juez el alcalde una vez en su presencia. Yo estoy para juzgar delitos, no carreras políticas, dicen que le respondió.

-Las RRSS permitieron el viernes que, en tiempo real, los ciudadanos conocieran lo que sucedía en el entorno de la Ciudad de la Justicia de El Ejido. Lo más llamativo y sintomático fue la entrada del alcalde y su familia por la puerta del garaje, burlando a los informadores. También un enorme despliegue policial para controlar a una docena de cuadros comunistas con una pancarta. (La convocatoria ciudadana fue un fracaso). Alguien, en el CGPJ y en el Gobierno, debería explicar estos privilegios que no tienen otros justiciables.

-Desde Sevilla, en el cuartel general de Juanma Moreno, se siguió muy de cerca la jornada judicial en El Ejido. Lo tenían claro : si se mantiene la imputación y las medidas cautelares, hay que obligar a Góngora a dimitir "para que pueda defenderse mejor sin perjudicar al partido". Para el PP-A es insostenible mantener su ofensiva contra la corrupción en la Junta, teniendo a un importante alcalde imputado por delitos social y políticamente inasumibles e impresentables. Y, pronto, le puede tocar a Amat al que han dejado solo.

-Ángel Escobar, número dos del Ayuntamiento, es la persona que podría asumir la alcaldía, aunque algunos apostarían por una mujer, Julia Ibáñez. A Góngora le habrían garantizado que si lo suyo queda en nada -como él defiende desde 2011- volvería a ser candidato el año que viene y por la puerta grande.

-Dos baterías de teléfono consumió durante ese día Juan Enciso. Los miembros del PAL, denunciantes de Góngora, no acababan de creerse lo que estaba pasando casi cinco años después del 20 de octubre de 2009. Un amigo de Pepe Alemán hizo llegar esta frase por WhatsApp: "La venganza es un plato que se sirve en frio". Ahora solo les queda esperar "a lo de Gabriel" y, ajustadas las cuentas, volver a unirse al PP.

-Lo más paradójico de todo: Paco Góngora es muy probable que se siente antes en el banquillo que su maestro y predecesor Juan Enciso procesado por la O.P.