sábado, 24 de octubre de 2015

"Amanece, que no es poco" : EL MILLÓN DE PARADOS ANDALUCES

A Andalucía le cabe el dudoso honor de haber aportado la mitad de los nuevos parados que ha recogido el último muestreo oficial del Ministerio de Empleo que dirige la diputada onubense Fátima Báñez. En España han aumentado un total de  26.087 nuevos parados en esta última oleada, situándose la cifra total en las 4.067.995 personas censadas como demandantes de empleo.
Fátima Báñez, Ministra de Empleo.
Andalucía ha aportado 13.857 del total de nuevos parados españoles. La cifra oficial de desempleados en nuestra comunidad supera el millón en casi trescientos mil ciudadanos; exactamente 1. 281.900, que cada lunes permanecen al sol esperando, por lo menos, un contrato a tiempo parcial.
Cuando en el mes de junio se conocieron los datos de mayo, no faltó el sonido de campanas tanto en Madrid como en Sevilla. Fíjense que en esta lacra del paro, cada vez que las frías estadísticas permiten albergar esperanzas sobre una bajada estructural del desempleo, los gobernantes de turno aprovechan para autofelicitarse por lo bien, suponen ellos, que cada uno lo está haciendo en sus respectivos puentes de mando.
Tampoco pasa desapercibida, en los respectivos discursos oficiales, la promesa del político que afirma que toda su acción de gobierno está encaminada a la creación de empleo. Unas palabras, viejas promesas, que nunca se acaban cumpliendo, que se repiten machaconamente por tirios y troyanos, ya sea en el Palacio de Moncloa en Madrid, ya en Sevilla, en el antiguo Palacio de los Montpensier.

Políticos en celo

Cuando, de tarde en tarde, nos felicitamos ante las cifras del descenso, es cuando asistimos a una especie de berrea de algunas autoridades laborales que, una vez más, piden paciencia porque se está "consolidando el camino de la creación de empleo". (Otra cosa es la calidad de ese empleo, porque en la estadística cuenta tanto el contrato de 3 horas a la semana, como el de tiempo completo).
En junio pasado, las autoridades de la Junta estuvieron a punto de tocar el cielo en sus valoraciones. El Consejero de Empleo, Pepín Sánchez Maldonado sin ir más lejos, salió con el manual oficial del momento para abanicarse. Incluso fue más allá al anunciar con cierta solemnidad que la siguiente entrega estadística del verano andaluz iba a bajar de las siete cifras, esto es del sicológico millón de parados. No era muy aventurado bajar, habrá que reconocerlo, en tanto que la cifra entonces se situó en 1.006.591 parados. Descender seis mil parados, debió pensar el profesor malagueño, era pan chupao.
Pepín Sánchez Maldonado, consejero de Empleo,
 Empresa y Comercio de la Junta. 
En contra de lo que venía sucediendo años atrás, la respuesta coral de sindicatos y patronal, parece que se ha enfriado y no suelen coincidir en los análisis con los políticos. Sí, que muy bien, señalan, "que una cosa son las cifras y otra muy distinta es lo que se oculta detrás de las mismas". Casi la mitad de los andaluces siguen apareciendo en la  cuesta abajo del índice de pobreza, algo que sobre todo los sindicatos conocen mejor que nadie, aunque a veces parece que miran para otro lado embarcados en una navegación de supervivencia por investigaciones sobre corrupción y el desprestigio orgánico entre las bases.
El final del verano nos ha traído más paro estadístico pero, tranquilos, que el Secretario General de Empleo de la Junta ha salido en la Tv oficial para decir que estos son "datos estacionales" y, no se rían, que la cosa, vino a decir, no está tan mal en Andalucía porque nuestra comunidad “lidera la creación de empleo”. (Sic)
De momento no solo no hemos bajado de la cifra maldita del millón de parados como deseaba Pepín en Junio, sino que la hemos  superado con casi 282.000 nuevos  paisanos apuntados en las listas del SAE.

100 días, 100 medidas.

Y eso sucede cuando aún no se han apagado los ecos de lo manifestado pomposamente por el gobierno, a través de su consejero  de la Presidencia, Manuel Jimenez Barrios, -Chiqui, no confundir con el también gaditano Kichi- cuando apareció para contarnos que en sus primeros cien días habían tomado cien medidas - una diaria, como si fuese un plátano- para la creación de empleo. El resultado, de momento, parece que no acompaña a la acción del gobierno de Susana Díaz en esta materia. Algo que viene a dar la razón, en cierta medida, a los secretarios generales de UGT y CCOO cuando acusan al actual gobierno de parálisis. Y en ese parón político y administrativo en el que está sumida la administración autonómica andaluza tiene parte de culpa el hecho de que decenas de funcionarios de la Junta están más volcados en redactar papeles para los Jueces que investigan los diversos sumarios de corrupción, que a gestionar el día a día de una administración que, desgraciadamente, sigue fracasando en su política de empleo, igual que ha venido sucediendo en las últimas tres décadas. Ah, y lo de unirse Madrid y Sevilla para trabajar de la mano en la misma dirección, parece que debemos olvidarlo. Y mucho más ahora que de la berrea de la autocomplacencia, han pasado al medallero electoral con las nuevas y viejas promesas sobre la materia. Más de lo mismo, según las frías estadísticas.

No hay comentarios: