domingo, 27 de septiembre de 2015

MAR DE PLÁSTICO: CUANDO LA FICCIÓN IRRITA MÁS QUE LA REALIDAD



Casi cinco millones de espectadores vieron el pasado martes en Antena 3TV el estreno de la serie de ficción ´Mar de Plástico´, rodada bajo los invernaderos del Poniente almeriense y ambientada en un pueblo de nombre imaginario, Campoamargo. Como era de prever la producción televisiva de AtresMedia, uno de los grupos mediáticos más mimados por la publicidad institucional controlada por el PP de Almería en estos últimos años, ha levantado división de opiniones. Lógico, un trabajo artístico no tiene por qué levantar unanimidades. Pero llama poderosamente la atención que las críticas más aceradas estén lideradas por algunos dirigentes políticos, destacando la del alcalde de El Ejido. "Menudo esperpento de serie", ha asegurado Paco Góngora, a través de su Twitter. "Entre el profundo desconocimiento de nuestra tierra y su gente, la nula calidad del guión, la mala fe y el sensacionalismo calumniador, la serie no es que sea mala, es peor”. El edil ha afirmado que llevará pasado mañana, martes, a pleno una moción para elevar una queja a la productora y a la cadena. "¿Se puede hacer una serie más mala en todos los sentidos?”.
El que fuera delfín de Juan Enciso, hoy convertido en alcalde tras volver al PP, se ha erigido en improvisado crítico cinematográfico, descalificando desde el primer capítulo una serie que, a la vista de su audiencia, promete un largo y exitoso recorrido.
 La irrupción de Góngora en la polémica, no obstante, tiene su importancia sociológica y, sobre todo, política ya que saca a la luz una particular forma de entender la protección, contra viento y marea, del peor de los localismos. Y, en este caso concreto, una incoherencia personal y política más que evidente.
A imagen y semejanza de su mentor, el imputado Enciso, Góngora se ha puesto en cabeza de la manifestación contra ´Mar de Plástico´, de la misma forma que a principios de la década del 2000 lo hicieron desde el ayuntamiento de El Ejido cuando las graves revueltas de los inmigrantes. Todo, convendrá recordarlo, con el mismo argumento que ahora se utiliza: la mala imagen para una ciudad, una comarca y, si me apuran, de una provincia como Almería. Mala imagen que Góngora no tuvo en cuenta cuando, él en persona, intentó capitalizar la ofensiva anticorrupción de trabajadores de ElSur, ciudadanos anónimos, periodistas, jueces, policías y fiscales contra el clan de corrupción descubierto en la corporación en lo que se llamó ´Operación Poniente´. Su imagen, con el atril portátil del PP, bajo el balcón del alcalde Enciso, pidiendo que dimitiera tras nueve meses de cárcel preventiva, pasó a los anales del arranque de la lucha contra la corrupción en Almería. Cabe preguntarse qué hubiese dicho hoy Góngora y su partido, el PP, si el guionista de la serie de la productora Boomerang TV hubiese plasmado en su argumentario, en vez de una trama de ficción con un asesinato de fondo, los pormenores de aquel tinglado escandaloso de latrocinio con todos los ingredientes que gustan en este tipo de series al gran público: política, dinero blanco y negro, sexo, infidelidades, rusas mantenidas, avaricia, lujos de todo tipo y conexiones al más alto nivel con la política oficial de 2007 en Andalucía y España.
Ahí, por tanto, radica el problema de este tipo de políticos que desde una visión cateta, sectaria y provinciana de su liderazgo, se incomodan especialmente cuando los periodistas levantamos acta de cuanto sucede a su alrededor o a ellos mismos. Díganme sino como el Sr Góngora ha logrado que su actual imputación judicial, por graves delitos fiscales, esté pasando prácticamente desapercibida en los medios de comunicación y sin consecuencias políticas. Eso sí que tiene pinta de esperpento democrático.

La lección de Ceuta.

No hay que buscar fuera del PP para encontrar ejemplos de políticos prácticos, sensatos, con sentido común y con amplitud de miras. Juan Vivas Lara, presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, es uno de esos políticos capaces de darle la vuelta a la adversidad, pensando más en los intereses de sus administrados que en los suyos propios o de su partido. Vivas, hace meses, se enfrentó a una situación similar cuando Mediaset (Tele5) planteó el rodaje de la, también, exitosa serie ´El Príncipe´. Una trama donde confluyen aspectos mucho más delicados y vidriosos como los derivados del fenómeno yihadista y la existencia real de una barriada, Príncipe Alfonso, con una problemática muy singular. ¿Qué hizo Juan Vivas? Además de leerse el guión - cosa que según la productora parece que no ha hecho Góngora- optó por colaborar y pedir contrapartidas imponiendo ciertas condiciones que, a la postre, han servido para una promoción turística sin precedentes de la ciudad española del norte de África. 
“No te puedes imaginar como han aumentado las visitas de personas de toda España a nuestra ciudad a raíz de la serie de El Príncipe” me comenta el presidente Vivas que no oculta su satisfacción de cómo lograron, de acuerdo con la productora, darle la vuelta a los posibles efectos negativos de las aventuras de policías nacionales y agentes del CNI de ficción en Ceuta. Entre otras cosas lograron encastrar la emisión de cada capítulo entre reportajes informativos, con gran rigor y calidad, sobre los temas que aparecían en la serie, contextualizando una problemática de interés general y donde quedaba meridianamente clara la imagen real de la ciudad en relación con los asuntos que iban apareciendo semanalmente. Eso y, sobre todo, recalca Juan Vivas, las magníficas imágenes de la Ciudad para cuyo rodaje “pusimos nuestra total  disposición y colaboración”. Tan contentos están en Ceuta con la producción televisiva que han vuelto a apoyar sin contemplaciones ni polémicas estériles la filmación de la siguiente temporada.
Algo que no ha sucedido en Almería, donde el problema de cierta clase política no está en el contenido de una serie de ficción, está justamente en el ADN de una casta acostumbrada a controlarlo absolutamente todo; hasta una serie de fantasía de la que no han sido capaces de obtener los indudables beneficios que podría reportar a una comarca y a una provincia donde, desgraciadamente, pasan cosas tan o muchos más graves y morbosas que las que se puedan visualizar en ´Mar de Plástico´.  Manipular a los vecinos, haciéndoles creer que quedan mal parados en la serie, es el camino fácil. Lo difícil es negociar y trabajar duro para sacar partido positivo a una actividad artística de gran proyección nacional. Pero para eso hay que ser un Político, con mayúsculas y con amplitud de miras.  

LA CUAJADERA

La niña robada

Ascensión López, que nació en 1964 en la actual sede del Parlamento de Andalucía cuando era Hospital de las Cinco Llagas, fue vendida por 250.000 ptas y comprada por un influyente matrimonio almeriense que la adoptó y crió. El martes próximo deberá comparecer a las 9,15 de la mañana en el Juzgado Nº 3 de Almería para responder ante una querella por injurias y calumnias interpuesta por Sor Dolores Baena, la monja cuya firma aparece en el certificado de adopción y que era sobrina de los padres adoptivos. Sor Dolores es uno de los personajes más relevantes e influyentes de la sociedad almeriense en calidad de fundadora y presidenta de la Asociación Nuevo Rumbo.
Ascensión, destacada militante de las asociaciones de niños robados en España, ha manifestado que ha estado recibiendo “presiones” en los últimos días para que no conteste a las preguntas  en el juzgado y para que “desconvoque” la concentración ciudadana - ese “circo” le dijeron- prevista para esa mañana, a las 9,30, a las puertas de la Ciudad de la Justicia. Ascensión no solo no acepta las presiones recibidas, sino que acude dispuesta a responder a todo lo que le pregunte Su Señoría.
Aún recuerda la Sra López, el enigmático saludo que recibió en el acto de investidura del alcalde Comendador cuando, el portavoz Rafael Hernando se dirigió a ella, sin conocerla, y le espetó: “En septiembre nos veremos, ¿eh?” e hizo mutis.

La lista de  Teruel

“Tanto el nombre de Sonia (Ferrer Tesoro) como el de Juan Carlos (Pérez Navas) han sido impuestos desde Sevilla por Susana (Díaz). El resto, sin duda, los ha colocado José Luis (Sánchez Teruel)” Así lo aseguran fuentes socialistas almerienses, a las que no ha sorprendido la composición final de las listas, especialmente la del Congreso, que se conocieron el pasado viernes. Salvo puntuales y escasas excepciones, los nombres que aparecen, la mayoría ocupando cargos institucionales en la actualidad, son definidos como el nuevo “teruelismo” algo que, según esas fuentes, viene a dar la sensación de que en “en Almería no tenemos banquillo de gente igualmente preparada en el partido”. La composición no ha gustado en agrupaciones importantes de la provincia como Almería, El Ejido, Vícar e incluso la muy domesticada  de Roquetas que han visto como se ha “premiado” otros puntos de la provincia con menos implantación del partido.
Como número cuatro de la lista aparece Francisco Giménez Felices, actualmente delegado de IDEA en Almería de quien , por cierto, ha llamado la atención que haya tardado meses en borrarse de sus numerosas sociedades mercantiles, al estar incompatibilizado - al menos políticamente- para mantenerse en las mismas.




No hay comentarios: