domingo, 18 de enero de 2015

TERUEL EN EL CASO MARISMAS


A-92, IDEAL de Almería
18 de enero de 2015


Al menos en veinte ocasiones es mencionado José Luis Sánchez Teruel en las primeras declaraciones realizadas ante la Unidad Operativa de Policia Judicial de la Guardia Civil por testigos de cargo, denunciantes, en el denominado Caso Marismas. Estas manifestaciones de los testigos y los, de momento, principales imputados -escandaloso asunto donde se buscan más de 40 millones de euros de fondos europeos y autonómicos- ya han sido remitidas al magistrado Juan Gutiérrez Casillas que, desde hace un año, instruye este macrosumario desde el Juzgado 16 de Sevilla. 
Como se recordará en este asunto se dilucida lo sucedido con subvenciones públicas abonadas por la administración y cuyas obras no están concluidas. Por el camino se intuyen infinidad de fechorías, consideradas delitos por los investigadores, donde podrían mezclarse escandalosas mordidas a niveles muy diversos. Desde Mercedes último modelo para agricultores que firman una adjudicación de obra, a situaciones que recuerdan una delegación comercial de Abengoa en la sede de la consejería de Agricultura a finales de la primera década del siglo.
Pero detrás de una historia que se repite en Andalucía, el escaso o nulo control de los fondos públicos en los últimos 20 años por parte de quienes han gobernado, parece que se oculta una trama política, económica  y empresarial de primer orden. Y es por esta misma razón última por la que un asunto como este parece que ha crispado excepcionalmente a personajes como Jose Luis Sanchez Teruel, el único político en activo cuyo nombre aparece destacado en las diligencias a las que he tenido acceso.
Convendría contextualizar al personaje y la época en la que suceden muchos de los hechos que ahora  son investigados por la justicia.
Gobernaba la Consejería de Agricultura un cuevano con proyección y ambiciones de futuro. Martín Soler Márquez fue nombrado por Manuel Chaves como consejero “porque es un político honesto” , me contó en una entrevista. El consejero de Almería brilló con luz propia, trabajando en silencio sus nada disimuladas ambiciones políticas, siempre de la mano de su gran apoyo Luis Pizarro Perales en la regional; una vez en Sevilla se rodeó de un potente lobby para ayudarle en sus ambiciones políticas personales.
Martín nombró a numerosos almerienses en su equipo, destacando entre otros la viceconsejera, Eva Cano, (funcionaria, hoy Secretaria del Ayuntamiento de Albox). Al denominado ´cerebro´ del clan de Cuevas, Antonio Llaguno, lo puso al frente de una empresa pública clave, DAP. Y en un cargo de segundo nivel a José Luis Sanchez Teruel, responsable de la política y ejecución de planes de regadíos. Un personaje cuyo principal meritaje político había consistido en ser alcalde de Chirivel y jefe de gabinete de Fuensanta Coves; un tipo dócil y sumiso con el mando que fue situado entonces en la dirección general que mayor volumen de fondos manejaba, especialmente para proyectos relacionados con grandes empresas  de ingeniería en el sector medioambiental.  Abengoa, históricamente, ha sido una de las grandes que se ha comido anualmente el gran pastel inversor de la Junta. Martin Soler había estrechado sus relaciones personales con la multinacional de la familia Benjumea, dejándose ver animadamente en 2008 en la caseta de feria de Sevilla con Felipe Benjumea, Juan Enciso y Pepe Alemán, entre otros personajes y en plena investigación del Caso Poniente.
En ese año el proyecto Marismas del Guadalquivir ya había entrado en dique seco. A falta de un 40% por ejecutar en la millonaria obra de mejoras de regadíos- según un peritaje de AYESA- se acabó el dinero y la tensión estalló entre regantes, Befesa (Abengoa), Junta de Andalucia y varias empresas satélites más. Y es en ese escenario donde aparece el hoy secretario general del PSOE de Almería, diputado autonómico, Presidente de la Comisión de Economía del Parlamento y miembro de la dirección regional socialista, y surge su figura en calidad de Dtor General de Regadíos. Una vía de investigación por la que se pretende llegar al “núcleo político almeriense” que podría estar detrás del fondo de este asunto, con intereses diversos y muy repartidos, según intuyen fuentes policiales.

“Presiones y amenazas”

Por lo que han ratificado ante la Guardia Civil los testigos denunciantes, el Sr Sanchez Teruel les habría “presionado y amenazado” con retirarles las ayudas y subvenciones públicas sino le adjudicaban la finalización de las obras de mejoras a la UTE liderada por el Grupo Abengoa. En los interrogatorios realizados por los agentes se suele hacer especial hincapié a la hora contrastar posibles hechos que afecten al aforado Sanchez Teruel, con numerosas preguntas al respecto.
Y , efectivamente, en todas las declaraciones- excepto las de los funcionaros de Agricultura que lo niegan absolutamente todo o no lo recuerdan- todos ratifican en su atestado la existencia de supuestas presiones y amenazas por parte del entonces director general. Incluso entran a detallar el tono y lo mal encarado que les pareció el Sr Teruel en sus expresiones conminatorias.
Si a la posible veracidad de las amenazas en favor de una empresa, se le suma el hecho contrastado de que a Befesa se le pagó una millonada, a las pocas semanas de adjudicársele la obra en Las Marismas del Guadalquivir, sin haber movido una sola máquina, todo huele a chamusquina. Y por lo que se extrae de lo investigado, ese dinero pagado, iba en realidad para saldar la deuda de otra obra de mejora de regadíos de Befesa en Sur Andévalo (Huelva). Así se llega a la conclusión de la posible existencia de una muy singular relación entre la Junta y Abengoa, que reclama aclaraciones públicas urgentes, máxime cuando un desvío presupuestario puede ser el arranque de ilegalidades y delitos graves.
Altos funcionarios de la Consejeria de Agricultura y un ex director general de Regadíos, el también almeriense Francisco Ruiz Orta, predecesor de Teruel en el cargo, aparecen como propuestos para su imputación judicial, acusados de numerosos delitos. A Ruiz Orta en concreto se le acusa de falsificación de documento público, por negar en un oficio que una de las empresas optantes no tenía la correspondiente certificación para concursar, un aspecto puramente administrativo pero, puestas como están las cosas y el volumen de dinero desaparecido, es uno de los puntos que levantan sospechas en los investigadores. 
La Olaf, Oficina Antifraude de la Unión Europea, considera  que en el Caso Marismas “hay indicios para pensar que se han cometido delitos que afectan a los intereses financieros de la Unión Europea”. Esta es una de las principales conclusiones que se contemplan en el informe elevado hace unos días al juez instructor desde Bruselas, memorándum que ratifica en gran medida las denuncias de los regantes contra la Junta y constructoras. La oficina anti fraude se sorprende especialmente del papel jugado por cargos de la Junta, entre otros Sanchez Teruel, ofreciendo una ampliación presupuestaria ilegal con condiciones en su adjudicación. Paralelamente el juez esta semana estudiará la imputación de 14 personas más en el caso.


LA CUAJADERA

Desencanto en Adra

Que meses después un centenar de militantes socialistas de Adra no sepan muy bien que sucedió con la supuesta falsificación de firmas y avales en las primarias municipales recientes de su pueblo, ha generado no poco desencanto en las filas del PSOE abderitano.
Ni las direcciones provincial, regional o federal del partido han dado ni explicación ni solución a lo que tiene toda la pinta de un pucherazo en toda regla por parte de la candidatura de Teresa Piqueras, secretaria local apoyada desde Almeria para su reelección.
Los partidarios de la otra candidata, Encarna Rodriguez, no ocultan su desencanto tras estar comprobando como se incumplen los estatutos o, en el mejor de los casos, cuan lenta es la maquinaria burocrática del partido. Este cúmulo de circunstancias están logrando desactivar a un sector importante de la militancia que parece decidida a “pasar” en la próxima campaña electoral.


El suceso de Nijar

Por fortuna no ha sido trending tópic, quizás porque hubo una muerte de por medio, pero el suceso navideño de Nijar no te tenido el mismo eco que el anterior de las uvas desde Almeria por Canal Sur TV.
Mientras que las fallidas campanadas merecieron espacios destacados en los telediarios del día uno de enero, el suceso de Campohermoso ha quedado relegado a un segundo plano. Casi olvidado ya. Un juzgado investiga lo sucedido y las posibles responsabilidades penales a que hubiere lugar; pero las que no han llegado son las responsabilidades políticas. Un joven muerto que se podía haber evitado y aquí nadie ha dimitido. El mediático alcalde de Nijar, Antonio Jesús Rodriguez, se escuda en la investigación judicial, pero en su entorno hay quien debiera asumir esas responsabilidades políticas y haber presentado la dimisión, cosa que no ha hecho.

ImPPutados

¿Significa algo que Javier Arenas le haya estado dedicando esta semana tiempo y atención a Amat y Góngora, los dos alcaldes más importantes del PP imputados judicialmente?


No hay comentarios: