domingo, 11 de enero de 2015

A MENA NO LE GUSTA EL CÓDIGO ÉTICO


A-92, IDEAL de Almería
11 de enero de 2015


Han pasado ya cerca de tres semanas desde que se conoció el auto del Juez de Huercal-Overa por el que confirmaba la imputación Rogelio Mena, alcalde de Albox, diputado provincial y hasta hace poco en la dirección regional del PSOE como Secretario Ideas, anunciándole, además, la apertura del correspondiente juicio oral por atentar contra derechos constitucionales. Ahí es ná. A la aparente pena política que empieza a pagar el Sr Mena, se sume la pena de banquillo posiblemente antes de las elecciones. Veremos si acaba o no en condena el hecho de haber negado “sospechosos” expedientes de contratación del Ayuntamiento, reiteradamente pedidos por la oposición y negados siempre por el edil. Pero él como si nada, adiós Código Ético.
Coincidiendo con el conocimiento público del auto de apertura de vista oral, el político albojense ha hecho un gran esfuerzo por intentar arreglar su maltrecha popularidad. Sobre todo de puertas afuera, olvidando cuestiones domésticas como que en cinco días será desahuciado el ayuntamiento del edificio del Conservatorio municipal por el impago de 400.000 euros.
El conocimiento público, por vez primera, del hecho cierto de que Albox, su administración municipal y sus moradores socialistas, ha estado sometido a investigación policial desde el año 2009, supuso un antes y un después para el edil Mena. Mediante la denuncia documentada de una concejal socialista, con una posterior y larga investigación de la UCO, la pulcritud de los gestores municipales, capitaneados por Mena y su predecesor Pepe García, quedó seriamente tocada; le faltó tiempo a Mena para amenazar con querellas, poner el ventilador contra quienes le denunciaron, crear una comisión de transparencia con gente de su confianza, así como ordenar una auditoría larga, muy larga en el tiempo;  y, sobre todo, imponer al partido la necesidad de acelerar el proceso de nominación del futuro candidato del PSOE a la alcaldía de Albox.  Su objetivo estaba claro: lograr amarrar, a la vista de la celeridad del proceso judicial  y sus posibles consecuencias adversas, su nominación y proclamación como candidato. Hasta notas de prensa con el masivo apoyo del 100% circularon antes de la asamblea del 27, fecha en la que por unanimidad el partido decidió proponerle. Mientras, había que soltar cortinas de humo en forma de posibles respuestas judiciales y actos de transparencia imposible, que al mismo tiempo que las lanzaba, desvelaban la gran debilidad en la que se había instalado hacía meses el dirigente socialista y ugetista.


Discrepando en la regional.

Rogelio Mena es partidario de una aplicación laxa de los códigos éticos en vigor dentro del PSOE y seguramente le gustaría que no existieran. El fue el único miembro de la Ejecutiva Regional que alzó la voz el día que Susana Díaz discutía su posición favorable a que Chaves y Griñán dejasen sus actas parlamentarias de resultar finalmente  imputados ante el Supremo. Mena, en su intervención ante la regional del PSOE, se mostró contrario a que abandonasen el puesto, argumentando que, aún imputados, podrían dejar de estarlo o resultar absueltos, tal y como él mismo preveía por aquel entonces que iba a sucederle en el procedimiento que, finalmente, le conducirá al banquillo. El encendido verbo del sindicalista metido a político, no convenció ese día ni a Susana Díaz ni a ninguno de los miembros de la ejecutiva, asegura uno de los presentes que define el momento diciendo que Rogelio Mena “buscó su minuto de gloria para darse a conocer como el hombre de las Ideas en el partido”.
Así se explica que, aún conociendo Mena el auto judicial decretando la vista oral por parte del Juez,  mantuviese su candidatura, intentando superar con éxito el primero de los tres escalones estatutarios que deberá traspasar para materializar su voluntad de mantenerse (si lo eligen) en el sillón de alcalde.
A todo esto, resulta muy sorprendente el comportamiento que a cuenta del Caso Mena está manteniendo la dirección provincial del partido. Tras argumentar a favor del investigado que la imputación lo era por un “asunto administrativo” y defender ante Susana Diaz que Mena sería desimputado, José Luis Sánchez Teruel ha optado por arropar a su amigo y compañero Rogelio, darle toda la protección política y que sea lo que Dios quiera.  Parece más que claro que el segundo escalón, el placet de la ejecutiva provincial, lo superará con la gorra el Sr Mena.

El incómodo artículo 12.

Para el socialismo almeriense el denominado Código Ético del PSOE no parece que tampoco esté en vigor,  al menos en alguna parte concreta de su articulado como el punto 12º donde puede leerse: ”Presentaré mi dimisión inmediata si, ejerciendo cargo público u orgánico, se me abre juicio oral por un procedimiento penal por delito grave. Asumo que de no hacerlo se me suspenderá cautelarmente de militancia y podría resultar expulsado”.
Mena no solo no ha dejado los dos cargos públicos que ejerce en nombre del PSOE -alcalde y diputado provincial- sino que ha revalidado su pasaporte a figurar en los carteles de Albox el próximo mes de mayo. Y la dirección provincial ha mantenido un clamoroso silencio que confirma su total complicidad y aprobación de un proceso político tan singular como merecedor de tesis doctoral, el protagonizado en Albox por sus dos alcaldes y  uno de ellos aspirante a la reelección.
Si Rogelio Mena solo fuese alcalde de Albox la expectación social y política que ha levantado su caso no sería la misma. El hecho de ser el número cuatro del PSOE andaluz – suspendido temporalmente-  es lo que convierte al Caso Mena en uno de los puntos débiles del discurso ético anticorrupcion de la presidenta Díaz. Eso y la explosiva respuesta del alcalde en tono chungo y barriobajero, que ha hecho todo lo demás. 
Superado con facilidad el segundo escalón provincial, a la candidatura de Mena le quedará el último peldaño, el más difícil de todos, imprevisible en su resolución ante un caso típico de bola negra. La ejecutiva regional es la que finalmente debe bendecir a los candidatos en lo que suele ser un puro trámite, salvo que se presenten reparos imprevistos sobre la marcha como parece el caso.
Y es en este punto regional donde parece que puede acabar recalando esta nueva patata caliente almeriense, dada la pasividad manifiesta y contrastada de la dirección provincial del partido. Una vez más, Susana Díaz, será la que deba quemarse en las candelas almerienses de su partido, como cuando el Algarrobico o la ruptura de la omertá o ley de silencio con el PP. 


LA CUAJADERA


La novia del alcalde


Unas capturas de pantalla obtenidas en un perfil de la red social Facebook, profusamente repartidas vía WhatsApp esta semana, han venido a confirmar un rumor extendido hace meses por Albox. Afecta a su alcalde quien, según todos los indicios, se habría acabado enamorando de la abogada que hace tiempo fichó en Madrid para que le llevase los asuntos laborales al Ayuntamiento. O lo que es lo mismo, que el edil se ha separado de su esposa y ya pasea su nuevo amor por el pueblo.
En efecto, en el perfil de la Sra Letrada, han sido captadas imágenes, con sus fechas y tiernos comentarios del alcalde a la dama que parece que le turba el pensamiento. Bajo una foto en la Puerta del Sol estas navidades, Mena ha escrito:  “Aun más radiante y hermosa, oscureces el árbol que adorna la plaza con la luz de tus ojos”. Y en otra, ante un plato de calamares y un bocata de morcilla, Rogelio transmite el punto romántico del momento con esta frase desde su perfil: “Cuan sumo placer compartir mesa y mantel con una belleza sin igual”.
La Sra Inmaculada Parrado lleva muchos meses trabajando como asesora jurídica externa con el ayuntamiento, dependiendo de un despacho en Madrid. El pasado 15 de octubre se le hizo un contrato municipal por el que percibía 2.500 euros mensuales, gastos de viaje aparte. A las pocas semanas renunció al mismo ante la escandalera política que se había levantado a propósito de su cercanía al alcalde.
El PP igue esperando explicaciones a casi 200 viajes de Mena a Madrid y Sevilla.


Caso Tres Reyes

Ha quedado fijada para la primera semana del mes de octubre de 2015 la celebración de la vista oral del denominado ´Caso Tres Reyes´. En dicho procedimiento se encuentran imputadas siete personas, entre ellas, el Abogado del Estado Demetrio Carmona. A finales de diciembre, la defensa de Carmona, se ha sumado a la petición de nulidad de las actuaciones, a través de un documento de 29 folios, basándose en la Sentencia 611/2014 de la Audiencia de Valencia (Caso Panzer), donde se establece un paralelismo ´casi exacto´ , según la defensa, en el modus operandi de la Guardia Civil en ambos casos, anulando el proceso la Audiencia de Valencia. Acusan a la GC de manipular pruebas y de investigar a voleo, arbitraria y sin criterio, a ver que encontraban.

No hay comentarios: