domingo, 12 de octubre de 2014

LAS TARJETAS DE LA ´CASTA´

A-92, IDEAL de Almeria,
12 de octubre de 2014



La descubierta oficial de las tristemente célebres tarjetas negras de Bankia, algo que se conocía o intuía desde la fallida y anómala instrucción del juez Elpidio Silva contra Miguel Blesa, ha reactivado una ola de indignación de enormes consecuencias sociales, políticas, económicas y penales. Docena y media de conocidos personajes públicos, todos recolocados con el paso del tiempo tras ocupar cargos de consejeros en la entidad madrileña, se han visto obligados a la dimisión irrevocable de sus actuales responsabilidades. Hasta quien fue Jefe de la Casa Real ha resultado salpicado por el escándalo.
La inmensidad de tropelías económicas que se están descubriendo vía judicial, amén de confirmar el espíritu cortijero con el que se han dirigido en los últimos años las cajas de ahorro españolas, han venido a ratificar cómo la denominada "casta" no solo ha sido cómplice del latrocinio en nuestro sistema financiero, sino que han sido en gran medida coautores del gran robo que hemos padecido los españoles.
Si miramos atrás, si echamos mano de las hemerotecas, los ciudadanos refrescaremos la memoria y comprobaremos que el escándalo que actualmente envuelve a las cuentas de la antigua Caja Madrid, guarda gran paralelismo con lo que ha sucedido en todas, absolutamente todas, las cajas de ahorro del país. También en Andalucía.
A lo largo de los años los andaluces hemos ido comprobando como el poder socialista andaluz ha permitido un estado de cosas muy similar al que hoy estamos visualizando en Bankia. En las entidades andaluzas, en cuyos consejos de administración el PSOE situó a personas de absoluta confianza del partido - al igual que un acomodado PP-  también se han utilizado tarjetas y premios del fondo de reptiles con una única finalidad: mantener bocas cerradas y, de paso, bien alimentadas con cargo al dinero de los impositores. Todo con el fin de ganarse la complicidad de los supuestos controladores ante muchas decisiones que, en el fondo, no eran más que operaciones económicas que acabarían beneficiando a núcleos empresariales muy reducidos y amigos, que a su vez, repartían los millonarios beneficios con las cúpulas cajeras.
En nuestras cajas todo iba razonablemente bien hasta que se implantó, en todas, la fórmula de las denominadas "Participadas". Esto es, ni más ni menos, que la incorporación en el capital de numerosas empresas privadas de dinero de las cajas, de tal forma que las "Participadas" se convirtieron, salvo contadas excepciones, en el sistema empleado por muchos gestores de estas entidades para aumentar sus patrimonios junto a los de amigos y socios.

Pelotazos legales.

Los ejemplos que podrían relatarse son innumerables entre otras cosas porque esas operaciones tan atípicas, aunque aparentemente justificadas en los balances contables, se acababan conociendo a las pocas semanas de su ejecución ante notario. Pero solo a través del boca a boca, nunca en letra impresa ni en papel timbrado de la Justicia. Especialmente en el negocio inmobiliario, el que más millones en plusvalías ha generado durante las décadas del pelotazo andaluz. Aún recuerdo, por citar solo un ejemplo, como una determinada caja andaluza, a través de su conglomerado de participadas,  entró a financiar la compra de una gran finca rústica, propiedad de unos socios de sus participadas, tasada en un precio multimillonario ante las expectativas de una prometida recalificación municipal. Dicha recalificación, finalmente, no se llevó a cabo y la entidad apechugó con el marrón en el pasivo de su cuenta de resultados. Pero, a esas alturas, los amigos socios del presidente de turno ya se habían embolsado su millonaria parte. Y aquí paz y después gloria bendita. Una operación de libro que, de forma sistemática, se ha venido repitiendo aquí y allá sin que nadie, en los respectivos consejos de administración, abriese la boca para denunciar.
Los sindicatos, muy de tarde en tarde, han sido quienes han denunciado sottovoce, internamente, estas tropelías, pero al final se les acababa tapando la boca con impresionantes mejoras laborales para los trabajadores a los que, teóricamente, defendían. Prebendas económicas, en definitiva, que adormecían conciencias porque el objetivo del sindicalismo había sido logrado.
Y si los sindicatos estaban controlados por sus logros en favor del trabajador, cabe imaginarse lo domesticados que han estado los consejeros - de todos los colores- tratados con mimo tarjetero, regalos, viajes de lujo y placer por todo el mundo, así como facilidades crediticias para sus negocios particulares.
Por no hablar del silencio, cómplice, de la mayoría de los medios de comunicación que, si hubiesen publicado una sola línea denunciando este estado de cosas, habrían visto mermados o anulados sus ingresos publicitarios procedentes de la entidad financiera de turno. No en vano, las cajas, han sido durante muchos años el principal cliente publicitario de los medios andaluces. Una publicidad, muchas veces innecesaria para fines comerciales y que, a la postre, se convertía en una especie de impuesto revolucionario del sistema para garantizarse que el silencio y la impunidad continuase.
Pasados los años solo una rigurosa investigación patrimonial de quienes han sido responsables directos o cómplices de este robo institucionalizado en las cajas, podría arrojar luz sobre determinados delincuentes que con gran fortuna han logrado un vergonzoso enriquecimiento ilícito para sus bolsillos y del que viven, a cuerpo de rey, en la actualidad. Personas, la mayoría, a los que la ideología política solo les sirvió para acceder a los sillones desde los que labrarse un prometedor futuro en tanto que, de vez en cuando, servían dócilmente a dudosas operaciones y directrices de interés partidista.
Con el rebose de las cloacas de Bankia en estos días, muchos se preguntan si en Andalucía se llegará también a conocer estas tropelías cometidas al amparo del poder político y financiero. A priori parece todo muy complicado; entre otras cosas porque dentro de la estrategia de estos personajes sin escrúpulos, se ha cuidado mucho que nuestras cajas caigan en manos de entidades financieras que difícilmente llevarán a la Fiscalía las auditorias que se han encontrado en los cajones. Fácil, por tanto, concluir que, a día de hoy, en manos de estas entidades que han comprado o absorbido las cajas andaluzas -por cierto a bajo precio- existe dinamita más que suficiente como para tener "controlados" a dirigentes políticos, partidos, sindicalistas y otros personajes que fueron responsables de este desaguisado.  En resumen: la rueda continúa y más de lo mismo en Andalucía.



LA CUAJADERA

Izquierda Unida

La coalición de izquierdas tiene en Almería unos 200 militantes al corriente de pago que son los que han podido avalar a los candidatos en sus primarias municipales. Pero curiosamente han censado a más de 600 simpatizantes para votar al candidato a la alcaldía de Almería. Una estadísticas que, sin duda, ofrecerá un resultado desvirtuado ya que la lista la aprueban solo los militantes. Paralelamente ha levantado gran revuelo interno el  masivo fichaje, por parte de uno de los candidatos -el del PCA- de unos 350 simpatizantes concentrados en el Barrio Alto y especialmente en Los Almendros. Dicen que muchos de estos nuevos simpatizantes no saben siquiera donde está la sede de IU.

Pérez Navas.

El senador socialista, nominado candidato oficial a la alcaldía de Almería y apoyado por más de medio millar de avales de la militancia de la capital, ha logrado en pocos días aunar voluntades y el respaldo de varios sectores del partido. Pero el apoyo más importante es el que recibió, en persona, por parte de Susana Díaz que durante su visita esta semana no ocultó ante los militantes su satisfacción política por el nominado y su afecto personal hacia Juan Carlos Pérez Navas. Conviene recordar que, en su día, el senador socialista fue el candidato de la entonces S. de Organización del PSOE-A para ocupar la secretaria provincial del partido, operación que no cuajó por su voluntario paso atrás y por maniobras locales de Fuensanta Coves ante Griñán en favor de su amadrinado Sánchez Teruel.

Pepe Cara

Definitivamente el edil de La Mojonera seguirá siendo alcalde porque deja su escaño en el Parlamento, circunstancia que provocará la pérdida de su estatus de aforado. Por otra parte, todo apunta a que Esperanza Oña, alcaldesa de Fuengirola, será la única que finalmente deje de ser alcaldesa y permanezca en el Parlamento. Algunos rumores apuntan a que, "desde Madrid" así se lo habrían aconsejado en base a que "en 2015 pasarán cosas en el partido". Críptico mensaje que, de ser cierto, abre un suculento abanico de interrogantes políticas internas.



 PSOE Roquetas.

Una nueva batalla interna se empieza a visualizar en el PSOE roquetero con dos candidatos a primarias. Manuel García secretario general  (211 avales), se las verá con Ana Zapata miembro de la ejecutiva de Sánchez Teruel (71 avales), especialmente apoyada por Adela Segura desde la CEP. Sorprende esta nueva confrontación socialista máxime cuando en la reciente asamblea para elegir nueva ejecutiva local, García ganó por goleada al sector minoritario en el que estaba encuadrada Zapata y que gozó, también, del apoyo de la ejecutiva provincial.

No hay comentarios: