viernes, 5 de julio de 2013

CAMPAÑITA DE PRIMARIAS EN EL PSOE-A


Cuando faltaban aún casi tres años para la caducidad oficial de la legislatura, el presidente Griñán, ha anunciado que no se presentará nuevamente y, además, que abre un proceso sucesorio a través de unas primarias por la vía más rápida posible, un mes.
La decisión de abrir en canal al partido en Andalucía, una vez más tras aquel inesperado congreso regional que impulsó Griñán contra la opinión de Chaves, ha sido contestada ampliamente desde sectores críticos internos, minoritarios en la Agrupación andaluza y por algunos dirigentes federales del partido de forma aislada. Oficialmente la Ejecutiva ha dado respaldo a lo que haga Griñán, como diciendo, allá él en su feudo.
Democratizar la nominación del candidato o candidata a la presidencia de la Junta por parte del PSOE, parece que ha sido el gran estandarte utilizado por Griñán para justificar lo que está por suceder en el PSOE-A en menos de un mes, veinticuatro días mal contados. Y lo hará él, que fue nombrado “a dedo” por su ex amigo Manolo Chaves, según ha reconocido públicamente. El mismo que, días después, le pedía públicamente a Rubalcaba que le imitase, y que debía pronunciarse cuanto antes sobre si se presentará o no a las próximas generales.
Tras los primeros pasos de la campañita de los tres candidatos en liza, cabe preguntarse un par de cosas. Primero si la prometida neutralidad del presidente será personal e intransferible o por el contrario se traslada a todas aquellas estructuras del partido en las que manda o influye la figura del Secretario General, cargo del que, de momento, no se desprenderá Griñán.
Ya se ha visto como a Luis Planas se le negó inicialmente la sede de su agrupación cordobesa para presentar esta tarde su candidatura. (Susana eligió, pagando 1.200 euros, el Hotel Antequera Golf, donde el ex consejero Paulino Plata ejerce gran influencia desde que fue alcalde de la simbólica ciudad)
Y en segundo lugar interesa saber si Griñán está convencido de que una verdadera democracia interna brillará en todo este proceso, con tan corto espacio de tiempo para el debate y la confrontación de proyectos e ideas. Sobre todo porque si había alguna duda, ayer mismo en Antequera, la opinión publica, pudo visualizar cómo partido y gobierno se volcaban con la candidata oficialista.
Es evidente, se oye en el seno del PSOE-A, que la partida está comenzando con las cartas marcadas y lo que virtualmente parece un ejercicio de democracia interna que tanto enorgullece al presidente del PSOE, se puede convertir solo en un paripé y a contrapelo de un simulacro de democracia. “Democracia orgánica” en palabras de un destacado cuadro socialista sevillano.

MODELOS DISTINTOS

Los azares del destino, no obstante, han colocado frente a frente en estas primarias a dos modelos distintos de entender el partido socialista y su forma de gestionar los bienes públicos. (Lo del alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas, servirá solo para testar el comportamiento de las redes sociales en este tipo de procesos, fundamentalmente entre el electorado y militantes socialistas más jóvenes).
No ha pasado desapercibida, por ejemplo, las primeras apariciones de los dos grandes candidatos, tanto la de Susana Díaz como la de Luis Planas. Planas lo hizo en la puerta de una sede tan poco socialista como el Instituto Internacional San Telmo, una influyente escuela de negocios con sedes en Sevilla y Málaga. Mientras que Díaz brilló con luz propia, vestida de blanco y verde, “porque soy bética”, rodeada de la nomenclatura del socialismo sureño y de lo más granado del Gobierno de Griñán, entre otros su número dos económico, Antonio Ávila.

Pero al margen de la farfolla de la puesta en escena de este singular, breve e inesperado proceso, a todas luces inoportuno para los intereses generales - algo que reconocen incluso sus socios de IU-  no convendría dado el escaso tiempo para la campañita de las primarias, obviar los asuntos que debieran clarificar los candidatos. Entendiendo no solo los referidos a cuestiones domésticas internas del partido, sino especialmente a aquellas que de verdad interesan a la ciudadanía andaluza.
Una de las primeras incógnitas a despejar es el planteamiento de futuro entorno a posibles (o necesarios) pactos o alianzas con IU. Particularmente cuando las encuestas señalan a la coalición de izquierdas como la única que rentabiliza el desgaste del bipartidismo en España, junto a UPyD. ¿Significará una muy posible victoria de Susana Díaz la resignación del PSOE-A a permanecer siempre en manos de IU? ¿Qué fórmulas ofrecerá Díaz, desde su orgullo de considerarse una mujer aparatista y de partido, para ganarse a ese electorado harto de un caduco modelo partidista que nos ha conducido a este estercolero generalizado en que se ha convertido la política española?.
También será bueno conocer de qué forma, quien gane estas primarias y se disponga a enfilar la carrera para presidir la Junta, piensa atajar la corrupción en Andalucía. En este caso, amén de las eternas promesas que nunca se cumplireron, será bueno saber si quien quiere jugar a futuro, es capaz de reconocer donde están las responsabilidades políticas del pasado en el caso del fraudes en los Eres. Hasta ahora, muy pocos, se han atrevido a insinuar los nombres de Viera, Zarrías, Pizarro o Chaves como autores políticos e intelectuales de una obra que ha derivado en el thriller de los Eres, con Alaya como la Srta Marpell, pero con troller.
Bien mirado se percibe cierto mimetismo entre el comportamiento del PSOE con los nombres de sus caídos y el del PP con el de Bárcenas y sus gurtelianos.
La transparencia es, sin duda, otra asignatura pendiente cuyas recetas conviene conocer en este cruce de caminos de la democracia española y del socialismo andaluz en particular.
Si los candidatos no entran en estos asuntos a fondo, amén de los referidos a los formalismos partidistas, difícilmente Pepe Griñán podrá presumir de haber logrado su objetivo de democratizar su sucesión. Ese es el gran riesgo político que, a día de hoy, corre el presidente de la Junta de Andalucía y su partido. Que el cambio generacional suponga más de lo mismo, aunque lleven dnís de los ochenta.


LOS MEJORES C.V.

Susana Díaz es, sin duda, el mejor currículo del partido. Luis Planas tiene la mejor hoja de servicios del Consejo de Gobierno. Son dos mundos completamente distintos los que proyectan y en muchos aspectos distantes. Díaz se siente orgullosa de haber crecido en una Casa del Pueblo y Planas presume de haber servido a los intereses de Andalucía en Bruselas y de España en Rabat. También como consejero de Presidencia de Manuel Chaves. Y ni un escándalo que le haya salpicado ni directa ni indirectamente en su trayectoria como gestor público socialista.
Planas, se asegura, no consultó ni con Griñán ni con Chaves su paso al frente en estas primarias. Lo hizo a posteriori, tras haber tomado la decisión y al tiempo que solicitaba juego limpio. Algo que le garantizó su, por otra parte, gran amigo Pepe Griñán. Es por tanto un simplismo calificarle como “la marca blanca” del presidente en esta contienda. Quien conozca a Planas sabe que no es un tipo de componendas de este tipo, tiene gran sentido del ridículo y le gusta ser honesto.
Salvo un milagro y no estamos en tiempo para que caigan tales regalos, Luis Planas no podrá vencer a Susana y al aparato político y de intereses que la respalda. Siete de los ocho secretarios generales así lo avalan. Todos menos el de Jaén, el ultimo bastión orgánico provincial del chavismo vía Zarrías. Pero su presencia en el mini debate de primarias quizás sirva para moderar un discurso de Susana Díaz excesivamente pendiente de lo que hace y dice IU. Esa podría ser la gran aportación de Planas en estos momentos. Claro que sucederá si se propicia el debate, si los intervinientes se avienen a usar los medios públicos de la RTVA para debatir ante los andaluces y si el presidente Griñán cumple su compromiso a favor de la democracia interna y una activa neutralidad en el proceso. Si todo ello sucede, sea cual sea el resultado, la ciudadanía lo agradecerá en estos tiempos de tanta oscuridad y confusión.
Si no se dan estas circunstancias Griñán y el PSOE-A habrán hecho un pan como unas tortas.




                                                                                                            

No hay comentarios: