miércoles, 24 de octubre de 2012

COSPEDAL BAJA A ANDALUCIA Y DEFIENDE A ZOIDO DE ARENAS.


Las aguas revueltas en el PP andaluz han dejado las crónicas de los más notables analistas políticos, para adquirir carta de naturaleza oficial tras el paso ayer de la Sra Cospedal por Málaga. La historia es bien sencilla y se veía venir desde antes del verano: hay quien tiene prisas en el PP por nominar candidato a la Junta para 2016, dado que JIZ ya ha dicho que su prioridad política es Sevilla, como alcalde que pretende la reelección. En el fondo, subyace en esta cuestión una perversa lectura política: a la derecha le hace falta un líder o lideresa, una referencia al frente del PP andaluz, que les conduzca a ganar en 2016 o antes. (Muy torpe sería Griñan no adelantando elecciones si observa debilidad del antaño poderoso adversario PP).
Mucha culpa de que no haya cuajado aún el liderazgo regional de JIZ la tiene Javier Arenas. Entre otras cosas por gestos como su reciente foto “de estado” con Griñán, según quienes critican sus interferencias. Pero no la única. Impulsar a Antonio Sanz a controlar el partido en Cadiz como presidente “ha sido interpretado como una agresión” a la nueva dirección, en palabras de alguien del PP que conoce las interioridades de la trifulca.
Allí en Málaga, Cospedal, ha dicho también que “No saben de lo que están hablando aquellos que se refieren a la provisionalidad [de Zoido], y que hay alguien que ya no está en el PP andaluz ejerciendo la presidencia y que vaya a volver a estar”, espetó en un acto al que acudió a arropar a la alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, según cuenta hoy el diario El País.
Incluso la reciente foto en la sede del Parlamento proyectando diálogo en las alturas, entre Griñán y Arenas, con un Zoido ausente de la instantánea, no ha gustado a la Sra Cospedal que advierte sobre estos errores: “Se equivocan quienes tienen la intención de hacerle el juego a los que gobiernan en Andalucía y se dan palmaditas olvidándose de tiempos pasados” afirmó en una clara referencia a la famosa imagen. Y para que no hubiese dudas, acabó sentenciando que el liderazgo de JIZ es “inapelable, magnífico e incuestionable”.
Las cortas estancias politicas de Javier Arenas en Andalucía, por lo que se ver, tienen su efecto mediático y político.
También se ha sabido en estos días que fue la propia Cospedal la que apadrinó a JIZ para liderar el PP de Andalucia. Justo se creía que fue lo contrario, que Arenas le había nombrado sucesor. Una revelación que deja en el aire algunas incógnitas, algunas relacionadas con una supuestamente sólida relación de amistad personal y lealtad política entre Arenas y Zoido.
Mientras la tormenta se cierne sobre el primer partido de Andalucía, sus máximos dirigentes, Zoido y Jose Luis Sanz, parecen inmovilizados, haciendo política en el alambre, siempre desde la capital y sin saber por donde dirigir sus pasos a la hora de controlar el partido desde Huelva hasta Almería.
Se están atrincherando excesivamente en Sevilla, porque ese es el problema, pretender gobernar Andalucía desde un despacho de la capital. Sobre todo cuando los cuadros del PP estaban muy habituados al "corre caminos" de Javier Arenas. Que no aportaba gran cosa, pero por lo menos daba abrazos, apretones y muchos ánimos, a los cuadros del partido en todos los rincones de Andalucía.
Zoido es un presidente más distante, por necesidad quizás, fundamentalmente porque es un tipo responsable que no quiere defraudar a los sevillanos que confiaron en él como alcalde frente al ausente Monteseirín. Y no puede dividirse en dos o en tres al mismo tiempo. Otra cosa bien distinta es su Secretario General, José Luis Sanz, alguien que también mantiene una alcaldía, más modesta y que está teniendo complicado igualar a su predecesor Antonio Sanz en hiperactividad concentrada en el funcionamiento de aparato del partido. Esa es al menos una de las criticas que se oyen contra el actual Sanz, especialmente en el Oriente popular. “A estas alturas Jose Luis tendría que haber visitado las siete provincias y haber tomado contacto con el partido, cosa que no ha hecho porque no puede con tanto trabajo que se ha echado encima” añade uno de sus amigos en el PP.
Pasadas las elecciones gallegas, las más importantes en clave interna popular, algunas voces empiezan a hacer ruido por Andalucía pidiendo que se nomine un candidato. (Dicen que los hay a porrillo) Hay quien ve, en algunos casos, a quienes antes mandaban con Arenas en la presidencia moviéndole el patio al alcalde de Sevilla. JIZ sigue en lo suyo, sin hacer caso aparente a la marejada que empieza a rodearle. En el PSOE miran expectantes a cómo estos síntomas de tensión interna puede transformarse en una crisis de envergadura, que debilite un partido que parecía sólido y que a punto estuvo de conquistar la Junta de Andalucía.

No hay comentarios: