viernes, 19 de octubre de 2012

EL PP TIENE UN PROBLEMA EN ALMERIA


El tándem de dirigentes que en la actualidad controla los destinos del Partido Popular en Andalucía, Juan Ignacio Zoido y su secretario general José Luis Sanz, tienen un serio problema de renovación en el partido en Almería.

Bueno, más exactamente en la cúpula del partido, finalmente vencedora tras dos severas escisiones  internas, una de las cuales trajo consigo la olvidada - que no cerrada- Operación Poniente.
Gabriel Amat, eterno alcalde de Roquetas de Mar, ha sido lo suficiente hábil y astuto en estos años como para liquidar a los adversarios y hacerse con el poder absoluto del partido y de las instituciones que de él dependen. Preside la Diputación y es persona muy considerada en Génova 13, especialmente en el departamento económico financiero del partido. 
Javier Arenas, al que Amat definió como su “hermano pequeño”, se ha convertido de un tiempo a esta parte en el principal valedor del dirigente de la derecha almeriense. (Al que algunos comparan ya con su colega Fabra en Castellón)
Amat, sin pretenderlo, mandó a Juan Enciso a la cárcel. (Solo quería asustarle con la denuncia en Fiscalía, pero la cosa se fue de mano). Era el alcalde de El Ejido, quién osó discutirle el poder interno del PP y el control de la Diputación. Aquello se saldó con una institución provincial en manos del PSOE con tres titiriteros políticos del PAL dando la cara. Y setenta imputados en un sumario, la OP, al que la Inspección del CGPJ debiera de echarle un vistazo, por su dilatadísima instrucción.
El sumario de la Operación Poniente, aparte de ser la pieza  documental y jurídica que engarza uno de los mayores escándalos económicos, sociales y políticos que se han dado en Andalucía, es un tratado sociológico de la era de vacas gordas que hemos vivido en España. El escándalo, por tanto, tiene mucho más calado si cabe que el muy publicitado Caso Eres.

Todos eran del PP

Pues bien, casi todos los delitos inventariados en el Caso Poniente, se cometieron siendo sus principales protagonistas políticos cargos o dirigentes del mismo partido, esto es el PP. Sirva este dato para establecer cuan fina es la línea que separa en este caso a los hombres del mal y del bien.
Mientras -que se sepa- la investigación judicial sigue en dique seco y la opinión pública sólo sabe que han sido cientos de millones los que se han robado de las arcas del ayuntamiento de El Ejido. Algo que se nota desde hace años en la pésima calidad de los servicios públicos ejidenses. Lo notan sobre todo los trabajadores de la empresa/botín, ElSur, quizás con la plantilla más maltratada en una empresa de Andalucia en esta última década.
Y en el teatro de operaciones de la pringue, un plantel de empresarios amigos, testaferros, altos ejecutivos de Abengoa, el Interventor municipal y el alcalde Juan Enciso Ruiz al frente, que acabaron pasando más de medio año de cárcel preventiva en El Acebuche y en Albolote respectivamente. Eso sí, todo ello con ramificaciones societarias con otros dirigentes del PP, como el alcalde de Almeria que había sido socio del Interventor Pepe Alemán. Empresarios como Hernandez Venzal o Rifá, muy próximos a Amat, también salieron a desfilar en el sumario.
Políticamente el PP rompió abiertamente con sus antiguos camaradas, ante un sorprendente silencio del PSOE, bajo la dirección de Martín Soler, que no abrió la boca para sacar tajada política del estallido por dentro del gran adversario. Sobre todo teniendo en cuenta que detrás de todo, lo que se ocultaba de verdad, era un robo de dinero público a gran escala. Pero los presuntos ladrones identificados por la Justicia eran socios del PSOE en ese momento. Unos imputados, por cierto, que contaron con gran colaboración de la administración periférica de la Junta en Almería.
La investigación se paró tras abandonar por traslado el Juzgado de la Magistrada Montserrat Peña; el PP rompió políticamente con el encisismo y en Almería se instaló un clima de crispación política muy notable. Una tensión a caballo entre los ajustes de cuentas entre clanes y la provocada por una sigilosa actividad judicial que seguía, pese a todo, indagando otros asuntos colaterales que afectaban al interés público. 
Gabriel Amat, el líder del PP, dedicó sus esfuerzos a reorganizar el partido. Tragó con tener que aceptar que Juan Megino, otro escindido, coligase con ellos  su mini partido a cambio del botín de Urbanismo en la capital.  En esa recuperación del partido jugó a su favor un extendido hartazgo con ZP y un generalizado deseo de cambio en el electorado. Pero sobre todo su contrastado instinto alpujarreño. Apostar por el PP en aquellos momentos era jugar a caballo ganador. Amat, uno de los hombres más ricos de la provincia, logró la paz interna y convirtió al PP en el primer partido en número de votos de la provincia, arrasando en las municipales. Condenando, de paso, al PSOE por vez primera a posiciones residuales en toda la provincia.
El  mismo me contó en nuestro último encuentro en septiembre de 2010 que estaba cansado, que pensaba retirarse tras la llegada de Javier Arenas a la presidencia de la Junta. Quedaban dos años para el 25M.
Y ahí sigue, convertido en el hombre con más poder político de Almeria, dado que al frente del PSOE y de la Junta, nadie le hace sombra a “Don Gabriel”.

Convenios Urbanísticos

Mientras tanto, a su buzón municipal, continúan llegándole decisiones judiciales adversas, algunas de las cuales confirman fehacientemente un modus operandi que el propio PP critica cuando arremete contra el PSOE a cuenta de prácticas de corrupción en Sevilla. Por ejemplo la referida al proyecto de la carísima obra de la Plaza de Toros, por citar una de las sentencias mas recientes.
Ahora acaba de saltar a la escena política de Almería la firma de varios convenios urbanísticos en la capital por parte del Ayuntamiento, que preside Luis Rogelio Rodriguez Comendador, el eterno aspirante a suceder a Amat al frente del PP de Almería.
Son convenios importantes desde un punto de vista económico y a pesar de haberlos intentado justificar socialmente el concejal de Urbanismo, los nombres que se ocultan tras las operaciones convierten el asunto en chamusquina. Unos acuerdos que han contado con el impulso y la aprobación política del propio Amat, según fuentes cercanas al edil almeriense. Entre los afortunados aparecen un conocido editor multimedia local (con el primer periódico de la provincia) y un empresario, influyente militante del PP, que llegó a ser presidente del partido en El Ejido.
Resulta cuanto menos paradójico comprobar la dureza de las denuncias del PP en Sevilla en temas de corrupción política y económica y que en sus mismas filas se estén protagonizando escándalos que requieren, cuanto menos, una explicación pública y convincente. (Al menos para gente intelectualmente normal)
A todo esto, el PSOE, se comporta de igual manera que lo hacía en tiempos de Martín Soler, mirando para otro lado, no vaya a ser - me han llegado a decir en algún momento- “que se encuentre a compañeros cómplices de determinadas prácticas de Gabriel Amat”.
Ahora a Gabriel Amat no se le ha ocurrido otra cosa que celebrar el congreso provincial del partido en El Ejido, ciudad que mantiene una eterna rivalidad con Roquetas de la que es alcalde. Será todo un gesto de valor personal, el que simbolice la culminación de su victoria interna largamente peleada y sin reparar en medios.
Para concluir y por si  le interesa al lector, les ofrezco un enlace donde hallarán más datos al respecto. 
Se trata del blog del polémico empresario almeriense Luis Montoya, dedicado a denunciar desde hace tiempo las supuestas corrupciones de Amat y su entorno. Luis Montoya fue uno de los dos editores que tuvo la edición almeriense del periódico El Mundo, proyecto que fracasó tras cortar Gabriel Amat la financiación publicitaria institucional del PP al periódico, tal y como venía sucediendo desde su fundación. Mas de treinta periodistas quedaron en el paro.

No obstante lo discutido que resulte el personaje, que se sepa ,ninguna de las informaciones que Montoya ha publicado hasta ahora en su blog o en las RRSS ha sido llevada a instancias judiciales por Gabriel Amat, el PP o cualquier otra persona aludida por las mismas. Personalmente me quedo, más que con sus opiniones, con su aportación documental.

WikiLuis, La Red Corrupta: http://wikiluismonti.wordpress.com

No hay comentarios: