jueves, 25 de octubre de 2012

ANTONIO RIVAS, EL CONDENADO QUE TODOS CREIAN INOCENTE.


Ya tenemos al primer cargo público condenado por un Tribunal a cuenta del Caso Mercasevilla. Antonio Rivas, todo un factótum del aparato socialista en Sevilla, ha quedado seriamente tocado por una condena judicial.
Tiene razón la oposición - Juan Bueno desde el PP-  cuando recuerda a los socialistas que todos sus dirigentes sacaron pecho en su día para defender al ex alcalde socialista de Camas y ex alto cargo de Empleo en la Junta. No en vano, Rivas, se había convertido desde hacía años en una de esas piezas imprescindibles  del aparato del partido en Sevilla para manejar ciertos asuntos “delicados”. En los recovecos de las más extrañas negociaciones, aparecía Rivas de alguna manera u otra. Ya fuera a las órdenes de Pepe Caballos, ya a las de Jose Antonio Viera, su gran valedor político hasta los momentos finales, casi al mismo tiempo que se veía forzado a dejar la militancia en el PSOE.
Fueron ciertas aquellas proclamaciones públicas en favor de la presunción de inocencia de Rivas, detrás de las cuales se vería luego que había algo más que pura cortesía jurídica o política.
Es cierto que Griñán mantuvo a Rivas en la Junta, pese a lo que empezaba a llegar desde el juzgado. Como también es cierto que, en el arranque del escándalo de Mercasevilla y los Eres, el presidente no le dio la importancia que tenía el asunto; estuvo más preocupado de otros frentes, especialmente unas próximas autonómicas a cara de perro. Además, soltar a Rivas a los chacales, hubiese adelantado en el tiempo los roces que culminaron con un serio deterioro de las relaciones entre Chaves y Griñán.
Porque Rivas, no conviene olvidarlo, era una de las terminales políticas y ejecutivas de una forma de entender el chavismo la gobernabilidad de los fondos públicos de la Consejería de Empleo. Todo ello mezclado con la práctica de un clientelismo muy generalizada en el socialismo andaluz. Una herencia explosiva en manos de un presidente que no sabía muy bien si continuaría en el cargo el 25M.

Vuelve la Juez Alaya

El alta médica que la juez Alaya parece que acaba de recibir, tras unos dolores muy intensos de cabeza que la han alejado de su juzgado y de su sumario de cabecera, el de los Eres, parece que puede reactivar nuevamente el asunto desde el punto de vista judicial y en toda su dimensión.
Con la condena de Rivas, a pesar de haber tenido un gran defensor como Paco Baena Bocanegra, la partida queda exactamente donde estaba antes del asunto de los infiltrados ilegales en los Eres. Queda por saber si Alaya es capaz, junto a la Guardia Civil, de escalar la pirámide de la que tanto ha hablado en sus Autos en los últimos meses.
De momento ha resultado llamativo como el magistrado que la ha sustituido durante su baja por enfermedad, ha desmontado partes fundamentales dictadas por la titular del juzgado, al igual que ha hecho la Audiencia enmendando la plana a tan severa instrucción. Especialmente en las fianzas impuestas para eludir la prisión el chofer y el propio Guerrero. Algo que, por cierto, ha provocado que le recuerden al juez sustituto que es pariente de un candidato socialista en Casariche en 1979, hace 33 años y que tiene agregada como “amigo” en el Facebook a la Agrupación Socialista de Casariche.
El PP puede sentirse satisfecho tras estas primeras condenas, en un asunto que es la antesala del gran caso Eres, donde como partido se han empleado muy a fondo en todos los frentes: judiciales, mediáticos, políticos y parlamentarios. Tampoco debiera olvidarse que los socialistas no mienten cuando afirman que ellos, desde la Junta con Chaves, fueron los que llevaron al Fiscal las cintas de los empresarios de La Raza. Fuero ellos, sí, pero porque no tuvieron más remedio y a la fuerza ahorcan.
Pero a la satisfacción momentánea del PP no debe abandonarla la inquietud por lo que suceda con el gran sumario. Algunas declaraciones sobre el tema, de la mano de gente del PP, indican que les preocupa el callejón sin salida en el que parece que se está metiendo el sumario de los Eres. Si se confirmara sería un chusco colofón a la carrera política de Arenas en Andalucía en su apuesta por luchar contra la corrupción del adversario.  

1 comentario:

Es Ceptika dijo...

Demasiadas canales de ternera para un solo garfio. En mi opinión, analfabeta total en leyes, ese macrosumario debería haberse desglosado en varios.

Doña Alaya ha padecido cefaleas intensas. Le puede sobrevenir medio tratado completo de Patología General.