lunes, 26 de abril de 2010

"JUAN ENCISO, PEPE ALEMÁN, ¿OS PASA ALGO?"

Por su interés, como testimonio público, publicado el 24 de octubre de 2009 en La Gaceta Política (Intereconomía), reproduzco la carta confesión realizada por quien se presenta como Arquitecto Municipal de El Ejido, en excedencia desde hace doce años.

El título de la carta es este : "Juan Enciso, Pepe Alemán, ¿Os pasa algo?"

Cuenta que es la primera vez que habla. Lean Uds.

"Ante todo creo que debo presentarme. Me llamo Antonio Moya Somolinos. Tengo casi 54 años, natural de Madrid. Soy arquitecto municipal de El Ejido….en excedencia desde hace casi 12 años. Presté mis servicios en dicho ayuntamiento entre los años 1985 y 1997.

Desde entonces vengo guardando un rotundo silencio que voy a romper ahora para hacer unas consideraciones que quizá interesen a alguien acerca de los gravísimos acontecimientos que ahí están sucediendo con la detención del alcalde Juan Enciso y del interventor Pepe Alemán, acusados de los graves delitos continuados de blanqueo de capitales, malversación de caudales públicos, cohecho, tráfico de influencias y falsedad en documento mercantil.

A Juan Enciso lo conozco desde 1991, año en que ganó por primera vez las elecciones municipales; a Pepe Alemán lo conozco desde antes, desde que entré en el ayuntamiento en 1985. Desde 1997 ellos no han tenido noticias mías y yo sólo he tenido dos noticias de Juan Enciso que luego comentaré. Sin embargo, la globalización es imparable, y tres horas después de que fuesen detenidos yo ya conocía la noticia por Internet y a lo largo de la mañana recibí las llamadas telefónicas de tres amigos míos, uno de Granada, otro de Rioja y otro de Asturias para felicitarme por la noticia de la detención de estos sujetos.

Llevo 12 años fuera de ese pueblo y por tanto, disfrutando de la ausencia de estos dos individuos. Y todo ello sin rencor, lo cual llega a producir cierta amnesia hasta el punto de que se me han olvidado muchas cosas que hicieron estos señores y por las que en su momento quizá también hubiesen merecido algún tipo de castigo, no sé si incluso cárcel, como parece que van camino de merecer ahora. En cualquier caso, voy a intentar hacer un poco de memoria, por primera vez en 12 años. El primer sorprendido de este ejercicio soy yo mismo. En estos 12 años nunca me imaginé escribiendo estas líneas que ahora escribo. Ahora son las 23,30 horas del día 20-oct-09.
Mi primer año en el ayuntamiento de El Ejido fue de tanteo. Me explico, no es que yo tanteara a nadie sino que otros me estaban tanteando a mí sin que yo me diera cuenta de ello.

Por aquellos años circulaba un slogan entre bastante gente de El Ejido que a mí me parecía un pésimo programa de actuación, tanto para los ciudadanos como para los funcionarios municipales. El slogan era “El Ejido, ciudad sin ley” e indicaba las preferencias de muchos por el dinamismo y el progreso, ante los cuales el estado de derecho y el imperio de la ley eran ideales periclitados propios de gente incompetente que no sirve para triunfar en los negocios y en cuyas mentes no hay ideas ni iniciativas. Incluso estaba bien visto saltarse determinadas normas jurídicas o al menos “estar en el límite” con tal de conseguir otros fines más ambiciosos. En líneas generales Pepe Alemán funcionaba con estas ideas.

En el año 1986 Pepe Alemán y “otros” ya tenían claro de que pie cojeaba cada uno de los empleados del ayuntamiento, de modo que ¡oh casualidad! en ese año se elaboró un Catálogo de Puestos de Trabajo para todos los trabajadores del ayuntamiento en el que a los amigos (de Pepe, se entiende) los elevaron incluso por encima de la categoría que legalmente les correspondía, y a los incómodos como yo nos bajaron más allá de la categoría más baja posible.

Concretamente a mí me quitaron el complemento de destino nivel 26, que lo tenía consolidado, y me bajaron al 18. Esto, naturalmente tenía repercusiones económicas y de humillación en cuanto a mi consideración profesional.

Menciono este pequeño botón de muestra como una pequeñísima parte de las injusticias que aglutinó el Catálogo de Puestos de Trabajo, que concitó cientos de alegaciones, la dimisión del Secretario del ayuntamiento Isidro Nicolás Fernández Pacheco y un malestar entre el personal que duró, que yo sepa, hasta 1997, después no lo sé.

Se preguntará el lector quien es el que elaboró el Catálogo que tantos problemas generó y que fue el chollo para unos pocos beneficiados que consiguieron por esta vía lo que no habían obtenido por mérito y capacidad, como dice la ley. Pues bien, este Catálogo lo elaboró una chica que entonces tenía 33 años, llamada Purificación Ruiz Fernández, licenciada en Románicas,………y que estaba casada con un íntimo amigo de Pepe Alemán. El importe del trabajo no fueron sólo unos buenísimos honorarios, sino un puesto de trabajo por designación “a dedo” pocos meses después de entregado el Catálogo al ayuntamiento. Dicho puesto de trabajo se transformó en fijo poco tiempo después, al convocarse una oposición para un puesto que le venía a la chica que ni pintado y cuyo perfil era ¡oh casualidad! prácticamente el de Puri. Por cierto, no sé si es que la gente andaba despistada o que los canales de comunicación no estaban muy en forma, el hecho es que creo recordar que sólo se presentó ella para esa plaza. Sea como fuere, Puri pasó a ser flamante jefe de personal del ayuntamiento, y al menos hasta 1997 lo era, después no sé.

El Catálogo es el punto de partida del malestar entre el personal del ayuntamiento. El propio Pepe Alemán se dedicó a ir dando charlas a los empleados municipales en pequeños grupos sobre las bondades del Catálogo argumentando para ello en la necesidad de implementar en la Administración estructuras y métodos de la empresa privada, más liberalizadores. En realidad lo que estaba haciendo era crear una especie de clan mafioso al margen de de la estructura visible, colocando en puestos clave a su gente y a los que no fuesen incómodos, y desterrando y ninguneando a los incómodos. De hecho, como consecuencia del Catálogo yo estuve varios años sin hacer nada durante el horario de trabajo, salvo firmar al entrar y al salir, por la sencilla razón de que no tenía ningún cometido ni me lo querían dar. Me dedicaba durante las mañanas a leer novelas durante siete horas….o a dormir en el despacho.

Lo que hay que reconocerle a Pepe es que, de modo magistral, consiguió no sólo involucrar a los políticos, entonces los del PSOE, en este montaje, sino que estos no se dieran cuenta de que estaban siendo manipulados y, lo que es más, que tomaran esta reforma como algo propio de modo que la asumieran con plena responsabilidad política.

A partir del Catálogo, en el ayuntamiento hubo una verdadera mafia en la que había un verdadero “padrino”, Pepe Alemán que ejercía un poder paralelo, no menos eficaz que el oficial. Esto lo sabíamos todos los funcionarios y, aunque había muchos caguetas, quien más o quien menos tomábamos posiciones. Mi postura fue totalmente contraria a estas maniobras y ello me ganó la enemistad de ese clan y muy singularmente de Pepe, que no podía ni verme. Luché con todas mis fuerzas legalmente para oponerme a esta situación, pero debo reconocer que no pude con esa mafia, entre otras cosas porque su brazo ejecutor era el propio Alcalde, primeramente Juan Callejón, del PSOE, y a partir de 1991 Juan Enciso, del PP. Y aquí hay otro punto de admiración hacia las habilidades de Pepe Alemán: conseguir que Juan Enciso, que había prometido en la campaña electoral de 1991 que anularía el Catálogo, lo ratificase en todos sus puntos al poco tiempo de ser elegido y empeorase todavía más las condiciones laborales de los enemigos de Pepe Alemán.

En mi primer año en el ayuntamiento, esto es, en 1985, cuando yo todavía era una incógnita para ciertas personas, hubo una de ellas, que luego resultó ser próxima a Pepe Alemán, que me hizo una confesión casi de confesonario. Me dijo que lo importante de un puesto en la función pública no era ese puesto en si mismo, sino que poseyendo ese puesto puedes hacer muchas cosas que no podrías hacer si no fueses funcionario, de modo que con quienes te relacionas te tratan de una manera determinada porque saben que eres funcionario. Debo decir que esta persona no se estaba refiriendo a una segunda actividad de ejercicio libre compatible con la función pública, sino a otro tipo de “actividades”. En aquel momento, aunque se me quedó grabada en la memoria la conversación, debo decir que no capté en profundidad todo el contenido que esta persona me estaba transmitiendo. Lo entendí años más tarde, hacia 1996, hablando con el director de una importante empresa de El Ejido, que conocía en profundidad a todos los funcionarios y a todos los empresarios locales, mayormente de la construcción. Éste también me hizo una confesión de confesonario. Me dijo: “Mira, Antonio, aquí a los altos cargos del ayuntamiento se os ha “tocado” a todos, y el único funcionario claramente insobornable eres tú, lo cual no creas que es algo necesariamente deseable, porque ya sabes cómo se hacen las cosas aquí, y donde fueres, haz lo que vieres”.

Me parece que cuanto digo aquí da una idea del ambiente del ayuntamiento y del ambiente del grupo de Pepe Alemán. Aunque mis principales enfrentamientos con el Alcalde y con Pepe fueron por cuestiones laborales y sindicales yo me di cuenta de que había en torno al ayuntamiento asuntos turbios que nadie se explicaba y me daba también cuenta de que las explicaciones, o los silencios, las tenían siempre funcionarios situados en puestos clave y que gozaban del favor de Pepe Alemán. Por tanto, no puedo decir con rotundidad que ya en aquellos años estuvieran cometiendo delitos, pero no me extrañaría si se investigase y se descubriese que sí. Por aquellos años el grupo de Pepe era una mafia, pero una mafia de pueblo, una mafia cateta que no sé si encerraba actuaciones más “profesionales”. Lo que también es verdad es que los delitos de los que hoy se acusa a Juan Enciso y Pepe Alemán no tendrían sentido si antes no se hubiesen “entrenado” con otros “trabajos menores” durante los años anteriores. El mafioso no nace de golpe, se hace poco a poco a base de ir perdiendo sensibilidad por la ética y de caer en la rutina dejando pruebas como rastro.

He hablado bastante de Pepe. Hablemos un poco de Juan Enciso.
Juan Enciso desembarca en el ayuntamiento en 1991. Su única experiencia directiva anterior era haber sido presidente del casino del pueblo. Políticamente no tenía experiencia pues anteriormente no había sido concejal. Profesionalmente era un hombre sin cultura y se dedicaba a vender frutas. Sin embargo era un hombre despierto y hábil para los negocios, al menos eso oí de él cuando apareció en escena. Lo que ya no sé es si esa facilidad para los negocios, al parecer innata, era del tipo de negocios que se estilaban en El Ejido por esos años, es decir, de mucho dinero y nada de ética (El Ejido, ciudad sin ley, etc. etc. etc.). En aquellos años no era extraña en El Ejido la figura del empresario analfabeto forrado de billetes hasta por las orejas, con la única moralidad de vivir a tope y ganar dinero a costa de lo que sea.

Sea como fuere, es evidente que entre Juan Enciso y Pepe Alemán hubo química desde el primer momento, prueba de ello es que ahora han ido juntitos al trullo después de una presunta y fascinante “aventura empresarial” en la que a la iniciativa y modos expeditivos de Juan Enciso se ha sumado la técnica depurada y visión de futuro de Pepe Alemán. En fin, un par de genios solo comparables a John Lennon y Paul McCartney.

En 1997 perdí de vista a este par de pájaros. ¿Cómo? Muy sencillo. A lo largo de mi tortuosa trayectoria en el ayuntamiento coseché 10 expedientes disciplinarios de los que me defendí judicialmente ganando la mayoría de ellos. También alguno perdí. Yo también tengo defectos y a veces me calentaba demasiado en mis críticas, reivindicaciones, huelgas, manifestaciones, escritos, panfletos y carteles. Mi lucha era una lucha sin cuartel y a veces no me sabía medir. Sucedió que en uno de esos escritos no me supe medir y llamé cabrón al Alcalde. Grave pecado, porque Juan Enciso me abrió expediente disciplinario que concluyó con sanción de tres años de suspensión de empleo y sueldo. Recurrí en vía contencioso-administrativa y lo gané, pero fue una victoria pírrica, porque la Sala no anuló la sanción sino que la rebajó a dos años. Esto sucedió en mayo de 1997.

Me vi. en la calle por dos años y sin subsidio de paro. La prensa local se hizo eco de la sentencia e incluso algún periódico sacó chistes con viñetas a cuenta de la misma con críticas humillantes hacia mí. Mis amigos me hicieron el vacío. Sólo recibí palabras de aliento de tres o cuatro personas cuyas conversaciones recuerdo muy bien, como si fueran actuales. Comprendí que no había sitio para mí en Almería y decidí empezar de nuevo en otra parte.

Me dí cuenta de que, haciendo abstracción, me gustaba la profesión de arquitecto municipal y la función pública, así que me puse a preparar oposiciones a arquitecto municipal. Llegué a apuntarme a 14 oposiciones en municipios de toda España. Me hice un plan de estudiar entre 10 y 12 horas diarias. En setiembre de ese año empecé a realizar las pruebas selectivas: Ciudad Real, Valdemoro, San Martín de la Vega, Montijo, Palencia, Cabra,…….En Valdemoro llegué a quedar el segundo de 32 opositores, pero fue en Cabra donde saqué la plaza el 12 de enero de 1998. Arreglé los papeles y el 1-mar-98 abandoné Almería sin despedirme de apenas nadie. Desde entonces no he vuelto por esa tierra. A fecha de hoy sólo mantengo cinco amigos allí.

Desde entonces sólo he tenido dos noticias de Juan Enciso que me afianzan más en el deseo de no volver por esa tierra. La primera debió de ser hacia el año 2000. Me refiero a los disturbios violentos que hubo por el tema de los inmigrantes, el asesinato de una mujer de la Aldeilla y las represalias posteriores. Mi madre, que vive en Madrid, no sabía que yo me había ido de El Ejido porque me habían echado. Quise ocultarle ese detalle para que no sufriera. Me llamó desde Madrid por teléfono al ver por la televisión el espectáculo de violencia de El Ejido y me dijo que ahora si se alegraba de que hubiera abandonado ese pueblo al ver tanta gente salvaje en la televisión. La segunda noticia no sé si me enteré de ella por la prensa o porque me lo contó uno de los amigos que tengo en Almería. Debió ocurrir hacia el 2000 o un poco después. Me refiero al fallecimiento del padre de Juan Enciso. La noticia es que a los pocos días fue profanada la tumba. Este hecho denota dos cosas. La primera es cómo las gastan los de El Ejido, unos auténticos salvajes sin sentimientos ni escrúpulos ni humanidad. La segunda es cómo las gasta Juan Enciso para que haya quien profane la tumba de su padre. Hay que tener en cuenta que después de varios años de putadas y dos años de suspensión de empleo y sueldo, a mí no se me ocurrió otra cosa que irme en silencio……., pero hay gente que reacciona de otras maneras cuando le hacen daño.

Como digo, el 1-mar-98 me fui de Almería y el 2-mar-98 me incorporé a mi nuevo trabajo de arquitecto municipal de Cabra, en la provincia de Córdoba. A pesar de que Cabra es un pueblo cuatro veces más pequeño en población que El Ejido, empecé cobrando 47.000 pesetas más que lo que cobraba en El Ejido. Pero no es sólo eso lo importante. El Ejido es un pueblo con 28 años de historia, mientras Aegabrum tiene un par de milenios. Quizá la solera de una población encierre el secreto del modo de ser de sus habitantes. No lo sé. Lo que sí puedo decir es que la gente de Cabra es excepcionalmente buena, amable, educadísima, honrada. Tratar con los egabrenses es siempre algo agradable por su cordialidad, por su buen hacer. En los casi 12 años que llevo en Cabra no he tenido ni las “historias” ni las “histerias” que he padecido en El Ejido. Absolutamente con todos los compañeros del ayuntamiento y con todos los políticos municipales de todos los signos políticos tengo un trato de amistad. El entorno físico también ayuda porque el pueblo es francamente bello y proporcionado, con edificios históricos de gran valor y muchos modernos construidos con gran gusto, con rincones urbanos de gran belleza y paisajes espectaculares. Por las calles de Cabra parecen desfilar los personajes de Juanita la larga o Pepita Jiménez, creaciones de uno de nuestros egabrenses más célebres, Juan Valera…………..En fin, que me encuentro muy a gusto en Cabra, y aunque desde que terminé de cumplir la sanción, ya trabajando en Cabra, estoy en El Ejido en situación de excedencia, la verdad es que no se me ha pasado por la cabeza volver por allí.

Desde poco tiempo después de llegar a Cabra empecé a pensar, y según pasa el tiempo me reafirmo en ello, que debo estar agradecido a Juan Enciso, porque gracias a él, a que me echó, he podido librarme de tipos como él y como Pepe Alemán y tratar con gente tan buena como los egabrenses. Por eso durante estos 12 años no he sentido la necesidad de pensar en El Ejido, ni de añorar nada de ahí. Por eso, ahora que veo a estos dos tipos en la cárcel, no es la desgracia ajena lo que me hace feliz, sino el que muchos compañeros míos de El Ejido se vean libres de esta gente. Y también hay otro motivo de alegría por estas detenciones: Aunque en su momento y en los 12 años siguientes me ha importado un pimiento el juicio que haya podido tener de mí la gente, bien es cierto que cuando caí en desgracia todo el mundo, también los que parecían amigos, juzgó que me estaba bien empleado por ser demasiado “guerrillero”, y Juan Enciso quedó como una persona ecuánime, ponderada, educada, etc. Al menos ahora, a la vuelta de los años, el tiempo va colocando a cada uno en su sitio, y ni yo estaba tan equivocado ni Juan Enciso era una hermanita de la caridad con corbata. No es que me importe lo que piensen los demás, pero tampoco me amarga un dulce, tampoco le hago ascos a que se esclarezca la verdad de las personas.

Mis últimas palabras son para el/la titular del juzgado de Instrucción nº 2 de Almería que es quien, según la prensa, ha ordenado esta operación policial. Evidentemente él es quien tiene la mayor cantidad de datos y quien conoce mejor la situación. Sin embargo a mí, si se me permite la opinión, me parece una operación, yo diría, escasa, en el sentido de que, salvo que hayan cambiado las cosas, ahí tiene que haber más gente implicada. Si no la hay puede deberse a dos posibles razones. La primera sería que del grupo del entorno de Pepe Alemán de hace 12 años se hayan descolgado todos al irse haciendo más graves y delictivos los planes que éste llevaba a cabo presuntamente. La segunda razón sería que todos los cómplices de los detenidos hayan sido más listos y hayan dejado menos huellas de sus presuntas fechorías. En cualquier caso, el hecho del registro masivo del ayuntamiento durante todo el día 20-oct-09 por la policía ya es indicativo de que probablemente el juez piense que ahí hay más tomate. Yo por mi parte animaría al juez a que investigue generosamente sobre este asunto, no ciñéndose sólo al periodo 2007-2009, sino yendo más hacia atrás; ni remitiéndose sólo a estos dos señores, ya que aunque haya otros posibles culpables de menor gravedad, será un beneficio para la justicia desenmascararlos y castigarlos.

Por último quiero dar las gracias como ciudadano al titular del juzgado nº 2 por su servicio a la justicia al detener e instruir causa a estos señores tan poco recomendables y con tan poco sentido ético y jurídico. Sinceramente pienso que el día 20 de octubre de 2009 pasará en El Ejido como un día venturoso en el que se empezó a ver salida a una situación patológica del ayuntamiento que parecía incurable y que ha dejado en la cuneta ya a unos cuantos, entre ellos yo.

Antonio Moya Somolinos, DNI 50409257L

Arquitecto municipal de El Ejido en excedencia.

10 comentarios:

pkapel dijo...

Estimado Antonio Moya:
Después de muchos años sé de tí, nos conocimos en El Ejido, donde sigo viviendo y trabajando, efectivamente tu eras el Arquitecto Municipal pisoteado, y mi persona representaba a una empresa de Artes Gráficas a la que iban a expropiar.
Fue en esas circunstancia penosas en las que nos conocimos y charlábamos de los temas de corrupción instalados en este ayuntamiento.
Mi empresa era Gráficas Murgis, digo era, porque el rodillo caciquil de Enciso y su antecesor el socialista Juan Callejón se la cargaron; hicieron unas Normas Subsidiarias y un Plan General para uso y abuso de sus amigos; ubicándonos en un Parque Arqueológico, donde después hicieron una Rotonda.
Vivo en El Ejido 34 años, he visto su desarrollo.
Te doy la razón en todos los comentarios despectivos que haces de la clase política y de algunos funcionarios, la comparto porque la he sufrido y sufro en mis carnes durante casi VEINTE AÑOS.
Pero el pueblo de El Ejido que tu relatas, no es en absoluto el que yo conozco.
Me apena que ofrezcas la imagen del pueblo que ofreces. No la comparto, muy al contrario, me siento orgulloso de vivir en esta sociedad ejidense que ha sido pisoteada, robada y anulada por su clase política gobernante.
El rencor hacia ciertos señores no puede hacer que UN PUEBLO DE CASI NOVENTA MIL HABITANTES quede en el lugar que tú lo pones.
Tu experiencia y la mía con estos tipejos es la misma, a tí te echaron y a mí me arruinaron, y siempre para favorecer a sus amiguitos.
Te repito sigo viviendo en El Ejido, estoy rehaciendo mi vida con 59 años, después de la ruina sufrida por el CLAN ENCISISTA.
Pero a EL EJIDO no me lo toques, por favor respétalo, me duele mucho.
Los acontecimientos del 2000 (después de los tres asesinatos por parte de emigrantes) también fueron utilizados por estos politiquillos para su beneficio y parece que incluso fueron alentados y no investigados por el entonces ministro de interior Sr. Oreja.
Espero no haberte ofendido por pedirte que no nos humilles como lo han hecho estos gobernantes y sus muchos secuaces.
Me ha alegrado saber de tí, y que estés bien. A nosotros aquí en El Ejido nos queda una dura tarea. Pero no te quepa duda que lucharemos para salir de la situación en la que nos han metido estos presuntos chorizos.

JMCapel
de Gráficas Murgis

Palyasetes dijo...

Muchas gracias a Antonio Moya, muchas gracias a Pepe Fernández que nos pone toda esta información a disposición, como tantas otras cosas, y muchas gracias a Pepe Capel por su comentario. Esta es una confesión que no deja de emocionarme, porque eso mismo, a pequeña escala, lo hemos oído muchas veces, sólo que esta vez la hace alguien de dentro, con una gran responsabilidad y que ha sufrido los métodos mafiosos "catetos" de estos energúmenos. Estoy contigo en casi todo, pero tenemos que hacer más autocríticos, Pepe Capel. ¿A cuánta gente conoces que se ha ido de aquí porque el ambiente era irrespirable? ¿Se ha consolidado Almerimar como lugar de residencia de profesionales liberales, personal sanitario, empresarios etc. o éstos han preferido irse a vivir a Aguadulce, a Roquetas, a La Envía o al Infierno? El modelo de El Ejido ha fracasado rotundamente, a excepción de todo aquello en lo que el Ayunttamiento ha tenido poco o nada que decir (la agricultura y poco más), han hundido todas las expectativas en otros sectores. Pepe, nosotros no somos políticos, somos ciudadanos, no tenemos que dorarle la píldora a nadie, ¿o es que no podemos criticarnos a nosotros mismos o a nuestra sociedad? Faltaría más. En el periodo del que habla este ex alto funcionario del Ayuntamiento hay implicados tres partidos políticos, aunque el periodo del PAL haya sido muy "especial". ¿Acaso ahora los partidos nos están dando soluciones válidas? ¿Están siendo valientes? Están siendo tan valientes que están esperando que seamos ciudadanos "radicalizados" los que hagamos el trabajo sucio (pero lícito y legal). Ingenuidades las justas. Es cierto que no todos los políticos, incluso de los mismos partidos, actúan igual, pero a todos les falta valentía para salir a la calle ¡ya! a explicar lo que pasa. ¡Qué no esperen a las elecciones! ¡A la calle!

pkapel dijo...

Palyasetes, mi comentario no está exento de crítica, ya que evidentemente estos señores nos han gobernado con mayoría de votos, votos mal utilizados por sus gestores.
El relato de nuestro Amigo Antonio Moya es real en lo político dentro de nuestro Ayuntamiento, abusos de poder, pisoteo "legal", ruina a empresas, personas, etc... pero siempre desde esta administración corrupta, que llevamos denunciando desde casi veinte años en solitario y ahora desde la Asociación Ciudadanos, y la Plataforma.
Pero evidentemente, repito, El Ejido tiene un tejido humano y empresarial incomparable, eso no me lo puede negar nadie. Pero eso no quiere decir que también tenemos una escuela de chorizos de prestigio. Y por supuesto el que la haga que la pague, y devuelva lo robado. Disolución ya!!!!

Antonio dijo...

Querido Pepe Capel:
Me da mucha alegría saber de tí después de tantos años. Guardo muy buen recuerdo tuyo, de tu amistad y de tu buen hacer profesional. Antes de sacar la plaza en el ayuntamiento fuí cliente tuyo. Tú me hacías las tarjetas de visita, los sobres y los din-a-4 membretados.
Quiero pedirte perdón si te ha resultado ofensiva mi visión de El Ejido a la vuelta de los años, pero hay algo objetivo: a pesar de que en El Ejido había y hay gente buena como tú, la realidad es que esa gente buena ha tenido un peso social casi nulo y el gansterismo ha sido la tónica generalizada, empezando por los políticos, pero alentado por la mayor parte de la sociedad ejidense, pues no en vano Juan Enciso lleva obteniendo desde 1991 mayoría absoluta en todas las elecciones municipales, luego eso quiere decir que el pueblo, a pesar de conocerle, le ha apoyado continuamente. Algo de culpa debe tener en ello el pueblo de El Ejido.
Yo, con todos los respetos, debo decirte que me fuí de allí con muy mal sabor de boca, porque gente que me reconocía lo mal que estaban las cosas ahí, por otra parte preferían conformarse y tragar con toda esa mafia a cambio de llevar una vida más o menos confortable. Me vienen a la cabeza bastantes nombres y apellidos y rostros de personas que actuaban así. Como comprenderás, unos por complicidad y otros por miedo, la realidad es que me vi casi sólo y cuando caí en desgracia practicamente nadie se compadeció de mí. No guardo rencor a nadie, pero debo decir que lo pasé francamente mal en El Ejido, lo cual contrasta mucho con el buen trato que he recibido y recibo en Cabra. Quizá los nativos de El Ejido ameis a vuestro pueblo por encima de todo porque no conoceis otros lugares, pero te puedo decir que lo que ahí pasa es algo realmente patológico.
Yo creo que este es el momento de aprovechar para hacer una reflexión sobre la moral pública y personal de cada uno de los ejidenses a la vista de adonde conduce un modo de actuar como el de estos sujetos y todos los que les han apoyado o votado. Ideas como las de la austeridad, la honradez, la veracidad, la lealtad a unos principios y valores morales parece que no son tan desdeñables como parecía. Espero que de ésta se produzca una especie de catarsis o rearme moral en mucha gente que lleve a El Ejido a ser un pueblo donde se pueda respirar.
A ti te deseo lo mejor y me alegra haber podido contactar contigo de nuevo en este blog. También puedes encontrarme en facebook o en el ayuntamiento de Cabra cuando quieras.
Un fuerte abrazo.
Antonio Moya Somolinos

Palyasetes dijo...

Perdón por las faltas y alguna que otra incongruencia en el mensaje anterior. Creo que Antonio Moya da en la clave en cuanto al ambiente especialmente enrarecido y envilecido del Ayuntamiento, que parece que se hace más patente a medida que se va escalando en categoría laboral y sueldo. Pero, en cuanto a la cobardía y la falta de empatía y solidaridad, creo que ahí nos debemos incluir prácticamente todos los ejidenses. Ha sido nuestro sello y sigue siéndolo. Un ejemplillo (sabemos que los mencionados leerán esto: Todos sabemos muy bien que la estrategia mediática está ahora en manos del "Director de ejido TV" y de Añez, que dirigen a un grupo de funcionarios y empleados públicos encargados de, aparte de algunas cosas ilegales, intervenir en foros (Ideal ya es suyo, de momento), infiltrase en Facebook, participar en blogs, y por supuesto, quitarle legitimidad a periodistas "de fuera" (vosotros no conocéis la verdadera realidad, lo que de verdad piensan los ejidenses), es decir, de crear una excepcionalidad, una especificidad ejidense. Y, entretanto, ¿qué hacemos los ejidenses? Nada, aunque lo sepamos. Tan sólo esperar a que los políticos u otros resuelvan el problema. No hemos conseguido ganar la calle(ellos confían en ir rompiendo voluntades con sus medios, pero van a estar muy lejos de conseguirlo) y nos están ganando los medios (pírricamente, porque no les valdrá de nada) usando nuestro propio dinero. Absurdo y lamentable pero real. Si bien es cierto que la confianza de los ejidenses hacia Enciso y su entorno (incluidos medios afines) se ha roto, eso no lo sabremos hasta que se abran las urnas dentro de algo más de un año. La estrategia de esta gente está clara, crear formaciones nuevas para confundir, soltar tinta (y mierda) por doquier, intentar amedrentar, amenazar, chantajear…

pkapel dijo...

Amigo Antonio, de verdad que me das una alegría inmensa al contestarme. En ningún momento me he sentido dolido por tus palabras, ya que son ciertas 100 por 100, Los dos como muchos más lo sabemos. El problema en El Ejido es el del sistema, los votos recibidos por el partido gobernante, son votos cautivos o de estómagos agradecidos; los gobiernos corruptos, con el tiempo van creando un tejido social de apoyo, a base de tratos de favor, que genera esta situación (el PAL en las últimas eleccciones recibó 12587 votos). Indudablemente 12580 persona no son la población votante de nuestro pueblo, pero efectivamente esos votos o eran de personas que creían en Enciso, o eran de personas con intereses compartidos o estómagos agradecidos.
El ciudadano de El Ejido tiene indudablemete la culpa por hacer dejación de sus derecho/obligación a votar. Pero eso a estas alturas de nuestra joven democracia no es de extrañar porque es lo mismo que sucede a nivel nacional. No creemos en la clase política y no votamos. Los corruptos saben lo que hacen y se aprovechan.
En mi respuesta a tu publicación te dije que yo llevaba 34 años en El Ejido, no soy nativo de aquí, pero me siento totalmente identificado con esta tierra de currantes que ha pecado por confiar.
Los votos del PAL como dije antes, unos fueron de personas que creían en una "buena persona", y otros muchos eran de ese tejido que los corruptos instalados van generando a lo largo de los años para usarlos en beneficio propio, los gobernantes para mantenerse y enriquecerse y los colaboradores para recibir tratos de favor muy enriquecedores.
El resto hemos luchado y seguiremos luchando para hacer que la normalidad vuelva a nuestra casa.
Por eso digo y diré que El Ejido no tiene culpa de que ciertos señores hayan utilizado el Ayuntamiento para enriquecerse, enriquecer a amigos, conseguir puestos de trabajo por influencia, etc... a costa de la inmensa mayoría ciudadana.
La corrupción en la adminitración es nuestro principal problema, después del paro.
Antonio estaremos en contacto, casi seguro, puedes vernos en facebook "Ciudadanos por El Ejido" verás como dentro de nuestro pueblo hay movimiento regenerativo.
Aunque la calle como dice mi amigo "Palyasetes" todavía no la hemos ganado.
Un abrazo y estaremos en contacto.
Pepe Capel

Antonio dijo...

El amigo "Palyasetes" comenta que Pepe Añez anda engorrinando el ambiente mediáticamente. Por supuesto que todos estos tipos gozan legalmente de la presunción de inocencia hasta que no haya sentencia, pero a mí me resulta inaudito que un tipo tan impresentable como Pepe Añez esté todavía en la cosa pública ¿Qué son sino uña y carne Juan Enciso y Pepe Añez? ¿Acaso no le salpica nada la actuación de Juan Enciso a quien lleva 20 años codo con codo con él en la política local y provincial? Ya hace más de 12 años Pepe Añez se distinguió por actuaciones poco claras en materia de personal en el Ayuntamiento, y por lo que he oido después, su paso por la Diputación no fue precisamente un dechado de honradez. ¿Cómo tiene ese tío la caradura de seguir en política a pesar de la cárcel de su alter ego, de la bancarrota municipal a la que su partido ha llevado al Ayuntamiento y de su cese como vicepresidente de la Diputación "por ser vos quien sois"? Verdaderamente, si en El Ejido hubiese un mínimo de dignidad colectiva se impediría, por los métodos legales que fuera, que un tío así siguiera un solo minuto más en la escena pública. Yo creo que deberían organizarse manifestaciones públicas, recogidas de firmas, difusión por internet y por e-mail de todas las andanzas de esta gente, elaboración de dossiers de prensa, información portal a portal, etc. o lo que se ocurra para impedir a toda costa que esta gentuza saque un solo voto en las próximas municipales dentro de un año. Es radicalmente injusto que estos individuos sigan presentes en las instituciones públicas. Hay que informar a todo el pueblo, casa por casa, de manera ininterrumpida y durante todo este año acerca de quienes son estos señores. Y cuando se consiga apearlos del poder en las próximas elecciones, habrá que empezar a depurar a todos los soplapollas que les han estado bailando el agua durante todos estos años en detrimento de otros que en justicia hubieran merecido los favores y prebendas que ellos han disfrutado. Yo creo que el secreto es hacer precisamente lo que está haciendo Pepe Añez: Informar, informar, informar, informar. Sin interrupción, sin interrupción, sin interrupción. Durante el año que queda, sin aflojar la presión. Pepe Añez sabe que solo mintiendo reiteradamente a través de los medios de comunicación puede conseguir seguir en la poltrona (si es que no tiene otros intereses inconfesables). La gente de bien de El Ejido debería hacer la misma campaña, pero en defensa de la verdad, de la honradez, de la austeridad, del buen hacer. Que no decaiga la impresión que todo el pueblo tuvo en octubre, que no se le olvide a ni un solo ciudadano de El Ejido que Juan Enciso y sus amiguetes son unos presuntos delincuentes, que se sacudan el derecho de pernada política, la humillación permanente del pesebre.
Repito lo que al principio, existe la presunción de inocencia. El proceso judicial está en marcha. Si no tengo mala información, además de los cuatro encarcelados en prisión preventiva hay otros 60 encausados. No sé si Pepe Añez está entre ellos. En el caso de que esté, goza como los demás de la presunción de inocencia hasta que pese sobre él una sentencia que lo condene. Solo diré que sentiré extrañeza si esa sentencia no le llega (cada cual es libre de sentir lo que quiera. Los sentimientos son libres). Que conste que aquí nadie le ha llamado delincuente.

Regeneración Democrática dijo...

Hola, Antonio, no hace falta ser Catedrático para dar con la clave como lo has hecho tú. Dar información, frente a la desinformación que practica Añez (con nuestro dinero) es fundamental. Pero no te puedes hacer una idea -o, habiéndote leído, quizá sí te la hagas- de lo difícil que es llegar a nuestros convecinos no ya con opiniones contrarias a las suyas, sino con HECHOS contrarios a sus opiniones. Somos unos cuantos los ejidenses que no podemos evitar darte la razón, aunque sabes que generalizar siempre lleva a error, pero aunque sea por mera estadística. Somos muchos los que tenemos que sentir vergüenza no solo de que pase esto en nuestro pueblo, sino de que nuestros vecinos no entiendan de qué hay que avergonzarse. De momento algunos lo intentamos, pero como ni buscamos réditos políticos ni podremos hacerle favores a nadie dado que no tenemos más poder que el de la palabra y el sentido común -muy poco útiles aquí en El Ejido-, tampoco nos harán mucho caso. Muchas gracias por haberte expresado sinceramente y, sobre todo, por manifestar claramente otra de las facetas delincuenciales de esta panda de energúmenos.

pepe insua dijo...

Don Antonio. No le extrañe a usted que Pepe Añez siga engorrinando el ambiente mediáticamente. La clave está en el apoyo recibido del "martinismo" y su cabeza visible en Almería, que, junto con el Sr. Pizarro, pactaron en 2007 y antes para que la Diputación se repartiera entre PSOE y PAL, todo sea dicho con la bendición del padrino Chávez. El Sr. Griñán ya dijo públicamente que él no hubiera hecho tal pacto, pero, hasta la fecha, el PSOE-A se sigue oponiendo a la disolución del Ayuntamiento de El Ejido y solo se opuso recientemente al nombramiento de tres asesores del PAL en la diputación de Almería. Solo falta que los sres. Griñán y Velasco descabezen a la cúpula más impresentable en el próximo congreso provincial del PSOE almeriense. La misma cúpula que permitió al PAL acceder a "medios de comunicación y propaganda" por concesión de la Junta. Increíble pero cierto.

Operación Topolino dijo...

Don Antonio, he aquí una pequeña muestra de la "pequeña resistencia" de El Ejido:
http://operaciontopolino.blogspot.com
Seguro que reconoce usted a muchos personajes y, además, se lo pasa bien.