sábado, 1 de mayo de 2010

EL VUELO DEL CANDIDATO PEPIN


El ex Rector y ex Consejero de Cultura, José María (Pepín) Martín Delgado ha quedado definitivamente descartado el pasado jueves como candidato del PSOE a la alcaldía de Málaga. La decisión se tomó en Sevilla, en el transcurso de una reunión de los secretarios generales Miguel Angel Heredia y Pepe Griñán, a la que también asistieron Rafael Velasco y Francisco Conejo. Se confirma así lo avanzado el pasado lunes en el Ruedo Andaluz de Onda Cero, que a falta de decidir el candidato se informó que, lo único que estaba claro es que el rumoreado Pepín no sería el elegido. El nombre de María Gámez, fue barajado por uno de los contertulios malagueños.

Efectivamente, Martín Delgado queda descabalgado definitivamente de una carrera en la que parecía que era el único socialista malagueño que estaba “verdaderamente por la labor” de encabezar el cartel y pelear contra Paco de la Torre y el PP en la próxima primavera de 2011. Para muchos socialistas, “una quijotada” dada la hegemonía demoscópica del PP en Málaga.

Ni Griñán ni Heredia, tras analizar el escenario electoral malagueño y la marcha del PSOE, han visto claro que el actual presidente del partido en Málaga sea quien personalice con su candidatura la imagen del nuevo proyecto socialista impulsado y liderado por Griñán, quién piensa echar los restos en Málaga a dos años vista, esto es para las autonómicas de 2012.


-Una desconocida candidata


Según se ha sabido, han decidido proponer a los órganos federales del partido el nombre de una mujer joven, María Gámez, oriunda de Cádiz, funcionaria con fama de eficaz y resolutiva que, tras haber sido delegada de la consejería de Innovación en Málaga en la etapa de Paco Vallejo, ocupa en la actualidad el cargo de Delegada del Gobierno de la Junta. Todo apunta a que, de confirmarse su nominación, la Delegación del Gobierno se convertirá en la plataforma de lanzamiento de tan desconocida candidata. Griñán, por lo que se ve, ha decidido jugar la carta de la renovación generacional, aunque sea a medio y largo plazo. O el hambre para hoy, pan para mañana.

El nombre de Pepín Martín Delgado venía sonando desde hace un año como el candidato mejor posicionado para aceptar el reto de presentarse, y seguramente perder, liderando la lista socialista de Málaga. En el fondo, se decía, era un sacrificio que nadie quería hacer en el partido. De inmediato, el nombre de Pepín como posible candidato, comenzó a circular con profusión en los mentideros, todo ello avalado por los contactos habituales y cercanos que, al margen de la política, empezaba a mantener Pepín con el ex consejero de Innovación de la Junta, Martín Soler Márquez. Fué la época en la que, durante un largo almuerzo malagueño, quedó pergueñada la “operación Andalus Air Lines”, o lo que es lo mismo, la puesta en marcha de una linea aérea andaluza, avalada financieramente por la Junta y Caja Granada, junto a varios empresarios, uno de ellos con intereses en la subvencionada comarca del mármol. (En su momento, tanto Tino Cosentino como el propio Martín Soler, desmintieron el insistente rumor almeriense de que el interventor de El Ejido, Pepe Alemán, tuviese intereses invertidos en Andalus).



-El frustrado vuelo de Andalus


Aquella nueva empresa, a la que Martín Soler acabaría aportando un millón y medio de euros desde la Consejería de Innovación, más cien mil euros de Turismo por colocar el logotipo de Andalucía en los aviones, acabó levantando el vuelo con Martín Delgado de presidente de la compañía. A nadie sorprendió la historia, entre otras cosas porque la nueva empresa aérea andaluza nacía con vocación de futuro y con la voluntad de copar la cuota de mercado existente en el negocio aéreo regional, como la linea de Almería con Sevilla. Un servicio que, finalmente, Fomentó ( Pepe Blanco) otorgo en concurso, días después del estallido de la Operación Poniente, a Air Nostrum. Todo apunta a que comenzó el principio del fin de la aventura andaluza, a la vista del impago de salarios a sus trabajadores y el precinto de aeronaves hace un par de semanas en el aeropuerto de Almería.



-Millonarios ¿ y candidatos?


No sorprendía el perfil empresarial y acomodado del rumoreado candidato socialista para Málaga, entre otras cosas porque en Almería, la apuesta de Soler y Luis Pizarro desde el extinto aparato de San Vicente, era otro “empresario millonario”, Antonio Cantón, creador del operador Jazztel y concejal socialista en Almería. El hecho de que Martín Delgado también sea un hombre sin necesidades económicas por su pertenencia a numerosos consejos de administración, su patrimonio personal y su red de relaciones con el mundo de la economía andaluza, le situaban como un rival capaz de arrastrar votos de la derecha sociológica malagueña, “hacerle pupita al PP” en palabras de uno de los amigos de Martín Delgado que le promocionaba por Sevilla. Exactamente la misma filosofía política – atomizar el voto de la derecha para debilitar al PP- que preside la apuesta de Soler y Diego Asensio para la capital almeriense, la próxima papeleta que tiene Griñán y Velasco sobre la mesa, confirmar o no al candidato millonario de Soler.

Durante meses, en Málaga, pudo percibirse que estaban más convencidos de la candidatura de Martín Delgado fuera que dentro del PSOE.

Pero al mismo tiempo que el rumor corría como la pólvora a través de laudatorias filtraciones, también se sabía que Martín Delgado no parecía dispuesto a permanecer cuatro años como jefe de la oposición a De la Torre. Una condición que, según parece, iba a ser el pretexto oficial determinante para apartarle de la carrera durante la decisiva reunión del pasado jueves en Sevilla.


No hay comentarios: