domingo, 14 de marzo de 2010

LA YEDRA CRECIÓ DESDE EL PONIENTE

El sumario instruido entorno a la Operación Poniente empieza a apuntar sus primeras víctimas políticas en el PSOE. Así al menos se interpretaba ayer en fuentes socialistas el hecho de la perdida de peso de la troika del socialismo almeriense, Martín Soler, Diego Asensio y Juan Antonio Segura Vizcaíno, al ver como no eran atendidos en sus reiterados intentos de influir en la composición de la nueva ejecutiva de Griñán. (Las presiones para la composición final cuentan que se prolongaron hasta pasadas las cuatro de la madrugada del viernes al sábado por parte de los dirigentes almerienses).

Los nombres de estos conocidos políticos socialistas, los tres diputados por Almería, resultan especialmente llamativos en los primeros ocho mil folios de conversaciones liberados por la Juez Montserrat Peña, al ser reiteradamente citados en las horas de conversaciones “observadas” por la Unidad Adscrita a la Fiscalía del TSJA a los imputados, quienes con absoluta naturalidad desgranan detalles de los contactos puntuales para cuestiones amparadas como pretexto en el pacto de la Diputación de Almería entre el PAL y el PSOE. A tenor de lo que se puede leer en el sumario, los tres dirigentes socialistas, además de socios en el gobierno provincial, aparecen como amigos y camaradas de juergas en numerosos momentos lúdicos o festivos entre abril y octubre de 2009. Ojo, y lo más grave políticamente hablando: en nombre de los dirigentes del PSOE de Almería, de su secretario general Diego Asensio, se le pide a Pepe Alemán que “sugiera” el nombre de un posible candidato socialista para El Ejido para 2011. O cuando Alemán apuesta por Miguel Corpas como candidato para el puesto de delegado de la Junta en Almería, al que acaba accediendo desde la Sub delegación del Gobierno, tras ocupar Luis Pizarro la Consejería de Gobernación. ( Corpas, en una charla, se descojona de los “capullos” de CCOO) O cuando Pepe Alemán manda a “tomar por culo a Dieguito” (Asensio) porque le había comunicado que le iban a detener “esta vez en octubre” tal y como así resultó el día 20 de ese mes. ¿Existieron alertas anteriores?



EXPLICACIÓN O DIMISIÓN


A los tres dirigentes socialistas, el estallido de la parte del sumario (dicen que la más “suavita” de la Operación Poniente), les ha colocado en un difícil cruce de caminos sino en un laberinto. También a su partido. O dimiten o convocan una rueda de prensa para dar explicaciones convincentes a la opinión pública, ante el mayúsculo escándalo que les involucra -¿como víctimas? que lo digan- en la trama, al menos en la parte política, lúdica y gastronómica de un clan al que, por sus características, la Policía definiría en sus decálogos de valoración del crimen organizado como un grupo “altamente peligroso” y, por lo que se vislumbra, que ha logrado alargar sus tentáculos, como si de una yedra se tratara, y meterse en el mismísimo corazón de la administración autonómica andaluza. También lo han hecho en el periodismo y la comunicación, en la administración de Justicia, en las entidades financieras, en una multinacional de prestigio como es Abengoa, . Personajes que no han tenido escrúpulos a la hora de ponerse a investigar a un fiscal indomable que les seguía los pasos y las inversiones.

Ante este escenario que nos muestra el sumario, muchos lectores habituales de mis crónicas sobre Almería en los últimos años, empezarán a comprender que el insistir tanto sobre El Ejido era clave y fundamental, porque era el pulsador que iba a levantar el gran telón para que conociésemos como es en realidad la vida en “el lado oscuro” de una región que presume de moderna e innovadora, una visual a las cloacas de la Andalucía de los pelotazos y el dispendio de dinero (robado) sin pudor. Subir el telón para certificar, en definitiva, los males de esta Andalucía de la crisis camino del millón de parados oficiales.



2005 : EL CLAN PACTA CON EL PSOE


El Ejido y Almería se convertían a mediados de la década pasada en un alejado (del foro sevillano) teatro de operaciones donde un grupo de personas, capitaneadas por Juan Enciso, entonces en el PP y dirigidas por un listo y ambicioso economista llamado José Antonio Alemán Bracho, se disponían a ser más ricos, algunos inmensamente ricos, como bien simboliza la aparición de “la negra” en la cartera de Alemán, la tarjeta mágica de Amex que garantiza un límite de gastos de un millón de euros, poniendo el mundo entero a los pies de su propietario. Tarjeta con la que se han abonado almuerzos en los mejores salones de la Guía Michelin y otros agasajos postineros a lo más granado de la sociedad almeriense, andaluza y de otras latitudes, entre ellos a cualificados miembros del socialismo andaluz como también al socio americano del cuarto accionista del del primer banco español.

El habilidoso clan jugó bien sus cartas para controlar la política una vez consolidado el negocio “con los abengoas” en Elsur, empresa que queda evidenciado dirigia Pepe Alemán desde su despacho, apareciendo el gerente de Elsur, Mario Pulido, como un distinguido escribiente a las ordenes del Interventor municipal que fue quien lo colocó. Abrir la crisis en el PP, formar un partido y crear una red de sedes en la provincia en menos de un año, todo ello para darle la llave de la Diputación al PSOE, fue una estrategia de libro y a la vista de todos los almerienses. También lo sabía Martín Soler Márquez como principal artífice del pacto para desgastar al PP y, según llegó a defender el propio Chaves en su momento “para defender la estabilidad institucional en la provincia de Almería”. Todo ello sin olvidar que Enciso representaba a la extrema derecha más xenófoba y ultramontana del PP, llegando a resultar sospechoso para la Policía en 2000 de ser el “autor intelectual” de las contra revueltas de febrero ante los inmigrantes, asunto que Jaime Mayor Oreja como titular de Interior no consideró oportuno que se investigase entonces.

Pero el clan de El Ejido, cuyas andanzas y manejos eran vox populi en Almería a mediados de los noventa, tenía a su favor precisamente las ambiciones políticas del biólogo Martín Soler, un político que había escalado en la agrupación almeriense al tiempo que quedaban en la cuneta “las mejores y más respetables cabezas” del socialismo almeriense, según las definia hace unas semanas el propio Pepe Griñan en un almuerzo “muy marinero”. En esa carrera, con bastantes heridos -que no cadáveres- en las cunetas del socialismo almeriense, Soler estuvo incomprensiblemente apoyado en su estrategia por Luis Pizarro Perales, quien en estos días también abandona dirección del PSOE-A. Una estrategia que, a la postre, se ha revelado como un autentico fracaso electoral, siendo Almería la única provincia donde pierde el PSOE y por goleada del PP. No obstante el fracaso y la reiterada humillación electoral de la derecha, Martín y Asensio reeditaron tras las ultimas municipal un pacto en Diputación situando a Segura Vizcaino como el manijero que atendía la ventanilla de atención a los intereses (y caprichos) del socio.



UN DELFIN EN EL CABO DE GATA


Amparado Martín en una sólida protección política de Pizarro cimentada en los veraneos de ambos en el Cabo de Gata, y con el beneplácito de Manuel Chaves, Soler pactó con Juan Enciso por encima y por debajo de la mesa. Por demostrar públicamente la existencia de ese pacto, el entonces presidente de la Diputación José Añez (PAL), denunció a Onda Cero, resultando absuelta la cadena de radio con una ejemplar sentencia en favor del derecho de los ciudadanos a conocer la verdad de las cosas públicas, sentencia dictada por parte de la Audiencia de Almería, por cierto con el rumoreado para el TSJA Juan Ruiz Rico como magistrado ponente.

La apertura del sumario, -tienen razón los abogados defensores-, jurídicamente no aporta gran cosa a la acción de la defensa de los imputados en estos momentos. Deberán esperar. “ Solo encuentras chismes y chascarrillos del Angulo” me comentaba uno de los abogados defensores, en referencia al ex senador del PP, el cirujano José Manuel Gómez Angulo, amigo de Alemán, considerado por los investigadores como una especie de “relaciones publicas” o “correo” entre el cerebro de la trama y la Junta de Andalucía a través de los dirigentes del PSOE en Almería, con Martín Soler al frente. (Angulo, que ha dejado de llamarme desde que publiqué hace más de dos meses que Martin Soler estaba políticamente contaminado por su pacto con Enciso y su gente, siempre me contó que ese papel lo hacía por sincera amistad y sin ningún interés económico. En el fondo, su más que conocida enemistad con su viejo amigo Javier Arenas, acabó aprovechada por el cerebro del clan situándole en el lado oscuro de la conspiración permanente en los cenáculos contra el líder del PP-A cuyo aterrizaje como candidato en Almería les traía a todos locos, PSOE y PAL. Algunas de las cosas que soltó Soler contra Arenas en el primer debate sobre Matsa en el Parlamento nada más llegar Griñán, eran argumentos salidos de los canales del clan, en concreto una referencia a un reloj supuestamente regalado a Arenas por la trama Gurtel.

Tampoco en este difícil y complicado trance del levantamiento de unas actuaciones tan secretas ha defraudado la Magistrada Juez Montserrat Peña. Nada más ver en las portadas de la prensa almeriense del viernes las primeras citas textuales de las charlas del sumario llamó a capitulo a las partes personadas y formalizó una seria regañina por las filtraciones. Una vez más cumplió con rectitud su función jurisdiccional, aunque en su fuero interno supiese que el haber permitido la personación de un partido político en el caso implicaba justamente eso, permitir el principio de publicidad, máxime cuando estamos hablando de sustracción de dinero y de bienes públicos. A todo esto el PP como parte personada accedió a su copia el mismo viernes, quedando libre de sospechas de filtrar el “morboso” y extenso tocho en pdf. A Peña le queda un mes, máximo dos, para seguir instruyendo esta causa ya que tiene solicitado nuevo destino, no obstante, parece que dispone de tiempo suficiente para dejar encarrilados los múltiples procedimientos en los que presumiblemente derivará esta instrucción.


El clan aprovechó bien las ambiciones políticas del poderoso y temido líder del socialismo almeriense, especialmente desde que Soler desembarcó en la Junta como consejero de Agricultura y sobre todo tras la llegada de Griñán, que fue elevado a la potente consejería de Innovación, Universidad y Empresa tras la no renovación de Paco Vallejo. Cuando llega Soler a Sevilla como consejero muy pocos militantes socialistas andaluces sabían que estaba inmerso en una carrera hacia la presidencia de la Junta como sustituto de Chaves en 2013. Solo Luis Pizarro lo sabia ya que Martín era su candidato frente a Paco Vallejo o Mar Moreno patrocinados desde Jaén por Gaspar Zarrías. Sin embargo, los miembros del clan del Poniente, sí sabían que Martín jugaba fuerte su camino desde Cuevas a la presidencia de la Junta, circunstancia que aprovecharon para hacer creer que por ahí tenían trincado al PSOE, al descubrir el gran secreto que Martín solo compartía con su circulo más intimo. En el sumario desvelado se encuentran nombres de personajes y reiteradas referencias a encuentros, almuerzos, reuniones, llamadas y confidencias que avalan esta suposición en alguno de los cuales aparece citado el actual cnsejero de Gobernación de la Junta.



CREDITOS, SUBVENCIONES Y COMISIONES


De lo que se ha conocido hasta ahora, lo que más interesa, se intuye tras una maraña de actividades encaminadas a saquear la economía del Poniente, todo ello trufado de relaciones e influencias de todo tipo, como cuando se pretende un documento de la Junta que falsea deudas contables para acceder a un crédito oficial. Porque de subvenciones de dinero publico también parece que se llevaba Alemán un buen piquito, dinero del celebrado Proteja de la Junta.

Y Junto a los socialistas, el PAL añade una nueva víctima política tras el presidiario Enciso, la del alcalde accidental, Ignacio Berenguel, quien sale salpicado de lleno en las conversaciones apareciendo como conocedor y cómplice de todo cuanto estaba sucediendo con los bienes de los ejidenses, “Me comentaste que había gente que Juanito le estaba endiñando, ¿en concepto de qué?” pregunta en una de las charlas desde su teléfono, utilizado en otra ocasión por “alguien” para avisar de “paquetitos”, alguien que pregunta de paso por las “tarjetas”. El mismo político, Berenguel, que acaba de impulsar esta semana un plan de saneamiento municipal – patata caliente para la Junta- sin antes pararse a echar las cuentas de cuanto, cómo y quién ha dejado el ayuntamiento que preside en un déficit de más de 220 millones de euros. Por cierto, la aprobación de ese plan, esta semana, ha resultado la ultima escenificación de la sociedad política entre el PSOE y el PAL, sin que este ultimo necesitase los votos socialistas por tener la mayoría. El PP se abstuvo. Las próximas incidencias que vienen de camino son la solicitud de anulación de las conversaciones de Enciso por estar planteadas desde la presunción de que estaba delinquiendo, la solicitud de dimisión por parte del PP de la actual corporación tras comprobarse el grado de implicación o complicidad con la trama de los miembros del equipo de gobierno del PAL. Mientras, en la dura soledad de la cárcel de Albolote, Juan Enciso medita sobre algo que le aconsejaron en enero: dimitir como alcalde. Enciso ya se ha dado cuenta de que su antiguo amigo el abogado Francisco Sánchez Ramón, denominado por Berenguel como “la maricona” en sus sms de seguimiento por encargo de Alemán, “tenía razón” cuando le avisó de que Alemán y sus manejos del ayuntamiento le acabarían llevando a la cárcel. Todo apunta a que parece que ha entendido lo que ha pasado y ha llegado la hora del sálvese quien pueda. Faltarán flotadores en Almería. Un dato final muy significativo y relevante: a primera hora del sábado, ayer, un misterioso comprador de prensa, con furgoneta, se llevó de casi todos los kioscos de El Ejido, tras abonarlos, los paquetes enteros de la prensa del día que avanzaba el contenido de las escuchas; una acción del clan que ha provocado un apagón informativo en localidad, ávida de noticias que les avanza desde el jueves Onda Cero a través de su emisora en El Ejido.


Mas sobre la Operación Pniente aqui; Los males del Sur.



1 comentario:

Marcos Tárraga dijo...

Pepe, me gustaría saber qué opinas del tratamiento que los periódicos de Almería están haciendo del sumario. ¿Puedes decirme qué tal los ves? ¿Están acertando?

Gracias