domingo, 14 de marzo de 2010

DOS URGENCIAS PARA GRIÑÁN

Dos asuntos urgentes, dentro de su agenda política inmediata, tiene sobre la mesa de la Casa Rosa el presidente Griñán este lunes. La primera, como presidente, remodelar su gobierno. La segunda, como nuevo Secretario General del PSOE-A, intervenir con contundencia y claridad meridiana ante la situación políticamente delicada en la que acaba de entrar la dirección socialista de Almería, tras levantarse parte del Sumario de la Operación Poniente.

Aunque no debiera olvidar el Sr. Presidente, cuando tenga tiempo, preguntarle a su consejera de Justicia, Begoña Alvarez, si ha podido existir alguna irregularidad con premeditación y alevosía para que, con peregrinas excusas de concursos, el sumario haya tardado una semana en llegar a manos de las partes personadas. El hecho de que en la Diputación provincial existan, por ejemplo, “tres grandes” impresoras que escanean los documentos y que, al mismo tiempo, la Justicia en Almería no pueda cumplir con lo preceptuado por la Ley por falta de medios, da mucho que pensar y es para mosquearse un pelín. Entre otras cosas, sería muy positivo para todos – y para Griñan el primero- saber las causas de lo que ha pasado, para evitar que se piense que en Almería, donde me encuentro, ha existido una maniobra dilatoria con la finalidad de que lo que contiene el sumario no viese la luz antes del Congreso socialista de este fin de semana.

Quitando la catetada calabresa de un tío con furgona comprando a primera hora en los kioscos de El Ejido los paquetes de “todos” los periódicos que publicasen algo del sumario, existen fundadas sospechas como para pensar que se ha intentado a toda costa un “apagón informativo temporal” sobre este gran escándalo político, que tiene a los almerienses noqueados y bastante alucinados. No ha sido la primera vez que en El Ejido se “secuestra” la prensa. En febrero de 2007, cuando Onda Cero, con la ayuda de El Mundo de Almería, destaparon más o menos lo que se acaba de confirmar por la Justicia, el periódico de Unedisa no pasó de La Mojonera, los compró el clan. Dinero tenían, incluso me contaron -quizás para intimidar- que se plantearon comprar acciones del Grupo Antena 3, con el objetivo de influir sobre Onda Cero y “machacar” a sus incómodos periodistas almerienses y andaluces. “Onda Cerdo” es como denomina en sus sms el lacayo que el clan pagaba parece que sólo parar oir la radio e informar a los jefes Alemán y Enciso de las noticias que se emitían. La emisora de Planeta es el medio que aparece en el sumario que más les ha obsesionado en sus conversaciones y en sus sistemáticos ataques a los medios. Buen momento para releer en la web del Consejo Audivisual de Andalucía el primer y único dictamen a propósito de la demanda de amparo elevada hace tres años, cuando el clan atacaba desde los medios públicos que controlaba a los periodistas de Onda Cero. También en aquella ofensiva mediática del clan, el aparato del PSOE no solo no les censuró, les mantuvo su conexión con la cadena provincial ACL en tanto en cuanto los insultos y descalificaciones no se quedaran solo en El Ejido. La cúpula socialista de Almería siempre dió la sensación de que usaban al PAL para hacerles el trabajo sucio contra el PP, y en ese “trabajito” iba incluida la estopa, la calumnia y la injuria contra medios y profesionales “no adictos” ni a la causa palera o martinista, y no confundir con socialista.




El clan toma el control político de Almería en 2005


Para resumirles desde la perspectiva política este asunto, baste con estas breves pinceladas: En primer lugar, estamos, según parece, ante una organización peligrosa, con un cerebro que todo lo maneja con tics y formas mafiosas, que se plantea a mediados de los noventa controlar la política en la provincia de Almería como instrumento para sus objetivos económicos. En segundo lugar, rompen con el PP, donde nace el clan, al no lograr el control del mismo sabiendo que tenían la llave de más de 225 millones de euros anuales en la Diputación, el resorte de poder del PP entonces. Al mismo tiempo, detectan que, al frente del PSOE provincial, está un político ambicioso, habilidoso que no inteligente, muy pragmático, con un estómago politico a prueba de bogavantes y con ganas, ya por aquel entonces, de llegar un día a ser el primer almeriense que acceda a presidir la Junta de Andalucía. Pasado el tiempo y los vaivenes políticos llega un momento en el que el sueño de aquel niño de Cuevas del Almanzora tiene visos de convertirse en realidad, al lograr la amistad y el apoyo político incondicional del hombre fuerte del PSOE-A, Luis Pizarro. En estos años, le ayudó a consolidar su poder absoluto en la agrupación de Almería bajo el lema del “caiga quien caiga”, como así ha sido. Solo dejó Pizarro a Soler una vez agarrado a la brocha, cuando no pudo expulsar del partido a Joaquín García, alcalde de Níjar, bronca que finalmente les supuso perder el feudo histórico del Cabo de Gata, ganando el PP en las elecciones siguientes.

El clan utilizaba en 2005 a un ambicioso político del Poniente llamado Pepe Añez como ariete de la ruptura con el PP – Enciso, en realidad, no quería- y Martín Soler ve una primera oportunidad para, en clave estratégica de poder, debilitar a un PP que subía tanto como Soler en el control del PSOE. Esa es la defensa del pacto secreto que defiende Martín ante Pizarro en San Vicente en Sevilla, siendo este último quien expone el plan a Manuel Chaves y le convence de la necesidad de dar ejemplo en Almería, defendiendo y garantizando “la estabilidad institucional” en la Diputación, desde la responsabilidad como partido que gobierna Andalucía. A todo esto, convendrá recordar que la segunda crisis de los populares en poco tiempo, tras la de Juan Mejino cuando fundó el GIAL, fue convenientemente aireada por los medios más afines al ´martinismo´, que los tiene, y todo el mundo los conoce con solo caminar junto a los kioscos del Paseo. Porque esa es otra, las empresas de comunicación y algunos -demasiados diría yo- periodistas en ejercicio no quedan bien parados al aparecer como marionetas o, quizás,como víctimas del clan. Creo que ha llegado el momento, en base a lo que se está leyendo, de que la profesión en Almería, nucleada entorno a la Asociación de Periodistas, analice serenamente de qué se ha estado hablando en estos años en aquella provincia, que medite quienes son periodistas y quienes son otras cosas. “A sus ordenes” le dice el director de la radio municipal a Enciso por teléfono antes de recibir consignas para ajustar cuentas a los enemigos, sobre todo a la de “las tetas de goma”. Todo ello, tras conocer “extraoficialmente” el supuesto archivo de las diligencias que le mantienen en la cárcel desde hace casi cinco meses. Un día de estos, una vez contrastados algunos detalles, prometo contar lo del “regalito” que “para enero” me tenía reservado Pepe Alemán, según una conversación de finales de septiembre de 2009, con el que se definía como mi “amigo” Gómez Angulo quien, por lo que se ve, actuaba más como ´correillo´ de Alemán, que como amigo del periodista. Compruebo ahora que, en realidad, buscaban información.

Hasta un Ilustrísimo Fiscal del Tribunal Supremo, Don Fernando Brea, sale en un pinchazo confirmándole a Enciso lo del “archivo”. (Personalmente quiero pensar que Brea fue cómplice de la trampa de sus compañeros fiscales de Almería, al hacerles creer sobre todo, para evitar riesgos de fugas en aquellos decisivos finales de investigación, que “nada de nada, no hay nada de nada”).

Pero imaginen el poder, la impunidad, los tentáculos poderosos de quienes hoy siguen en la cárcel. Por lo leído, ellos eran la ley y el orden, la economía del pueblo, trampeaban oposiciones para funcionarios públicos, se cabreaban cuando algún opositor las ganaba no siendo natural del pueblo, manejaban a los funcionarios de cajas y bancos como auténticos administrativos a su servicio, lo mismo que a los cargos públicos socialistas, como el delegado del Gobierno de la Junta. Con un delegado de la Junta , dice uno de ellos, "estuve a punto anoche de irnos de putas". Asimismo, se permitían investigar a fiscales, presionar o sobornar a funcionarios, en fin, un extenso muestrario de como manejaban el cortijo almeriense PAL y PSOE al 60/40. Es el caso de una conversación entre el vicepresidente socialista y portavoz de la Diputación, Luis Pérez, quien charlando con Alemán se reparten un millón de euros para publicidad de la corporación en los medios. 600.000 para distribuir el PSOE, 400.000 para los medios del PAL.



¿Qué piensan en Abengoa?


Lo más extraño de todo es que, esta orgía de dinero, soberbia y poder, se producía ante las mismas narices de experimentados tiburones ejecutivos de ABENGOA, nuestra primera y gran multinacional. Eso es lo extraño en este momento. Qué tienen que explicar ahora altos, medianos y bajos ejecutivos de don Felipe Benjumea Llorente – citado por el clan como anfitrión en la Feria de Sevilla- ante esta bacanal escandalosa que nos acaba de mostrar la Justicia en Almería. Y donde su empresa, Agua y Gestión, que además sirve a otros municipios de Andalucía y La Mancha, aparece como escenario principal para las actuaciones de esta trama, durante años por lo que se está viendo. Como también ha llegado el momento de que las entidades financieras, como accionistas de A&G, analicen con mayor detenimiento lo que parece que no les ha preocupado en demasía en los últimos tres años. Que le pregunten a sus consejeros de Participadas. Desde hace más de tres años Abengoa mantiene respecto Elsur una política informativa de “non coment”, política por otra parte muy respetable y comprensible.

Las conversaciones liberadas por la Juez, al margen de consideraciones penales, ofrecen un retrato tremendamente cruel en la Andalucía del millón de parados y ese es el “delito político” que el PSOE-A debe asumir, - de momento en solitario- ante la sociedad a cuenta de los inicios de la Operación Poniente. Se han equivocado ayudando a mantener y agrandar el nido de la serpiente que, finalmente, les acaba inyectando un veneno letal cuyo efecto consiste en dejarles en pelota picada en plena Puerta Purchena.

Se sabe, porque Pepe Griñán lo dijo en Onda Cero en diciembre, que reconoce el actual presidente socialista el error del pacto con el PAL, incluso que hoy no volvería a pactar con Enciso, pero debe aprovechar el vendaval que sopla de Poniente. Parece llegada la hora de demostrar en Almería lo que él sabe muy bien que ya puede hacer y no puede demorar. Ya puede disolver la ejecutiva de “Dieguito” Asensio, (Asi le llama Alemán en sus charlas), nombrar una gestora que recoja a los de las cunetas que Griñán tanto valora y respeta como socialistas, buscar gente joven y nueva con ganas de recuperar el voto progresista, frente al a la derecha sociológica más extrema de Andalucía, y buscar un icono, hombre o mujer, que represente de manera incuestionable la seriedad, la honestidad personal y política y, sobre todo la decencia de la inmensa mayoría de los almerienses para, con criterios de rigor y justicia, limpiar y ordenar su partido.

Al fin y al cabo, en términos políticos, el PSOE aparece, a día de hoy, como el responsable de que el clan haya penetrado, parece que de forma peligrosa y exitosa, en las estructuras de nuestro gobierno autonómico y , por tanto, de nuestros impuestos. Además, el presidente debe intuir que no es el único que tiene una seria asignatura pendiente en Almería. Pues dependiendo de la energía que emplee, así de contundentes deberán ser los que vayan detrás desfilando como damnificados en este entramado de lujo, poder, política y dinero, "muy complejo", como bien lo definió el Fiscal General del Estado hace un año en Almería en rueda de prensa a preguntas de la periodista Inés Manjón.


Todos los artículos sobre la Operación Poniente


No hay comentarios: