jueves, 11 de febrero de 2010

LOS MALES DEL SUR XI : 13 SEMANAS Y MEDIA


13 SEMANAS Y MEDIA


Tras la celebración del Día de Andalucía, a principios del mes de marzo, es muy probable que se reactive la fase “más empresarial y financiera” de la Operación Poniente. Así al menos lo aseguran fuentes que vienen colaborando con la Justicia en este proceso desde mucho antes de que estallase el 20 de octubre del pasado año.

De momento, permanecen en prisión con carácter preventivo el alcalde de El Ejido, Juan Enciso, el Interventor Accidental de la Corporación José Alemán, así como los empresarios de las subcontratas el sevillano José Amate Rueda y el madrileño Juan Antonio Galán. Junto a ellos 19 imputados más, de momento, la mayoría en libertad bajo altas finanzas cuyo montante total supera ya los 800.000 euros, 132 millones de pesetas.

Las detenciones en el Poniente almeriense en otoño pasado, supusieron la puesta en práctica de una fórmula de intervención policial que, meses después, ha sido recomendada por la Fiscalía General como forma habitual de actuar en estos casos. Nada de fotos, ni de cámaras de TV, ni imágenes con los presuntos delincuentes esposados y custodiados policialmente.

Enciso y los miembros de la trama ejidense han sido de los primeros imputados en un macro proceso de corrupción económica y política en España, en “disfrutar” de garantías que vienen a dar más sentido al cumplimento del Artículo 24.2 de la Constitución, donde se defiende y garantiza la presunción de inocencia de cualquier ciudadano español detenido y no juzgado aún.


-Enciso sí ha politizado la Operación Poniente.

Más bien al contrario, ha sido Enciso el que ha realizado intentos por espectacularizar su detención y aparecer tras las rejas ante la sociedad, primero con un comunicado lanzado clandestinamente y sin autorización aprovechando una de las llamadas telefónicas a las que como preso tiene derecho y después “colando” a un periodista en la cárcel, camuflado de monaguillo del sacerdote, al que se supone iba a conceder una entrevista para un periódico local de su órbita política. Este acto, incluida la Santa Misa privada en el Módulo, fue abortado por el subdirector de la prisión de El Acebuche.

El Ejido lleva camino de los cuatro meses con su alcalde en la cárcel, 13 semanas y media exactamente, algo que conforme ha pasado el tiempo ha intentado evitar la Defensa del edil a través de todas las posibilidades y resquicios de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el Código Penal. En todas las ocasiones la jueza Montserrat Peña ha ratificado su Auto de Prisión, dejando claro en uno de ellos que Enciso podría destruir pruebas, huir del país o seguir delinquiendo. En los últimos días y tras fracasar las expectativas de libertad para el alcalde, puestas en su declaración voluntaria del 30 de diciembre pasado, el letrado Francisco Torres realizó un nuevo intento para sacar a Enciso de la cárcel, esta vez para ir al hospital, supuestamente a una intervención quirúrgica que, de llevarse a cabo, se realizaría en Sevilla y bajo custodia judicial y policial en la puerta del quirófano. Tampoco está cediendo con facilidad la jueza en este punto, no descartándose, ante la insistencia de la supuesta urgencia y los diversos incidentes procesales ocurridos hasta ahora, los oportunos peritajes médicos al interno para determinar la gravedad y urgencia para atajar la dolencia de Enciso. Algunas fuentes insisten en la existencia de tensiones verbales ocurridas entre quienes llevan la investigación y las defensas de los imputados, tensiones a las que habrían puesto coto con firmeza la Jueza Peña y el Fiscal Jefe de Almería, Jesús Gázquez.

Pero mientras continua lógico el tira y afloja jurídico entre defensas y los instructores, el esperpento político se apodera del ayuntamiento de El Ejido. Juan Enciso Ruiz sigue siendo legalmente alcalde de la capital del Poniente, pero no puede ejercer como tal por estar en prisión, por cierto, habiéndose convertido en un preso integrado, respetado y muy querido por sus compañeros del patio en El Acebuche donde vive desde hace 13 semanas y media. Después de tres meses de mandar papelitos y mensajes para gobernar desde dentro, tomó la decisión de entregar todo el poder y su confianza a quien desde el 20 de octubre ha venido sosteniendo un discurso unico: “Juan es inocente y será nuestro candidato en 2011”.


-Llega Añez y empieza la contraofensiva.

Politizar la Operación Poniente, ajustarle las cuentas al PP aireando basura con viejos dossieres y resistir en el gobierno municipal para defender a Enciso, son los objetivos que se ha marcado Añéz tras asumir el papel de concejal de Alcaldía, papel delegado de la alcaldía que permanece en la cárcel, no de la accidental de Ignacio Berenguel, que ha quedado relegado a un tercer nivel en el escalafón del mando ante la crísis.

Al mismo tiempo que aterriza como nuevo hombre fuerte de la situación, Pepe Añez, se han ido confirmado datos económicos avanzados aquí hace tiempo como una hipotética estimación: la deuda de casi 70 millones del ayuntamiento con la empresa mixta de servicios públicos Elsur.

Tras reconocer formal y legalmente esta roncha, que afecta fundamentalmente a las cajas y bancos como accionistas y prestamistas, el gobierno del PAL ha bajado el canon anual casi a la mitad de lo que se venía pagando durante años en el reino feliz de las subcontratas amigas, las “de usar y tirar”, financiadoras de tantas cosas inauditas durante en el régimen encisista.

Serán de treinta a quince o, más exactamente, de cuarenta a veinte millones de euros (3.300 millones de pesetas) al año si se incluye el capitulo de obras adjudicadas fuera de canon. Altamente sospechosa tan espectacular bajada a la mitad, algo que refuerza el dato dado en su día por la Inspección de Trabajo y SS en su explosiva Acta sobre las sub contratas de Amate, donde hablaba de beneficios empresariales superiores al 80%, dándose la singularísima circunstancia financiera de que las subcontratas declaraban en sus balances anuales mayores beneficios que la propia empresa matriz Agua y Gestión de la que, más paradójicamente, eran “proveedoras” en exclusiva.


-Y también llegan "los idus de marzo"

La casi segura reactivación a principio de marzo de las actuaciones judiciales, seguro que con repercusión pública, antes o coincidiendo con el congreso extraordinario del PSOE, quizás complique la situación municipal y demuestre que han sido precipitadas las decisiones de estos días al reconocer oficialmente una deuda de 69 millones con Elsur. ¿Y si la instrucción demuestra, con documentos y pruebas suficientes, que gran parte de esos 69 millones de Euros (mas de once mil millones de pesetas) deben ser pagados por quienes se los han llevado de forma ilegitima? He ahí una hipótesis que, como espada amenazante, pende de la evolución y confirmación de las acusaciones penales. ¿Se personará el ayuntamiento en la Causa como ha hecho el PP, siendo aceptado por la jueza? ¿Acusarán a los que presuntamente hayan robado el dinero público de El Ejido? Atentos a cuando en el PAl debatan internamente dar respuesta a estas dos preguntas.

Hace pocos días la jueza ha tenido sobre su mesa, por fin, nueve informes determinantes que seguramente motivará sus próximas decisiones. Son informes de carácter económico, realizado por equipos expertos de Policía Judicial y la Agencia Tributaria y que se habrían estado contrastando y confeccionando con la documentación incautada el 20 de octubre en el ayuntamiento, en Elsur , en varios domicilios o despachos y parece ser que en la sede principal del PAL, el partido de Enciso y Añez, socio del PSOE en Almería desde 2005.

Como sucede normalmente en este tipo de procesos por delitos económicos, el gran problema al que se enfrenta la Justicia son una serie de cortafuegos de seguridad, artimañas financieras y societarias de los delincuentes para ocultar el destino y ubicación final del dinero robado. De la recuperación de los millones saqueados, en efectivo o en propiedades, depende en gran medida la credibilidad que otorgue la sociedad al aparato judicial español y sus funcionarios en este tipo de operaciones, que tanta alarma y tanto escándalo generan ante la opinión pública.

Fácilmente deducible, por tanto, que el siguiente objetivo en la acción de la Justicia será llamar a declarar a personas del mundo de la empresa, que van desde aquellos que han pagado comisiones por actos administrativos favorables realizados por los imputados o quienes, conociendo lo que sucedía con los dineros de Elsur, no actuaron como debieran desde sus puestos de responsabilidad en la gestión de la empresa o en el Consejo de Administración, del que Juan Enciso sigue siendo presidente en tanto que alcalde. Tampoco conviene descartar a miembros del equipo de gobierno actual o diversos funcionarios públicos que expliquen lo que sucedía en los documentos sometidos a su custodia o en los archivos intervenidos en sus ordenadores. Por lógica, sí el alcalde está en la cárcel acusado de haber cometido graves delitos, él no puede haberlos realizado en solitario como si fuera una especie de súper héroe de cómic. Necesariamente ha debido tener cómplices en estos años, conocedores o no de la bondad y legalidad de sus actos, pero cómplices al fin y al cabo. Es de tal tamaño la maraña de terminales que confluyen en esta macro operación, que la investigación piramidal en marcha y su complejidad, confirma que se alargará lógicamente en el tiempo para llegar, sin duda, hasta la misma base de la corrupción.


-Sindicalistas en calzoncillos.

Y mientras el ayuntamiento reconoce que le debe 69 millones a Elsur, sin que se sepa donde están los dineros de Agua y Gestión, siguen acampados por las calles los jardineros de las empresas subcontratistas que llevan tres meses sin cobrar. Anunciaron con tiempo que iban a acudir al pleno donde se aprobó el nuevo canon y la deuda de Elsur, pero Añéz, que picó el anzuelo de CCOO, permitió que se convocase a más de medio centenar de jubilados con la promesa de hablar de un próximo viaje del Inserso - según fuentes sindicales- y ocuparon los bancos del pleno desde primera hora de la mañana, casi sin desayunar, algunos solo “con un café bebío”. Los mayores, sin saberlo, iban a ser utilizados como “escudos” humanos contra la anunciada presencia de los trabajadores en el salón de plenos. Con la excusa de que no había espacio libre no se les permitió la entrada, generándose algaradas y momentos de tensión que terminó con cinco policías locales y dos delegados sindicales heridos de baja consideración, aunque estos últimos tuvieron que acudir al Hospital del Poniente. El gobierno, creyendo posible un boicot del pleno, reunió a casi toda la plantilla de policías locales, dicen que sin la preparación necesaria ni medios para disolver concentraciones, y les obligó a hacer frente a los trabajadores y disolverlos. Durante el pleno, la protesta quedó evidenciada con el “desnudo” en calzoncillos del dirigente de CCOO Juan López y el coordinador local de IU Francisco Maldonado, ambos fueron también expulsados y retenidos por la policía local. (Por cierto, el tal Maldonado ha sido desautorizado por su coalición por haber incitado a los ejidenses a tomar “las armas” para echar al gobierno municipal “de corruptos”)


-Quieren manipular a la UGT, pero fracasan.

El clima político y social en El Ejido se deteriora gravemente semana a semana y a los prudentes líderes sindicales solo les quedan los calzoncillos, se quedan en pelotas y sin demasiada capacidad para controlar a una masa que se sienten ninguneados por Añéz, su partido y Elsur. De poco o nada le está sirviendo al dirigente político palero la mano que algún delegado de la UGT en Elsur le está echando en su estrategia, ya que lo único que está consiguiendo es la división de los trabajadores aunque la mayoría permanecen junto a CCOO, así como el desmarque de la UGT como organización sindical.

La UGT, que es minoritaria y con escasísimo respaldo sindical en Elsur, podría estar contaminada a través de alguno de sus delegados por sus relación con alguno de los imputados y encarcelados. A nivel provincial y regional, fuentes de UGT, han señalado que están en contra de la corrupción en El Ejido y al lado de los trabajadores de Elsur, militen sindicalmente donde militen. También han señalado que no están dispuestos a que las siglas centenarias del sindicato resulten salpicadas por la Operación Poniente y sus terminales en todos los ámbitos, incluido como se está viendo, el sindical. Mientras, fuera del término municipal, nadie se atreve a tomar decisiones políticas desde la responsabilidad y la sensatez, pensando solo un momento en la compleja realidad de ochenta mil andaluces, la mayoría dependientes de la maltratada agricultura de la zona. ( Esta semana la consejera Aguilera ha prometido que van a arreglar – modernizar con subvenciones, dice la señora- los invernaderos y parchear los plásticos. Algo es algo doña Clara).


-La política y los políticos, siguen expectantes.

El vicepresidente Chaves y el presidente Griñan quizás ya conozcan el alcance político que tienen algunos aspectos de la investigación realizada durante dos años, por orden judicial, a personajes claves del entramado político y económico de Almería. Deben saber, por tanto, hasta donde llega la linea de peligro para sus intereses políticos y de partido en este asunto y en estos precisos momentos del gran cambio.

“Chico, hemos tocado mierda y la mierda mancha y huele” resumía gráficamente la situación un veterano socialista almeriense, no extrañándose que dirigentes de su partido salgan tocados de alguna manera en este escándalo.

Javier Arenas ha hecho una incursión escénica en El Ejido para nombrar al segundo candidato para la alcaldía el año que viene. (El primero, nominado por el PdAL, sigue en prisión) Para muchos, incluso en el propio PP, quizás se han precipitado al nominar al candidato (Paco Góngora) sin esperar las lógicas repercusiones políticas que tenga en el escenario almeriense y andaluz la apertura de parte del sumario de la Operación Poniente el día que lo decida la Instructora.

Cualquier almeriense sabe a estas alturas, conociendo el poder, las relaciones, la influencia, el tren de vida, la impunidad política y social disfrutada por los protagonistas principales de este caso, que Enciso no ha estado solo en esta gran aventura del Poniente, una aventura de calado económico y también político por lo que se está viendo o intuyendo. Ha tenido todo tipo de complicidades con variados compañeros de viaje, primero con los populares de Gabriel Amat y Luis Rogelio Rodríguez militando en el PP hasta que los echaron y desde hace cinco años con los socialistas Martín Soler, Diego Asensio y José Antonio Segura Vizcaíno, pactando la Diputación a cambio de importantes concesiones políticas, administrativas y sobre todo económicas en favor de los intereses políticos del PAL y de sus dirigentes en el término de El Ejido y comarca. El control por parte del PdAL de la cadena radiofónica provincial de la Diputación (ACL) y su uso como arma contra el adversario, ha sido permitido por Juan Carlos Usero (PSOE) desde la presidencia de la Diputación, convertido en prisionero de los dos diputados del PAL que, a pesar de la ruptura formal el 20-O, siguen votando puntualmente presupuestos y demandas de deuda histórica para Almería junto al PSOE. Todo apunta a que ha vuelto a reeditarse la fórmula del pacto secreto, no escrito y bajo la mesa, que mantuvieron a Añéz tres años en la presidencia de la Diputación con la ayuda del PSOE. El ejemplo balear, del que tanto presumieron en un primer momento los socialistas, en Almería parece que se ha quedado en los titulares de un inesperado susto el 20 de octubre y en un “vamos a llevarnos bien y a salir de esta lo mejor que podamos”.

La maquina judicial es lenta, pero no se para. Esa sigue siendo la esperanza de quienes desean que resplandezca la verdad, la única forma conocida para que se depure y se limpie el sistema democrático. Siendo el problema el saqueo al que parece que se ha sometido el ayuntamiento de El Ejido, no es menos cierto que tras la Operación Poniente muchos se tentarán las ropas antes de robarle los impuestos a los ciudadanos. Que así sea.


Más información sobre La Operación Poniente en: Los Males del Sur.com

No hay comentarios: