domingo, 6 de septiembre de 2009

LA RESURRECCION DE ZARRÍAS

Cuentan quienes hablan con él que “está en plena forma”, que ha vuelto a sonreír, a ser ingenioso y ácido en sus comentarios sobre sus adversarios, que ha superado el estado de bajonazo en el que le encontró una nostálgica noche madrileña, hace dos meses, su viejo amigo Javier Torres Vela.

-Gaspar, ¿tú estás bien?

Dicen que le preguntó, hallando, tras muchos rodeos, una respuesta sincera y negativa.

-Pues no Javier, no estoy bien...

-Ya somos dos Gaspar... ya somos dos.

No, no estaba bien en esas primeras noches madrileñas colgado del móvil, pero nunca tiró la toalla. En política las cosas cambian tanto y a tal velocidad, que tres meses después de aquella hecatombe de la sucesión de Chaves, con la laminación (¿y humillación?) de los suyos en la Junta, la figura del Secretario de Estado y secretario general de los socialistas jiennenses, Gaspar Zarrías Arévalo, vuelve a brillar con luz propia. No solo no está políticamente muerto, goza de una excelente salud en el Olimpo federal y... regional del socialismo.

Si alguien pensó en el PSOE-A que la desaparición presencial del gasparismo estratégico en puestos claves de la Junta supondría también la eliminación política de su jefe de filas, estaba, como se está viendo, radicalmente equivocado.

Hace unos días, Zarrías, ha vuelto a protagonizar una jugada maestra que le convierten, hoy por hoy, en el primer aliado político del presidente Pepe Griñán, el elegido al que ya todos sitúan como cabeza visible en el Futuro del socialismo sureño. (Esa misma estrategia utilizó Gaspar Zarrías primero con Rodríguez de la Borbolla y después con Manuel Chaves) Ha sido tan sencillo para él como, a rebufo de unas declaraciones nada casuales de Chaves contra la fórmula de la dirección bicéfala en el socialismo andaluz, Zarrías se ha apresurado a proponer a Griñán como la persona idónea para asumir el doble cargo. “La tradición, la historia y otras muchas cosas coinciden en que el secretario general del partido y el máximo representante de la Junta de Andalucía sean la misma persona. una fórmula que sigue siendo buena, que ha funcionado durante muchos años», justificó Zarrías su arrope a Griñán. Una operación, y aquí está la clave sensible del asunto, que ha cortado de raíz las eternas aspiraciones de Luis Pizarro para sentarse en el sillón que han venido ocupando en estas ultimas décadas Pepe Rodríguez de la Borbolla y Camoyán, Carlos Sanjuán de la Rocha y Manuel Chaves González.

A punto estuvo el dirigente alcalareño de ser Secretario General en el último congreso regional del partido en Granada, a propuesta del propio Chaves, pero su candidatura fue descabalgada a priori por el propio Zarrías con la ayuda de Pepe Blanco y Zapatero quien “obligó” literalmente a Chaves a mantenerse cuatro años más. Luis Pizarro tuvo que contentarse con la vicesecretaría general, aunque en la práctica ejerciese como número uno del partido debido a las ocupaciones institucionales de Chaves.

Con el anuncio del fin de la bicefália por parte del jefe de filas del socialismo andaluz, Chaves parece pretender dos objetivos claros: eliminar la imagen de provisionalidad de Griñán como candidato en 2012 y, por otra, reequilibrar las fuerzas en el partido, atenuando el acoso contra cargos no adictos a la linea del aparato regional.

Vuelve Chaves y sus circunstancias al equilibrismo de siempre, llegándole a permitir a su número dos en el ministerio de Política Territorial que trunque los planes legislativos del consejero de Gobernación de la Junta y le retrase en un año el calendario para una nueva Ley de Financiación Local, tabla de salvación para las arcas de decenas de ayuntamientos. Un golpe, por cierto, que Luis Pizarro ha encajado como si no fuese con él, argumentando que se requiere más tiempo para consensuar la Ley.

Zarrías cabalga de nuevo porque se oyen ladridos a su alrededor. A quienes recuerdan como él solito, a principio de los noventa, tumbó desde Jaén la agrupación socialista andaluza y la puso en manos de Manuel Chaves, no les extraña que Zarrías haya recuperado la sonrisa de oreja a oreja y el humor más mordaz: “Estoy que me como un toro” dicen que ha dicho el otro día en Jaén. Ya le ven, dispuesto a comerse un toro, de los grandes, de esos que la ganadería de Gavira cría en sus dehesas muy cerca de Alcalá de los Gazules.



Sismogramas




-Mientras el PSOE dice que va revolucionar los carteles municipales cambiando a los perdedores, Javier Arenas anuncia que casi todos los del PP repetirán en 2011. Desde luego un problema menos para el PP-A.


-¿Qué conocida y publicitada empresa, del sector inmobiliario, puede saltar al primer plano de la noticia en octubre, cuando se vea en un juzgado una denuncia de 50 folios, donde se desgrana al detalle la ingeniería financiera entorno a 25 sociedades para ocultar patrimonio a la Hacienda publica, trabajadores y proveedores? Pista: su sede está en Málaga y no es Aifos.


-¿Por qué la oposición no hace seguimiento parlamentario a los concursos de la Junta que se convocan en fecha tan sospechosa como la ultima semana del mes de julio?


-Ha resultado chocante ver detenidos a dos policías locales con un alijo de droga en sus manos; pero más sorprendente aún ha sido conocer que esos dos polis eran hasta hace bien poco funcionarios de la total y absoluta confianza del alcalde de El Ejido, Juan Enciso.


-Oido a un ex ministro de Aznar: ”Ya te diré yo lo que busca en verdad Javier Arenas, que Rajoy gobierne y él se vuelva a Madrid sin ningún reparo”.


-Parte de crisis: el ayuntamiento sevillano de Palomares suspende su feria anual.







1 comentario:

Luis dijo...

Los resultados definitivos de su enfermedad, para 2012. A ver qué queda del socialismo jiennense en Sevilla.