domingo, 13 de septiembre de 2009

EL CASO MERCASEVILLA

El Caso Mercasevilla reúne suficientes ingredientes políticos, económicos, de corrupción y de desvergüenza, como para que se pueda concluir definiéndolo como uno de los escenarios donde actúan los peores males que debilitan y corroen al sistema democrático en estos tiempos de crisis y de valores. Escuchar las grabaciones del caso ha resultado alarmante, pero sobre todo vergonzoso con la que está cayendo. El documento es un archivo en MP3 conteniendo una conversación grabada por empresarios de La Raza al primer y segundo ejecutivo de Mercasevilla, Fernando Mellet y Daniel Ponce. Ambos, con carné socialista, les pedían casi la mitad de una subvención de 900 mil euros a una escuela de hostelería como “impuesto” o comisión destinada, se supone, a los que controlaban la concesión de esas subvenciones en la mismísima Junta de Andalucía. Mellet y Ponce, no se quedaban ni con un solo euro. Aparece citado (e imputado) Antonio Rivas, ex alcalde de Camas y Director General de Empleo. Rivas es cuota política en la Consejería de la que fue titular el actual secretario del PSOE de Sevilla Jose Antonio Viera, hombre fuerte del PSOE-A. De ahí que la primera denuncia se mandase a Fiscalía y no al Juez de Guardia. Viera es el apoyo fundamental en Sevilla del aparato regional que dirige Luis Pizarro.

Mercasevilla, aunque la presida el alcalde como todas las empresas municipales, depende ejecutivamente, tras el pacto y reparto del botín municipal, del Area económica del ayuntamiento, controlada por Antonio Rodrigo Torrijos. El nombramiento como primer ejecutivo de Mercasevilla del militante socialista Fernando Mellet, no le supuso ningún trauma ya que en el curriculum de ambos figura haber pasado por el sindicato CCOO. (El sindicalismo une más que la política). Manda tanto Torrijos en Mercasevilla que llegó a vetar al ex concejal socialista Gonzalo Crespo Prieto para dirigir la Fundación Mercasevilla, tal y como le prometió Monteseirín a Crespo al no repetir en las listas. Ahora se entiende la lógica a ese veto, ya que como se está viendo el único interés de Torrijos por Mercasevilla es su Fundación, instrumento capaz de sacarle dinero al propio Sando por unos terrenos enajenados, asunto por cierto objeto también de investigación judicial. La Fundación Mercasevilla, “ es lo que le permite a Torrijos ser Rey Mago todo el año por los barrios de Sevilla”, me describe un concejal popular.

Así que todo comenzó con una grabación, una bomba de relojería que un día dejaron los de La Raza, hartos de chantajes y presiones, en la antesala de Manuel Chaves, sobre la mesa de Juan Gallo, pura guardia pretoriana del presidente en esa época. Cuentan que Chaves oyó la cinta en persona y fue quien ordenó que se enviase a la Fiscalía.

Creía el presidente que era la mejor decisión, pensando que allá Monteseirín con sus escándalos y con la Justicia, y que , mira, a lo mejor servia para arreglar lo de Sevilla. Y debió pensar que al frente de la Fiscalía estaba esta chica tan amable, María Jose, que es una fiscal progresista, amiga de sus amigos y que en ella se podía confiar como tía seria para que se hiciese un trabajo discreto. Tan discreta ha sido la gestión de la Fiscal de Sevilla que el PP no duda en acusarla de lenta y excesivamente pasiva ante unos hechos tan graves como los que se desprenden de la grabación hecha en febrero. En esas diligencias indagatorias ordenada a la policía por la fiscal Segarra, se obtuvo una confesión muy valiosa de Mellet y Ponce: “sí, esas son nuestras voces, somos nosotros”. (Y es que los declarantes creían que esa grabación se había hecho por orden judicial).

Lo grave del Caso Mercasevilla no es que dos altos cargos de confianza, con carné del PSOE, hayan sido descubiertos intentando un “atraco” a una subvención pública.

Lo grave, a tenor de las auditorias oficiales de esta empresa pública, es que Mercasevilla ha sido un coto sin vallado y por lo que parece sin control efectivo de quienes ostentan cargos de responsabilidad en su Consejo de Administración. Alguien tendrá que empezar a buscar muy pronto explicaciones a tanto cuco sobrevolando el nido del dinero publico en Mercasevilla, sistemáticos personajes que vienen apareciendo en los reiterados escenarios de barro, lodo, mierda y corrupción por los aledaños de las administraciones gobernadas por socialistas ( y comunistas) en Sevilla y Andalucía. Vamos, que para algunos las cañas pueden tornarse Lanzas.



SISMOGRAMAS


-La fusión de Unicaja, Jaén y CajaSur trae consigo la remodelación e integración en sus órganos de gobierno de personas representativas de las distintas sensibilidades que coinciden en el capital de la nueva entidad resultante. La territorialidad de la fusión – Málaga, Córdoba, Jaén- sitúa la observación en quien ocupará la vicepresidencia de Unicajasur como cuota del PP. En Unicaja está Manuel Atencia y en Caja Sur Juan Ojeda. Quienes han hablado últimamente con Ojeda sacan la impresión de que no continuará en la nueva entidad como vicepresidente.


-No parece que la dimisión de Jon Ander Sánchez como delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, guarde relación con el escándalo de Mercasevilla pese a ser un destacado cuadro de IU. La gota de agua que habría colmado el vaso de Ander es el discurso radical de Torrijos frente a los comerciantes y empresarios sevillanos. De ahí su definición “Antonio Rodrigo Torrijos es el cáncer de la izquierda en Sevilla”. Sánchez había logrado cierto nivel de interlocución y entendimiento con los empresarios locales.



-No olvidar esta clave (de padre onubense) para sucesivos análisis: “quien mete dinero en un partido es el que acaba mandando de verdad en el partido”.


-Pregunta: ¿qué diputado y de que partido va a crear el Grupo Mixto de la presente legislatura?.


No hay comentarios: