domingo, 24 de mayo de 2009

EL SISMOGRAFO del Domingo: PADRES CON CORAJE

Dicen que los seres humanos estamos preparados culturalmente para soportar la muerte (natural) de nuestros padres, pero nunca nadie está preparado para soportar la muerte de un hijo. Y menos aún cuando al hijo o la hija no se la lleva una enfermedad o un accidente, sino el capricho de un asesino sádico y mentalmente desequilibrado. Desgraciadamente la sociedad violenta que nos ha tocado vivir, está presentándonos muy a menudo casos en los que, por encima de la tragedia, sobresale la figura de un padre ( o una madre) a los que periodísticamente solemos bautizar con el apellido “coraje”. Es muy difícil imaginar el dolor de unos padres que, cada noche y cada mañana del resto de sus días, se enfrentan al dormitorio vacío de un hijo o una hija que han sido arrebatados por la violencia de uno o varios asesinos. Es también muy difícil que esas personas levanten cabeza y no caigan en una comprensible y profunda depresión. En Andalucía hemos conocido a matrimonios  excepcionales, padres y madres con coraje. 

Ahí están los padres de Mari Luz, la niña asesinada en Huelva o los padres de Marta del Castillo en Sevilla, destacados integrantes de una lista de padres con coraje, con fuerzas sacadas de donde no las hay y que no se han resignado a soportar la fría – y a veces muy discutible- actuación de los órganos judiciales que no siempre, desgraciadamente, pueden hacer Justicia.

El jerezano Francisco Holgado, padre del joven Juan Holgado asesinado cuando trabajaba en una gasolinera  el 22 de noviembre de 1995, fue uno de los primeros en aparecer ante la sociedad como un auténtico “padre coraje”. Su lucha por descubrir y sentar en el banquillo a los asesinos de su hijo en aquella noche de invierno, le condujo a infiltrarse como un delincuente más en el sub mundo de la droga, la delincuencia y el hampa, logrando pruebas y grabaciones que sirvieron cuanto menos para reabrir el caso. Pues bien, la Audiencia de Cádiz, acaba de archivarlo sin posibilidad de que la Justicia llegue a donde  durante catorce años quiso que llegara Francisco Holgado y su esposa Antonia Castro. Salvo que apareciesen nuevas pruebas,  este asesinato quedará impune, entre otras cosas por un sistema judicial excesivamente garantista, según las víctimas y gran parte de la sociedad que, a pesar de todo, necesita seguir creyendo en los instrumentos del Estado de Derecho. En este caso concreto se han llegado a celebrar dos juicios, de los que han salido absueltos los principales sospechosos. La vía judicial ha llegado a su fin como consecuencia de "la mala investigación policial realizada desde el principio y de la instrucción judicial", según el abogado de la familia, José Manuel Ayllón, que recuerda que se obtuvieron huellas en la gasolinera y que el ADN y otros restos están sin identificar. A tenor de lo cual podemos concluir que no existe el llamado crimen perfecto, existe la imperfecta investigación como se ha visto en casos como el crimen de Los Galindos (prescrito) o, más recientemente, el caso Wanninkhof, que dio pié a uno de los errores judiciales más escandalosos ocurridos en España.

El caso de Juan Holgado, que incluso fue llevado al cine, llega a su punto final judicial sin que Francisco y Antonia hayan conseguido el objetivo de meter a los asesinos de su hijo en la cárcel. Tan solo les queda arremeter judicialmente contra el Estado – cosa que han anunciado que harán- y seguir despertándose cada mañana  con un inmenso vacío y una enorme rabia contenida. 

La noticia del archivo definitivo de este llamativo caso no ha sido, por tanto, una buena noticia para esta familia, como tampoco lo habrá sido para la familia de Marta del Castillo y para gran parte de la sociedad que se siente indefensa ante la falta de respuesta del Estado de Derecho. Esta semana se han enfrentado a una de las decisiones judiciales más incomprensibles como es la puesta en libertad del hermano del asesino confeso de Marta, la persona de más edad de todos los imputados. Para colmo se ha sabido que, mientras permanecía en prisión, se ha deshecho de bienes inmuebles para evitar que le fuesen incautados en el supuesto de que tuviese que hacer frente a posibles responsabilidades económicas.

A los “padres coraje” nuestro apoyo y nuestro inmenso respeto. Cuando algunos les critican interesadamente, desde luego no saben lo que dicen ni lo que hacen, salvo aumentar su tragedia y su dolor.



SISMOGRAMAS


-El juez sevillano Rafael Tirado  Márquez deja el juzgado Penal para pasarse a un tribunal de lo Contencioso. Legalmente puede hacerlo ya que no ha habido ningún candidato para ocupar una plaza, vacante desde hace un mes y Tirado tiene suficiente antigüedad para optar a él. El juez del caso Mari Luz no es el primero, ni el último, que abandona un juzgado Penal huyendo de la tensión diaria y la escasez de medios. Tras el escándalo del caso Mari Luz, lo más tremendo según miembros de la Carrera judicial, es que las circunstancias en las que se vio envuelto el juez Tirado pueden volver a repetirse en cualquier momento. El atasco y la falta de medios sigue siendo el principal problema de los juzgados penales de nuestra comunidad. Sin duda el reto principal de la nueva titular de Justicia de la Junta, Begoña Alvarez.


-En ámbitos policiales se considera que uno de los principales errores cometidos a lo largo de la investigación desde el 24 de enero pasado en el Caso Marta del Castillo, fue la comparecencia de las autoridades gubernativas y policiales echando las campanas al vuelo sobre la, dijeron, segura resolución del caso. No obstante en la policía, los agentes que intervienen en el caso, no han perdido las esperanzas de llegar al final y que se encuentre el cadáver.


No hay comentarios: