lunes, 27 de abril de 2009

LA PICA, Lunes: LO DE SEVILLA

 



Cuentan las agendas políticas del día de hoy con una cita que despierta interés político. (Aunque lo que de verdad preocupa y mucho es esa extraña peste porcina que se expande tan velozmente como los cuatro millones de parados). Emilio Carrillo, concejal sevillano del PSOE, vuelve a una decisiva entrevista con el secretario general del PSOE de Sevilla José Antonio Viera. Parece que se quiere ir y, por lo que ha contado él mismo, ésta vez  su dimisión será irrevocable solo a medias, o sea dimitirá como Delegado de RRHH aunque su acta de concejal quizás la mantenga si el partido, Viera, se lo pide.

Si asistiremos o no próximamente a un nuevo enfrentamiento entre la dirección del partido y el alcalde de Sevilla, lo sabremos tan pronto concluya la reunión de hoy. Si Carrillo sale sin acta de concejal significará que la tensa paz del socialismo sevillano continuará, tal y como Manuel Chaves la ordenó antes de lo de Madrid y Griñán.

Si, por el contrario, sigue como concejal, Monteseirín seguirá teniendo tras su cogote la sombra y el aliento de la persona que quiere el partido que lidere los carteles de 2012 en Sevilla.

La reunión de hoy entre ambos dirigentes, para algunos, también podría tener fines termométricos, es decir tomar la temperatura “al tema de Sevilla” en un momento en el que han cambiado los personajes, aunque se siga representando la misma obra.

Carrillo, que hace un mes confesó estar meditando sobre su futuro, reaparece una vez ha terminado el proceso sucesorio de Chaves y se ha formado gobierno, por cierto, un gobierno en el que Emilio Carrillo estuvo rumoreado y en las quinielas, pero el presidente Griñán no llamó finalmente a su móvil.


No hay comentarios: