martes, 21 de abril de 2009

GRIÑÁN LIBERADO DE LAS CUOTAS TERRITORIALES PARA FORMAR GOBIERNO




Elegante, renovador, sin romper con el pasado aunque marcando singularidades, algo nervioso en la lectura de sus treinta y tantos folios, Pepe Griñán armó ayer su programa de investidura con un discurso políticamente correcto y, desde el punto de vista económico, asumible por empresarios y trabajadores. Un proyecto que en su apartado económico, el más extenso, firmaría hasta el mismísimo Santiago Herrero. Esas eran las opiniones que podían recogerse al concluir Griñán el discurso de casi una hora en la tribuna de oradores. Ayer a nadie le quedó duda de que un nuevo estilo se va a instalar en la presidencia de la Junta. Una anécdota  ocurrida ante el cronista como testigo, revela en cierta forma  ese nuevo estilo que llega a la Casa Rosa.

Al final  de la mañana, cuando muy poca gente quedaba en el patio central de Las Cinco Llagas, dos consejeras en funciones aprovechan para acercarse a un Griñán que hace rato ha dejado de atender a los compañeros de los medios de comunicación. Una de ellas va y le dice medio en serio, medio en broma y con grandes sonrisas.

-Pepe, sin que esto que te vamos a decir signifique presión alguna..., (risas de todos) que te queremos..

Le besan y le abrazan con afecto. Griñán medita durante segundos su respuesta y sin perder la sonrisa les responde:

-Y yo quiero deciros que ... ( breve pausa que se hizo larguísima para las dos ) yo también os quiero, a las dos, sí, digo bien os quiero a-las-dos.

No se si el cronista debió intuir que ese “a-las-dos” podría significar que ambas van a continuar en sus puestos – en la rumorología ninguna de las dos está cuestionada- creí más certero, sin embargo, pensar que una y otra no hacían más que trasladarle al presidente in pectore un sentir generalizado entre los socialistas que ayer se congregaron en el primer acto de la investidura. La figura de Griñán proyecta en el PSOE-A una sensación se tranquilidad y serenidad que ni siquiera con Manuel Chaves tuvo el partido en los últimos tiempos.

Esta unión de los socialistas entorno a su nuevo líder, al menos de puertas afuera, podría ser una de las primeras impresiones que ayer pude obtener hablando con diversos dirigentes actuales o con jubilados de la política como Pepe Borbolla o Angel López. Griñán, superado el debate de hoy, se enfrentará al retoque final de su gobierno. Para su confección, los ocho secretarios generales  del PSOE en Andalucía, le han otorgado “manos libres” para que haga el gobierno que considere oportuno, el que requieran los tiempos actuales, “sin ataduras ni cuotas territoriales”. Carta blanca, por cierto, que ni siquiera le dieron a Chaves.

Sobre el nuevo gobierno que Griñán tiene en la cabeza y del que tan solo Luis Pizarro tiene noticia directa, ni una palabra. Pero ayer hubo algo más que rumores, pudieron verse gestos, expresiones, caras que eran el espejo del alma de los miembros en funciones del gobierno y de algunos rumoreados. Por ejemplo Gaspar Zarrías que estaba especialmente sonriente y, aparentemente feliz. No se sabe si por haber visto como Paco Vallejo se placeó  con Pepe Griñán durante largo rato y con reiteradas muestras de camaradería entre ambos. Y si tenemos en cuenta que Griñán va a mantener el modelo actual de Innovación, adquiere fuerza nuevamente que Vallejo siga en el gobierno. (A pesar de que todos crean que sus declaraciones han sido bastante inoportunas).

Si lo anterior fuese finalmente verdad, cuadraría con otro extendido rumor  que apunta que Pizarro no se integrará finalmente en el gobierno como titular de Gobernación, optando por quedarse en el partido como auténtico número uno. Una resolución final que en nada coincide con las especulaciones de los últimos días donde se intuían vencedores y vencidos, el veneno más letal que podrían inyectarle ahora al PSOE-A. No se descarta, dentro de la rumorología propia de estas situaciones, que también hayan influido  las “fuertes” presiones de última hora desde Madrid para integrar a Mar Moreno como número dos de la Junta en una vicepresidencia o en Gobernación. 

En pocas horas Griñán despejará estas y otras incógnitas. Pero antes de eso, esta mañana, la gran estrella en la tribuna será Javier Arenas al que le toca torear un discurso pragmático y que algunos creen que se inclina hacia la derecha en materia económica.




No hay comentarios: