viernes, 3 de abril de 2009

!FUSIONES YA¡



¿ Y Ahora qué? Esa es la gran pregunta que circula tras fracasar la primera intentona de fusión entre Unicaja y la Caja de Castilla La Mancha.

En verdad reina un gran desconcierto en el sector donde, cualquier mínima incidencia negativa, es tomada como un síntoma de metástasis financiera de la entidad afectada. Por ejemplo una caja andaluza cuyos números de marzo parece que se asemejan al color de las amapolas, era objeto de atención, murmullos y comentarios en los pasillos del congreso de banca de CCOO celebrado ayer en Sevilla. Será por rumores. Acuérdense del tío de una caja en Huelva llamando a los clientes de otra, en plan asusta viejas, pidiéndoles que ingresaran el dinero en la suya porque la otra iba a quebrar en nada.

Frenada la fusión de Unicaja con CCM, el tablero de juego vuelve a estar como antes aunque con un gran matiz: se han encendido todas las alarmas y parece que faltarán bomberos en el Banco de España muy pronto. Con solo interpretar las declaraciones oficiales – MAFO, Solbes, el propio Zapatero- se adivina que estamos al límite en todo, pero especialmente en un área tan sensible como la financiera. A estas alturas no solo en el Banco de España se sabe donde está el campo minado, se musita en el sector los nombres y apellidos de las entidades radicadas en zona de peligro.

Se hace por tanto urgente las fusiones al grito de “ya”, porque algunas puede que no lleguen  a Nochebuena sin la intervención del Regulador.

En el territorio andaluz, por lo visto y oído, parece que podríamos asistir en breve a una lógica y sensata aceleración del proceso de fusión que afectaría a la casi totalidad de entidades. Mañana domingo en El Sismógrafo, con más tiempo y espacio, les contaré como será la hoja de ruta en la que sé que se piensa. Por cierto, a nadie le cabe ya duda después de lo de CCM, que Braulio Medel es el más firme candidato, por méritos propios, a timonear a gran fusión andaluza. Pero la operación  tiene su parte más frágil en la parte política. Mañana les cuento.


No hay comentarios: