lunes, 30 de marzo de 2009

LA PICA: EL NO ANDALUZ A LA CAJA DE CASTILLA LA MANCHA



Pocas horas después de haber escrito “La Pica” de ayer, sobre la sorprendente presencia de lo más granado de la Operación Malaya en los negocios de la Caja Castilla La Mancha, saltaba la noticia de su intervención por parte del Regulador, o sea, El Banco de España.

Sorpresa a medias ya que desde hacía varias semanas corría como la pólvora un rumor que hablaba de la inminente intervención de “una caja” por parte de la Autoridad monetaria. Lo que no se confirmaba era el nombre de la entidad, hasta este domingo por la tarde en la que el control de Cibeles se hizo efectivo en la entidad presidida por el socialista  Hernández Moltó, -“míreme a los ojos Sr Rubio” le decía en la Comisión de Ibercorp al Gobernador del BE-. ¿Que había pasado? Sencillamente, ni Braulio Medel ni Pepe Griñán estaban dispuestos a embarcarse en una fusión por absorción  que, a la postre y dado el gran riesgo contraído, hubiese mermado el liderazgo de Unicaja como banderín de enganche de CajaSol y la General para crear la gran caja que pretende Manuel Chaves en Andalucía, además de hacer tambalear su saneada gestión.

El no a la fusión con la CCM por parte de Unicaja, dado el agujero de más de tres mil millones de Euros repartido entre medio centenar de clientes/socios/ (¡ay las dichosas Participadas!) amigos morosos de la entidad manchega, servirá para reactivar los protocolos de fusión con CajaSol, asunto que va más avanzado de lo que parece y en el que trabajan con sigilo los presidentes Medel y Pulido, bajo batuta de Chaves/Griñán. (Suena Magdalena para presidenta de lo que salga)

La negativa andaluza ha precipitado la intervención de la CCM y la negativa del gobierno andaluz ha sentado como una patada en la mesa del gobernador del Banco de España y del Vicepresidente Solbes. Ni ni uno ni otro quizás recuerden que las cosas entre ZP y Chaves no pasan por su mejor momento y que, por vez primera, una gran decisión de la Junta sobre cuestiones sensibles- y esta lo es- no es del gusto del inquilino de Moncloa.


No hay comentarios: