sábado, 5 de abril de 2008

EL JUEZ, EL PEDERASTA Y EL ATASCO

En diciembre de 2006, el pederasta Santiago del Valle, se encontraba en Sevilla. En uno de sus diabólicos paseos por un parque de la ciudad, se encontró con una niña que no debía sobrepasar los 10 años. Se acercó a ella, comenzó a hablarle, al tiempo que le realizaba diversos tocamientos, ante la evidente incomodidad de la criatura. Una señora que observa la escena le corta e interviene a favor de la menor.

-Tranquila señora, que soy familiar de la niña…

-¿Familia? , mentira, yo conozco a toda la familia de esta niña.

Aquel grave incidente, parecido a otros protagonizados por el presunto asesino de Mari Luz Cortes, acabó con una intervención policial y la lógica apertura de un procedimiento judicial que, en estos momentos, está sin resolver en el Juzgado de Instrucción Nº 8 de Sevilla. Un procedimiento más, desconocido hasta hoy por la opinión pública, y que reconfirma el caos en el que está sumida nuestra administración de Justicia, donde un juez no sabe lo que decide el juzgado de la puerta de al lado. Por no hablar del tancredismo que parece presidir la Fiscalía, en claro perjuicio para los objetivos de defensa de la legalidad. Coincidiendo con el grave escándalo social, político y judicial creado a raíz del “Caso Mari Luz”, se alzan voces reclamando un registro nacional de pederastas o quien solicita centros especiales de reclusión, o la perpetua e incluso la pena de muerte desde la progresista “Sexta”. Pero el problema está en el Sistema, en la saturación, en la falta de control del controlador, en un desmadre que permite situaciones como esta. No seré yo quien escriba una sola línea a favor del juez Rafael Tirado Márquez. Tirado Márquez es, a sus 43 años, un juez singular, muy singular. Tras ejercer en sus inicios en el litoral gaditano, donde una leyenda urbana le atribuye haber empapelado a dos chicas por realizar top less en la playa, fue su destino en Lora del Rio, el que marcó la vida del joven magistrado, perteneciente a la familia Márquez, conocida saga de juristas sevillanos. (Su tío Angel Márquez fue instructor del Caso Guerra).

En Lora le abre el CGPJ una investigación por dilatar innecesariamente actuaciones relacionadas con el examen forense a una niña maltratada. Por mucho que el instructor del asunto, el magistrado Antonio Gil Merino, intentó sonsacar datos a los funcionarios judiciales interrogados en Lora sobre la escasa atención al juzgado o las andanzas de Tirado Márquez en las noches de la comarca, (algo que era vox populi) nadie abrió la boca. Su talante autoritario y dictatorial, a veces arbitrario, era conocido y padecido a esas alturas por los funcionarios que optaron por no crearse problemas y no hablar ante el instructor del CGPJ. Aquel expediente se quedó en una multa de 300 Euros. Por cierto que entonces, como ahora, también echó la responsabilidad a los funcionarios.

A mitad de la década de los noventa, la fama en la comarca del juez de Lora, era ampliamente conocida ya que Tirado Márquez había roto moldes en su forma de relacionarse con la sociedad en sus tardes y noches de ocio. Por aquella época eran comidillas frecuentes en el seno de la Guardia Civil las andanzas y problemas que muy a menudo protagonizaba el singular magistrado, siendo especialmente llamativos los incidentes sucedidos en sendos bares nocturnos de La Campana y Écija. Cuando Tirado Márquez se enfrentaba a problemas llamaba a la Guardia Civil que le rescataba y le llevaba a casa.

Una de sus ultimas apariciones en público en Lora (donde vive) y que no pasó desapercibida fue en una subasta organizada por Cáritas donde Tirado Márquez no cumplió con las normas de comportamiento en un acto de esta características. El decano de los jueces de Sevilla ha salido en defensa del Tirado Márquez (hombre de lágrima fácil) quien dice sentirse abatido por no haber controlado el ingreso en prisión de un peligroso pederasta al que había juzgado previamente. Miembro de la APM, ha sido delegado de la misma y muy protegido por los magistrados que la integran.

SISMOGRAMAS

-Lo sucedido judicialmente con el Caso Mari Luz Cortés no solo ha dejado en evidencia la actuación de un juez en Sevilla, también a la máxima responsable del Ministerio Público, la fiscal María José Segarra. Ella, como máxima autoridad de la jerarquizada Fiscalía, es quien debiera haber llevado el control de las denominadas “causas con preso”, cuyo libro es el documento más vigilado por jueces y fiscales en tanto en cuanto afecta a un derecho fundamental como es el de la libertad de un ciudadanos.

-En Cádiz sale de prisión, tras un mes en Puerto 2, un joven condenado por un juez por haber robado, hace años, un Portal de Belén en un domicilio particular.

-En la cárcel de granadina de Albolote agota, tras dos años, sus últimas horas en prisión Juan Antonio Roca, considerado cerebro de la trama de corrupción municipal de Marbella, antes de que su defensa deposite en el juzgado de Marbella la fianza de un millón de euros. La Fiscalía se ha opuesto a esta libertad por “riesgo de fuga” ya que considera que Roca posee capitales a buen recaudo en el paraiso fiscal de las Caimán. El juez Oscar Perez ha mantenido la decisión de dejarse en libertad bajo fianza.

-Roca era el ultimo preso de la Operación Malaya que permanecía en prisión, del casi centenar de imputados por esta causa. Julian Muñoz, que también esta procesado en este sumario, debe seguir dentro, de momento, ya que está afectado por otras causas judiciales que pesan sobre él.

-La secretaria general del PSOE de Málaga, Marisa Bustinduy, plantó cara en el Comité Director a Chaves el pasado lunes y exigió un trato igualitario con la agrupación de Almería a la hora de resolver la crisis interna, donde el socialismo ha resultado también derrotado. En el PSOE-A sin embargo consideran que los ajustes de Almería deben esperar. Entre otras cosas porque saben de futuros acontecimientos que vienen de camino y que podrían acabar exigiendo responsabilidades políticas en la persona del secretario general Martín Soler.

1 comentario:

Carlos Ernesto Alvarenga Arias dijo...

MI querido Pepe: no te conozco pero que gusto haberte encontrado en la web. Soy de El Salvador y recién he venido a vivir a Honduras (me casé con una hondureña). Soy abogado litigante de 39 años, y antes que ello, soy ciudadano, y me deja helado como el Poder Judicial está lleno de "barbaridades", cuando debería ser el más esquisito de los 3. Lo que he leído en este artículo confirma que el problema de la Admon. de Jus. en el mundo es parejo y es que está, por suerte o por desgracia, lleno de seres humanos y si bien una cosa es que errar es de humanos otra muy diferente es que los jueces son demasiado humanos, muchas veces, a su propia conveniencia y otras, porque no conocen la "O" ni por redonda. Te invito a ver mi blog recién iniciado (el año pasado) para que veas algunas cosas que he escrito en Diario El Mundo (de El Salvador) leyyjusticia.blogia.com. Saludos y éxitos en tu carrera.