miércoles, 2 de enero de 2008

MALAGA Y MAGDALENA

Tal y como estaba previsto en la pasada Nochebuena más de dos mil pasajeros pudieron hacer uso del tren AVE a Málaga. No se cayó ningún túnel, ni siquiera los usuarios se bajaron empolvados como pasó cuando aquel viaje de prueba a Valladolid. Magdalena Álvarez, guste o no al PP, ha cumplido con los plazos de los que llegamos a dudar cuando aquello del “túnel de lavado” en Abdalají, denunciado por IU y elevado al escándalo nacional por el PP.

Con la llegada del AVE a Málaga, además de “acercar Málaga al mundo” dijo Rodríguez Zapatero, se ha conseguido un doble efecto que, sin duda, vendrá a beneficiar la quisquillosa relación que los malagueños mantienen con los sevillanos. (A pesar de escuchar el otro día en TV decir a un malagueño nada más llegar el primer viaje comercial: “Ahora esto se llenará de Sevillanos”). Un recelo, un complejo lógico que nace y se agranda con la historia de inversiones en una y otra capital provincia. El 92 trajo el AVE a Sevilla (con más cosas) y Málaga no recibió de aquellas inversiones más que la conclusión de la A-92, aquella de los maletines y “el cacerolo”. Despliegue presupuestario para Sevilla que Málaga entendió como una marginación “de Sevilla”,(así llaman a la Junta de Andalucía), poniendo en manos de Celia Villalobos el ayuntamiento de la capital, que desde entonces gana el PP con mayoría. El PSOE no podía permitir que Málaga, con su peso específico en la economía andaluza (y en las elecciones) no volviese a confiar en el puño y la rosa. He ahí la apuesta por las grandes inversiones, primero en el Aeropuerto Internacional Pablo Picasso y ahora con la llegada del AVE por citar solo dos, las que “acercan Málaga al mundo”. Desde luego le va a resultar difícil al PP quitarle los meritos contraídos a Magdalena Álvarez, a pesar de haberse convertido en el pim pam pum de la política estatal.


ADIOS 2007

Mañana lunes termina el 2007, año raro donde los haya a la hora de analizar las cosas que pasaron en Andalucía. Fue el año en el que acabó estallando la Operación Malaya iniciada el año anterior por la Justicia en Marbella. También tuvimos los andaluces la oportunidad de aprobar un nuevo Estatuto, reformado entre las paredes del Parlamento , con escaso, nulo, entusiasmo de los paisanos. Fue 2007 el año que el AVE llegó a Málaga uniéndola a 300 kms por hora con Sevilla, Madrid, etc. Y, sobre todo, fue un año preelectoral donde, una vez más, los andaluces seriamos convocados a las urnas el mismo día que elegiremos a diputados y senadores. En fin, un año gris donde culmina una gris legislatura en la que, como seña más destacada, figura la presencia de un único dirigente en el hemiciclo, Chaves, con la consiguiente desnaturalización del debate político, base fundamental del sistema parlamentario democrático.

Se va 2007 y no le vamos a echar de menos. Casi ni nos acordaremos de él en cuanto pasen los Reyes Magos.

MANUEL CHAVES APARCA LA SUCESIÓN

Manuel Chaves: un año más y con ganas de tirar hasta 2012. Mantiene con comodidad la presidencia del partido, la que durante años ostentó su admirado Ramon Rubial. También se siente bien en la presidencia de la Junta: no tanto en la secretaria general donde lleva meses de apaga fuegos. Ha decidido no pensar en su sucesión y su gran interés, ahora, es superar la participación electoral por encima de 62% el 9 de marzo, o sea una nueva mayoría absoluta.

ARENAS, ÚLTIMA OPORTUNIDAD

Javier Arenas: se enfrenta a su última gran oportunidad política de sentarse en la presidencia de la Junta, una asignatura pendiente del centro derecha que maltrató a Andalucía en la preautonomía. Su gran acierto político ha sido pactar el Estatuto, algo que muchos de los suyos no entendieron. Sabedor de que solo un milagro le daría la mayoría absoluta, su gran aspiración es quitarle la mayoría al PSOE, echarle en brazos de Sanchez Gordillo. El principio del fin.

VALDERAS Y LA EXTRAÑA COALICIÓN

Diego Valderas: él y su extraña coalición se la juegan más que nunca en estas elecciones en sitios como Sevilla, con el líder revolucionario de Marinaleda como número uno. El, Valderas, ha tenido que volver a su tierra, Huelva, donde ya ha perdido en dos ocasiones. Si vuelve a suceder, IU nos ofrecerá la paradójica imagen de ver a Sanchez Gordillo con escaño y a Valderas en los jardines de las Cinco Llagas tocando la lira.

SISMOGRAMAS

“Las cosas, hoy por hoy, no están en el partido como para que Manuel Chaves abandone a mitad de la próxima legislatura y nombre sucesor”. Así me lo asegura un veterano militante socialista, buen conocedor de los entresijos del poder, muy próximo al entorno del presidente de la Junta. Según la impresión más generalizada en ese ámbito, el presidente se siente cómodo en el puesto, goza de una salud envidiable (se cuida mucho) y, lo más importante, puede que haya llegado a la conclusión de que su sucesión levantaría tal remolino interno que acabaría echando al suelo la mesa camilla que, en la actualidad, sustentan las agrupaciones de Jaén y Cádiz.

Málaga y Sevilla padecen una crisis de liderazgo que difícilmente podrá resolverse en los próximos congresos provinciales. Una debilidad, por cierto, de la que sin duda se han beneficiado Cádiz y Jaén. Desaparecido prematuramente Alfonso Perales, el más claro sucesor, adscrito a la Agrupación gaditana y al denominado “clan de Alcalá de los Gazules”, ha sido la agrupación de Jaén, liderada por Gaspar Zarrías, la que se apresta a colocar a su caballo mejor posicionado y con mejor currículo: Paco Vallejo.

La composición de las listas de Jaén, con cuatro consejeros, Micaela Navarro, Concha Gutiérrez, Paco Vallejo y el propio Zarrias, además de la presidenta del Parlamento Mar moreno (que repetirá en el cargo), colocan al PSOE de Jaén en una gran posición estratégica respecto de la sucesión.

Manuel Chaves ha analizado el patio del partido, el difícil y casi imposible equilibrio territorial del actual PSOE-A, y ha optado por no pensar en su jubilación a medio plazo. Insiste su entorno en asegurar que Manuel Chaves sigue siendo partidario de que sea una mujer la que le suceda. Aparcar las meditaciones sucesorias quizás le permita recuperar para la carrera aquella mujer, de Jaén, que un día se trajera a la vicesecretaria del partido y que, más tarde, enviara a ser la primera mujer presidenta del Parlamento. Todo un síntoma: apartar de la pelea del día a día a su delfín preferido, lo mismo que hizo con Perales enviándole a Madrid.

No hay comentarios: