domingo, 11 de noviembre de 2007

LA PICA (Semana del 5 de Noviembre)

EL SILENCIO DE LOS FISCALES

No debe resultar fácil para el Fiscal Jefe del TSJA, Jesús García Calderón, convencer a sus colegas en Andalucía para que le imiten en su contrastada política de puertas abiertas ante los medios de comunicación. O lo que es lo mismo, informar a la sociedad de la marcha de ciertas investigaciones que, en defensa de la legalidad, desarrollan los representantes del Ministerio Público en las distintas instancias judiciales de Andalucía. Salvo honrosas excepciones, Operación Malaya por ejemplo, difícilmente los periodistas encuentran las puertas abiertas en las distintas Fiscalías. Uno de esos fiscales ha atendido recientemente a una periodista con gran amabilidad aunque con recelo inicial. Ha pedido silencio – “de momento”- sobre una determinada investigación dada la delicadeza y el alcance de lo que se indaga. Tanto la periodista como el medio al que representa han aceptado, de momento, la petición por responsabilidad. Si sale, será un bombazo económico y político.

CINCO LUSTROS

25 años son los que lleva el PSOE gobernando Andalucía. Desde aquellas elecciones de mayo del 82 en las que Rafael Escuredo ganó, por mayoría absoluta, las primeras autonómicas. No se contabiliza otro lustro más, desde el 77, en el que el partido mayoritario llevó la voz cantante en los primeros pasos de la etapa preautonómica con Placido Fernandez Viagas. Toda una vida con los señores (y señoras) del puño y la rosa en el gobierno andaluz, ganando elección tras elección. Sorprende sin embargo la capacidad del socialismo para quitarse responsabilidades en asuntos como la ordenación del territorio o la vivienda. Sevilla, sin ir más lejos, es un ejemplo. La Junta ha permitido el crecimiento desorbitado de viviendas (privadas) en el Aljarafe y no ha planificado sus accesos. Ahí están los embotellamientos de cada mañana. Lo mismo que sucede en Málaga, en Granada, en… Pero de todo eso ellos no tienen la culpa, la tienen los gobiernos del PP. Y la gente, encima, se lo creen y les votan. ¡Que arte!

PLAN (ELECTORAL) DE VIVIENDA

Ayer acudieron todos, incluso Santiago Herrero en representación de la gran patronal. Convocaba el presidente Chaves y no era plan volver sobre los plantes primaverales, cuando la mesa de la Concertación Social quedó coja con la espantá de Herrero se dijo que por “problemas de agenda”. Sobre la mesa gubernamental de la Casa Rosa el Pacto por la Vivienda que el gobierno quiere, como sea, esté listo y preparado antes de que canten los niños de San Ildefonso. Ciento cincuenta millones es el presupuesto que avala la operación, cien para suelo y medio centenar para los ayuntamientos, los grandes ausentes de la merienda. A nadie se le escapa el alto voltaje electoral del Pacto, de ahí que el papel que juegue Herreo y la CEA va a ser analizado con lupa desde dentro (sus afiliados, cabreados con el POTA) y desde fuera, o sea el PP que sigue sin creer en las casas baratas que promete Chaves.

EL SUICIDIO DE IU

La Comisión Permanente del PCA ha decidido apostar por Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda y líder de la CUT-BAI, como cabeza de lista de IU por Sevilla. La decisión debe ser ratificada el próximo 13 martes – lagarto, lagarto- por el Comité Provincial del PCA de Sevilla. Ha ocurrido lo que se veía venir, que mientras dos se peleaban – Valderas y Concha Caballero- un tercero se ha colocado en la lista que, por otra parte, asegura escaño en el Parlamento para IU. La crisis está servida porque Diego Valderas ya ha dicho que o va por Sevilla o no va. La nominación de S. Gordillo en el puesto más llamativo y disputado puede suponer, para muchos, el suicidio electoral de IU. Gordillo pertenece al sector más radical de la izquierda y no se ha ocultado a la hora de apoyar al entorno político de ETA desde Andalucía. Mala noticia para Valderas y, también, para el PSOE-A, socios potenciales si pierden la mayoría en marzo.

UN JUEZ IMPUTADO

Se llama Francisco Javier de Urquía y su nombre saltó al estrellato judicial a propósito de la Operación Hidalgo. De aquel operativo resulto salpicado el Despacho Cruz-Conde, abogado conocido y prestigiado al que De Urquía acusó de blanqueo de capitales. Un extraño procedimiento plagado de situaciones anómalas, según las defensas, que, no obstante, no sorprendió a la opinión publica que asistía impávida a la instrucción de la O. Malaya. Los magistrados Torres y Urquía parecían los grandes justicieros que iban a dejar Marbella como una patena. Pero en los registros del zulo de Roca aparecieron papeles comprometedores para Urquía al que Roca habría dado dinero para la adquisición de una vivienda y, el juez, dicen que como agradecimiento, arremetió contra una TV que denunciaba los manejos económicos de Roca, el cerebro de la trama. Torres imputó a su amigo y compañero. El TSJA tiene ahora la palabra.

No hay comentarios: