lunes, 19 de febrero de 2007

UN AJUSTE CONVERTIDO EN CRISIS

Manuel Chaves ha optado por la continuidad en la Consejería de Turismo y Deportes nombrando al jerezano Sergio Moreno su titular en sustitución de Paulino Plata. Lo que en principio parecía un mero ajuste justificado por la apuesta marbellí con Plata, va camino de convertirse con el tiempo en el germen de una crisis de incalculables consecuencias internas en el seno de lo que un día se llamó “frente boquerón” en el PSOE-A. Muchos socialistas malagueños consideran que el principal enemigo de la supervivencia electoral del PSOE no es la derecha. Es el desequilibrio territorial en la mesa de las grandes decisiones del socialismo andaluz. Ese nombramiento, dentro de la lógica empleada hasta ahora en todos los ajustes por Manuel Chaves, ha supuesto de momento el debilitamiento de la Secretaria General del PSOE malagueño Marisa Bustinduy como dirigente y, sobre todo, como candidata socialista a la alcaldía de Málaga. Pero lo peor de todo ha sido el que se visualice más pérdida de cuota de poder del socialismo malagueño en el gobierno andaluz y, para colmo, en Turismo, siendo Málaga la capital turística de la comunidad.

ERROR INTERESADO

Para muchos analistas el gran error de Bustinduy ha sido sugerir nombres desde el interés personal y que, obviamente, no han convencido al presidente. Entre los “bien vistos” por Bustinduy figuraba el presidente de la Diputación y candidato en Ardales, Salvador Pendón. Proponiendo a Pendón, piensan algunos, implicaba que Bustinduy asumía de antemano su derrota en el ayuntamiento y el deseo de abrirse hueco en el sillón de la Diputación. Sillón con muchos pretendientes por lo que se ve, pero que ya está reservado y tiene nombre: Paulino Plata. (Si no logra la alcaldía en Marbella). La secretaria del partido, además, pretendía con sus interesados avales políticos evitar que fuese nombrado Luciano Alonso, diputado, ex delegado del Gobierno, y uno de los dirigentes malagueños más críticos internamente con su gestión como primera ejecutiva del partido. Alonso ha sido uno de los dirigentes malagueños más cercanos al presidente, estando en varias ocasiones en el cuaderno de Chaves a la hora de confeccionar gobierno. La última vez que estuvo prácticamente nombrado consejero fue descabalgado en el último minuto a cuenta de la paridad en el ejecutivo. Alonso, tras doce años como máximo representante de la Junta en Málaga, no ha resultado contaminado por los desmanes del gilismo y era bien visto desde amplios sectores empresariales andaluces.
Existe entre los socialistas malagueños una extraña sensación de aislamiento político al comprobar como en los últimos años han ido perdiendo parcelas notables de poder regional. Desde la caída de Carlos Sanjuán como secretario general del PSOE-A, el PSOE de Málaga ha perdido una Vicesecretaría con Pepe Asenjo, la Secretaría de Política Municipal que ostentó Rafael Centeno y posteriormente Salvador Pendón, un puesto en la Mesa del Parlamento y, ahora, la consejería de Turismo. Oficialmente los socialistas malagueños se consuelan proclamando que Sergio Moreno es un consejero de trámite o transición, los mismos que ya especulan con que habrá adelanto electoral tras la aprobación del Estatuto. De lo que todos están seguros es que a vueltas de las municipales comenzará una importante agitación interna en el socialismo malagueño, un escenario por otra parte que en nada satisface a Chaves 2008. Toda esta casuística ha conducido a que el nombramiento de un experimentado político/técnico como Sergio Moreno, que garantiza continuidad en la ejecución de una determinada política turística diseñada por Plata y que ha contentando a casi todos, se haya transformado de un ajuste en la gota que puede hacer estallar toda una crisis.

SUSTITUIR A PERALES

A principios de marzo esta convocado el próximo Comité Federal del PSOE. En los corrillos socialistas circula una pregunta cuya respuesta aportará claves que ayuden a comprender, entre otras cosas, cual es el estado exacto de la correlación de fuerzas y buen rollito entre Manuel Chaves y Rodríguez Zapatero. Habrá llegado la hora difícil de sustituir en la dirección federal del PSOE a Alfonso Perales Pizarro. Su súbita muerte, hombre puente, de tantos consensos internos y externos, dejó no solo un inmenso vacío entre quienes le conocieron, dejó un sillón clave en la ejecutiva federal: la Secretaria de Relaciones Institucionales y Política Autonómica. Un puesto que deberá ocupar un andaluz. La pregunta es quien le va a sustituir. Los nombres de Gaspar Zarrias y Luis Pizarro están sobre la mesa.

SISMOGRAMAS

Uno. El mendigo harapiento llegó hasta el despacho de la Presidenta del Parlamento de Andalucía, burlando todos los sistemas de seguridad de la Cámara.

Dos. ¿Le habrán enviado a la directora general de Medios, Tili Santiago, la Agenda de la Comunicación 2007 de la Junta, que incluye algunas emisoras de radio piratas y contra las que su departamento litiga jurídica y judicialmente?

Tres. José Luis Aguilar será el candidato del PP a la presidencia de la Diputación de Almería de la que un día fue vicepresidente.

No hay comentarios: