lunes, 20 de noviembre de 2006

EXTRAÑA DIMISIÓN

Tras un mes colgado en los carteles de Almería, el pasado jueves noche, Jose Antonio Amate dio la espantá y dimitió como candidato del PSOE a la alcaldía. La bronca en realidad fue un pulso del candidato contra el secretario general, tras una cadena de errores políticos cometidos por Martín Soler desde la pasada primavera. Errores que no solo han debilitado y cabreado al candidato, como no invitarle a la conferencia municipal del PSOE en Madrid, o jalear a medios de comunicación para que sacasen a la luz determinadas operaciones de la Autoridad Portuaria que preside Amate, movimientos torpes que incluso han afectado al mismísimo presidente de la Junta como el “Caso Chaves”. Fue Martín Soler quien puso en marcha el ventilador contra el PP denunciando al alcalde de Almería ante el fiscal Anticorrupción por su relación con Telvent- Abengoa, de la que resultó ser apoderada una hija del presidente la Junta. La respuesta de Amate a aquel inmenso error de Soler, fue retratarse con el denunciado Luís Rogelio Rodríguez con el tenis de por medio y rechazar, en privado, la estrategia “errática” de su secretario general.

Amate dimitió el jueves al conocer oficialmente la lista impuesta y reconocer en su composición de salida el pago de deudas políticas personales de Soler, contraídas cuando maniobró contra el sector crítico comprando la voluntad de Diego Lopez , quien no dudo anteponer el instinto de supervivencia a sus convicciones y lealtades, aunque desde siempre detestara la personalidad del secretario general. Entre las promesas a López para que inclinase el voto de la agrupación local a favor de Soler contra Mari Carmen Ortiz, figuraba un puesto de asesor municipal y un acta de concejal en 2007.

Amate, candidato impuesto desde Sevilla a Soler porque daba mejor en las encuestas, tardó 24 horas escasas en resolver el pulso a su favor. Habló con San Vicente y le dieron vía libre para deshacer la lista de Martín. Luís Pizarro sacó tarjeta roja a su protegido y declaró públicamente que las cosas no se habían hecho demasiado bien en Almería. Nono reunió a la prensa, pidió disculpas por el lamentable espectáculo de la noche anterior y volvió a subirse al cartel y a las portadas. Poco duró la alegría en el PP, pese a que muchos socialistas, el viernes, daban por perdidas las elecciones municipales en Almería, mala noticia para el PP porque de esta crisis Nono Amate sale reforzado por partida doble. Su continuidad como candidato visualiza claramente que desde la regional se ha desautorizado a Soler a quien Pizarro y el propio Manuel Chaves han venido apoyando en su arriesgada y poco estética operación con tres tránsfugas del PP en la Diputación, sacrificando al PSOE de El Ejido. Se trata de la primera señal clara que da el PSOE-A anunciando el fin de la era Soler como secretario general. Esa ha sido la gran victoria de Amate en clave interna, reconocida incluso por los medios más adictos. Pero también sale reforzado como candidato socialista, particularmente ante un sector de gente que dejó de votar al PSOE de Almería por la interpretación patrimonial y personalista de la política que ha venido ejerciendo su máximo líder provincial. Además, aparecer como un hombre que no acepta imposiciones del aparato del partido le ofrece un valor electoral añadido, cierto halo de independencia que no tenía Amate hace solo una semana.

NONO Y EL TROYANO

Pero a veces, en política, no todo es lo que parece. Y en el escenario socialista almeriense hay cosas que no cuadran. Por ejemplo no se entiende como Amate libra esta batalla descabalgando a Diego Lopez de la lista y, por tanto, perjudicándole. Sobre todo cuando se conoce la excelente relación de amistad que Lopez y Amate, ambos ex guerristas, mantienen desde hace años. Dentro del partido, entre los críticos, no faltan los recelos y se apunta una hipótesis avalada por los conocimientos que sobre estrategia de partido tienen Amate y el propio Lopez: contra el enemigo se lucha mejor desde dentro. Amate, creen algunos, podría haber diseñado y pactado su asalto final contra Martín Soler con el propio Diego Lopez como troyano, el mismo que pactó contra Ortiz junto a Soler a cambio de una asesoría, tras haber sido la mano derecha del ultimo alcalde socialista, Santiago Martínez Cabrejas, desahuciado por Soler y los suyos. En el socialismo almeriense suenan campanas de recambio y quedan un referéndum y las municipales. Amate ha tenido un buen arranque de campaña copando portadas y carteles, para algunos montado en un caballito de Troya.

SISMOGRAMAS

Uno. En la Junta no se han olvidado de Montenmedio y la sentencia de demolición que pesa sobre su casa club. Quieren que sea el icono electoral de la campaña de demoliciones que impulsa el propio presidente Chaves.

Dos. ¿A qué ayuntamiento, no gobernado por socialistas, le puede estallar próximamente un escándalo de corrupción a gran escala tipo Seseña, Cienpozuelos, Marbella… etc?

Tres. Balance laboral malayo: más de setenta mil andaluces trabajan en empresas que dependen de imputados. Entre los sindicatos crece la preocupación.

No hay comentarios: