lunes, 7 de agosto de 2006

HEMEROTECA "EL SISMOGRAFO": LA MOCION DE CENSURA DE MARBELLA , PUBLICADO EL 4 DE AGOSTO DE 2003


Esta es la crónica que publiqué hace tres años- el lunes 4 de agosto de 2003, sobre la moción de censura que Jesús Gil y Juan Antonio Roca impulsaron en Marbella contra Julián Muñoz y la Junta de Andalucía. Como observará el lector ya entonces se hablaba de a cómo estaba el kilo de concejal en Marbella.

Baja
SALVADOR PENDON

El conflicto marbellí y las fechas le han desbordado, incapaz de elevar el caso a instancias superiores del PSOE.

Baja
ISABEL GARCIA MARCOS

Demuestra tener un enorme estomago, sabiendo como sabe con quien se une, pactando el acoso y derribo de Julián Muñoz.

Sube
CARLOS FERNANDEZ

Con habilidad y celeridad ha sido el ejecutor principal de la operación moción de censura. Ortega le ascenderá al Parlamento.

Se mantiene
JULIAN MUÑOZ

Se mantiene, de momento. Tiene razón cuando afirma que tras la moción de censura está el control del urbanismo marbellí.

“NIÑA ISABEL, TEN CUIDADO...”

Escucho su voz al teléfono y no está más hundida que aquella noche abrileña en la que me dijo que plantaba al partido si le imponían la lista de Marbella. Está en plena forma, crecida, como cuando creía ilusionada que con una fundación y los deberes bien hechos, el electorado echaba al GIL y la ponía a ella de alcaldesa de Marbella. Isabel García Marcos volvió a ser candidata el 25-M pero perdió por cuarta vez, como todos. Y en esta ocasión dejó en el camino ochocientos votos que antes fueron del PSOE. Se olvidaron de ella en el partido, nadie la llamó, nadie le explicó nada en este mes y pico. Ni un ¿cómo estás, Isabel? Ni siquiera le explicaron porque desaparecieron en Málaga los fondos económicos asignados para su campaña. Cuenta García Marcos que fue el portavoz andalucista, Carlos Fernández, quien la llama el día 30 poniéndola al corriente de que el GIL se disuelve y que sus huérfanos proponen un gobierno de salvación municipal, con todos, para echar a Muñoz y acabar con la parálisis de Marbella. La convoca a una reunión. García Marcos comparte que su ciudad está bloqueada, sangrando y sin soluciones que garanticen su futuro. Julián Muñoz es para ella un tipo nefasto, choricete, carne de juzgado, hortera e incapaz de gobernar el ayuntamiento. Y para colmo, es el primer alcalde telebasura.

García Marcos analiza la situación y llama a Salvador Pendón, su jefe jerárquico en el PSOE-A. Este le dice que va a consultar. Quedan en hablar y García Marcos le recuerda que a las ocho se va a celebrar una reunión ( que acabará a las cuatro y media de la mañana) en sede notarial y con abogados de parte. A las 21,30 Pendón llama a García Marcos. “Maria del Mar Moreno esta de vacaciones en el extranjero. Que se posponga todo para septiembre. No cierres ninguna puerta pero aparca los acuerdos a septiembre”. Los documentos que se firman de madrugada ante notario son una mera declaración de voluntades, argumenta García Marcos, “y de aquí al día 13 mi partido puede decirme qué hacemos y que no hacemos en Marbella. Pero lo que no creo que deba hacer mi partido es excomulgarnos de entrada sin que yo les haya podido hacer llegar los papeles que justifican lo que he hecho”.

Tras doce años de impecable y democrática lucha contra el gilismo, García Marcos está viendo cómo su partido la ha colocado en las puertas de la calle. A su juicio en el partido ha faltado capacidad de reacción “siempre llegamos tarde a todo” asegura y “cuando yo les dije a mis concejales que el partido estaba al corriente de toda la operación, era cierto. Salvador Pendón estuvo puntualmente informado, nunca me desautorizó, solo me pidió que dejase puertas abiertas y que retrasara hasta septiembre todo”. Dos de los cinco concejales han dado marcha atrás, “ante la brutal presión del partido”, hecho que no variará el resultado de la moción de censura. García Marcos considera que “yo no soy Tamayo, yo no le quito ningún gobierno al partido, yo se lo doy y me fusilan sin juicio previo, sin oírme. Que manden a los fiscales anticorrupción, a lo mejor se llevan sorpresas desagradables, que los manden. A mi no me encontrarán nada de nada, un sueldo de ciento cincuenta mil pesetas y capacidad política suficiente para explicar que lo que se va a hacer es lo mejor para el futuro de Marbella. Y de paso desaparece el GIL”. Como decía el bolero de Bonet de San Pedro, “niña Isabel ten cuidado, donde hay amor no hay pecado...” aquí lo que hay es mucha pringue...ya lo verás.




CLAVES MARBELLIES

No habrá sorprendido al habitual lector de esta sección de El Mundo de Andalucía, el estallido de la madre de todas las crisis en Marbella en pleno puente de vacaciones. Desde la pasada Semana Santa, El Sismógrafo ha venido detectando tensiones y luchas en el seno del GIL que finalmente se han confirmado con todo lujo de detalles. Pero como la realidad supera siempre la ficción, nunca pudo dibujarse un escenario cuya obra se titulase “Durmiendo con mi asesino”. Isabel García Marcos y Jesús Gil, por vez primera ¡coincidiendo en una alianza de gobierno! Un maridaje que, en titulares, es una autentica aberración política. ¿Qué esta pasando aquí? Sobre todo tras comprobar la fulminante reacción del PSOE, aplicando duras medidas disciplinarias antes, incluso, de escuchar a los condenados. Y tras saber que el secretario general del PA, Antonio Ortega, consejero de Turismo y Deportes con Manuel Chaves está siguiendo muy de cerca en la propia Marbella los acontecimientos. Veamos algunas claves

CLAVE UNA. Marbella está entrando en una peligrosa senda, abandonada, paralizada, con empresas devolviendo el dinero de los pisos no legalizados. Se está empezando a acabar con la gallina de los huevos de oro mientras muchos ven con preocupación como se frena el crecimiento y la prosperidad de Marbella. Los partidos democráticos llevan más de una década alejados del poder municipal. La Justicia ha decepcionado persiguiendo la corrupción. Con guindas como la situación de Santiago Torres ,juez que abrió fuego judicial contra Jesús Gil, o la vuelta al ejercicio en la plaza de Pilar Ramírez. El GIL es una olla a presión contra “el pantojo”, el alcalde enamorado. Ella, además de cantar, es una mujer influyente en la cúpula del PSOE-A. Isabel Pantoja ha utilizado sus contactos a muy alto nivel para que se le abran las puertas a Julián Muñoz en la consejería de Obras Publicas. Paralelamente, el alcalde, abre su vida intima a la publicidad, vida que mezcla y paga con dinero publico. Un romance estéticamente ´cani´, que ha convertido la discreta Marbella en un ruidoso plató con mucha víscera y ordinariez esparcida.

CLAVE DOS. Julián Muñoz, que durante los últimos diez años ha firmado todos los convenios urbanísticos de Marbella, “el solito” dice Gil, ha perdido los papeles tras su enamoramiento. Entra en el derroche sin delicadeza, la ostentación, con un chalé de 530 millones de pesetas, ( Jesús Gil dixit) que presumiblemente le habría regalado un constructor y decorado por el propietario de La Cañeda. Un asunto por cierto que Muñoz desmiente y reta a Gil a que tire de papeles. Venturas y desventuras de un ex camarero metido a alcalde, obsesionado con el tiempo que se escapa, con una millonaria colección de caros relojes de oro. “Julián va camino de convertir Marbella en Torremolinos” justifica un conocido empresario turístico marbellí, favorable a la moción de censura. Para otros muchos el julianismo y el pantojismo ponen en peligro la imagen y la concepción económica que tienen de la ciudad de Marbella un selecto y reducido grupo de ciudadanos, cuatro o cinco, verdaderos príncipes del dinero marbellí. Pero sobre todo uno de ellos: el magnate Judha Binstock, muy bien relacionado con los políticos de la moción de censura y con millones de metros cuadrados en el término.

CLAVE TRES Josefina Cruz recibe en Málaga a Julián Muñoz, quien se ha tomado en serio que él, como responsable de Urbanismo, debe resolver el bloqueo político de la Junta que padece y sangra a Marbella. Habla con la directora general de Urbanismo, gracias también a los buenos oficios del amigo malagueño de Julián, el delegado de Obras Publicas, Jose María Ruiz Povedano. Le piden la cabeza de José Antonio Roca, el gerente de urbanismo del gilismo, como condición para que la administración autonómica se avenga a razones. Julián cesa fulminantemente al gerente de urbanismo. No solo eso, lo remata enviándole los guardias para que desaloje el despacho. Se activa la rebelión interna de ocho concejales del GIL contra “el pantojo”, tal y como le empiezan a denominar sus ex compañeros. Detrás de todo, como siempre, la oronda figura y el visto bueno del patrón Jesús Gil.

CLAVE CUATRO. También han existido contactos de los gilitos marbellíes con el PP. Se dice incluso que al más alto nivel, o sea, Gil en contacto con "alguien" de Génova 13. Rumores. La explosión de la crisis pilló a Ángeles Muñoz de vacaciones en Suecia. En Málaga, Joaquín Ramírez, conoció la moción y no ocultó sus simpatías por la misma, delegando en Muñoz el asunto a su vuelta. García Marcos explica que Muñoz interrumpió sus vacaciones llamada por Fernández y cuando llegó estaba “todo el pescado vendido”. A ella no le gustaron las delegaciones asignadas al PP en su ausencia y declinó apoyar la moción. Fuentes andalucistas mantienen que el PP no se ha sumado “porque quizás habían pactado con los julianistas”.

SISMOGRAMAS

Uno. ¿Cuánto tardará el PA en descolgarse de la moción de Marbella si el PSOE persiste en desautorizarla? ¿Uno, dos, tres dias?

Dos. ¿Quién es ese alto cargo socialista, amigo de Isabel Pantoja, que abrió a Julián Muñoz la consejería de Obras Públicas?

Tres. Los concejales de Marbella son los más cotizados del mercado español. La pasada semana estaba el concejal a quinientos millones de pesetas. El día 13 puede llegar a mil quinientos.

No hay comentarios: