sábado, 10 de junio de 2006

CANDIDATO CON FORCEPS

Paulino dijo sí, con la boca chica y confiando que el presidente Manuel Chaves cumpla su palabra y con las condiciones impuestas por el candidato a Marbella para aceptar la aventura. Plata no es un candidato a palos como le ha calificado el PP, no son rigurosos, es un candidato con fórceps porque venía de cabeza. Hace dos semanas el presidente Manuel Chaves y su consejero de Turismo, mantuvieron una intensa y, dicen, que tensa reunión en el paritorio. En ese encuentro de cesárea, “la última oportunidad para Paulino” en palabras de un notable socialista, Chaves fue claro y tajante: tú eres un buen candidato, el mejor, porque no tenemos otro y nos jugamos Marbella y también la Diputación de Málaga. Palabras mayores. El partido no se merece un no. El presidente, aseguran, llegó también a insinuarle a Plata que si optaba por aceptar ser candidato, su papel sería el de héroe del socialismo con futuro político en Málaga, sin embargo su negativa significaría el abandono de la actividad política a cortísimo plazo, final inmerecido, coincidian, para quien ha dado tantos años de trabajo al partido.

EL ABRAZO

Así se explica la irrupción de Plata días después, en plan rey mago, en el Ayuntamiento de Marbella prometiendo inversiones aquí y allí, y el vistoso abrazo de bienvenida del presidente de la Gestora. El abrazo, que oportunamente recogieron las cámaras, era la expresión gráfica del sí de Paulino. Martín Reyes, como concienciado socialista que es, mostraba una mayor efusividad y alegría que el consejero, cuya expresión bien podría entenderse como un “Diego, empieza a enseñarme Marbella”. Los móviles de ambos ya están operativos.

Plata cree que le darán todo lo que ha pedido, que ha sido mucho. Necesita creerlo, aunque sabe que será muy difícil obtenerlo o deberá pelearlo como le pasó a su predecesora Isabel García Marcos. Le han dado garantías de que el consejero de la Presidencia no intervendrá a partir de ahora “ni para bien ni para mal” en los temas de Marbella. Que si no es alcalde optará a presidir la diputación. (Chaves prefiere una bronca interna con Pendón y Bustinduy, que entregar Marbella al PP sin sudar la camiseta) Y que los asuntos urbanístico serán tratados, a nivel político, entre Chaves y Plata, con nadie más. Ah, y por supuesto, las competencias urbanísticas si es alcalde.

PSOE-A: MESA CON DOS PATAS

En el análisis del difícil parto socialista para Marbella, puede olvidarse con facilidad un aspecto profundo, antropológico quizás, relacionado con el histórico equilibrio territorial que siempre ha existido en el PSOE-A. Caído el guerrismo y colocados sus líderes en los puertos, la pérdida de apoyos urbanitas dejó el partido en Málaga en manos de dirigentes del ámbito rural, siendo escenario permanente de enfrentamientos internos entre familias del socialismo desde los tiempos de Borbolla contra García Duarte. Pese a las guerras internas del socialismo, Málaga siempre tuvo un peso especifico, su cuota de equilibrio territorial en la mesa camilla del PSOE-A. Llegó incluso a tener la secretaría general con Carlos Sanjuán. Pepe Asenjo fue la última esperanza, frustrada por ser un líder con capacidad y zapaterista antes de tiempo. Coincidía la pérdida de poder del socialismo malagueño con el inicio de la crisis en otro baluarte del equilibrio territorial, la influyente agrupación de Sevilla, donde acabó siendo derribado Pepe Caballos, otra pata de la mesa camilla. El resultado final es una mesa con solo dos patas, la inestabilidad.

MANDAN CADIZ Y JAEN

En la actualidad el núcleo duro del PSOE-A lo controlan las agrupaciones de Cádiz, con Luis Pizarro y Alfonso Perales, junto a la de Jaén con los consejeros Zarrias y Vallejo al frente. Es el más difícil todavía de Chaves, situación que empieza a incomodarle. Estos clanes territoriales controlan los verdaderos resortes del poder en la Junta, Canal Sur entre otros. Algo inquietante para muchos socialistas malagueños que padecen todavía las consecuencias frente al PP de una política “contra Sevilla”, con Pedro Aparicio como ariete. Con el sí de Paulino, implícitamente, la militancia malagueña recibe este otro mensaje en clave interna: Paulino será la cuota de equilibrio que Málaga no tiene actualmente en el PSOE-A. Tener esa cuota se traduce en parcelas de poder. Y eso es lo que no gusta demasiado entre quienes, agarrados a tan inestable mesa, creen que controlarán también la sucesión de Manuel Chaves en 2008-2012.

SISMOGRAMAS

Uno. Plata dejará de ser consejero tras el verano. ¿Quién le sucederá? Pista: buscar entre los damnificados por el aterrizaje político en Málaga del candidato a Marbella.

Dos. La Junta desbroza el camino en Marbella. En base a un mail anónimo y una vieja denuncia de un ex abogado sindicalista, hoy en la CEA, la Junta arremete contra Ricardo Arranz e inspecciona sus promociones en Benahavis. Creen que Arranz es el principal impulsor de una candidatura independiente, que lideraría Arturo Moya, y que tendría la llave del gobierno marbellí en 2007, según los sondeos.

Tres. Jueves pasado a mediodía almuerzan en un reservado sevillano, solos, Javier Arenas y Soledad Becerril. Al salir ella va sonriente, él no tanto.

No hay comentarios: