martes, 18 de abril de 2006

MARBELLA SALPICA A GRANDES INMOBILIARIAS: OSUNA, FADESA, APEX Y PINAR.



Esta es la información que hoy publica El Confidencial Digital sobre el escandalo de Marbella:


Al menos cuatro conocidas promotoras nacionales están entre las decenas de empresas denunciadas por promover las 82 obras que han dado lugar a 30.000 viviendas irregulares en Marbella. Fadesa, Apex, Inmobiliaria Osuna y el Grupo Pinar son algunas de las compañías acusadas de continuar obras paralizadas por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), provocando dos `macrodenuncias´ de delito de desobediencia interpuestas el año pasado por Ecologistas en Acción y varias asociaciones de vecinos marbellíes (Ver la primera `macrodenuncia´).

Las 82 promociones que siguieron su curso, pese a la paralización del TSJA, fueron denunciadas por desobediencia en una primera demanda, que afectaba a 37 promociones, y en una segunda, que implicaba a las restantes 45. “El número de empresas denunciadas es sensiblemente menor al de 82, ya que algunas fueron muy activas y reincidieron. Otras muchas, en cambio, son filiales creadas ‘ad hoc’ para entrar en el menudeo”, afirma Javier de Luis, representante de Ecologistas en Acción Marbella, asociación que ha presentado una de las denuncias. Otras firmas denunciadas, de menos nombre que las anteriores, son Ávilas Rojas, POVISA (de un concejal del GIL), Construcciones Salamanca (de capital ruso), Arenal 2000, Obarinsa, Renta 95, Nuevos Aires 2002, Nesgar, etcétera.

Apex y sus 854 casas ‘irregulares’

Entre las inmobiliarias implicadas más conocidas a nivel nacional e internacional se encuentra Fadesa, que promovió 120 viviendas en la Urbanización Guadalmina Baja, que fueron paralizadas por el TSJA en octubre de 2003. Promopinar, “empresa unipersonal perteneciente al Grupo Pinar”, según el servicio jurídico de los ecologistas, desarrolló más de 200 residencias en Xarblanca. “El TSJA suspendió las licencias en noviembre de 2004 y las obras continuaron hasta 2005. Actualmente, la promoción se encuentra paralizada”, asegura. En cuanto a Apex, la filial inmobiliaria de la eléctrica Iberdrola, figura al menos en cuatro obras diferentes bajo los nombres de Apex 2000 S.A.U., Apex 2000 S.L. y Apex 03 SAU. Todas, suspendidas en octubre de 2003, sumaban 854 viviendas.

En muchos de estos casos, las residencias se han levantado en zonas verdes, en áreas destinadas a equipamiento urbano, en suelo calificado de uso comercial... En otros, se han construido cientos de viviendas en terrenos que, en teoría, estaban destinados únicamente a una docena de chalés unifamiliares. Una vez que el TSJA mandaba el auto de paralización, la ex alcaldesa Marisol Yagüe emitía decretos para precintar las obras, pero la Policía Local no los llevaba a efecto. Al ser preguntada por estas prácticas, Yagüe respondió que “harían falta al menos 45 patrullas apostadas en cada obra para controlar que no se quiten los precintos”.

Las inmobiliarias se defienden

Las grandes inmobiliarias salpicadas por el 'caso Marbella' niegan cualquier responsabilidad en este episodio. Más bien al contrario: "Nos sentimos engañados", dicen desde el Grupo Pinar. Esta promotora reconoce a El Confidencial que compraron el terreno en Marbella “a una empresa con el permiso del Excelentísimo Ayuntamiento y construimos. Vino una orden judicial de la Junta y paralizamos las obras”. La compañía afirma ser “la única promotora que tenemos las banderolas puestas casi en frente, además, del chalet de la ex alcaldesa de Marbella”.

Fadesa, por su parte, niega, citando a sus servicios jurídicos, paralización alguna por parte del TSJA en su promoción de Guadalmina. De hecho, “esas 120 viviendas se encuentran en trámite de primera ocupación”, asegura. En cualquier caso, “Fadesa ha operado en Marbella anteriormente a la última etapa”.

Por último, fuentes de Iberdrola Inmobiliaria han informado a este diario que a través de su filial, Apex 2000, que dejó de existir hace un año, dispone, efectivamente, de cuatro parcelas en Elviria (Marbella), concretamente en el club de Golf Santa María. “Pero allí no tenemos paralizado nada porque nunca se inició nada, al recibir la suspensión cautelar de las licencias”.

Compradores de buena fe

A la inquietud de los llamados `compradores de buena fe´, propietarios de las viviendas irregulares, se une el descontento de los vecinos dueños de un chalet en zona verde, vecinos que vieron cómo, al lado de sus viviendas, les plantaban una promoción mastodóntica.

Es el caso de Lourdes Pérez, afectada por la construcción en la Avenida Trapiche (Xarblanca) de un `pueblo mediterráneo´ de más de 200 viviendas promovidas por Promopinar, paralizadas desde el año pasado. “Los primeros intereses que deberían preservar son los de la gente que hemos cumplido la ley, que somos los más perjudicados”, exige Lourdes Pérez, que se queja de los barrios no están preparados para soportar infraestructuras, de repente, para tantos vecinos.

“Nadie te paga la tranquilidad que te han quitado, ni el valor de tu vivienda, que se ha reducido a la mitad”, señala. Lourdes ha trasladado a este diario la inquietud que sufren los `compradores de buena fe´, aunque reconoce que “ahora es casi imposible que un vecino no sepa que su vivienda es ilegal” y, ante el nuevo plan de la Junta de Andalucía, explica que el sentimiento en Marbella es de que “la mayoría de esas 30.000 viviendas irregulares se van a legalizar, porque tirarlas es una medida demasiado impopular”.

No hay comentarios: