jueves, 6 de abril de 2006

MARBELLA: LA MAFIA ESTÁ DETRAS DE TODO


Escuchando a algunos dirigentes políticos opinar sobre lo de Marbella, uno llega a la conclusión de que todavía no se han enterado de casi nada. No se han enterado por ejemplo que Marbella ( y desgraciadamente otros municipios costeros de Andalucía) están siendo victimas de una agresión criminal protagonizada por un fenómeno de delincuencia internacional conocido como mafia.

Hace algunos meses, alguien que estaba muy cerca de Juan Antonio Roca, me confesaba en Marbella durante un almuerzo: “Juan Antonio no se puede ir sin arreglar todo lo comprometido, si lo hace acabaría tarde o temprano en una cuneta de carretera con un tiro en la nuca, la mafia a la que sirve y de la que se sirve le ajustaría las cuentas”.

Viendo lo que se está empezando a descubrir con la Operación Malaya, es fácil adivinar la existencia de una gran lavadora de dinero de oscura procedencia. Roca y el gilismo lo único que han hecho es asaltar las instituciones políticas, comprar voluntades, canalizar esas “inversiones” y sacar su tajada correspondiente. Ese es a mi juicio el gran problema al que nos enfrentamos un Estado de Derecho absolutamente desbordado en la mayoría de los casos y en otros muchos corrompido en sus estructuras más esenciales de control.

Que la Unidad de Policía Judicial de Sevilla, la que debe investigar la trama urbanística del Aljarafe, no disponga ni de fax, ni de Internet, y en sus dependencias circulen las ratas, da una idea de los medios que el ejecutivo da al Judicial para limpiar el inmenso estercolero que nos rodea.

Visto lo visto en Marbella debemos preguntarnos de inmediato por la legalización en notarias y registros de la propiedad de tantas y tantas operaciones. ¿Han estado los notarios actuantes en una burbuja, sin leer periódicos, sin conocer a los reiterativos testaferros que manejaban dinero a espuertas ante sus narices, en sus lujosas Notarias y cuya procedencia era la que era? ¿Cuántos notarios denunciaron esas operaciones? ¿Y los registradores?

Si miramos al Poder Judicial es un panorama también desolador. Ilustres nombres de la Justicia, como el de José Luis Manzanares Samaniego, ex vicepresidente del CGPJ y notable líder de la APM, se han codeado a la luz del día con siniestros personajes como el ex oficial Juan Ramírez, encarcelado por la jueza Blanca Ester Diez en 1993, acusado de la comisión de diversos . Esta magistrada fue acosada por un sector del Poder Judicial, denunciada y apartada temporalmente por el TSJA de la Carrera. (El entonces magistrado Fernández Viágas fue el ponente de la sentencia). No sería la primera victima en las trincheras judiciales. Santiago Torres, el juez del Caso Saqueo, se llevó tres infartos y un funcionario judicial se acabó suicidando en extrañas circunstancias. Jueces de todos los rincones que, primavera tras primavera, han aceptado los anuales agasajos postineros que Jesús Gil brindaba, con cargo a los fondos de los marbellíes, a la flor y nata de la judicatura española, la mayoría de la APM, que se reunían para discutir en unas relajadas jornadas cuestiones profesionales.

Baltasar Garzón, en calidad de Inspector de CGPJ, ya denunció a principio de los noventa graves irregularidades en el sistema judicial de Marbella. Habló del poderoso oficial Ramírez, de sus prácticas. De nada sirvieron aquellas denuncias.

Plantearse realizar ahora una campaña electoral en Marbella sería posiblemente una gran victoria del PP, pero entraría en directa colisión con la necesaria profilaxis que la Justicia ha iniciado en Marbella. Y es de tal envergadura la maraña que debe ser investigada y procesada, que unas elecciones a uña de caballo solo servirían para confirmar aquello de que todo cambia para que todo siga igual. De momento solo han caído Roca y sus marionetas. La red de corrupción es mucho más extensa, permanece intacta y sus tentáculos han llegado ( y llegan) a los sitios más recónditos donde se compran las voluntades solo con dinero. Fíjense si es poderosa y tupida la red que me contaban esta tarde que ya están intentando acceder, “influir”, en la Diputación de Málaga, el organismo de quien depende la próxima Gestora que mandará en Marbella.

1 comentario:

Laninaqueriegalaalbahaca dijo...

Yo pienso que esa fortuna amasada por el Sr. Roca, no sólo puede provenir de cobrar comisiones. Está claro que el dinero del urbanismo lo invertiría en narcotráfico, armas,etc...porque sólo con comisiones no se puede hacer esa fortuna en trece años. Todo ésto lo reflejó, Reverte, en su novela La Reina del Sur. Y le puedo asegurar que todo lo que describió era la realidad que se vive, tanto en la Costa del Sol como en el Campo de Gibraltar.
Así que, no va a ser fácil para nadie llegar y ¨cortarles el grifo¨ a las mafias.