sábado, 8 de abril de 2006

ANDANZAS DE ISABEL GARCIA MARCOS EN MARBELLA DESDE ENERO DEL 2002, PUBLICADAS EN EL SISMÓGRAFO.


He seguido en estos años con cierta atención, desde mi sección semanal en El Mundo de Andalucía, lo que sucedía en Marbella. Algunas claves de lo que ahora ocurre han quedado reflejadas en El Sismógrafo en estos años.

He aquí un resumen de los publicados sobre Isabel García Marcos y el laberinto marbellí, con sus fechas correspondientes.


El Sismógrafo 4 de agosto de 2003

“NIÑA ISABEL, TEN CUIDADO...”

Escucho su voz al teléfono y no está más hundida que aquella noche abrileña en la que me dijo que plantaba al partido si le imponían la lista de Marbella. Está en plena forma, crecida, como cuando creía ilusionada que con una fundación y los deberes bien hechos, el electorado echaba al GIL y la ponía a ella de alcaldesa de Marbella. Isabel García Marcos volvió a ser candidata el 25-M pero perdió por cuarta vez, como todos. Y en esta ocasión dejó en el camino ochocientos votos que antes fueron del PSOE. Se olvidaron de ella en el partido, nadie la llamó, nadie le explicó nada en este mes y pico. Ni un ¿cómo estás, Isabel? Ni siquiera le explicaron porque desaparecieron en Málaga los fondos económicos asignados para su campaña. Cuenta García Marcos que fue el portavoz andalucista, Carlos Fernández, quien la llama el día 30 poniéndola al corriente de que el GIL se disuelve y que sus huérfanos proponen un gobierno de salvación municipal, con todos, para echar a Muñoz y acabar con la parálisis de Marbella. La convoca a una reunión. García Marcos comparte que su ciudad está bloqueada, sangrando y sin soluciones que garanticen su futuro. Julián Muñoz es para ella un tipo nefasto, choricete, carne de juzgado, hortera e incapaz de gobernar el ayuntamiento. Y para colmo, es el primer alcalde telebasura.

García Marcos analiza la situación y llama a Salvador Pendón, su jefe jerárquico en el PSOE-A. Este le dice que va a consultar. Quedan en hablar y García Marcos le recuerda que a las ocho se va a celebrar una reunión ( que acabará a las cuatro y media de la mañana) en sede notarial y con abogados de parte. A las 21,30 Pendón llama a García Marcos. “Maria del Mar Moreno esta de vacaciones en el extranjero. Que se posponga todo para septiembre. No cierres ninguna puerta pero aparca los acuerdos a septiembre”. Los documentos que se firman de madrugada ante notario son una mera declaración de voluntades, argumenta García Marcos, “y de aquí al día 13 mi partido puede decirme qué hacemos y que no hacemos en Marbella. Pero lo que no creo que deba hacer mi partido es excomulgarnos de entrada sin que yo les haya podido hacer llegar los papeles que justifican lo que he hecho”.

Tras doce años de impecable y democrática lucha contra el gilismo, García Marcos está viendo cómo su partido la ha colocado en las puertas de la calle. A su juicio en el partido ha faltado capacidad de reacción “siempre llegamos tarde a todo” asegura y “cuando yo les dije a mis concejales que el partido estaba al corriente de toda la operación, era cierto. Salvador Pendón estuvo puntualmente informado, nunca me desautorizó, solo me pidió que dejase puertas abiertas y que retrasara hasta septiembre todo”. Dos de los cinco concejales han dado marcha atrás, “ante la brutal presión del partido”, hecho que no variará el resultado de la moción de censura. García Marcos considera que “yo no soy Tamayo, yo no le quito ningún gobierno al partido, yo se lo doy y me fusilan sin juicio previo, sin oírme. Que manden a los fiscales anticorrupción, a lo mejor se llevan sorpresas desagradables, que los manden. A mi no me encontrarán nada de nada, un sueldo de ciento cincuenta mil pesetas y capacidad política suficiente para explicar que lo que se va a hacer es lo mejor para el futuro de Marbella. Y de paso desaparece el GIL”. Como decía el bolero de Bonet de San Pedro, “niña Isabel ten cuidado, donde hay amor no hay pecado...”

CLAVES MARBELLIES

No habrá sorprendido al habitual lector de esta sección de El Mundo de Andalucía, el estallido de la madre de todas las crisis en Marbella en pleno puente de vacaciones. Desde la pasada Semana Santa, El Sismógrafo ha venido detectando tensiones y luchas en el seno del GIL que finalmente se han confirmado con todo lujo de detalles. Pero como la realidad supera siempre la ficción, nunca pudo dibujarse un escenario cuya obra se titulase “Durmiendo con mi asesino”. Isabel García Marcos y Jesús Gil, por vez primera ¡coincidiendo en una alianza de gobierno! Un maridaje que, en titulares, es una autentica aberración política. ¿Qué esta pasando aquí? Sobre todo tras comprobar la fulminante reacción del PSOE, aplicando duras medidas disciplinarias antes, incluso, de escuchar a los condenados. Y tras saber que el secretario general del PA, Antonio Ortega, consejero de Turismo y Deportes con Manuel Chaves está siguiendo muy de cerca en la propia Marbella los acontecimientos. Veamos algunas claves

CLAVE UNA. Marbella está entrando en una peligrosa senda, abandonada, paralizada, con empresas devolviendo el dinero de los pisos no legalizados. Se está empezando a acabar con la gallina de los huevos de oro mientras muchos ven con preocupación como se frena el crecimiento y la prosperidad de Marbella. Los partidos democráticos llevan más de una década alejados del poder municipal. La Justicia ha decepcionado persiguiendo la corrupción. Con guindas como la situación del Santiago Torres ,juez que abrió fuego judicial contra Jesús Gil, o la vuelta al ejercicio en la plaza de Pilar Ramírez. El GIL es una olla a presión contra “el pantojo”, el alcalde enamorado. Ella, además de cantar, es una mujer influyente en la cúpula del PSOE-A. Isabel Pantoja ha utilizado sus contactos a muy alto nivel para que se le abran las puertas a Julián Muñoz en la consejería de Obras Publicas. Paralelamente, el alcalde, abre su vida intima a la publicidad, vida que mezcla y paga con dinero publico. Un romance estéticamente ´cani´, que ha convertido la discreta Marbella en un ruidoso plató con mucha víscera y ordinariez esparcida.

CLAVE DOS. Julián Muñoz, que durante los últimos diez años ha firmado todos los convenios urbanísticos de Marbella, “el solito” dice Gil, ha perdido los papeles tras su enamoramiento. Entra en el derroche sin delicadeza, la ostentación, con un chalé de 530 millones de pesetas, ( Jesús Gil dixit) que presumiblemente le habría regalado un constructor y decorado por el propietario de La Cañada. Un asunto por cierto que Muñoz desmiente y reta a Gil a que tire de papeles. Venturas y desventuras de un ex camarero metido a alcalde, obsesionado con el tiempo que se escapa, con una millonaria colección de caros relojes de oro. “Julián va camino de convertir Marbella en Torremolinos” justifica un conocido empresario turístico marbellí, favorable a la moción de censura. Para otros muchos el julianismo y el pantojismo ponen en peligro la imagen y la concepción económica que tienen de la ciudad de Marbella un selecto y reducido grupo de ciudadanos, cuatro o cinco, verdaderos príncipes del dinero marbellí. Pero sobre todo uno de ellos: el magnate Judha Binstock, muy bien relacionado con los políticos de la moción de censura y con millones de metros cuadrados en el término.

CLAVE TRES Josefina Cruz recibe en Málaga a Julián Muñoz, quien se ha tomado en serio que él, como responsable de Urbanismo, debe resolver el bloqueo político de la Junta que padece y sangra a Marbella. Habla con la directora general de Urbanismo, gracias también a los buenos oficios del amigo malagueño de Julián, el delegado de Obras Publicas, Jose María Ruiz Povedano. Le piden la cabeza de José Antonio Roca, el gerente de urbanismo del gilismo, como condición para que la administración autonómica se avenga a razones. Julián cesa fulminantemente al gerente de urbanismo. No solo eso, lo remata enviándole los guardias para que desaloje el despacho. Se activa la rebelión interna de ocho concejales del GIL contra “el pantojo”, tal y como le empiezan a denominar sus ex compañeros. Detrás de todo, como siempre, la oronda figura y el visto bueno del patrón Jesús Gil.

CLAVE CUATRO. También han existido contactos de los gilitos marbellíes con el PP. Se dice incluso que al más alto nivel, o sea, Gil en contacto con "alguien" de Génova 13. Rumores. La explosión de la crisis pilló a Ángeles Muñoz de vacaciones en Suecia. En Málaga, Joaquín Ramírez, conoció la moción y no ocultó sus simpatías por la misma, delegando en Muñoz el asunto a su vuelta. García Marcos explica que Muñoz interrumpió sus vacaciones llamada por Fernández y cuando llegó estaba “todo el pescado vendido”. A ella no le gustaron las delegaciones asignadas al PP en su ausencia y declinó apoyar la moción. Fuentes andalucistas mantienen que el PP no se ha sumado “porque quizás habían pactado con los julianistas”.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

El Sismógrafo dia 11 de agosto de 2003


LA MOCIÓN TRIUNFARÁ

Isabel García Marcos tramitará en las próximas horas ante la Fiscalía de Málaga un escrito en el que pedirá que prosigan las diligencias y la investigación abierta contra Jesús Gil y Julián Muñoz. Considera García Marcos que existen indicios suficientes para que continúe de oficio la actuación del Ministerio Público, al tiempo que ofrece su archivo documental y colaboración personal en todo aquello que se considere necesario para que la Justicia cumpla su función.

La comparecencia de Gil y Muñoz ante la Audiencia de Málaga el pasado viernes, desparramó durante la semana la histeria general entre notables promotores y especuladores que se han hecho de oro en Marbella a la sombra del GIL, o sea, Gil y Muñoz. Uno y otro, según fuentes políticas marbellíes, habrían recibido fuertes presiones para que atenuasen la bronca ante el fiscal Morales, fiscal por cierto que ya ha librado más de una batalla acusatoria contra ellos. Esos especuladores, paganos de antaño, sentían escalofríos al presentir un desfile veraniego de declarantes ante las togas de la Fiscalía malagueña. Por eso fue definida su bronca en Salsa Rosa como “un calentón”. Para la doctora García Marcos aquello en realidad fue “un ataque agudo de odio”.

Casi la misma ira que percibe la concejala suspendida de militancia socialista; odio y desprecio procedente de los órganos de dirección de su partido. Para algunos notables del PSOE, ella se ha equivocado en la elección de canales e interlocutores. Se lo reprochaba el otro día el mismísimo Carlos Sanjuán, ex secretario general del PSOE-A.

-Isabel, ¿pero como has dejado en manos de Pendón este asunto?

-Mira Carlos, yo lo que no podía imaginar es que Salvador, como Secretario de política Municipal, no hiciese bien sus deberes... nunca dudé que la postura elegida por mí era la que iba a defender mi partido, el mismo partido que ha hecho el pacto de Estepona con ex giles.

Otras fuentes del PSOE creen que la crisis socialista de Marbella ha estado también condicionada por el histórico enfrentamiento entre Marisa Bustinduy e Isabel García Marcos, determinante a la hora de eliminar puentes de dialogo. Todo ello bajo el síndrome de la Asamblea de Madrid, donde el PSOE hace malabarismos y se agarra a una fotocopia ardiendo.

Pero el PSOE-A no reconocerá nunca que ha errado en su estrategia marbellí y prefiere aniquilar políticamente a García Marcos a la que, sin pruebas, ya han llegado incluso a poner tarifa: ochocientos millones antiguos, pagaderos en tres entregas. Según esas fuentes ya habría recibido la primera justo antes de decidirse a apoyar la moción de censura. A ella le entra el ataque de risa y se pregunta si el apoyo de su partido y la Junta a ´Cachulí´ “está también cuantificado económicamente por alguien”.

A cuarenta y ocho horas de la moción de censura, Marbella es, políticamente hablando, una olla a presión a punto de estallar. Como fondo, el control del botín urbanístico tasado en miles de millones de euros. Para García Marcos, muy critica con los acuerdos secretos entre Muñoz, Ruiz Povedano y Josefina Cruz, “detrás de la defensa de Julián y ver como se han puesto conmigo, no tengo más remedio que pensar que existen oscuros intereses entre la delegación de Obras Publicas en Málaga y Julián Muñoz. Eso está claro”.

La presión ambiental es brutal mientras las diversas fuentes consultadas aseguran que la moción triunfará el miércoles.

ENCIERRO DE GATOS

La cita del próximo miércoles en Marbella entorno a la moción de censura contra ´el pantojo´ (“La Pantoja le hizo ganar las elecciones y la Pantoja le quita la alcaldía” ironizan sus opositores), la votación marbellí del miércoles se ha convertido en el gran asunto político del verano, desplazando incluso en morbo las andanzas del circo de la comisión de Madrid. Un verano en el que estamos viendo como los programas de la denominada tele basura dedican su tiempo a buenas obras, tales como la lucha contra el maltrato de género o poner patas arriba el entramado marbellí, algo que jueces, fiscales, periodistas y políticos no hemos sido capaces de lograr en la ultima década.

A algo más de cuarenta y ocho horas de la moción de censura, solo parece claro que Julián Muñoz tendrá que dejar la alcaldía e Isabel Pantoja el coche y la escolta oficial pagados por los marbellíes. Un alcalde que ha llegado a acuerdos con la Junta en materia de urbanismo, acuerdos que no se conocen públicamente. Circunstancia esta que hace pensar a los defensores de la moción “que detrás del apoyo del PSOE y la Junta a los gilistas ´buenos´, sí que tiene que haber gato encerrado”.

LA NUEVA CORRELACION

Esta es la nueva correlación de fuerzas en Marbella. Ocho concejales en el Mixto (ex gilistas ortodoxos y, para entendernos, con el patrón pidiendo y animando venganza contra Muñoz ); siete concejales julianistas (ex gilistas también, rebeldes y procesados, circustancialmente en buena sintonia política con el PSOE y el PP que se oponen a la moción); cuatro del PP (que no votarán ni a Muñoz ni a la moción de censura y se abstendrán); tres concejales andalucistas ( que tienen claro que debe triunfar la moción, sea como sea, cueste lo que cueste y se haga lo que se tenga que hacer); tres concejales socialistas expulsados( dos de los cuales están alejados de Marbella, en algun lugar de Córdoba, y en contacto solo con García Marcos y sus familiares) y dos concejales socialistas fieles a las directrices del aparato del partido, “brutalmente presionados” para abandonar la moción y votar en contra o abstenerse.

Por tanto, el escenario del miércoles es el que todos prevén: triunfa la moción de censura con los ocho votos de los ex giles ´malos´, tres andalucistas, y tres socialistas suspendidos. En total catorce. El PSOE queda roto por la mitad y el PA se verá obligado a aplicar medidas estatutarias a sus tres concejales por romper la disciplina de partido. Marisol Yagüe será la nueva alcaldesa y, a su vera, Coque Calleja quien vele por los rescoldos aún encendidos que quedan del imperio de Gil en Marbella quien, para sobrevivir, ha acabado pactando con el enemigo.

LOS ANDALUCISTAS

El pequeño partido, bisagra en la Junta, tiene un papel decisivo en el desenlace de la crisis marbellí. Quizás por ello sufren presiones y acusaciones. Particularmente sus tres concejales y la dirección nacional del PA, estratégicamente desmarcada de la moción para evitar el achicharramiento político. Julián Muñoz ha oído campanas y ha sacado a pasear a Miguel Ángel Arredonda con sus negocios inmobiliarios en el término, apuntándole como instigador de todo. La realidad parece bien distinta y no se sitúa al principal instigador de la crísis en los ámbitos políticos, más bien en los económicos y urbanísticos. (Se habla de un rico y astuto magnate internacional).

En el entorno de Ortega niegan la mayor y no dudan en apuntar al PSOE y al PP, por este orden, como los auténticos responsables políticos de lo que está sucediendo en Marbella. El PSOE por dejarse influir por la crísis de Madrid y anteponer intereses de partido a los de la gobernabilidad de Marbella, pactando en secreto desde la Junta con un sector del GIL (Julián Muñoz) y, dicen, pese a ser socios en la Junta, que “aquí nadie sabe qué hora es en materia de acuerdos urbanísticos con Julián en Marbella”.Y a los del PP se les critica desde el PA por haber trasladado el modelo de crisis de Madrid a Marbella, con el único ánimo de desgastar a Rodríguez Zapatero, sin importarles, dicen, la gobernabilidad y el futuro de la ciudad.

EL DIA DESPUES

Si como todo parece el miércoles triunfa la moción contra ´el pantojo´, el jueves la nueva alcaldesa Marisol Yagüe y su equipo de gobierno deberán empezar a dibujar un calendario de actuaciones para sacar a Marbella del marasmo. La primera decisión que tomarán los vencedores será el encargo urgente de una auditoria externa sobre la gestión municipal de Muñoz. Han sido los ocho ex concejales del GIL quiénes han puesto sobre la mesa del tripartito esa condición, aceptada de inmediato por Carlos Fernández y García Marcos. Algunos de esos concejales, co responsables de la reciente gestión municipal, han dicho estar muy tranquilos con que se examinen las delegaciones que han dirigido en estos últimos años y afirman “Julián no podrá decir lo mismo en urbanismo”. En el plano político intentarán abrir puertas de diálogo institucional con la Junta, a la que los rebeldes han ofrecido como añagaza política el control de la gestión urbanística de Marbella. Triunfando la moción, tanto PSOE como PP, deberán adecuar sus estrategias de partido a los ámbitos institucionales de gobierno ya sea en la Junta o en el gobierno central. El PGOU de Marbella o el soterramiento de San Pedro, son objetivos prioritarios del virtual nuevo equipo, asuntos sobre los que PSOE y PP deberán mojarse en breve.

El Sismógrafo, 27 enero 2003

ISABEL GARCIA MARCOS.

El pasado miércoles la candidata socialista por Marbella cerraba su lista electoral, bendecida posteriormente por las ejecutivas provincial y regional. E in situ por el propio Gaspar Zarrias la pasada semana. Importante presencia de candidatos de San Pedro de Alcántara, alta cuota de mujeres y cierta polémica. Juan Alberto Aguayo, tapado del partido provincial, según la oposición para una hipotética sustitución de García Marcos y por tanto cantado número dos de la lista, se ha quedado el cuarto, algo que de momento no ha provocado tensión. Sin embargo si se ha enfadado, y mucho, el secretario general de la agrupación de San Pedro, Antonio Martín, que tenia aspiraciones para figurar como número dos y ni siquiera va en la lista.

El Sismógrafo 25 de noviembre de 2002

ISABEL GARCIA MARCOS. Una encuesta por encargo de empresarios de Marbella, actualmente tabulándose, ofrece buenas perspectivas electorales para la candidata del PSOE en Marbella, mejor valorada por cierto que su propio partido. Sin embargo desconcierta su nueva imagen, menos agresiva y más comprensiva, sobre todo con el gilismo que tanto ha combatido en los juzgados y fuera de ellos. Se asegura en su entorno que son conscientes del posible equívoco, pero que a García Marcos le compensa más ganar una imagen menos agresiva, más dulce. Hasta el punto, añaden sus adversarios, de pedir penas más bajas que el Ministerio Fiscal contra Julián Muñoz por el caso Jinete, un asunto que hoy García Marcos explicará en rueda de prensa. De forma dulce, claro.

El Sismógrafo 27 de mayo de 2002

ISABEL GARCIA MARCOS. La portavoz del PSOE en Marbella y candidata a la alcaldía ha sido una de las personas que mayor solidaridad y comprensión ha mostrado al conocer los ataques recibidos por Maria Ángeles (Titi) Muñoz desde una publicación propiedad del abogado Rodríguez Menéndez. La revista, que fue secuestrada por orden judicial, injuria y calumnia a la candidata del PP, atentando gravemente contra su honor y su intimidad. No obstante, fotocopias del reportaje fueron distribuidas la pasada semana en los buzones del Senado, mayoritariamente entre los senadores populares. García Marcos ha dicho en privado que está dispuesta a solidarizarse públicamente con Muñoz.

El Sismógrafo 28 de enero de 2002

ISABEL GARCIA MARCOS. Esta tarde en el hotel El Fuerte de Marbella se presenta con todos los honores el Plan Estratégico de la ciudad, la gran baza política de García Marcos si su partido el PSOE decide presentarla como candidata. Aunque no gusten en San Telmo sus aspiraciones, hoy estará rodeada por Álvaro Cuesta, Maria del Mar Moreno y Marisa Bustinduy. Rafal Salinas Moya ha sido quien ha coordinado en la sombra la elaboración del citado plan.

No hay comentarios: