jueves, 13 de abril de 2006

MAFIA Y POLÍTICA


Reproduzco a continuación el artículo en su sección habitual, "En clave menor", del colega Ramón Triviño en la edición del pasado martes, día 10, del Diario SUR de Málaga titulado "Mafia y política"

APLAUSO para la actuación de Salvador Pendón, presidente de la Diputación malagueña, que hasta la fecha viene dando la talla en el empeño de lograr constituir de la forma más consensuada y rápida posible la comisión gestora que deberá regir los destinos del Ayuntamiento de Marbella hasta los comicios del próximo año. Después de cerrar la primera ronda oficial de conversaciones entre las cuatro formaciones políticas con representación en la provincia, las palabras de Pendón, transmitidas el sábado a toda España a través de los micrófonos de RNE, venían a tranquilizar a todos, en el sentido de que nuestros dirigentes políticos son capaces, situados al borde del abismo, de aparcar la lucha partidaria y trabajar al servicio de los intereses de la democracia y de los ciudadanos de Marbella. Una excelente noticia teniendo en cuenta que el bombardeo informativo, durante toda la semana, sobre la tupida red de corrupción existente en la 'perla' de la Costa del Sol había minado la esperanza de casi todos.

El colega Pepe Fernández describía con meridiana claridad la gravísima situación en Marbella. «De momento sólo han caído Roca y sus marionetas. La red de corrupción es mucho más extensa, permanece intacta y sus tentáculos llegan a los sitios más recónditos donde se compran voluntades solo con dinero». Para advertir más delante de que ya existen indicios de que intentan «influir» en la Diputación de cara a la configuración de la gestora.

Parece claro, que al margen de tratar de encarrilar la vida política marbellí, todas las administraciones deberán volcarse para dotar al Poder Judicial de los medios técnicos y personales suficientes para entrar a saco en la espesa red de corrupción que ya ha dejado muchas víctimas en su camino y evitar que algunos siniestros personajes sigan coleando tan ricamente. No hace falta consultar la hemeroteca para evocar los calvarios de los jueces Blanca Ester Diez o Santiago Torres, o el de aquel funcionario de los juzgados de Marbella que terminó suicidándose en circunstancias jamás esclarecidas.

Al margen de que a partir de hoy, se empiece a preparar el reglamento interno para el funcionamiento de la nueva gestora, no sería perder el tiempo que sus componentes recibieran un ejemplar del número 66 del Boletín Criminológico que viene editando la sección malagueña del Instituto Andaluz Interuniversitario de Andalucía, dedicado de forma monográfica al tema, bajo el título 'Urbanismo, corrupción y delincuencia organizada: conclusiones y recomendaciones', cuya publicación, en el verano de 2003, ya originó un amplio debate nacional, que quedó diluido en el torrente informativo de cada día. Las pautas de conducta para las administraciones, redactadas por el infatigable equipo de universitarios que trabaja sesudamente en cuestiones tan peliagudas, deberían ser el 'catecismo', no sólo de los gestores de Marbella, sino de todos los ediles de cualquier ayuntamiento.

No hay comentarios: