domingo, 2 de agosto de 2015

LA REVOLUCIÓN ´JASP´ DE BONILLA

A-92, IDEAL de Almería,
domingo 2 de agosto de 2015


Tal y como anunció hace un par de meses, Juan Manuel Moreno Bonilla ha afrontado su particular revolución en la estructura orgánica del PP andaluz, rodeándose de jóvenes, aunque sobradamente preparados, acuñación publicitaria de éxito de una marca de coches para vender motos de cuatro ruedas a la juventud del momento.
Antes de anunciar unos cambios, que han gustado más en el PSOE que a amplias capas del PP-A, el malagueño Moreno Bonilla fue una de las estrellas emergentes de la derecha que intervino en la última conferencia nacional del partido defendiendo un nuevo modelo y, además, aquello de un hombre, un cargo. Y lo proclamó sin cortarse un pelo, con dos actas parlamentarias en la faltriquera.
Días después, Bonilla, puso en marcha su revolución interna andaluza usando un método bien distinto al empleado históricamente por Javier Arenas e, incluso, por su sucesor Juan Ignacio Zoido, el malogrado presidente regional al que dicen que se le ve muchas noches merodeando por el puente de Triana, mirando ensimismado el agua de la dársena.
El líder Arenas, al que se le podrá criticar todo y más, tuvo no obstante la virtud de quedar bien con todos. De ahí que el PP andaluz tuviese tantas y tantas vicesecretarias y a tantos alcaldes notables con acta parlamentaria. Conocedor del ego de los políticos lugareños, lo importante que para ellos suponía quitarse de en medio para viajar a Sevilla un par de días a la semana, Arenas mantuvo una nomenclatura en la cúpula que ni el Kremlin en los tiempos de Leonid Brézhnev. Ni que decir tiene que ese “todos contentos” le permitió mantenerse durante décadas al frente del partido, más temido y respetado que querido por quienes, además, controlaban orgánicamente las provincias. No faltó, desde la óptica de la derecha, quien criticó esa forma de gobernanza personalista del partido, llegando a considerarla como la institucionalización de una leal y acomodada oposición al PSOE de los 33 años de mando en plaza que, elección tras elección, barría o ganaba en las urnas al PP.
Solo en una ocasión, y con Arenas al frente en 2012, el PP-A logró ganar en número de votos y escaños a los socialistas. (¿Quién ha dicho que el PSOE no ha pagado ya en las urnas sus corrupciones y el Caso Eres?). Pero la alianza de la izquierda andaluza, entre Griñán y Valderas, supuso una estocada letal que nuevamente desactivó para mucho tiempo a la derecha política andaluza. Las consecuencias no se hicieron esperar: Arenas volvió a donde dijo que nunca volvería, o sea Madrid, dejando al frente del partido a una de sus criaturas que, cuando empezó a andar, se echó en los brazos de mamá Cospedal, la gran adversaria del papá político. Cuando se demostró que el alcalde de Sevilla, además de traicionar a quien le quitó la toga metiéndole en política, no servía para presidir el partido, levantando grandes recelos en la organización por ser más alcalde de Sevilla que presidente regional, en el PP-A se abrió una brecha que aún perdura.

Y llegó el comandante Bonilla

Y en estas llegó el nuevo comandante, por el método del dedazo - “porque tú lo has querido” Rajoy dixit- impulsado por la descontenta Málaga  y, sobre todo, apoyado por Jorge Moragas y Soraya Sáez de Santamaría. Operación a la que se sumó, qué remedio, un Javier Arenas que, conociendo el paño andaluz, creyó más oportuno el ajuste de cuentas a Cospedal y Zoido que defendían a José Luis Sanz, que velar por los intereses electorales y la unidad del partido en la región.
En ese contexto aterrizó Bonilla quien, casi un año después, sufriría en carne propia la primera derrota de las autonómicas, siendo él mismo cabeza de cartel. E inmediatamente después lideró el bajonazo popular en las municipales, salvando la cara en algunos casos por el club de descontentos (con otros partidos) que dirige actualmente la organización de Cs en Andalucía.
Pese a las reiteradas y clamorosas derrotas del PP-A, nadie dimitió asumiendo responsabilidades. Tampoco se oyeron voces en público - en privado sí- dentro de un partido resignado a seguir calentando asientos en la oposición. Prevaleció la fórmula de las lentejas: esto es lo que hay… porque hay que seguir comiendo.
La inminencia de elecciones generales y la cuesta abajo enfilada por el PP ha hecho reaccionar a Rajoy quien ha tomado personalmente las riendas de todo. Tras los mínimos cambios en Génova 13, en San Fernando 39 Bonilla ha hecho lo propio. Se ha rodeado de jóvenes con escasa experiencia, guapos pero preparados y parece que con ganas. Se ha inventado el Ágora Rural, que en Marbella causa furor y lo del Diputado de Proximidad, que recuerda mucho al fracasado intento del “policía de proximidad” que quiso imponer sin éxito el PSOE en determinadas ciudades. Y ha encomendado a Loles López que muerda sin piedad a todo lo que se mueva y que favorezca al PSOE, llegando esta semana a arremeter duramente contra su socio en los ayuntamientos y diputaciones de Málaga, Granada, Almería y Jaén a los que ha descalificado llamándoles “subcontrata” del PSOE, como si Cs no le estuviese poniendo alfombras anaranjadas al PP (tal como a Susana) allí donde gobiernan gracias a ellos.
Pero la prueba del algodón de la revolución Bonilla llegará en semanas. Cuando se confirmen quienes encabezarán las listas al Congreso. Se habla de Teófila por Cádiz, Villalobos por Málaga, Arenas por Sevilla y Puche por Jaén. Casi treinta años les contemplan a todos ellos en activo. La lista se completa con el cunero Hernando por Almería -que si hubiese primarias no saldría de número uno por esta provincia- la ministra Bañez por Huelva y el ex alcalde Nieto por Córdoba. Bonilla se ha echado al monte dispuesto a salvar los muebles en otoño. Mientras, los del PSOE, están de botellona desde hace días. Celebrándolo, por supuesto.


LA CUAJADERA

La Egopa “manipula”

Ana Mª Mestre, una de las nuevas y rutilantes estrellas del PP-A, nombrada por Moreno Bonilla Vicesecretaria de Política Municipal, descalificó durante una entrevista en directo el pasado viernes en Canal Sur TV la encuesta de verano de la Egopa que agranda la distancia electoral entre el PSOE-A y el PP-A, a pesar de que los socialistas bajarían tres puntos, del 35,4% de las ultimas autonómicas al 32,5% que refleja el sondeo. Los populares caerían del 26,7% al 21,9%, casi cinco puntos.
Mestre, que recordó que detrás de la encuesta de la  Egopa está la la mano de la Junta de Andalucía, llegó a afirmar que dicho sondeo está “manipulado”. La Sra Mestre no aportó ningún dato que sustentase su grave acusación, pero concluyó afirmando que “cocinar” una encuesta es “sinónimo de manipulación”.

Pérez Parra al IFAPA

El hasta ahora SG de la Consejería de Agricultura, Jerónimo Pérez Parra, ha sido nombrado esta semana nuevo presidente del IFAPA, cargo que ostentó la actual consejera Mª Carmen Ortiz. Formalmente se trata de un ascenso, aunque no se conozca muy bien ni las funciones ni la utilidad del mencionado Instituto. Pero lo que sí resulta evidente es que Pérez deja el día a día de la Consejería. 
Coincide este cambio con la crisis abierta entre la antigua empresa del alto cargo, Cajamar y AgrupaEjido. En este conflicto, el nuevo presidente del Ifapa, parece que tiene claro que las responsabilidades de lo que está sucediendo recaen exclusivamente sobre el empresario Cecilio Guillén, según fuentes del sector que han hablado del tema últimamente con él. Todos los indicios apuntan, por tanto, a que la consejera Ortiz comparte la misma tesis que su hombre de confianza y que la Junta está más cercana al pool bancario que a Guillén, aunque públicamente guarda silencio.
Mientras, crece la inquietud y el nerviosismo de los centenares de trabajadores directos de AgrupaEjido, a la vista de la inexistencia de negociaciones y tras comprobar como se empieza a retirar maquinaria del cartonaje. Algunas fuentes sindicales no descartan movilizaciones en breve de persistir esta situación de impasse.

12.5 kms de Ave

De Pulpí a Cuevas del Almanzora, ese es el tramo que Adif ha adjudicado esta semana para que el AVE siga su lento camino hasta Almeria. Calculando el kilometraje que falta hasta la capital y la escueta inversión destinada, parece que va para años la ansiada reivindicación de los almerienses. Se trata de un gesto, pedido por el PP de Almeria a Rajoy a la desesperada ante la dura posición de los empresarios, amenazando con acciones de todo tipo. Ante la ridícula inversión, con tintes electoralistas, se han apresurado a decir lo mismo que todos vienen prometiendo hace años: que llegará más dinero y que llegará el Ave.

No obstante, a tenor de la puesta en escena para el anuncio de la docena de kilómetros licitados, paralizando Amat el pleno de Diputación con cerrada ovación de los diputados populares, cabe preguntarse qué pasará el día que el Ave llegue a Almería. Van a faltar caldos y cohetes para celebrarlo. Pero tranquilos, que para eso quedan años, por desgracia para los almerienses.

No hay comentarios: