jueves, 2 de abril de 2015

SE ABRE LA CRISIS EN UPYD ANDALUCÍA


Martín de la Herrán y Rosa Díez en la campaña autonómica del 22M.
Foto: Agencia EFE.




Málaga, miércoles Santo. Cuando todo el mundo está pendiente en las calles de sus famosas y admiradas procesiones, los cinco miembros de la dirección local de UPyD toman la decisión de dimitir en bloque de sus cargos en el Consejo Local. Se trata de Daniel Galán, coordinador local, Noelia Losada organización y número dos de la lista autonómica, Pedro Javier Gómez  eventos, Fran Granados comunicación y redes y Carlos Hernández política municipal. La noticia, pese a coincidir con el inicio de la operación salida y el éxodo vacacional, corrió como la pólvora por las redes sociales. Se sabía, mejor se intuía desde hacía días, que algo iba a pasar en el partido de Rosa Diez en Andalucía, tras el fracaso electoral cosechado el domingo 22 de marzo y la pérdida de 54.754 votos respecto a las anteriores elecciones de 2012 .  Se respiraba calma tensa, tan solo alterada por algunos tuits críticos, pero si mayor trascendencia y sin que esta vez los más fieles al líder regional de UPyD respondiesen como solían,  a degüello, contra el autor o autora de la crítica constructiva o corrosiva. Era evidente que para esa clac ha habido un antes y un después del 22M. Pero lo que nadie podía imaginar es que la crisis se abriese justo en la provincia más importante para la organización, Málaga, donde mayores expectativas tenían para sacar representación  parlamentaria y a la que acudió, como paracaidista desde Jerez, el cabeza de cartel a la presidencia de la Junta -Martín Jacobo de la Herrán Sabick en su DNI- conocido en los carteles como Martín de la Herrán. 
Los militantes malagueños del partido no habían podido disfrutar demasiado en estos últimos tres años de la presencia de Martin de la Herrán hasta los días de precampaña y campaña en la que se empleó a fondo, desde el Palo a Torremolinos, pasando por la calle Larios con su insólita performance “desenchufa al corrupto” y que algunos en UPyD han comparado con los shows de Ruiz Mateos. Quiere esto decir que a Martín no le unía ningún lazo especial con Málaga en estos años de liderazgo regional del partido, algo que captaron muy bien al menos diez mil electores de UPyD de 2012 que dejaron de votarles en 2015.
Los cuadros malagueños del partido magenta no se cortaron un pelo a la hora de explicar el motivo de su dimisión en bloque. Recordaron que habían sufrido un serio revés electoral en las autonómicas, considerando que se debían asumir responsabilidades políticas por los errores cometidos y ya que Martín de la Herrán no dimitía, asumiendo parte de su gran culpa, lo hacían ellos. El Consejo Local de Málaga - como hace meses sucedió con el de Sevilla por enfrentamiento con De la Herrán y su fiel Secretaria de Organización- dejaba de estar operativo a la espera de que se cree una gestora que intente recomponer la situación con la vista puesta en las inminentes municipales.

- De la Herrán el 23M: “¡Casi entramos!”

El comportamiento post electoral de Martín de la Herrán ha sorprendido tanto o más que el que mantuvo durante el desarrollo de la precampaña o la propia campaña. El hombre que, de la noche a la mañana, quiso convertirse (disfrazarse mejor) como el único martillo pilón contra la corrupción socialista en la Andalucía de los Eres y la Formación, que pretendió presentarse como ejemplo de ética, estética y transparencia, se tornaba tras el escrutinio de la noche electoral en un hombre huidizo, sin dar la cara y, para muchos, “patético”, oculto tras “mamá Rosa”. El famoso video-selfie donde, con sonrisa de oreja a oreja, proclama  el desternillante “¡casi entramos!”  ha logrado por méritos propios engrosar la videoteca con los hitos más chuscos e increíbles de la última campaña andaluza.
Días después, coincidiendo con las primeras dimisiones en la dirección nacional del partido, De la Herrán salió de su silencio postelectoral y a través de su cuenta de Facebook escribía lo siguiente:
-“Abandonar el barco en este momento me parece temerario e irresponsable. El objetivo ahora debe ser impulsar a nuestros candidatos a municipales y autonómicas de otras regiones para levantar este proyecto, corrigiendo los errores y asumiendo las conclusiones del próximo consejo políticos nacional. Tras la cita electoral de mayo, habrá tiempo para dimisiones, ceses y lo que haga falta. De nada sirve ahora esconderse, tenemos que empujar más fuerte que nunca. ¿Os apuntáis?”
El comentario lo ilustraba con un enlace a una información con unas declaraciones de Rosa Díez donde afirmaba que “De la Herrán no es el culpable del resultado electoral en Andalucía”. De momento la dirección del partido en Málaga no parece que haya estado dispuesta a “apuntarse”  a esa invitación lanzada desde la red social por su cabeza provincial de lista y jefe regional de la formación.
Aferrado al cargo, pese a haber sido derrotado en la primera linea de batalla, como la propia Díez, su gran protectora que le acompañó en casi toda la campaña, balleta anticorrupción en mano, Martín de la Herrán es la tercera consulta electoral a la que se enfrenta en su vida sin resultado positivo. La primera vez fue como candidato a la alcaldía de Jerez, su pueblo, donde solo le votaron 3.022 jerezanos sin lograr el acta de concejal. Fue a raíz de aquella primera derrota local cuando Díez y su entorno le impulsan como jefe de filas de UPyD en Andalucía y logra ser nominado candidato a las autonómicas de 2012, en las que tampoco consiguió ningún escaño para la denominada entonces “tercera vía”, aunque sí obtuvo cincuenta mil votos más que ahora. En aquella contienda de hace tres años, de la Herrán, no hacía ascos en privado a, llegado el caso y la necesidad, prestar sus posibles escaños a Javier Arenas con tal de quitarle al PSOE el gobierno de la Junta. Pero ni hubo escaños magenta ni Arenas pudo formar gobierno frente a la coalición de izquierdas.

-Anticorrupción, pero menos.

Abogado en ejercicio, con despacho abierto en Jerez, - político a tiempo parcial- se hizo famoso en Cádiz por apoyar la causa “SOS bebés robados” . Su filosofía como político nada tiene que ver con la generalidad que nos rodea. Martín, y así lo reiteró en esta última campaña, entiende que un parlamentario no debe cobrar por ese trabajo y debe vivir de su profesión u ocupación previa al escaño, anunciando en Tv que si salía elegido diputado por Málaga renunciaría a cualquier tipo de emolumento ya que viviría de su sueldo pleiteando en los juzgados. 
Su actividad contra la corrupción en Andalucia en estos últimos tres años o no ha sido tal o se ha visualizado poco en los medios, en las redes o en la propia página web del partido. De la Herrán se ha quejado sistemáticamente de un supuesto boicot mediático en Andalucia a UPyD que impedía que la opinión pública andaluza conociese su labor en este aspecto. Algo que no sucedía con las informaciones generadas por el partido en Madrid, destacando un enorme protagonismo en los medios andaluces asuntos como el caso Bankia o Banca Cívica, por citar los de mayor repercusión mediática y calado político. Aquí lo intentaron con Caja Granada, pero de aquella denuncia nunca más se supo. Tampoco se les ocurrió indagar sobre lo sucedido con Banca Cívica en Andalucia a través de la sevillana Cajasol. Se personaron en el caso UGT, siempre a remolque de las denuncias de prensa y también denunciaron en la Fiscalia de Huelva un supuesto uso irregular de fondos agrícolas, previamente denunciado por dos vecinos de Valverde del Camino y que dio pie a la entrada y registro de la Guardia Civil en la Diputación provincial pocas semanas antes de la campaña. En definitiva, si UPyD Andalucía ha luchado contra la corrupción poco le ha lucido. De la misma forma que De la Herrán no hizo caso a la documentación que se le entregó en Almería, por cuadros y militantes de su partido, sobre casos que afectaban al PP en la provincia y sobre los que UPyD solo ha batallado a nivel local y provincial casi en solitario. Nunca, desde la dirección regional, se les dio respaldo público a sus denuncias, ni siquiera cuando resultó imputado el alcalde popular de El Ejido (90.000 habitantes) y el concejal de UPyD fue el único partido que pidió públicamente la dimisión de Francisco Góngora, investigado por supuesto fraude fiscal.
De la Herrán protagonizó en este última campaña una de las escenas más insólitas y llamativas en el transcurso de un multidebate a siete en Canal Sur TV. Con tono elevado, más bien sobrado y bastante desahogado, se levantó de su asiento y, uno a uno de sus adversarios, les fue entregando su respectiva “nota” emitida por Transparencia Internacional. (Por cierto, el mismo organismo que en en 2009 situó en su informe anual al ayuntamiento de El Ejido en quinto lugar de transparencia andaluza, dato que su alcalde de entonces conoció en prisión a resultas de la Operación Poniente).

-Sin democracia interna.

Pero si discutible ha sido el trabajo público del líder regional de UPyD que se resiste a asumir responsabilidades políticas y dimitir por lo sucedido el 22M, mucho más discutible parece ser su trabajo interno en la organización. Mano dura con el discrepante, camarillas adictas e incumplimientos de los estatutos han sido moneda común en la gestión de la formación, según cuentan diversos militantes del partido. Un ejemplo que recuerdan destacados cuadros, está en el denominado Consejo de Política Territorial de UPyD en Andalucia, con seis años de vigencia, habiendo caducado desde hace dos en que debía haber sido renovado. Muchos de sus miembros, aseguran, ni siquiera están ya en el partido porque se han dado de baja y creen que al haber dimitido la mayoría de los miembros se debería elegir uno nuevo, tal y como ordenan las normas internas. Por no hablar de la ausencia de primarias para las municipales en muchos municipios importantes,  bandera de la que presume UPyD de puertas afuera.
La afiliada Nº 7302, militante Granadina de UPyD, que dimitió a finales de 2014 de su cargo en el Consejo Político Territorial, narra en un post de su blog personal una serie de reflexiones sobre la vida interna del partido dos días después de las elecciones. Tras recordar que UPyD Andalucía está dirigido fundamentalmente a través de grupos de WhatsApp, desde donde se imparte doctrina por el líder y su cinturón de máxima confianza,  escribe lo siguiente:

-“En UPyD no tenemos corruptos, no. Lo que sí tenemos es a un inepto (políticamente hablando, siempre) rodeado de unos pagafantas palmeros y de un gañán con pretensiones que se han encargado de cargarse el partido en Andalucía y de herirlo gravemente, por tanto, en el resto de España. Tanto trabajo, ilusiones y buen proyecto...¡que pena!. Cuando dije que no votaría al "Señor" Martin de la Herrán en las primarias para elegir a nuestro candidato a la junta, dije textualmente (copio y pego de Facebook): Como bien dice Rosa Díez: "El que vota a quien le ha fallado, demuestra tener una autoestima muy baja”. Y concluye: “Dimití como miembro del Consejo Territorial de Andalucía pero seguí y seguiré siempre partiéndome la espalda trabajando por el único proyecto político en el que creo. Así lo he hecho en la campaña a las andaluzas (aún pasando mucha vergüenza ajena por lo ridículo de la misma) y así lo seguiré haciendo a pesar de los difíciles momentos. Yo dimití, pero aquellos que no tienen educación ni respeto por los compañeros y que se hacen selfies  de cachondeo, a pesar de la mala noche electoral que pasábamos, esos no dimiten”.

1 comentario:

Samantha Archivald dijo...

El Sr Galan, que en este caso puede tener o no razon, es la persona mas incoherente que he visto en mi vida. La de veces que le hemos oido despotricando contra Ciudadanos, y ahora resulta que se ha pasado a este partido. Cambia de partido como de camisa. Primero PP, despues UPYD y ahora C´s