domingo, 7 de diciembre de 2014

LA MISTERIOSA INVESTIGACIÓN DE LA UCO EN ALBOX


A-92 IDEAL  de Almería,
7 de diciembre de 2014


Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), con sede en Madrid, desplegaron entre los años 2009-2011 una operación de investigación en la localidad almeriense de Albox con conexiones en otros puntos de  la geografía provincial y regional. La operación policial estuvo dirigida por un capitán y , según fuentes conocedoras de la misma, se basó en la investigación patrimonial de un número importante de personas, la mayoría vinculadas, directa o indirectamente, al ayuntamiento albojense. De forma particular a parte del equipo de gobierno socialista que desde 2007 gobierna la localidad con mayoría absoluta. Pero lo más sorprendente de todo es que, años después de que comenzasen las pesquisas de los agentes, trasladados ex profeso a Albox -al menos en siete ocasiones-, nadie sabe donde está ni qué ha podido suceder con la “extensa y profunda investigación” de la Guardia Civil desarrollada durante dos años.
Esta historia que nunca -hasta hoy- ha sido contada públicamente, comenzó formalmente un 20 de septiembre de hace cinco años. Pero antes, meses antes, en el ayuntamiento de Albox empezaron a inquietarse por una concejal de Hacienda que preguntaba y fiscalizaba demasiado, negándose incluso a poner su firma en asuntos turbios o poco claros por ilegales. Una mujer socialista que, además, se permitía en las reuniones de la ejecutiva local llamar “golfos y chorizos” a quienes maniobraban en las sombras con los dineros de los albojenses, con la aquiescencia del entonces alcalde al que llegó a llamar “ladrón” en su cara en una de la reuniones de la Ejecutiva.
Así, aquel domingo 20 de septiembre de 2009, la concejal del grupo socialista, Esther Soto López, Teniente de Alcalde de Albox, a la que se le habían retirado semanas antes sus competencias como delegada de Hacienda por parte del entonces alcalde José García Navarro - mantuvo otras- se traslada a Madrid donde, previamente, había concertado una cita con funcionarios de la UCO. Lo que tenía que denunciar prefirió hacerlo lejos de Albox, no se fiaba de casi nadie en Almería. Ni siquiera de su confidente en el partido, a la sazón responsable del Instituto de la Mujer, Adela Segura, a la que expuso reiteradamente “con pelos y señales” todo cuanto estaban viendo sus ojos en la gestión del día a día con los dineros del ayuntamiento. También lo hizo con Segura Vizcaíno, que ya debilitado políticamente en esa etapa, tan solo consigue con su discreta intervención que se altere aún más el avispero albojense contra la concejal. Y Adela Segura, muy al final de todo, le acabaría recomendando que “pacte con Rogelio Mena”. Esther Soto siempre pensó que Adela utilizó esta información para “medrar y escalar” hasta donde hoy está en el partido, como número dos de facto de Sánchez Teruel.

Una trama

Soto, que es licenciada en Derecho, narró ese domingo en Madrid todo lo que había visto, oído y lo que intuye que podría estar pasando con los  presupuestos de su pueblo. Aporta una primera documentación que avalaría ante los agentes todo cuanto les estaba contando. Se trataría de una supuesta trama de corrupción municipal de la que serían sus máximos responsables políticos el entonces alcalde, José García y su Primer Teniente de Alcalde Rogelio Mena. En esa época Mena pasaba gran parte del tiempo en Madrid, en sus ocupaciones como dirigente de UGT del metal, pero según le cuenta la concejal a la UCO, “Rogelio ejerce un absoluto control” del ayuntamiento a través de su cuñado, José Tebar Landete, situado entonces como asesor y jefe de gabinete del alcalde García Navarro.
Los hechos que narra Esther Soto a la Guardia Civil podrían constituir un buen resumen del articulado más de moda del Código Penal español, según la documentación a la que he tenido acceso:  prevaricación, tráfico de influencias, cohechos, falsificación de documentos públicos, malversación de caudales y dejación de funciones, particularmente en materia urbanística son los delitos que se desprenden de la narración de hechos.
Tras aquella primera denuncia verbal en Madrid, los agentes de la UCO se plantan en Albox a los pocos días. Su presencia nunca fue detectada, sus movimientos siempre fueron discretos pero efectivos. Se realizaron seguimientos de personas, se contrastaron documentos registrales, hicieron hábiles gestiones bancarias y ni tan siquiera el considerado “cerebro” municipal, Tebar Landete, el cuñado “de ida y vuelta” de Mena, se percató que le seguían los pasos el día que la Guardia Civil de Tráfico le paró, conduciendo uno de sus lujosos BMW deportivo, registrado a nombre de una empresa, todo con el fin de documentar que él era el usuario habitual de tan valioso vehículo.
Porque la denunciante Esther Soto sitúa a Tebar Landete como pieza clave del engranaje de la trama, quien con un sueldo de 2.900 euros brutos por 14 pagas anuales, hacía ostentación de media docena de vehículos de la marca BMW y la adquisición de bienes de lujo, como la compra de un super ático, muy costeado, en el mismo edificio donde el PSOE local tiene su sede. De todo eso y, sobre todo, de la relación contractual de varias empresas con el ayuntamiento de Albox se ha nutrido la investigación policial, desconociéndose las conclusiones finales.

Atestado: 2011005605-00000011

Lo que sí se puede confirmar es que en febrero de 2011, los agentes de la UCO, volvieron a ponerse en contacto con Soto que, para entonces, harta, cansada y decepcionada, ya había decidido abandonar el partido y el cargo. Es cuando le solicitan que, para reforzar ante “la Fiscalía de Almería” la extensa investigación llevada a cabo, acceda a firmar la correspondiente denuncia con todo aquello que, dos años antes, dio pie a la operación policial. Y en efecto, a lo largo de 8 folios, documentos originales que he tenido en mis manos -“Atestado Núm: 2011005605-00000011”- los agentes de la UCO recogen punto por punto, en sesión de mañana y tarde, todo aquello que habían investigado: los BMW y el tren de vida del cuñado/asesor, los 100 mil euros de la empresa de aguas, los 50 mil en jardinería de la guardería nueva, supuestas  peticiones de comisiones de hasta el 40% a empresas proveedoras o adjudicatarias, intentos de colar ilegales aprobaciones presupuestarias de 800 mil y 600 mil euros, en ausencia del Secretario Municipal, concursos amañados a los empresarios de siempre o la extraña compra de un piso a buen precio en Almeria a una constructora adjudicataria en Albox. 
Pero el gran misterio, a día de hoy, sigue siendo este: ¿Donde está la investigacion de la UCO en Albox? Parece que nadie sabe nada al respecto… de momento.



LA CUAJADERA


1.- Piropos de la asesora

“El tiempo de las guerras unilaterales, apocalípticas contra distintos personajes que han pasado a la historia negra de pueblos y colectivos se ha terminado y ello gracias al liderazgo de políticos como Rogelio Mena que han demostrado con creces que es un tiempo de cambio”
Así arranca el artículo - “Sin libertad no hay democracia”-  que la asesora jurídica del Ayuntamiento de Albox, Inmaculada Parrado Caparrós, publicó hace poco en la revista oficial de la feria del pueblo, junto al saluda de otras autoridades locales, provinciales y regionales. Como fondo la actuación de Mena frente a las bandas de delincuentes que, tras denunciarles, acabaron en prisión. Su autora, que se presenta como “Abogada y Magistrada-Juez”, no escatima en piropos y elogios hacia el edil que la contrató en un bufete de Madrid como asesora jurídica del ayuntamiento de Albox.
“Por tanto reivindico la existencia de muchos políticos como el Sr Mena, defensor de sus ciudadanos, que pone en riego su integridad física por la defensa de sus vecinos”.
Y concluye: “Los albojenses tienen el honor de contar con un Equipo de Gobierno Local que se ha erigido como impulsor de la denuncia ante los Tribunales, situación que no es habitual y que resulta, que yo sepa, pionera en este país, lo cual indica el grado de dedicación y compromiso que tiene este Alcalde hacia sus ciudadanos”.

2.- La Fabriquilla

La Jueza instructora de Roquetas desestimó la petición de desimputación y archivo planteada por las defensas de Gabriel Amat y su equipo de gobierno. A día de hoy, diga lo que diga el líder del PP andaluz Juanma Moreno, su cabeza política en Almeria continua imputado por un presunto delito de prevaricación urbanística y no por una falta administrativa. La acusación, ejercida por Amayt, ha valorado positivamente las últimas decisiones de la juez, atendiendo las pruebas y diligencias solicitadas por la asociación anticorrupcion en aras a buscar la verdad del caso.






No hay comentarios: