lunes, 21 de enero de 2013

UN VISTAZO AL PP ANDALUZ, EN LA RESACA DEL "CASO BÁRCENAS"


Este lunes se ha reunido la dirección nacional del PP bajo la presidencia de Mariano Rajoy Brei. El partido está convulso y contra las cuerdas de la opinión pública, a cuenta de una pieza separada del Caso Gürtel, conocida ya como el Caso Bárcenas. Rubalcaba, como si nunca hubiese roto un plato, se ha apresurado a coger la pancarta encabezando la manifestación de la indignación nacional y, cosas de la inmediatez mediática y de las influyentes redes sociales, la figura del ex vicepresidente de Zapatero parece que empieza a emerger nuevamente; al menos en las filas de su propio partido, discutido como líder hace solo un par de semanas.
Rajoy ha creído que coge el toro por los cuernos al anunciar que se realizará una auditoria externa en las cuentas del partido. Una buena salida sino fuese porque Luis Barcenas, según se ha publicado, se llevó a su casa más de nueve cajas de documentación, parece que entre ella el libro de pagos de la Caja B que, mes a mes durante años, parece que pagaba en su despacho a dirigentes y cuadros del PP, uno a uno, y anotaba la operación con todos los detalles en papeles que guarda celosamente para salvarse de, por lo menos, 21 años de cárcel. Algunos hasta firmaban el recibí del sobre. Una práctica que a nadie “le constaba” hasta hoy mismo, cuando el ex diputado Trías Sagnier ha contado con su puño y letra en El País que era cierto lo de los sobres verdes y morados, de cien y quinientos, en Génova 13. Trías, además, se confiese amigo íntimo del ahora maldito ( “pillo” según Feijó ) Luis Bárcenas.
El iceberg del que hablaba figuradamente en mi anterior post ha chocado con virulencia y ha empezado a rajar por estribor el gran trasatlántico del Reino de España, con la corona de la bandera desdibujada y rota también por el temporal de la crisis y la corrupción. 
El agobio y ciertas indignidades del amplio equipo de fontaneros mediáticos del PP, revelan que la grieta es gorda y que el agua inunda ya gran parte de la valiosa y oculta bodega del barco. Allí, apilados, grandes botines de la rapiña nacional. Propiedad de miles de desconocidos delincuentes amnistiados desde Hacienda por  Montoro; avispados patriotas ricachones que han evadido impuestos y del que, miren Uds por donde, por uno que hemos conocido - Bárcenas- se ha puesto patas arriba al partido que desde el puente de mando dirige actualmente los destinos del Reino.

-PP Andaluz: solo habla Arenas y poco.

Habrán observado el espeso silencio que respecto a este asunto se han auto impuesto los dirigentes andaluces del PP. Ni una declaración que llevarse periodísticamente a la boca de parte de Zoido o de José Luis Sanz, su segundo. El amargo protagonismo en este tema tan jodido se lo han dejado, por razones obvias, a la autorizada voz de Javier Arenas.
El ex presidente del PP andaluz ha sido uno de los cuatro secretarios generales del partido – Alvarez Cascos, Angel Acebes y Maria Dolores Cospedal- que han convivido con Bárcenas, personaje con ciertos paralelismos con Paolo Gabriele, el mayordomo del Papa Benedicto XVI, por lo bien que le han tratado hasta ahora en su "casa" de casi tres décadas. Hasta el mismo día que se supo oficialmente que tenia una multimillonaria cuenta en Suiza, Luis Bárcenas, senador por Cantabria pero nacido en Calaña (Huelva), usaba una sala denominada “Andalucía” en una de las plantas de Génova 13, con abundante documentación contable almacenada en cajas. Despacho, secretaria, coche y chófer escolta, este último pagado con fondos de Interior.
La noticia corrió, ardiendo, como un reguero de pólvora. El escándalo social empezó a ser mayúsculo y, una vez más, los ciudadanos en general y los millones de votantes y militantes honrados del PP en particular, quedaron noqueados a la espera de la voz autorizada del Jefe Rajoy. No obtuvieron mucho, salvo que no le temblará la mano ante las irregularidades que detecte. Una frase que sonó a salir del paso con todas las prudencias posibles típicas en el político gallego. A todo esto la publicación por El Mundo de la existencia de sueldos en dinero negro entre dirigentes y cuadros del PP, elevó el asunto a una temperatura tal que los nervios se evidenciaron por todas partes. “Sí hombre” llegó a decir Rajoy cuando un periodista le preguntó en Almería si había cobrado sobres.
Si tenemos en cuenta que Alvarez Cascos y Angel Aceves están fuera de la primera linea política, solo nos quedan en activo los eternos rivales internos Maria Dolores Cospedal y Javier Arenas, este último Secretario General con Aznar de presidente, en los tiempos de vino y rosas con el amigo Luis (Barcenas). Poseedor el tesorero de la llave de las cajas, la A y la B, cuando juntos veraneaban y jugaban torneos de pádel en Marbella, con Galeote o Luis Sepulveda – el del Jaguar- marido que fue de la ministra Ana Mato e imputado en la trama Gürtel como los anteriores. Todo cocinandose en la eterna Marbella, escenario andaluz que sigue guardando muchos secretos del poder, de todos los colores y con diversas calificaciones sociales y penales.
Si tenemos en cuenta que la propia Cospedal está más que políticamente acreditada como autora intelectual y material de la ruptura radical con las prácticas de Bárcenas al frente de la Tesorería del PP- la que Rajoy le dio en el Congreso de Valencia- y que ella (y Feijó) no han cobrado sobre/sueldos en B, parece evidente que Arenas se convierte en la figura política de mayor relieve en primera línea del escándalo, tras el propio Mariano Rajoy, en la lista de personas cercanas al escenario del “crimen”, lista que muy posiblemente ya tengan los periodistas de El Mundo en su poder, esperando la sucesión de capítulos que promete este escándalo, que supera ya en impacto social y político a la Filesa del Psoe de Felipe.

-Caras serias en El Toyo

A la vista de lo cual se comprende muy bien el semblante serio y circunspecto que las cámaras de los periodistas captaron en El Toyo de Almería este último fin de semana, en diversos momentos de la cumbre popular con un Javier Arenas con la ceja arqueada, abandonando su tradicional sonrisa y palmaditas en la espalda por doquier. Tan solo esbozó una y forzada sonrisa cuando, desde la tribuna, Rajoy demostró una vez más que no le ha abandonado y que quiere seguir contando con el político andaluz, que sigue para el Presidente en la reserva para grandes destinos.
Estamos bastante acostumbrados a que los políticos, de derechas o de izquierdas, cuando comienzan a salir disparados como balas las denuncias periodísticas, los oficios y las diligencias judiciales, sino logran ocultarse al fuego de la Justicia, se ponen de perfil todo lo que pueden.
Pero lo que más está sorprendiendo en estos días de escándalos económicos en los partidos políticos, es comprobar a un PP andaluz callado, en silencio, en una materia, la corrupción, en la que se han doctorado en los últimos dos años, a cuenta fundamentalmente del saqueo de los EREs, que ahí sigue escandalosamente paralizado y posiblemente beneficiando jurídicamente a los delincuentes.
No es la primera vez en la que el PP andaluz mira para otro lado y silva, disimulando, cuando un asunto de corrupción le afecta directamente. Hace varias semanas el PSOE-A abrió una ofensiva de denuncia pública y judicial contra el alcalde de Roquetas, Gabriel Amat, presidente del PP y de la Diputación de Almería; por haberse gastado ocho millones de euros más de lo presupuestado en el Auditorio municipal de Roquetas, todo ello en contra de informes de los técnicos municipales. Parece que el truco podría estar en adjudicar a la oferta de la constructora amiga (más baja de todas), para luego admitirle reformas a la alza de hasta el doble de lo presupuestado en concurso. La gravísima irregularidad fue reconocida y sentenciada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA en Granada. Los socialistas, con Mario Jiménez y José Luis Sánchez Teruel al frente, anunciaron que recurrirían a la Justicia y a la vía penal, expedita tras la sentencia del alto tribunal Administrativo andaluz en abril pasado.
De este asunto nada de nada se ha escuchado en la calle San Fernando de Sevilla, sede regional del PP, ni tan siquiera para justificar de alguna manera la gestión de Amat como alcalde de Roquetas, la cara del PP en la provincia desde hace años.
Es algo que parece haber olvidado el PP cuyas promesas de regeneración de la vida pública andaluza, "empuercada por décadas de gobiernos socialistas", aún resuenan en los oídos de decena de miles de andaluces que llegaron a creerles alternativa real, creíble, sólida y honesta a la Junta de Andalucía el 25 de marzo.

-Zoido defiende a La V. Macarena.

No ha pasado un año de aquello y el balance que en este capítulo ofrece el PP andaluz es bastante raquítico; sigue exprimiendo lo que pueden el Caso Eres que, sin la jueza Mercedes Alaya como instructora, está prácticamente paralizado y eso que al sumario han tenido acceso ya tres jueces en estos dos años de singular instrucción.
A eso hay que sumar pequeñas picardías municipales en el equipo de Zoido en Sevilla, esas que no son ilegales pero resultan, con la que está cayendo, amorales o éticamente cuestionables; pecados de los políticos que la gente difícilmente tolera, como que una concejal delegada perciba ayuda escolar por ser también funcionaria, aunque cobre como concejal o el enchufe masivo de parientes de afilados al PP en empresas subcontratadas en talleres de los distritos. O determinadas adjudicaciones a medida de ciertos amigos para pago de favores.
En fin, el PP debiera recuperar aquel espíritu de hace un año, cuando su amplio equipo de abogados no daba abasto en la presentación de denuncias contra la gestión del PSOE. Sin olvidar, claro está, que ahora, como primer partido de Andalucía, deben ser consecuentes con su discurso pre electoral entorno a la regeneración y transparencia del Sistema democrático andaluz. Incumplir las promesas o compromisos electorales no parece que esté resultando para el PP una buena imagen de marca como partido. No es de extrañar, tampoco parece que el camino elegido para afrontar el escándalo Gürtel, sea el mejor de todos en aras a la transparencia deseada.
Mientras tanto, y por si nos faltaba entretenimiento a los ciudadanos, el alcalde Zoido acaba de meterse en uno de esos charcos que quizás podría haberse evitado; pero no ha querido porque sabe que son de los que arman ruido en la ciudad de María Santísima. Me refiero a la polémica con el PSOE y con la imagen de la Virgen Macarena de por medio, utilizada para anunciar la presentación, en un local de la Diputación, de una revista satírica llamada Mongolia. De rondón, en el lio, también está metida IU ya que Felipe Alcaraz será el presentador del acto este próximo jueves.
Optar por politizar ( y promocionar algo que hubiese pasado bastante desapercibido) la chabacana utilización de la imagen de la Virgen para presentar una revista, es una arriesgada opción política de incalculables consecuencias sociales en una ciudad tan dual y cainita como Sevilla.

No hay comentarios: