lunes, 23 de noviembre de 2009

JUAN ENCISO MEDITA EN LA CÁRCEL SI "TIRA DE LA MANTA"


Se cumple un mes del ingreso en prisión del alcalde de El Ejido Juan Enciso Ruiz, presidente del Partido de Almería y socio hasta el 20 de octubre pasado, del PSOE en la Diputación provincial.

El estallido de la Operación Poniente de la mano de la jueza Montserrat Peña y la Fiscalía Anticorrupción, ha dado paso a una etapa reflexiva y de análisis del material incautado por la Brigada Judicial. No hay prisas y, desde luego, estamos ante uno de los primeros procedimientos judiciales en los que - toquemos madera- no se están produciendo filtraciones de las actuaciones, o sea que no se está violando el secreto del sumario y que los periodistas lo tenemos crudo. Y quien diga poseer esa información, seguramente falta a la verdad o fantasea.

No obstante, treinta días después de la ejecución “limpia” (sin cámaras ni fotos para la posteridad) de la intervención policial en el ayuntamiento y la sede de la empresa ElSur, deteniendo a una veintena de personas, el alcalde entre ellas, sí se pueden analizar consecuencias o vibraciones desde el punto de vista político.

El interno Juan Enciso Ruiz sigue pensando que está en El Acebuche por error, un error del Fiscal desde luego y convencido de que su estado obedece a una conspiración del PP y de los que él siempre denominó “periodistas sicarios” pagados por el oro de Javier Arenas y Gabriel Amat. Pero conforme pasan los días y las semanas entre los muros, parece que Juan Enciso empieza a darse cuenta de casi todo, incluso de donde está “el error”. Que él, en el fondo, ha sido en toda esta trama una marioneta engañada con cortijos, fincas alpujarreñas, quitanieves y billetes morados, calderilla por lo que se intuye lo manejado en distintos negocios por la trama económica. Y no parece exageración: faltan en los juzgados de Almería, cajas de caudales donde depositar con seguridad ¡ la cantidad de valiosísimas y carísimas joyas! incautadas a los detenidos en los registros de la mañana del 20 en sus domicilios y despachos. Un problema que esta misma semana comentaban preocupados varios funcionarios judiciales en Almería tomando un café mañanero.


POLITICOS PRUDENTES Y CAUTELOSOS


Dejar trabajar a la Justicia para que cumpla su papel, es lo que parece que piensan con sensatez los políticos del escenario almeriense, ante las consecuencia del volcán que ha empezado a soltar sus primeros humos el 20 de octubre, preludio de grandes erupciones a corto, medio y largo plazo. Por lo menos hasta finales de 2011, se asegura en ámbitos jurídicos, no se podrá llegar a dimensionar este caso con todas las piezas encajadas o separadas a que dé lugar su instrucción.

Y Juan Enciso, hoy por hoy es, además de un preso preventivo en el Módulo de Respeto del desértico penal del Acebuche en Almería, legítimamente el alcalde de la ciudad de El Ejido. No ha dimitido ni renunciado al cargo. Dicen que no lo ha hecho porque, creía que, lo suyo, era cuestión de días. Pensaba y piensa, que es víctima de un error del Fiscal, y un mes después aún sigue mandando desde la cárcel como alcalde a través de mensajitos y pedacitos de papel – los pizzinis de Enciso- al alcalde accidental Ignacio Berenguel.

-¿Habré sido un monigote en manos de Pepe (Alemán) en estos años? Yo, que he sido tan cuidadoso con mis cosas, procurando siempre separar el ayuntamiento de lo que es mi familia, con lo que el pueblo le debe a mi familia por mis horas de dedicación, no entiendo porque estoy aquí. Todo tiene que haber sido un malentendido, dicen que cuenta a su entorno.

Sus reflexiones más intimas en el Patio de la Cárcel, mientras se ocupa de su barrido y limpieza junto a otros internos cuando le toca, tienen que ir necesariamente más allá. Ya sabe Enciso, entre otras cosas porque comparte los servicios del mismo abogado con su viejo adversario y enemigo Gabriel Amat, que el PP no ha sido la palanca que ha activado la Operación Poniente, el PP como partido, institucionalmente, otra cosa son algunos “descontrolados” cuadros ejidenses que han estado chinchando durante dos años al fiscal de Almería. Pero Enciso, con buenos amigos y conocidos en el palacete almeriense de Justicia, siempre supo de los movimientos políticos por aquellos pasillos y despachos de “las Rosalías”, Martín y Espinosa, IU y PP respectivamente. Igual que sabía lo que pasaba en algunas dependencias de la Agencia Tributaria de Almería.



UN AMIGO VISITA EL ACEBUCHE


Hace días, quizás fuese el sábado 7, a Juan Enciso se le anunció la visita en la cárcel de un amigo al que atendió de inmediato. Un señor no muy alto, sesentón, entradas y que se había presentado como amigo personal del alcalde y, también, como Comisario de Policía (en Segunda Actividad).

Y en efecto, se produjo la entrevista y, según algunas fuentes, además de los saludos y el afecto solidario que le trasladó el visitante al alcalde, porque en verdad son amigos desde hace años, era portador de un mensaje. Un mensaje de “gente que sabe que tú no eres el más malo ni el que más ha robado”.

En base a lo anterior, asegura mi fuente, se le sugería a Enciso que colaborase, que tirase de la manta de verdad y con todas sus consecuencias, que él tendrá que pagar lo que ha hecho, seguro, pero que la Justicia es a veces magnánima con quien colabora con ella. “Tú no tiene porque pagar todo, como si fueras el jefe y morirte en prisión”, se le dijo.

“Es su única salida, se tiene que caer del guindo en el que ha estado subido durante años, aunque verse rodeado en la cárcel entre otros por Alemán y su socio Galán, ya le estarán haciendo comprender donde puede que esté ese “gran error, qué inmenso error” que tan obsesionado le tiene desde hace un mes, asegura quien dice haberle enviado el mensaje.



LOS EFECTOS POLITICOS


En el arranque de la Operación Poniente, llamaron la atención dos sucedidos políticos. La ruptura, a las cuatro horas de llegar la Policía al ayuntamiento de El Ejido, del pacto PSOE-PAL en Diputación y la puesta en marcha al día siguiente del ventilador entre el PSOE y el PP, entre el socialista Segura Vizcaíno y el alcalde de Almería Rodríguez Comendador.

Pero aquellos primeros chispazos, que parecieron preludio de grandes tormentas de revelaciones y denuncias entre ambos partidos, se apagaron de forma fulminante, no descartándose la llamada a la responsabilidad de ambos partidos por parte de empresas afectadas por este escándalo como Abengoa, las cajas o las propias centrales sindicales, denunciantes estas ultimas desde 2003 de este asunto ante las Autoridades laborales de la Junta. Consultada Abengoa en concreto, en tanto que accionista mayoritaria de la empresa saqueada El Sur, esta Corporación, según su responsable de Comunicación, Patricia Malo de Molina, mantiene de momento “silencio total” sobre el tema, la misma política que sobre el asunto comunicó la multinacional andaluza en la primavera de 2007, cuando estalló el escándalo a través de El Mundo de Almería y Onda Cero.

En el PSOE, sus dirigentes, han pasado en pocas semanas de creer a pies juntillas que “lo de El Ejido estaba archivado por Fiscalía” a desear saber, con inquietud, el alcance real de la operación y si les salpica en tanto que socios políticos durante años de los encarcelados. También sucede lo mismo en el PP donde se guarda mucha cautela y no se echa a los infiernos a los concejales del PAL y, si se fijan, hasta en los medios de comunicación el asunto ha dejado de estar en los grandes titulares, abandonando las portadas a la semana de estar encarcelada parte de la trama. “ Señal de que el secreto está bien guardado, que no saldrá nada que no se estime oportuno por la Jueza y que sirva para avanzar en la investigación”, se comenta entre los jurídicos.

Pero a estas alturas tanto el PSOE como el PP, a través de sus diversos y discretos canales para estos delicados asuntos poli judiciales, ya intuyen que deben ser cautos, muy cautos con la Operación Poniente. Se sabe que han existido en la investigación todo tipo de seguimientos y controles: por tierra, mar y aire. Se evidencia que, hallado el manantial del dinero en las arcas de El Sur, la tarea policial ha tenido que consistir en seguir el rastro de los billetes morados. Y, por tanto, el control absoluto de las relaciones de los investigados que comporta, necesariamente, el control de quienes con ellos se han relacionado, sean quienes sean y tengan el rengo que tengan. Por otro lado se conocen ya suficientemente los efectos demoledores del programa de escuchas del Ministerio del Interior – Sitel - en este tipo de escenarios, donde todo el mundo habla con todo el mundo, ya sea por teléfono, ya en un restaurante o en una reunión ferial en Málaga, Almería o Sevilla, por citar tres eventos festivos que han sido observados este año por agentes de la brigada anticorrupción encargados de este caso.

De la misma forma que fueron investigados, a fondo, tras los correspondientes lógicos descartes, los cuatrocientos invitados a la rumbosa boda en el Ritz de Pepe Alemán y su esposa Isabel Carrasco.

En El Ejido se vive cierto impasse en espera de que pueda acabar pronto esta “pesadilla” para mucha gente del entorno de la trama, aunque algunos que dudaban al principio ya empiezan a desconfiar sobre lo que haya podido hacer Juan Enciso y los suyos con los bienes del pueblo.

-Cuando la Justicia le tienen tanto tiempo dentro, nada bueno habrá hecho El Chato, aseguran alguno de sus viejos amigos en el pueblo. (Una encuesta de Sigma Dos ayer domingo, para La Voz de Almería, indicaba que el 73% de los ejidenses creen que Juan Enciso debería dimitir de la alcaldía, incluido un alto porcentaje de votantes del PAL)

Por otra parte y a falta de información contrastada sobre la marcha de las investigaciones, empieza a hablarse de determinados proyectos susceptibles se ser llevados también al juzgado próximamente, en los que estaría parte del clan junto a otras empresas, proyectos como las sub estaciones eléctricas o el planeamiento urbanístico de la denominada Ensenada de San Miguel. Si algo debiera inquietar políticamente al PSOE, es confirmar que las administraciones bajo su tutela no se han contaminado por la trama y han cumplido con la Ley en las tramitaciones seguidas en el ultimo año respecto de ambos proyectos. Fuentes del PAL, que desean guardar el anonimato, aseguran que sacar adelante ambos proyectos con las autorizaciones correspondientes en los ámbitos autonómicas, fue una de las condiciones no escritas que el PAL le puso al PSOE cuando pactaron el gobierno de la Diputación de Almería.

Por lo demás los rumores de los que se hizo eco el periodista Antonio Felipe Rubio en la Cope en Almería, según los cuales gente del clan serían socios de la nueva aerolínea denominada Al Andalus, han sido desmentidos con rotundidad tanto por el Consejero de Innovación, Martín Soler, cuyo departamento ha invertido en el proyecto, así como uno de los más destacados accionistas de la compañía consultado: “Te aseguro que Pepe Alemán no está en el capital de Al Andalus”, afirmó con rotundidad el empresario Tino Cosentino.


1 comentario:

Regeneración Democrática dijo...

"Ni el más malo ni el que más ha robado" es la frase que mejor resume lo que es ese hombre ¡y viene de sus amigos! Por cierto, aunque no sea el que más ha robado, lo que es innegable es que toda la responsabilidad política del asunto es suya. Suya y de su partido por no verlo. Así que es normal que una gran mayoría queramos su dimisión.