martes, 28 de febrero de 2006

SONDEO DIARIO SUR (VOCENTO): LA BRONCA NACIONAL DESGASTA AL PSOE-A Y TIRA DEL PP-A

-EL PSOE-A, AL BORDE DE PERDER LA MAYORÍA EN UNAS AUTONÓMICAS ANDALUZAS.

-LOS SOCIALISTAS PIERDEN CUATRO PUNTOS: DEL 50% QUE OBTUVIERON, AL 46% QUE LE DA EL SONDEO DE SIGMA DOS.
-EL PP-A PEGA UN TIRÓN DEL 31% QUE OBTUVO EN 2004, AL 39% SEGÚN LA ENCUESTA.
-SE ACORTA LA DISTANCIA ENTRE AMBOS PARTIDOS QUE PASA DE LOS 18 PUNTOS DE 2004 A 7 PUNTOS.
-LOS PEQUEÑOS PARTIDOS, IU Y PA, QUEDAN RELEGADOS EN EL PARLAMENTO ANTE EL TRIUNFO DEL BIPARTIDISMO EN ANDALUCÍA.
-EL DEBATE AUTONOMICO Y LA POSTURA AMBIGUA DE CHAVES ANTE EL ESTATUT, CLAVES EN EL RETROCESO.


LA situación política del momento, el clima de crispación y enfrentamiento que se vive entre los dos grandes partidos a escala nacional, tiene consecuencias directas en Andalucía, según determina el barómetro andaluz de este 28-F. Si hoy se celebraran elecciones autonómicas, el mapa político daría un giro significativo con una caída en el respaldo electoral del PSOE y un sustancial avance del PP respecto a los resultados obtenidos en la última cita con las urnas, el 14 de marzo de 2004. Un sondeo realizado por Sigma Dos para los periódicos de Vocento en Andalucía señala que el PSOE obtendría en estos momentos el 46% de los votos frente al 50,3% de hace dos años, mientras que el PP subiría hasta el 39,2%, frente al 31,8% de 2004. Es decir, la diferencia entre ambos se reduciría de dieciocho a siete puntos. Por su parte, IU y PA continuarían en la carrera cuesta abajo emprendida hace varias legislaturas. La coalición de izquierdas se quedaría en el 6,6% de los votos frente al 7,5% de la última cita electoral y los andalucistas caerían del 6,2% al 4,5%.

Los dos partidos pequeños son los que pagarían las consecuencias en el Parlamento andaluz donde se acentuaría sobremanera la bipolarización. El PSOE bajaría de los 61 escaños actuales a una horquilla de 54 a 59 (la mayoría absoluta está en 55) y el PP pasaría de los 37 a 45/50 escaños. La pérdida de escaños del PSOE, por tanto, puede quedar muy atenuada pese a la considerable subida del PP debido al varapalo que se llevarían las fuerzas minoritarias. El PA literalmente se desplomaría al pasar de de cinco escaños a uno e IU sufriría también un golpe al caer de seis a cuatro escaños.

Desgaste

Los resultados de la encuesta, realizada entre el 14 y el 22 de febrero, señalan un deterioro de la imagen de la actividad política, que se refleja en la valoración de todos los líderes y de las relaciones que mantienen las grandes fuerzas. Al PSOE le pasa factura -más que la acción de gobierno en Andalucía que mantiene una solidez muy aceptable- los asuntos nacionales que están creando polémica y suponiendo un desgaste para el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, como señalan la mayoría de las encuestas publicadas en las últimas semanas.

Las pretensiones de reforma del Estatuto catalán visto con malos ojos por la mayor parte de la opinión pública española (incluidos los votantes del PSOE), las recurrentes críticas a Andalucía del presidente de la Generalitat, Pascual Maragall, las especulaciones sobre la negociación con ETA y los encontronazos que está produciendo entre el presidente del Gobierno y las asociaciones de víctimas del terrorismo e incluso las derivaciones políticas de la OPA de Gas Natural sobre Endesa erosionan el clima de confianza y extreman las opiniones de los encuestados hasta dos posiciones muy encontradas.

Todo indica que los resultados del sondeo responden a esta coyuntura y a una gran volatilidad en la intención de voto, que se mueve muy deprisa en función de la actualidad, y que aprovecha además la lejanía de la cita electoral para ejercer una voz de protesta.

Los resultados del sondeo suponen una caída de más de cuatro puntos para el PSOE y un aumento de más de siete para el PP. Estos porcentajes devolverían a la fotografía de las elecciones de 2000 cuando los dos grandes partidos quedaron en posiciones muy similares a las de la encuesta. El Parlamento andaluz ya es cosa de dos, puesto que Izquierda Unida baja 0,9 puntos y el Partido Andalucista cae 1,7. La ausencia de sus dos dirigentes, Diego Valderas y Julián Álvarez (este último está siendo incapaz de asentar su liderazgo), del Parlamento seguramente está suponiendo un coste relevante para ambas formaciones. En la misma situación se encuentra el líder del PP desde que regresó a Andalucía, si bien Javier Arenas suple esta situación con una inagotable agenda de actos por toda Andalucía.

No hay comentarios: