domingo, 15 de febrero de 2015

IMPUTADOS DE PRIMERA Y DE SEGUNDA

A-92, IDEAL de Almería,
domingo 15 de febrero de 2015


Convendría recordar, una vez más, que estar imputado judicialmente no significa estar condenado ni ser autor material de un delito. No obstante, en el lenguaje político al uso, la palabra “imputación” - e incluso los neologismos ´preimputado´ o ´señalado´- se ha convertido en un estigma de primer orden, en una especie de pena de telediario o de banquillo mediático.
También es cierto que no es lo mismo una imputación policial que una imputación judicial. La primera, si es avalada por un Fiscal tiene muchas posibilidades de convertirse en la segunda, normalmente más consistente. Y ello se traduce en acudir ante el juez asistido por letrado y procurador, ósea con todas las garantías procesales y constitucionales. O lo que es lo mismo, estar sometido a una investigación penal a expensas de que un juez confirme, mediante diligencias practicadas, las acusaciones de haber cometido delito. Queda, entonces, un tercer y definitivo escalón procesal: elevar la instrucción, una vez concluida, para que un órgano jurisdiccional no contaminado por la investigación, celebre vista oral y proceda a dictar la correspondiente sentencia.
En Almería hemos tenido un ejemplo reciente que, afortunadamente para el afectado, ha terminado con su absolución. Me refiero al candidato de Ciudadanos, Miguel Cazorla, acusado de apropiación indebida, juzgado y  finalmente absuelto. Pero el desgaste político que ha sufrido Cazorla ya no se lo quita nadie y eso que se trataba de un asunto perteneciente al ámbito de un litigio entre particulares, donde nunca nadie pudo hablar de corrupción política.
El caso Cazorla, en el contexto político actual, es la excepción que confirma la regla sobre la figura de los imputados.
El panorama judicial almeriense de imputaciones, a las puertas de dos procesos electorales, se presenta complejo y demasiado prostituido por el debate político. El análisis de algunos casos nos conducirá, irremediablemente, a concluir que para ciertos partidos existen imputados de primera y de segunda clase.
Juan Fernando Ortega Paniagua, el veterano líder del socialismo roquetero, vinculado en sociedades mercantiles con el conocido como Clan Amat, se ha visto esta semana envuelto en la ´Operación Edu costa´, dentro del macroproceso seguido contra el fraude en los cursos de formación. No más de diez minutos duró su comparecencia ante la Policia que dirige la candidata  popular Carmen Crespo, en una de sus últimas actuaciones como Delegada del Gobierno de Rajoy en Andalucía. Ortega salió de comisaría no conociendo qué cargos se le imputan policialmente. Solo que estaba imputado a expensas de lo que diga el juez en su momento. De inmediato, el Secretario General de los socialistas, Sánchez Teruel, hizo valer un pacto roquetero con Paniagua hace meses, según el cual tan pronto hubiese ruido de lecheras o frú frú de togas, abandonaría el acta y la militancia en el PSOE. Y Ortega tardó minutos en cumplir su parte del trato, apresurándose Teruel a hacer pública la decisión, dando a entender el líder de Chirivel que sus formas de actuar están muy en línea con lo que proclama su idolatrada Susana Díaz.
Resulta paradójico, por no llamarle vergonzoso, comprobar como el Secretario del PSOE de Almería aplicaba un remedio político que, antes, debiera haberlo tomado él mismo. Porque, a día de hoy, el Sr Sanchez Teruel está exactamente igual, desde el punto de vista procesal, que Ortega Paniagua: imputado policialmente. Con una gran diferencia: él está “imputado” por la Guardia Civil desde el mes de mayo pasado en el ´Caso Marismas´ y, a día de hoy, no solo no ha dimitido ni se ha dado de baja del PSOE sino que lidera y ha confeccionado la lista del PSOE al Parlamento. Y en el caso de Teruel se conoce, negro sobre blanco, de qué se le acusa y quiénes le acusan. (Por cierto, en el informe elevado el pasado 20 de enero por la GC al Juez, su nombre vuelve a ser mencionado de forma reiterada y con graves acusaciones en declaraciones y diligencias).
Lo mismo que sucede con Rogelio Mena, alcalde de Albox, imputado y camino de la vista oral, protegido por Teruel, al que tampoco se le ha pedido que abandone para no perjudicar al partido y que será candidato a la alcaldía en mayo con el apoyo de la ejecutiva provincial.
Parece más que evidente que, para quienes hoy mandan en el PSOE de Almería, existen imputados de primera y de segunda categoría.

Y el PP, sin complejos.

Sucede lo mismo en el PP, donde consideran que  los imputados que deben dimitir o no ir en las listas, son los del PSOE. Sus imputados son de segunda categoría como Teruel y, a tenor de sus declaraciones, por minucias administrativas sin importancia.  Así, Gabriel Amat, investigado por delitos urbanísticos, volverá a ser candidato. Y no solo eso: Javier Arenas vuelva a estar en la lista de Almería, aunque como número cuatro, detrás de la jefa policial, Carmen Crespo, del imputado en el ´Caso Gasolineras´ Pablo Venzal y la ejidense Rosalía Espinosa- ex látigo de corruptos- a la que otro imputado por delitos contra la Hacienda Pública, Paco Góngora, ha querido jubilar sin lograrlo merced a los apoyos de Espinosa en Sevilla. Góngora también repetirá como candidato del PP en El Ejido. Todos sin complejos, sin avergonzarse de una doble moral política, pidiendo al adversario lo que ellos no hacen.
Así que, Almería, seguirá siendo una plaza políticamente singular, con políticos singulares que parecen habitar en otra galaxia. Pero no nos engañemos, la culpa de que este tipo de personajes de doble moral política sobrevivan en el escenario no la tienen solo ellos. 
La tendrán unos electores que, tapándose o no la nariz, volverán a las urnas en marzo o en mayo y les volverán a votar como siempre hicieron. Por el camino, disimulando, un montón de cómplices de la corrupción, verdaderos responsables morales del lodazal que nos rodea, incapaces de denunciar porque forman parte -previo pago/cobro- de la corrupción sistémica que envuelve a ciertos políticos en ciertos territorios.




LA CUAJADERA


El “concurso” amañado de Albox

El alcalde de Arboleas, Cristóbal García Granados y su prima, la concejal Herminia Mirella Granados, se enteraron por esta sección el pasado domingo de que habían concursado, a través de dos mercantiles, para lograr la redacción del proyecto de la Rambla de Albox por 400 mil euros. Así me lo han confirmado ambos. 
García reconoce ser socio al 50% en Cypesur de Francisco Sánchez, dueño de Alcaína, la empresa ganadora. Cypesur está “inactiva y en proceso de disolución desde 2007, que se no ha disuelto por estar aún pendiente de pago un crédito solicitado en su día”. Por su parte Herminia Mirella Granados manifiesta que “ ´H&M Ingeniería´ no existe. Ni esa ni ninguna otra mercantil de la que yo sea dueña. No he tenido nunca una sociedad, ni he pertenecido a ninguna.” La Sra Granados fue trabajadora autónoma hace años de Alcaína y manifiesta que en la propuesta presentada todos los datos son falsos, “ni soy ingeniero agrónomo, ni es mi firma, ni tengo empresa”. Ambos han solicitado certificación al Ayuntamiento de Albox para iniciar las correspondientes acciones judiciales en defensa de su honor y buen nombre.

José García Navarro

El ex alcalde socialista de Albox está citado para el próximo 4 de marzo en un juzgado de Almería para responder ante un extraño caso sobre una supuesta falsificación de documentos públicos, utilizados como aval para la concesión de un préstamo a un empresario local que finalmente no lo abonó al prestamista.

Jorge Perán Mármol

Es el funcionario mejor remunerado del ayuntamiento de Albox. Podría ser a quien se atribuye el haber firmado el contrato con Alcaína en funciones como “Secretario” municipal. El Sr Perán, que no ha atendido las reiteradas llamadas para confirmar este extremo, anda diciendo que él no firmó dicho documento y que le han falsificado su firma.


Fuensanta Coves Botella

Llegó a ser consejera de Medio Ambiente y, posteriormente, Presidenta del Parlamento de Andalucía. Fue madrina y protectora de Sánchez Teruel ante Griñán para que le apoyase en la Secretaría General del PSOE de Almería. Ha sido, por tanto, defensora a ultranza de Teruel, anteponiendo siempre su afecto y amistad personal a la racionalidad política. Pues Coves ha sido descabalgada de la lista al Parlamento. ¿Que ha pasado? Diversas fuentes socialistas aseguran que ha sido “vetada expresamente” por Susana Díaz, tras enterarse de que Fuensanta no se ha reprimido en círculos internos del partido a la hora de criticar actuaciones de la presidenta. Oficialmente han sido las JSA las que la han vetado para figurar en la lista, junto a Manuel Recio. Y lo hicieron por escrito. Una maniobra que muchos achacan al propio Teruel que, siguiendo órdenes, no ha querido aparecer como verdugo de alguien a quien tanto le debe en su carrera política. Además, no existe constancia de que Teruel haya movido un dedo para defender a su amiga Coves, muy afectada tras recibir públicamente el correspondiente agradecimiento por “los servicios prestados” por parte de Teruel.






1 comentario:

carmen esteban aguila dijo...

SR FERNANDEZ, EN ALMERIA, LOS IMPUTADOS SON DISPUTADOS EN LOS SILENCIOS MAS ABSOLUTOS, Y SOLO LAS VOCES DE ULTRATUMBA LES HABLAN PREVINIENDOLOS DE LOS PASOS A SEGUIR, COMO IMPUTADOS DESPISTADOS, QUE NUNCA SABEN NADA DE NADA, LA PRENSA, PROCURA NO PREGONAR INPUTACIONES,PREVISIONES.(DIPUTACIONES)Y SI SE LES APURA MUCHO, SALEN LOS SAN FRANCISOS Y LAS SANTA RITAS, Y EN LOS JUZGADOS SE LAS QUITAN.

SR FERNANDEZ, EN ALMERIA, LOS IMPUTADOS, SON PERSONAJES A TENER ENCUENTA POR SU IMPUNIDAD Y SU TRAYECRORIA, Y POR ESO ALMERIA TIENE LO QUE SE MERECE, POR CONSENTIDORA, Y POR VOTADORA DE CORRUPTOS,