miércoles, 5 de marzo de 2014

DE FRUSTRACIONES Y DE IMPUTACIONES


A-92, IDEAL de Almería.
Domingo 2 de marzo de 2014



Con cinco meses de diferencia los almerienses han asistido, con cierta perplejidad, a un segundo mazazo social en las lógicas aspiraciones y expectativas de un provincia por ver a un paisano suyo promocionado en la capital, en un cargo de proyección y relevancia de la política regional.
Y, una vez más, todo se ha fraguado en los ámbitos del poder político, utilizando para ello interesados altavoces mediáticos con mayor o menor eficacia propagandística. En ambos casos - Sanchez Teruel y Mari Carmen Crespo-  se han creado expectativas, castillos en el aire, que tan solo han servido para fomentar el tradicional desánimo de los almerienses con respecto a la comunidad autónoma donde están integrados formalmente aunque con histórica desgana.
 Algo que necesariamente nos retrotrae a lo sucedido hace 34 años, el 28 de febrero de 1980, cuando la provincia de Almería quedó descolgada del proceso autonómico andaluz.
Aquel descuelgue almeriense estuvo motivado por varias razones. Por un lado un censo electoral plagado de errores con personas vivas (y también fallecidas) llamadas a votar. Por otro, una hegemónica UCD que en Almería logró imponer uno de sus eslóganes oficiales que decía  "Andaluz, si vas a votar, vota en blanco". La inmensa mayoría optó por no ir a votar. Al fin y al cabo, pensaron muchos entonces, tan lejos les quedaba Sevilla como Madrid.
A partir de aquel incidente constitucional, que dejaba a una provincia fuera del proceso autonómico, Almería permaneció lejos de Sevilla, aunque la realidad es la contraria, es la capital sevillana la que ha estado y está lejos de Almería. Gracias a Manuel Clavero y a Rafael Escuredo que convencieron a Felipe Gonzalez en Madrid para parchear constitucionalmente el pinchazo almeriense, pudo resolverse la situación generada integrando legalmente a Almería en la recién creada comunidad autónoma.
Tuvieron que pasar veinte años de autonomía hasta que la A-92 concluyese y acabara de vertebrar Andalucía en materia de comunicaciones de Este a Oeste y viceversa. Ya no hablamos del ferrocarril, asignatura eternamente aplazada por todos los gobiernos; o de las comunicaciones aéreas, pendientes siempre de una subvención pública o de que al político de turno no se olvide rellenar un papel pidiendo la renovación de la línea con Sevilla o Madrid. De tal forma que la autonomía del 28F no fue nunca vista por los almerienses como un motor de su progreso. Un desarrollo evidente, especialmente en materia económica, merced al esfuerzo personal de miles de pequeños y medianos agricultores. Es más, Almería siguió viviendo en su aislamiento, cuyo único cordón umbilical con la capital política de la comunidad ha sido su clase dirigente, especialmente la del bipartidismo entre PSOE y PP.
Resulta muy difícil explicar en Sevilla, y que se entienda, por qué Almería es una provincia tan especial, con ese sentimiento extendido y generalizado de que solo es amada y querida desde Sevilla o Madrid cuando se analiza el conjunto del PIB andaluz. Ahí quedó recientemente el brutal recorte de los fondos de la PAC para el sector hortofrutícola almeriense, el gran perjudicado en el último reparto del ministro Cañete.
Tantos años de insularidad política, ha permitido que se consolide también una casta dirigente muy singular, donde los aparatos de los partidos, con sus peculiares líderes, hacen y deshacen a su antojo y, casi siempre, influenciados por un núcleo reducido de empresarios que, aparentemente, manejan parte del escenario político tras las bambalinas. Ahí está, por ejemplo, la política de subvenciones gubernamentales, casi siempre benefactoras  de un selecto club de afortunados de la situación.
Precisamente por este contexto político, sociológico y económico, adquiere relevancia que a los almerienses se les haya hecho creer últimamente que un par de paisanos iban a escalar a puestos políticos de proyección regional.
Primero en septiembre, cuando el Secretario General del PSOE, José Luis Sánchez Teruel, alimentó una campaña por tierra, mar y aire en favor de su nominación como futuro consejero en el primer gobierno de Susana Díaz. El no verse incluido en la lista del ejecutivo no solo le supuso una frustración personal, también afectó a amplios sectores almerienses que aparentemente agraviados no dudaron en levantar la voz recordando la eterna marginación de Almería. Muy pocos se pararon entonces a pensar en la idoneidad o no del candidato para el puesto, quedando la nueva mandataria andaluza del PSOE a los pies de los caballos ante amplios sectores de la sociedad almeriense.
Aquella situación, considerada como un nuevo desaire del centralismo sevillano hacia Almería, especialmente por el PP que la usó sin piedad como arma arrojadiza, se saldó con la promesa de incorporar a socialistas almerienses en segundos y terceros niveles políticos de la administración de Díaz.
En esta última semana, nuevamente, el nombre de una almeriense, que ocupa ya un cargo relevante como Delegada del Gobierno, ha aparecido en las crónicas como aspirante a ocupar el segundo puesto del primer partido en la región, de la mano del nuevo líder Moreno Bonilla, al que los populares almerienses arroparon con inusitado calor (con Arenas reaparecido) en su primer acto celebrado en el Gran Hotel de Miguel Rifá.
El nombre de Mari Carmen Crespo, que ya estuvo lanzado en las quinielas para ser la número uno, como sustituta de Zoido, fue promovido desde el PP almeriense como segura -"segurísima"- futura Secretaria General del PP-A. La elección por Juanma Moreno de la alcaldesa de Valverde (Huelva), Loles López, trajo consigo nuevamente la frustración, aunque en este caso circunscrita a la militancia popular.
Alguien, algún día, debiera reconocer en los partidos que en política, siendo importantes las personas y los nombres, son mucho más importantes las políticas y los programas de actuación respecto una comarca o una provincia. De tal forma que ni lo de Sanchez Teruel fue un desaire para los almerienses de Susana Díaz, ni tampoco que la Sra Crespo no sea número dos del PP-A supone un desprecio de Moreno Bonilla hacia la derecha almeriense.

Imputaciones de camino en Roquetas.

Esta semana se ha reactivado la instrucción judicial del denominado "Caso La Fabriquilla" en un juzgado de Roquetas. Destacan dos novedades importantes, una de las cuales tendrá gran repercusión política a corto y medio plazo. Por un lado la determinación de crear una pieza separada, dentro de la Causa, referida a la actuación administrativa del Ayuntamiento de Roquetas en una parcela urbanizada. Por otro, un informe de la Fiscalia de Almería ¡de diciembre del pasado año!, no comunicado hasta ahora a las partes, donde se avanza que, tras acreditarse quienes integraron la Comisión de Gobierno que aprobó en su día la licencia, se proceda a tomarles declaración "en calidad de imputados". Es la primera vez en este sumario que el Ministerio Público solicita que Gabriel Amat y sus concejales sean investigados penalmente. La segunda imputación, no obstante, se ha materializado en la persona del Asesor Jurídico del Ayuntamiento, Nicolás Moreno Pimentel, que se suma a otra anterior, la del entonces concejal de urbanismo Jose Mª González, amigo y mano derecha de Amat en dicha área.
El informe del Fiscal está fechado el 23 de diciembre, hace dos meses, y según denuncian las Acusaciones - AMAyT entre ellas- han tenido verdaderos problemas para que funcionarios del Juzgado les hagan entrega de ésta y otra documentación en lo que interpretan podría tratarse de una clara "obstrucción a la Justicia", motivo por el cual pretenden elevar una queja a los órganos competentes.



 LA CUAJADERA.



Tres Reyes

-La Jueza ha dictado esta semana un Auto en el que, con evidente malestar, - habla de impertinencias- rechaza de una tacada todas las peticiones realizadas en estos meses por la Defensa y remite las pruebas solicitadas a la correspondiente vista oral.
Tras la retirada de la acusación por parte del empresario murciano Antonio Subiela, solo permanece Estanislao Berruezo acusando en esta Causa.


Testigos

-Un abogado y un imputado en la Operación Poniente, estarían colaborando eficazmente con la Fiscalía desde hace tiempo en la denuncia de ésta y otras tramas de corrupción almeriense.


O. Poniente

-La Agencia Tributaria ya ha entregado los informes  al Juez que desde hace años venían elaborando. Se enfila la recta final. La Vista Oral se perfila para después del verano, 6 años después, en un largo macro juicio tipo O. Malaya.


Firmas falsificadas

-El 27 de junio de 2011, el Abogado asesor de la Diputación, José Luis Navarro Estevan, desaconsejó en una nota interna al presidente y vicepresidente socialistas que se emprendiesen acciones legales en nombre de la Corporación por la supuesta falsificación de sus firmas en contratos publicitarios. Recomendó que lo hiciesen a titulo personal y ante Fiscalía, cosa que no hicieron.






No hay comentarios: