viernes, 20 de julio de 2012

SR PRESIDENTE, PELIGRA LA RADIO PRIVADA EN ANDALUCIA





Creo que la próxima semana tendré la oportunidad, descafeinado por delante, de charlar con el presidente Griñán y despedirme de él, ya como ex director regional de Onda Cero.
Dado que hasta ahora ha sido imposible ese encuentro, eternamente aplazado por la intensidad de los acontecimientos de los últimos meses, creo que tendré oportunidad de trasladarle una reflexión inquietante que, como veterano de la radio, vengo observando desde un año a esta parte en el sector de la radiodifusión privada andaluza.
El hecho de que yo ya no pertenezca a la plantilla de Onda Cero quizás me autoriza moralmente a trasladarle estas observaciones sobre las que le dejaré meditar, dada la trascedencia política que tendría la centralización de unos medios de comunicación y sus mensajes vitales para el ciudadano andaluz, el que se informa a través de la radio y le permite hacerse una opinión de lo que sucede.
Porque ese es el problema Sr Presidente, la crisis también hace mella en los medios de comunicación andaluces de los que viven miles de familias, familias similares a las de otros sectores a los que se ayuda institucionalmente, sin partidismo ni sectarismo, con luz y taquígrafos.
Y las empresas radiofónicas comerciales privadas, SER, COPE y ONDA CERO, no podrán subsistir en el territorio andaluz con su actual estructura de gastos dada la alarmante caída de la publicidad local y regional. Caída que, desgraciadamente, no ha hecho más que comenzar la cuesta abajo.
De nada sirve ya la eterna excusa política, infelizmente acuñada en tiempos Gaspar Zarrías, de que Javier Arenas "criticaba la publicidad institucional" y que nosotros – las cadenas- no defendíamos al gobierno ante esos ataques. Y que por eso las inversiones se manejaban desde el oscurantismo. Arenas, políticamente hablando, ya es solo un valioso jarrón chino en la política andaluza del PP, (acertada descripción creo que de Isabel Pedrote en El País). Y Zoido, actual líder del partido, sabe lo que chupan los medios para evitar muchas veces la desafección y sino que le pregunten a Gregorio Serrano, el cajero de Giralda TV.
Apuntaba más arriba el efecto demoledor que en la vida política y democrática de Andalucía podría causar el derrumbe del negocio regional de las principales cadenas radiofónicas españolas. La razón es muy sencilla, el mensaje que prevalecerá en antena será el que se dicte desde Madrid, tras ir desapareciendo las programaciones local y regional, tal como en esta próxima temporada sucederá en la SER y en la COPE de Andalucía. (Aún no sé como se ha salvado la de Onda Cero... bueno, sí lo sé, pero ya veremos el curso que viene).
Decía que es muy peligroso dejar caer desde el gobierno de la Junta un sector que mantiene a miles de familias en toda la comunidad y, además, estratégicos por ser medios de comunicación que deben contar lo que sucede en Andalucía, con ojos de Andalucía, y todo ello, además, con licencia administrativa de la Junta.

Lo poco o mucho que haya en las arcas de la publicidad institucional de la Junta, incluso ayudas laborales al sector con apoyos a becas para recién licenciados en periodismo o comunicación, debe ser repartido en el ámbito radiofónico con luz y taquígrafos. La caída de más de un veinte por ciento de la facturación publicitaria, provoca que el ejecutivo que dirige los destinos desde Madrid dedique sus miradas a la cuenta de explotación y empiece a recortar por abajo, por lo fácil y débil. Y al final se llega a las personas y al cierre de los centros menos rentables.
Estudios del sector avalan una tesis peligrosa para quienes se plantean la centralización del mensaje, y es que la inversión local en publicidad es la que sostiene los grandes números de las compañías en la actualidad. Pero esa publicidad desciende a velocidad de vértigo y ello provoca que comiencen los recortes en forma de Eres o Eres encubiertos.
Esos son los grandes riesgos que tiene para su supervivencia como servicio publico andaluz, el sector radiofónico comercial privado, que representara más de un 60% del personal laboral de la radio en Andalucía.
Y deberá recordar también el Sr Presidente que está en juego que no le cuenten Andalucía, vista con cristales desde la Puerta del Sol.
Por todo ello, el gobierno de la Junta, debe estudiar como apoya al sector en Andalucía en este segundo semestre de brutales pérdidas en los centros, causa objetiva por cierto, según la reforma Bañez, para que se pueda despedir a trabajadores como el que fabrica churros.
De todo esto quiero hablarle al Presidente la semana que viene y me apetecía compartirlo antes con mis amigos habituales del blog, en ésta mi primera entrega en esta nueva etapa profesional. Seguro que con sus aportaciones más abajo mejorarán la idea base.

5 comentarios:

Juanma dijo...

¿Desaparecen las programaciones locales en la SER y en la COPE? Estoy entendiendo algo mal, ¿no, Pepe? De ser así, en fin, nunca pensé que ese extremo podría llegar. Y bien que sé de las dificultades, que estoy algo dentro de una Cadena y veo lo que hay. ¿Crees que la Junta estará finalmente por la labor? Ay! qué penita todo, coño.

Un fuerte abrazo.

angaro dijo...

Totalmente de acuerdo con las opiniones que expones. Mi apoyo total.
Un abrazo

Armenteros dijo...

Serio problema el que planteas. Las informaciones andaluzas, hechas desde Andalucía, no se pueden perder. No se nos puede llenar la boca defendiendo nuestra autonomía y al mismo tiempo permanecer pasivos ante pérdidas reales de esa autonomía como son esos informativos específicos de nuestra comunidad en los medios de comunicación. Deberíamos verlos como imprescindibles, pero desgraciadamente no es así.

Pepe Fernandez dijo...

Si Juanma, la SER y la COPE han anunciado ya que eliminan la programación regional de las tardes en sus parrillas de la temporada 2012-2013.

Juan Tomas Luengo dijo...

Querido Pepe. Comparto tus planteamientos y tu preocupación. Hace unso dias he escrito en mi blog(radiofrecuencias: http://radiofrecuencias.wordpress.com/2012/07/17/el-futuro-de-las-radios-locales/) el papel de la radio local y que me parecia un suicidio el recorte anunciado del tiempo local/regional.
Lamento tu saliuda de Onda Cero y recibe un cordial saludo
Juan Tomas Luengo