domingo, 26 de diciembre de 2010

ZARRIAS QUISO COLOCAR A VALLEJO PARA SUSTITUIR A VELASCO

Les transcribo las reflexiones, comentarios e informaciones que he podido recabar en las últimas semanas entre dirigentes socialistas andaluces de primer y segundo nivel. Tras su lectura se comprende aún mejor la tensión vivida por los socialistas en los últimos meses. Exactamente desde que Pepe Griñán decidió que no quería ser una marioneta manejada por Manuel Chaves desde Madrid.

“He seguido tus artículos sobre lo que ha venido pasando en el partido, vas encaminado, pero te falta algún detalle clave para que acabe de entenderse aún mucho mejor todo lo que ha pasado.

Manolo Chaves jura y perjura que Gaspar Zarrías ha ido por libre, tan solo reconoce que le ha comentando algunas cuestiones del partido que no le han gustado, pero de ahí a mandarle a conspirar y debilitar a Pepe Griñán por Andalucía existe un buen trecho.

Si, yo soy de los que parto de la base que inicialmente, cuando el atropellado relevo de Chaves en Semana Santa de hace dos años, todos creyeron que el diseño del futuro se concretaba en que la Secretaría General del partido iba a seguir en manos de Manolo Chaves desde Madrid. Que cambiaba tan solo la figura del presidente de la Junta a efectos meramente de decoración institucional, pero no contaron con que Pepe Griñán, a su edad y con su trayectoria, no estaba por la labor de convertirse en la marioneta de Manolo y, por extensión, de Luis (Pizarro) y de Gaspar (Zarrías).

La bronca pues entre Manolo y Pepe se inicia justo cuando el segundo plantea la idea de un congreso extraordinario que formal y oficialmente cambie el poder de manos.

Aquellos desencuentros trajeron la confección de una nueva ejecutiva regional, un nuevo gobierno y como consecuencia el apartamiento del poder de quiénes durante dos décadas habían manejado el partido a la sombra de Manolo.

Pero Pepe Griñán no sabía cuando apretó las clavijas para celebrar el congreso de marzo, que se iba a ver obligado meses después a otro “mini congreso” algo más sombrío y truculento.

Efectivamente, ocurrió tras la inesperada dimisión de Rafael Velasco. Una dimisión, todo sea dicho de paso, que nadie ha entendido aún en el partido por inesperada, inexplicable y falta de motivación política sólida. ¿Que su mujer tiene una empresa y percibe subvenciones? Bueno, ¿y qué?, si todo se ha ajustado a la legalidad y de subvenciones a familiares de todos colores mejor no hablar. Por eso no se entiende nada y menos cuando quien se acoge a motivaciones personales vive inmerso en la práctica política desde que era un chavalote en las juventudes socialistas de Cordoba. O sea, que sabe de que va esto de la política.

La dimisión de Velasco, como te decía, ha supuesto para Pepe Griñan, además de un golpe personal considerable, un segundo congreso, pero oculto, en la sombra, a cara de perro y con armamento pesado.

Inicialmente la idea de Pepe fue sustituir a Rafa Velasco sin más, de la misma forma que Zapatero ha hecho con Leire Pajín sin mayores problemas.

Pero hete aquí que, desde Madrid, parece que el propio Gaspar, lanza al ruedo la candidatura de Paco Vallejo para el cargo de Vicesecretario, o sea el partido en bandeja retornaba a donde estuvo.

No tengo que decirte que entre el presidente y Paco Vallejo nunca existió la química, se caen fatal, de hecho creo que fue uno de los ceses que Griñán afrontó con gusto al formar su primer gobierno. Acuérdate también como Vallejo peleó hasta el último minuto por mantenerse no solo en Innovación, sino con rango de vicepresidente en la nueva situación.

Como puedes imaginar, en cuanto Pepe Griñán se enteró de la jugada, colocarle de rondón un quinta columnista de nivel en San Vicente y que se la tiene jurada, todo ello en medio de la nebulosa caída de Rafa Velasco, optó por plantarse y librar una considerable batalla interna ante Chaves y con Zapatero y Pepe Blanco de por medio. Así se explica la eliminación del puesto de Vicesecretario General del partido y el reparto de funciones internas entre gente de la nueva mayoría, sin admitir a ningún recomendado o sugerido desde el viejo delfinario.

Junto a lo anterior, es verdad que Gaspar ha desplegado paralelamente toda su capacidad conspirativa para intentar crear un estado de opinión catastrófico en el partido entorno a las cosas hechas por Pepe Griñán, alguno de cuyos consejeros le caen fatal por ser tecnócratas metidos a políticos. Se han detectado almuerzos, conversaciones y confidencias por diversos puntos de Andalucía, la mayoría con medios de comunicación próximos al partido que acabaron publicando las insidias sobre la supuesta debilidad política del griñanismo.

Pero no solo con periodistas ha hablado Gaspar, también se ha despachado a gusto con dirigentes sindicales como Manolo Pastrana que acabó bastante alucinado con las cosas que oyó en boca del Secretario de Estado en un almuerzo al que le invitó en su casa.

Nos cuentan que según se oyó en aquel encuentro, Griñan se había cargado al partido, lo había desactivado como máquina electoral, de poder y que solo él sería el responsable de los desastres electorales venideros.

Por cierto, aquí todo el mundo sabe que si hay que tragarse un marrón en mayo, el primero que deberá hacerlo es Manolo Chaves como responsable durante veinte años del partido. Vamos, eso que nadie lo dude, aparte de que hay que mirarse bien la encuesta del IESA y se observará el lastre que arroja el gobierno de la nación sobre el de Andalucía.

Así que las cosas se han puesto en su sitio. Manolo Chaves ha contado que se ha sentido utilizado por Gaspar y le ha desautorizado. Manolo Chaves y Pepe Griñán vuelven a ser amigos como antes. Zapatero y Marcelino han delimitado las actuaciones del numero cuatro del partido a nivel federal y Griñán mantiene una fluida y cordial relación con todos, menos con uno: Gaspar Zarrías.”

No hay comentarios: