domingo, 2 de marzo de 2008

LA "FRAGONETA". Cronicas de campaña. Semana del 25 de febrero

“UNA LEALTAD REAL”

El 13 de marzo en Madrid y el 26 en Sevilla se iba a presentar uno de los (seguros) éxitos editoriales de la temporada, sin duda el pelotazo más importante del editor Manuel Pimentel al incorporar a Almuzara a uno de los personajes claves de la transición española. Bajo el titulo “Una lealtad real”, el embajador Manuel Prado y Colón de Carvajal, ex Administrador de la fortuna personal del Rey Juan Carlos de Borbón e inspirador de la Expo92, ha escrito un libro de memorias que Pimentel tenia a punto de meter en imprenta. La campaña electoral por un lado y las turbulencias por las que últimamente viene atravesando la Familia Real, aconsejaron al autor y al editor paralizar la publicación de dicho libro. La decisión, aparentemente justificada, ha levantado no obstante un reguero de rumores impresionante. Se habla de que Prado solicitó el “nil obstat” a la Casa sobre el manuscrito del libro, autorización que le fue concedida. Se habla, también, que a posteriori dos “enviados reales” como Jerónimo Páez y Javier Benjumea, habrían hablado con Pimentel aconsejándole que no publicase el libro de Prado. Cómo habrá sido el tono del “recado” que en la editorial se ha recurrido, por vez primera, a un notario para que de fé de la destrucción de todo el material de la obra cuyo original habría sido devuelto a su autor.

Manuel Prado, por su parte, desmiente la existencia de ningún tipo de presión y se remite a la primera versión apuntada: la campaña electoral y la ofensiva republicana contra la Corona. Confirma que se ha aplazado “sine die” la publicación del libro con el que pretende, únicamente, que sus hijos tengan la versión de su padre sobre su vida y su trabajo como leal servidor del Rey y el Estado, para que no solo queden las hemerotecas “plagadas de injurias y calumnias sobre mi persona”.

MORA Y LA MORA

Ha sucedido en Gines (Sevilla) donde el PP presume de tener una concejal mora, musulmana y con pañuelo. Hasta el propio Mariano Rajoy llegó a fotografiarse con Fátima Mohamed hace poco, con la clara intencionalidad de demostrar que los del PP no se comen crudos a los inmigrantes y, menos, a los moros en general tal como aún les acusan los del PSOE, pesaditos, con lo de Irak y las Azores. El PP los integra en sus filas y, como en Gines, pueden llegar a concejales.

Pues bien, Fátima fue a un pleno y por allí que anduvo aquel día Juan Ignacio Zoido, al que una amiga de la concejal, “madre desesperada porque su hija tiene problemas de salud” quería saludar para exponerle “su preocupación”.

No se sabe muy bien por qué fue todo, pero Fátima dice que volvió a la sala de plenos y vio como los concejales socialistas gritaban y discutían con su amiga. Tras su intervención para apartarlos, fue el portavoz socialista Jorge Mora, quien despectivamente le dijo “mora chúpamela”. Entonces dice Fátima que empezó a gritar, con gran ansiedad y que tuvo que ser llevada a un ambulatorio, entre otras cosas porque afirma que Mora es un tipo muy agresivo.

Por su parte los del PSOE niegan la agresión verbal, machista y xenófoba a Fátima, diciendo que fue la concejal popular la que llamó “chulo, hijo de puta fascista y vete a tomar por culo” al portavoz socialista. Hechos que, dicen, corrobora un informe de la policía local del ayuntamiento gobernado por el PSOE-IU.

Ni que decir tiene que Mora y Mohamed se han cruzado denuncias respectivas ante la Justicia que, finalmente, será la que deba determinar si se ha cometido algún delito tipificado.

El sucedido, no obstante, tiene su lectura sociológica y política, y es que muchas veces los clichés preestablecidos se rompen en mil pedazos.


EFECTOS DE LA BANCA

La ultima victima de la crisis, esa crisis no reconocida oficialmente, es uno de los grandes y buenos empresarios de Andalucía, con amplio reconocimiento social. Se llama jose Antonio López Esteras quien esta misma semana ha decidido presentar suspensión de pagos en dos empresas de su grupo. Se trata del traspié controlado de una de las grandes, de las que salen en los periódicos, pero a diario se van conociendo caídas más terribles de pequeñas y medianas. En el caso de Jale, con una plantilla de años junto al empresario, los puestos de trabajo están garantizados gracias al patrimonio de Lopez Esteras. En otro muchos casos, desgraciadamente, ni siquiera eso. Por cierto, el dueño de Jale, ha sabido dar la cara ante la solicitud de concurso informando a la opinión publica a través de una nota de prensa. Y en esa escueta nota informativa hay un párrafo interesante que resume los motivos que han generado la solicitud voluntaria de Concurso de Acreedores al Juzgado Mercantil: “debido principalmente a la situación de estancamiento en el mercado inmobiliario, la situación de desconfianza general de las entidades financieras, y los retrasos en las aprobaciones de determinados proyectos inmobiliarios”. De forma precisa en tan breve párrafo se apunta a los focos que atizan esta crisis: caída del mercado inmobiliario, indecisiones políticas y, sobre todo, la banca que asfixia y liquida al que no puede pagar. La misma banca que ha seguido dando miles de millones de beneficios netos en 2007. ¿Hay algún candidato que sepa explicar a los electores qué podría hacerse para evitar los desmanes que en muchas economías y empresas está causando el nerviosismo de la banca (pública y privada)?



EL DEBATE

Lento, pesado, barroco, algo largo y excesivamente encorsetado. Así fue el primer debate que, organizado por la televisión pública andaluza, celebraron los cuatro candidatos a la presidencia de la Junta en la noche del martes.

La primera victima del debate fue, sin duda, el moderador del mismo al que le tocó imponer, de forma cansina y a veces molesta, el rigor horario impuesto previamente por los partidos a la hora de asignar los tiempos. El escenario elegido, de color gris, ligeramente cutre, propio de una Tv del Este de Europa, respondió perfectamente a las expectativas levantadas por un encuentro que, solo en contados y fugaces momentos, pareció un verdadero debate.

Sencillamente porque tanto Diego Valderas, demasiado moderado para proclamarse tan de izquierdas, como Julian Álvarez, quedaron neutralizados de facto por el bipartidismo. Los efectos del debate de Madrid tuvieron mucho que ver en esa sensación que empieza a percibirse en una sociedad muy dada a militar en la dualidad.

Chaves estuvo de Manolo Chaves, o sea, como suele estar en el Parlamento aunque algo más nervioso y tenso. La gran repercusión del debate Zapatero Rajoy influyó especialmente en el candidato a la reelección, que se aferró al papel de Presidente (en funciones) de la Junta para defenderse de las andanadas de un Javier Arenas que, literalmente, se lo comió en todos los aspectos 14 años despues. De los cuatro, el líder del PP-A, fue el único que transmitió, que supo comunicar, salirse de la pantalla, mandar en términos taurinos. Chaves no, su gran error fue no explicar qué piensa hacer el PSOE para sacarnos del marasmo económico y recurrir sistemáticamente al lejano gobierno de Aznar. No creo que Chaves esté muy feliz con la idea de vérselas a solas el domingo con Arenas. Dejará muchos pelos en la gatera.

CANAL SUR Y LA NEUTRALIDAD

Cuando estaba a punto de compartir las criticas de un airado colega de la competencia contra los recursos del PP ante la Junta Electoral de Andalucía, (han perdido seis) un teletipo de Europa Press me echa el freno a la “fragoneta”. Venía a decir el colega que el PP, con sus denuncias ante los jueces que arbitran el proceso electoral, lo único que pretendían era buscar justificaciones para la derrota y, de paso, deteriorar la imagen de de Canal Sur TV y sus profesionales (“magníficos profesionales” como les define Gaspar Zarrias), echándoles la culpa el día después del 9-M de la derrota del PP, descalabro que el colega da por seguro y sin que se abran las urnas por lo menos. Pero los jueces de la JEA le han quitado la razón al colega y a mí el artículo inicial. Porque lo que han venido a decir los jueces de lo sucedido en Canal Sur TV nada más comenzar la campaña ni es ético, ni es profesional y, desde luego, dista mucho de cumplir con las sugerencias especialmente redactadas para los periodistas que trabajan en medios públicos, por el Consejo Audiovisual de Andalucia. (Por cierto, ¿está haciendo algún tipo de seguimiento el CAA en los medios públicos para conocer hasta que punto se les permite a esos periodistas trabajar en campaña con neutralidad, imparcialidad e independencia? ¿Harán público el resultado?)

Las acusaciones de los jueces, que han abierto expediente a la RTVA, son duras: Vulneración del principio de neutralidad informativa. Infringir los principios de pluralismo político y social. Ocultar premeditadamente imágenes. Falta de rigor. Falta de diligencia. Manipulación informativa e identificar a la Iglesia Católica y al Ejercito con una opción política.

Desde luego dos cosas parecen claras: el PP tenía más que motivos para recurrir a la Justicia. Y en Canal Sur TV no todos los profesionales “son magníficos”.



PASTRANA

Manuel Pastrana es uno de los hombres más influyentes en el entorno de Manuel Chaves. Se conocen hace años y a ambos les une su militancia histórico sentimental en la Unión General de Trabajadores.

Pastrana es secretario general de UGT-A, puesto anteriormente desempeñado por Cándido Méndez. Y es uno de los artífices de los acuerdos de Concertación que Junta, patronal y sindicatos mayoritarios vienen firmando desde hace años, garantizando así una prolongada paz social.

Como secretario general del sindicato socialista, Pastrana ha salido a los medios a las pocas horas de conocerse el contenido de un Acta del Banco de España sobre inspecciones realizadas en Cajasol, concretamente en la más importante caja de las dos fusionadas, El Monte de Sevilla y Huelva. Las manifestaciones de Manuel Pastrana han sido contundentes, quiere extender la investigación y depurar responsabilidades a ex directivos de El Monte que hoy están en Cajasol, y consideró que pedir "solo la cabeza" del ex presidente de la entidad José María Bueno Lidón es "insuficiente". Manuel Pastrana sabe de lo que está hablando y, sobre todo, conoce bien los ninguneos a las que se ha sometido a la gente de su sindicato en el seno de las cajas sevillanas. La UGT, hace años, lanzaba boletines internos donde ya entonces denunciaban el teje y maneje con las empresas participadas de por medio. Nadie les hizo caso, ni en la Junta ni en San Vicente. Para colmo tuvieron que soportar un presidente impuesto por CCOO, Bueno Lidón. De ahí que Pastrana también lo haya recordado: "Lamentablemente el Banco de España está dando la razón a las denuncias que hace tiempo venía planteando UGT en el Consejo de Administración de El Monte y adelanto que UGT en las cajas no se callará por nada". Se le toma la palabra.

No hay comentarios: