lunes, 17 de septiembre de 2007

ARENAS, ENTRE ALMERÍA Y TOMBUCTÚ


No habrá sido una sorpresa para los lectores de La Razón la “casi” confirmación de que Javier Arenas va a encabezar la lista del PP de Almería. El pasado 22 de julio, domingo, pudieron leer lo que sigue. “El Partido Popular aprobará en breve que todos sus cabezas de lista para las próximas autonómicas en las distintas provincias podrán ser desplazados al puesto número dos de la misma si el partido decide que su presidente, Javier Arenas, sea el cabeza de cartel de una determinada circunscripción. (…) esta propuesta ha partido del PP de Almería que deja abierta la puerta a la posibilidad de que Arenas encabece el cartel almeriense. De momento Maria del Carmen Crespo, alcaldesa de Adra, es la candidata”.

Siete semanas después de aquel anuncio cobra fuerza en el debate político la candidatura almeriense de Arenas, con todo lo que eso implica desde un punto de vista mediático y político para el complejo escenario almeriense. La presencia de Arenas en Almería es clave para el PP, entre otras cosas porque creen que Arenas es el único capaz de evitar la dispersión del voto de centro derecha, aglutinarlo nuevamente y dejar en marcha la renovación del partido tras la jubilación política de su amigo Gabriel Amat.

Gaspar Zarrias ha sido de los primeros en darse cuenta de lo que puede suponer la presencia de Arenas en el ruedo almeriense de marzo. Arenas solo, con lo lejos que está Almería del control de Sevilla y con la poca confianza que inspira a Gaspar el mandarín del partido allí, Martín Soler, especialmente después de haber perdido el PSOE el apoyo editorial La Voz de Almería, líder de la prensa almeriense. Por eso Zarrías quiere ver a Arenas en Tombuctú, bajando por el Sahara a la izquierda. En medio de la polémica sobre la lista que encabece Arenas en marzo, a los socialistas se les olvida que su candidato encabeza la lista de Cádiz, aunque nació en Ceuta.

GIROS JUDICIALES INESPERADOS

El llamado Caso Madelain, aquí al lado en el Algarve, ha resucitado en la memoria casos parecidos que quedaron sin resolver. Uno de ellos con circunstancias tan inesperadas como con la niña de los McCann. Se llamaba Paquito Reyes y a principio de los ochenta despareció en la barriada sevillana de Torreblanca. Fue encontrado muerto en una lejana casetilla de Sevillana. Apareció quemado, metido en un saco, una arpillera ciertamente singular según la Policía. Restos de esa misma arpillera aparecieron en el coche que utilizaban los sacerdotes Jesuitas que trabajaban para el barrio. Aquellas evidencias policiales tuvieron noches sin dormir a Jose Manuel Blanco Benítez, jefe Superior de Policía, hombre de misa diaria, bloqueado entre su fe y su deber profesional. Blanco acabó aceptando que se detuviera a los jesuitas que fueron sometidos a largos interrogatorios en comisaría. Previamente avisó al Arzobispo. Finalmente, el juez Francisco Escobar Gallego, dio por zanjado el asunto dejando libres y sin cargos a los jesuitas. Nunca se supo quien mató a Paquito.

VICTORIA POLITICA DEL PP CONTRA CIUDADANIA.

Que el TSJA haya visto indicios de vulneración de derechos fundamentales en E. para la Ciudadanía, es una victoria inicial no solo de sus más directos promotores, también del PP ya que uno de los cinco padres que han recurrido la ley tiene una dilatada carrera en este partido. Manuel Seco Gordillo ha sido diputado en Madrid y uno de los más notables abogados PP en la acusación particular contra Juan Guerra.

QUIEN CON NIÑOS SE ACUESTA...

En Almería se les conoce en los ámbitos políticos como “Los niños”. Son dos o tres jóvenes concejales del PP que ejercen gran influencia en el equipo de gobierno que preside Luis Rogelio Rodríguez. “Los niños”, a los que acusan de actuar con prepotencia (y de más cosas), se han convertido en uno de problemas más incómodos del PP almeriense. A Gabriel Amat le llegan quejas a diario sobre “Los niños”. (Continuará)

A ESTEBAN NI TOCARLO

Se llama Esteban Rodríguez. Militó en el PP y ahora es el número dos del GIAL. Es Segundo Teniente de Alcalde de Almería y responsable de Mantenimiento y Medio Ambiente. Es el concejal más valioso; “que nadie lo toque” se oye decir. Por eso casi nadie censura lo sucia y mal cuidada que esta Almería desde que acabó el 2005. Su rumoreada vuelta al PP supondría la mayoría absoluta, prescindir de Megino y recuperar Urbanismo.

SISMOGRAMAS

- A unos meses de que comience la campaña electoral, ha quedado inaugurada la precampaña y, en estos primeros lances, asistimos a la parte más oscura y degradante de la política.

-En Málaga, la provincia donde el PSOE obtiene los peores resultados de Andalucía, con el PP como el partido más votado, se ha puesto en marcha el ventilador de tal manera que con las denuncias públicas que están aflorando se está entrando en aspectos propios de la tan criticada prensa rosa.

-Dos de las figuras más notables del PP malagueño, su presidente Joaquín Ramírez y la alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, aparecen como primeros objetivos de esta fase de desgaste. En el primer caso los ataques socialistas salen reforzados desde el interior del PP, donde un clamor amparado en el anonimato de un nombre propio de un movimiento de Boy Scouts – “Todos unidos siempre” -, piden a Javier Arenas que quite a Ramírez, de la presidencia del partido.

-En el segundo caso, una denuncia judicial socialista, va camino de poner en el escenario público intimidades de la alcaldesa y diputada Esperanza Oña, mezcladas con su gestión pública.

-Hace cinco años, un alto cargo del gobierno del Aznar en Málaga mostraba al periodista fotocopias del historial académico del presidente provincial del PP. Según aquellos papeles Joaquín Ramírez no había terminado Derecho, aunque figurase como abogado en el breve currículo que edita cada legislatura el Parlamento de Andalucía con la biografía de los nuevos diputados electos. También decía tener- ese día no la enseñó- fotocopia de una supuesta factura de Ramírez cobrando una minuta como licenciado y, obviamente, sin estar colegiado.

-El asunto, entonces, mereció un comentario en El Sismógrafo sobre cómo algunos falsean sus trayectorias con medias verdades para seguir controlando su parcela de poder político. Un lustro después, aquella historia, ha merecido destacada atención periodística por parte del diario El País, coincidiendo con la campaña desatada desde el interior del PP de Málaga contra Ramírez y la operación socialista de desgaste del PP.

1 comentario:

Ángel Ceballos Ortiz dijo...

Respecto a "Educación para la ciudadanía", querido Pepe, no estaría de más que el PP nos dijese con qué artículos del currículo de la asignatura no está de acuerdo. Así, además de los jueces del TSJA, nos enteraríamos todos.

Un abrazo.

http://www.sanlucarenladistancia.blogspot.com


Aquí pueden encontrar el currículo:
http://www.boe.es/boe/dias/2007/07/21/pdfs/A31680-31828.pdf
(página 51)