martes, 27 de junio de 2006

EL CÓDIGO MARTIN SOLER


Extraño comportamiento político del secretario general del PSOE de Almería. La obtención por parte de Martín Soler de la copia de un contrato, al parecer sustraído del despacho del empresario Luis Montoya, dueño de una empresa de intermediación ante las administraciones, certificada y todo por AENOR, contrato firmado con FCC para intermediar en la concesión de la limpieza de los locales municipales de Almería, fue la excusa utilizada por el líder socialista almeriense para hablar de Luis Montoya como del “hombre del alcalde”, denunciando, sin pruebas, que el edil popular Luis Rogelio Rodríguez Comendador habría cobrado comisiones y otras prebendas como la financiación de lujosas fiestas privadas. Luis Montoya, empresario muy conocido entre la clase política almeriense, lleva años trabajando para grandes empresas como gestor intermediario a comisión, ante administraciones gobernadas por el PSOE, PP, GIAL y PAL. Martín Soler, aún sabiendo que tenía papel mojado (FCC ya había dicho que ese contrato entre dos empresas privadas “nunca se ejecutó”), siguió adelante con sus denuncias públicas basadas en una supuesta alarma social, escándalo por cierto ampliado desde medios bajo su influencia política, incluidos los de titularidad pública. Se preguntan en Almería a qué viene abrir el ventilador a un año de las elecciones sin que esté nombrado oficialmente el candidato socialista. He aquí la clave del código de Martín: con esta carambola buscaba, de paso, una reacción de desgaste mediático contra su viejo enemigo Nono Amate. (Él quería a Juan Carlos Usero como candidato, pero “Sevilla” le impuso a Amate), sobre todo sabiendo como sabe Martín Soler que “el hombre del alcalde”, como él llama a Montoya, también ha tenido relación profesional de intermediación con la Autoridad Portuaria donde Amate es presidente. Carambola para matar dos pájaros de un tiro, tiro que le ha salido por la culata a Soler. Nono Amate ha dicho públicamente que no le gusta esta forma de hacer política de su secretario general y Rodríguez Comendador le ha respondido piropeando la altura política y el talante de su futuro adversario en 2007.

LA COARTADA

El informe técnico de la Diputación de Málaga sobre las incompatibilidades de los miembros de la gestora marbellí, realizado gracias al impulso y el voto decisivo del PSOE, se ha convertido, no solo en una gran trampa para la estrategia del socialismo en Marbella, también en la gran coartada esperada por algunos comisionados para bajarse de la gestora en marcha. Ha sido el caso de Luis Cepedano (PP) y del propio presidente de la Gestora, Diego Martín Reyes. En el caso de Cepedano, un ingeniero propuesto por Ángeles Muñoz, a las pocas horas de conocerse el informe, presentó su dimisión irrevocable. El análisis jurídico impulsado por Salvador Pendón fue la coartada de Cepedano para dimitir. Una semana antes, la dirección del PP-A tuvo conocimiento de que el abogado que fue de Jesús Gil, Jose Luis Sierra, estaba redactando una querella contra el comisionado popular a cuenta de un viejo asunto relacionado con una empresa para la que trabajó Cepedano, empresa acreedora del ayuntamiento de Marbella. La demanda, que se presentará esta semana según Sierra, acusará a Cepedano de haber cometido supuestamente diversos delitos en el desarrollo de su anterior labor profesional. El PP ha movido ficha y ahora todos miran a un Diego Martín Reyes que dicen que quiere irse porque no se ve mitad monje, mitad soldado. El PSOE no quiere, el PP se lo exige. Llega la gran crisis.

LLEGA “EL ENTERRADOR”

Marbella ya tiene nuevo gerente del urbanismo. Lo ha nombrado Concha Gutiérrez y actuará por delegación de la consejería, de la misma forma que antes lo hacía como delegado de Obras Publicas en Málaga. Cuentan allí que Povedano era uno de los delegados provinciales de la Junta más contestados por los alcaldes socialistas, profundamente irritados con la consejería a cuenta de los planes del territorio y las limitaciones a los planes generales de urbanismo de muchos de sus municipios.

El paso dado por Gutiérrez mandando a Marbella a su ex delegado en Málaga, además de calmar los ánimos de los alcaldes, confirma que la consejera está dispuesta a gestionar el urbanismo desde Sevilla, diga lo que diga el PP, Paulino Plata o el mismísimo presidente Chaves.

Denominado por algunos promotores marbellíes como “el enterrador de Marbella”, Ruiz Povedano es visto también con recelo desde la gestora, cuyo vocal de Urbanismo, el socialista Rafael Duarte, queda como elemento decorativo, sin capacidad alguna de decisión. Hace poco Duarte desistió de su intención de irse de la gestora tras una charla con Paulino Plata.

SISMOGRAMAS

Uno. El andaluz Unicaja campeón de la liga española de baloncesto 2006. Málaga entera se echó a la calle el miércoles por la noche. Discreta o nula celebración en el resto de Andalucia. ¿Será esto la nueva “realidad nacional”?

Dos. Onda Cero le ha propuesto a Paulino Plata el primer debate radiofónico con Ángeles Muñoz sobre Marbella. El consejero estudia la oferta.

Tres. Mariano Rajoy hoy en Sevilla con Soledad Becerril para pedirle que sea candidata. ¿Y si dijera que no… y que no?

No hay comentarios: